The Fifties / Los Cincuenta

La versión en español está después de la versión en inglés.

MY MOTHER THE DOWAGER DUCHESS had custom slip covers made for the furniture she chose for their first living room in 1950 (see yesterday’s post). She had the wing chair custom-sized so her arms were supported but not obstructed when she was knitting.

Most stories my mother told about those early years began with, “We had no money.” When I asked as an adult how they could afford custom slip covers and furniture, she explained: “Well, it was just the one chair. And you had to have slip covers for summer.” Yet another reason San Geraldo and I called her The Dowager Duchess.

Everything moved with us to the suburbs in 1956 and back to Brooklyn in 1964. I remember the slip covers being used but I don’t know for how many years. These photos are from my father’s 35mm slides. I wish there were more of the interiors. I find the style very cool. I think they were preparing me for Fuengirola fashion.

.

MI MADRE LA DUQUESA VIUDA hizo que se hicieran fundas personalizadas para los muebles que eligió para el primer salón en 1950 (ver la entrada de ayer). Tenía el sillón de orejas de tamaño personalizado para que sus brazos estuvieran apoyados pero no obstruidos cuando estaba tejiendo.

La mayoría de las historias que contaba mi madre sobre esos primeros años comenzaban con: “No teníamos dinero”. Cuando le pregunté cuando era adulto cómo podían pagar las fundas y los muebles personalizados, me explicó: “Bueno, era solo una silla. Y tenías que tener fundas antideslizantes para el verano”. Otra razón más por la que San Geraldo y yo la llamábamos La Duquesa Viuda.

Todo se mudó con nosotros a los suburbios en 1956 y de regreso a Brooklyn en 1964. Recuerdo que se usaron las fundas, pero no sé cuántos años. Estas fotos son de las diapositivas de 35 mm de mi padre. Ojalá hubiera más interiores. Aunque encuentro el estilo muy guay. Creo que me estaban preparando para la moda de Fuengirola.

Dale and the summer slip covers in 1952. The knitting chair at right.
Dale y las fundas de verano en 1952. La silla de tejer a la derecha.
Winter 1955. I can’t imagine I was allowed to play with that doll for very long.
Invierno de 1955. No puedo imaginarme que me permitieran jugar con esa muñeca por mucho tiempo.
No cats, so they installed a Dale door.
No hay gatos, así que instalaron una Puerta Dale.
1955. My eyes hadn’t yet adjusted to the patterns.
1955. Mis ojos aún no se habían adaptado a los patrones.

1950s decor / Decoración de los años 50

La versión en español está después de la versión en inglés.

YESTERDAY’S VINTAGE PHOTO OF MY mother got me thinking. I decided I would share some fashion photos from the 1940s. However, while browsing through my scans, I came across a set of photos of my parents in their first apartment in Brooklyn. It was 1950. They were married in late 1947 when my father was still in the Army. When he returned six months later, they stayed with my maternal grandparents until they could afford a place of their own. My father was 23 and my mother was 22.

.

LA FOTO VINTAGE DE AYER de mi madre me hizo pensar. Decidí compartir algunas fotos de moda de la década de 1940. Sin embargo, mientras revisaba mis escaneos, encontré un conjunto de fotos de mis padres en su primer piso en Brooklyn. Era 1950. Se casaron a finales de 1947 cuando mi padre todavía estaba en el ejército. Cuando regresó seis meses después, se quedaron con mis abuelos maternos hasta que pudieron pagar un lugar propio. Mi padre tenía 23 años y mi madre 22.

• My mother told me she didn’t even know how to make coffee when she was first married.
• Mi madre me dijo que ni siquiera sabía cómo hacer café cuando se casó por primera vez.
• The first time (and the last) I ever saw my father cook was in 1957 when my mother had a baby who died a week later. She was still in hospital. My father made Dale and me pancakes. I can remember the two of us sitting at the kitchen table in shock (and a bit of awe).
• La primera vez (y la última) que vi a mi padre cocinar fue en 1957 cuando mi madre tuvo un bebé que murió una semana después. Ella todavía estaba en el hospital. Mi padre nos hizo panqueques a Dale ya mí. Puedo recordarnos a los dos sentados a la mesa de la cocina en estado de shock (y un poco de asombro).
Electrical work, too. He did it all.
También trabajo eléctrico. Lo hizo todo.
• I found a receipt for the solid cherrywood bedroom furniture after my mother died in 2016. In 1950, they paid $846. In 2016 money, that was equivalent to $8,472.39. My mother (the Dowager Duchess, remember) always claimed they were poor.
• Encontré un recibo por los muebles de dormitorio de madera maciza de cerezo después de que mi madre murió en 2016. En 1950, pagaron $ 846. En dinero de 2016, eso equivalía a $ 8,472.39. Mi madre (la Duquesa Viuda, recuerda) siempre afirmó que eran pobres.
• The Singer sewing machine was brand new. My father read the instructions and taught my mother how to use it. Then, there was no stopping her. To give you an idea of scale, the sofa in background (dark area at left) was 9 feet long (3 meters).
• La máquina de coser Singer era nueva. Mi padre leyó las instrucciones y le enseñó a mi madre cómo usarlo. Entonces, nadie la detuvo. Para darte una idea de la escala, el sofá del fondo (área oscura a la izquierda) tenía 3 metros de largo (9 pies).
1953. On the street where we lived.
1953. En la calle donde vivíamos.
1951. What Dale thought of the kitchen wall paper?
¿Qué pensó Dale del papel de pared de la cocina?
Early 1955. I liked it. But that should have been a red balloon.
Principios de 1955. Me gustó. Pero eso debería haber sido un globo rojo.

A soldier / Un soldado

La versión en español está después de la versión en inglés.

WHILE REVIEWING SOME DIGITAL FILES for uploading to San Geraldo’s genealogy database, I rediscovered my father’s World War II diary and photo album (all scanned before we moved to Spain).

My father served in the 3rd US Infantry Division. His division saw some of the worst fighting and suffered the most casualties. He never talked about the war, but was clearly proud of his years and had a collection of medals, including the Silver Star awarded in 1945 for gallantry in action. My mother had his medals framed in a shadow box in 1970. When she died, I gave the frame to The Kid Brother, who already had the American flag that had been draped on my father’s coffin at his funeral.

My parents’ politics were diametrically opposed. My father was a conservative and a hawk. My mother was a liberal and a dove. But that was common. Most people at opposite ends of the political spectrum didn’t consider those who disagreed with them to be the devil’s spawn — back then.

My father died in 1987 and already thought Donald Trump (and his father Fred) were jerks (both devil and spawn). He and my mother wouldn’t be cancelling out each other’s votes this year. It would be two more for Biden/Harris.

But back to the diary and photos. I need to edit all the scans to reduce them to a usable size and will then create an album for SG’s website. This collection is a fascinating piece of history. My father kept a day-by-day photo diary of his crossing of the Atlantic, newspaper clippings about his division, cartoons, newsletters, postcards to my mother, and official documents. My mother was furious with him when he reenlisted in 1946. By that time he was a staff sergeant and had found his calling. He wanted to make a career of it. They married while he had less than a year to go.

My father returned from Germany and was stationed in Fort Dix, New Jersey for his final months, where, without telling my mother, he took the “Leaders’ Course.” His commanding officer even wrote to convince her of her husband’s great future in the military. But although my father was, on the surface, “the boss,” The Dowager Duchess made it clear who was really in charge. “Absolutely not!” was the royal command.

.

MIENTRAS REVISABA ALGUNOS ARCHIVOS DIGITALES para subirlos a la base de datos de genealogía de San Geraldo, redescubrí el diario y el álbum de fotos de mi padre de la Segunda Guerra Mundial (todos escaneados antes de mudarnos a España).

Mi padre sirvió en la 3.ª División de Infantería de Estados Unidos. Su división vio algunos de los peores combates y sufrió la mayor cantidad de bajas. Nunca habló de la guerra, pero estaba claramente orgulloso de sus años y tenía una colección de medallas, incluida la Estrella de Plata otorgada en 1945 por su valentía en acción. Mi madre tenía sus medallas enmarcadas en una caja de sombra en 1970. Cuando ella murió, le di el marco a The Kid Brother, que ya tenía la bandera estadounidense que había sido colocada en el ataúd de mi padre en su funeral.

La política de mis padres era diametralmente opuesta. Mi padre era conservador y halcón. Mi madre era liberal y paloma. Pero eso era común. La mayoría de las personas en los extremos opuestos del espectro político no consideraban que quienes estaban en desacuerdo con ellos fueran el engendro del diablo, en ese entonces.

Mi padre murió en 1987 y ya pensaba que Donald Trump (y su padre Fred) eran unos idiotas (tanto diablo como engendro). Él y mi madre no cancelarían los votos del otro este año. Serían dos más para Biden / Harris.

Pero volvamos al diario y las fotos. Necesito editar todos los escaneos para reducirlos a un tamaño utilizable y luego crearé un álbum para el sitio web de SG. Esta colección es una pieza fascinante de la historia. Mi padre llevaba un diario fotográfico de su travesía del Atlántico, recortes de periódicos sobre su división, caricaturas, boletines, postales para mi madre y documentos oficiales. Mi madre estaba furiosa con él cuando se volvió a alistar en 1946. Para entonces, él era sargento de personal y había encontrado su vocación. Quería hacer una carrera con eso. Se casaron cuando a él le quedaba menos de un año.

Mi padre regresó de Alemania y estuvo destinado en Fort Dix, Nueva Jersey durante sus últimos meses, donde tomó el “Curso de Líderes” sin decírselo a mi madre. Su comandante incluso le escribió para convencerla de su gran futuro en el ejército. Pero aunque mi padre era, en la superficie, “el jefe”, La Duquesa Viuda dejó en claro quién estaba realmente a cargo. “¡Absolutamente no!” fue la orden real.

.

Click the small image below for a closer look.
Haz clic en la imagen pequeña a continuación para ver más de cerca.

December 1946. Garmisch, Germany.
Only 20 years old. In for more, ready for a career.


Diciembre de 1946. Garmisch, Alemania.
Solo 20 años de edad. En busca de más, listo para una carrera.

All you wish for yourself / Todo lo que deseas para ti

La versión en español está después de la versión en inglés.

MY MOTHER THE DOWAGER DUCHESS was a woman of many talents. One thing she loved to do was paint watercolours. Before my father died in 1987, the duchess worked in oils — on large canvases as well as on small remnants of wood paneling (click here for one we shipped to Spain).

Years ago, the duchess began creating paintings on heavy watercolour stock that she would then fold into cards. She collected blank envelopes of all sizes and created her artwork to fit. Whenever an occasion arrived, she’d go through the box and select a card she felt was appropriate. I have the box of blank cards and envelopes, and used many of them as thank-you cards after she died. But I just came across six watercolour cards sent to us over the years — for our birthdays and our anniversary.

It was entertaining to read the messages. Of the six cards, four read: “Good luck in your new home,” and all but one read “I wish you all you wish for yourself/selves.” One read, “Good luck in another new home. Looking forward to my visit in February.” She always complained she didn’t know what to write.

She sometimes included The Kid Brother in her sign-off, but mostly did not. Although we called him Chuck and Chucky, he has had a number of other nicknames. After his first year at summer camp, we were required to call him CB; he would answer to nothing else. At work he’s known as Charlie. She was Mom to me and Mim to San Geraldo. So she signed every card Mom/Mim. When we packed up her apartment in 2016, I laughed when I saw all the cards and letters she had saved over the years. If the duchess could see me now!

Anyway, whatever the occasion, I wish you all you wish for yourself.

.

MI MADRE LA DUQUESA VIUDA era una mujer de muchos talentos. Una cosa que le encantaba hacer era pintar acuarelas. Antes de la muerte de mi padre en 1987, la duquesa trabajaba al óleo, tanto en lienzos grandes como en pequeños restos de paneles de madera (haz clic aquí para ver uno que enviamos a España).

Hace años, comenzó a crear pinturas en acuarela pesada que luego doblaba en tarjetas. Recogió sobres en blanco de todos los tamaños y creó su obra de arte a la medida. Siempre que llegaba una ocasión, revisaba la caja y seleccionaba una tarjeta que consideraba apropiada. Tengo la caja de tarjetas en blanco y sobres, y usé muchos de ellos como tarjetas de agradecimiento después de su muerte. Pero me encontré con seis tarjetas de acuarela que nos enviaron a lo largo de los años, para nuestros cumpleaños y nuestro aniversario.

Fue entretenido leer los mensajes. De las seis tarjetas, cuatro decían: “Buena suerte en su nuevo hogar”, y todas menos una decían “Te deseo todo lo que deseas para ti”. Una estaba escrito: “Buena suerte en otro hogar nuevo. Espero mi visita en febrero”. Siempre se quejaba de que no sabía qué escribir.

A veces incluía El Hermanito en su aprobación, pero la mayoría de las veces no lo hacía. El nombre formal de él es Charles (como Carlos). Y aunque lo llamábamos Chuck y Chucky (que son apodos comunes para Charles), ha tenido otros apodos. Después de su primer año en el campamento de verano, se nos pidió que lo llamáramos CB; no respondería a nada más. En el trabajo se le conoce como Charlie. Ella era mamá para mí y Mim para San Geraldo. Entonces ella firmó cada tarjeta Mom / Mim. Cuando empacamos su piso en 2016, me reí cuando vi todas las tarjetas y cartas que ella había guardado a lo largo de los años. ¡Si pudiera verme ahora!

De todos modos, sea cual sea la ocasión, te deseo todo lo que deseas para ti.

Pencil. / Lápiz.
Oddly, she spelled The Kid Brother’s name wrong.
Extrañamente, escribió mal el nombre de El Hermanito.
No new home that month!
¡No hay casa nueva ese mes!

Fishing for compliments / En busca del aplauso

La versión en español está después de la versión én inglés.

I EXERCISE FOR MY HEALTH. I live with clinical depression and I know regular physical activity significantly improves my mental health. I also know the importance of exercise in recovering from injury (like when I jump/fall off a wall, or fly through the air and land face-down on a marble floor), as well as to combat aches and pains (lately, sciatica).

Sometimes, although I have always loved exercise (mostly solitary) and thrive on it, during a depressive phase it’s not easy to find the motivation. As you can imagine, these months of pandemic have made that a challenge. But I’m trying.

I also exercise for my self-esteem. I can be ridiculously self-critical and usually don’t like what I see in the mirror. By the time I was 15 and purchased my first weight bench, I knew every one of my “flaws.” My Mother the Dowager Duchess, who herself lacked self-esteem, inadvertently passed many of her own insecurities on to me.

Most of my extended family (one aunt in particular) constantly said I was too skinny; that aunt said it was my mother’s fault for not knowing how to cook (she did know how to cook; I simply had “issues” … and genes).

But The Duchess went beyond my weight. For example: My neck was too long and would never be normal; my Adam’s apple was too big; my legs were too long and skinny. “Unlike your brother, you’ve got no chest. He’s built so much better than you.” He was 9 the first time she said that. My face was too narrow. When I was a teen, my skin wasn’t clear — like hers had always been. And then there was my profile. I mentioned recently that my mother got tears in her eyes when she saw me in silhouette in a bar mitzvah photo and realized I was developing a “bump” in my nose.

The Duchess wasn’t consistent, however. She told me that when I was 18, I would stop growing (I was always tall for my age) and I would finally gain weight. When I turned 18 and that didn’t happen, she told me to wait until I was 21. When I was 21, she said 25. And when I was 25, she said, “What are you complaining about?!? Most people would give anything to be thin like you!”

As for my nose, hers was so perfect people were convinced she had had a nose job. But despite her disappointment that I would not end up with a nose like hers, she said, “Well, a man wouldn’t look good with such a delicate nose anyway.”

When I was openly self-critical, The Duchess would say, “Now you’re fishing for compliments.” However, she would proudly boast, especially in later years (after, as she told me, I had a normal neck) that she had the most handsome son of all her friends — and her friends agreed. Oh well.

This is all completely ridiculous. But, I exercise. I moisturise. I got braces on my teeth at the age of 62. And when I see a fishing boat at 6:45 in the morning (like this one today), I think of fishing for compliments. How’s your self image?

.

HAGO EJERCICIO PARA MI SALUD. Vivo con depresión clínica y sé que la actividad física regular mejora significativamente mi salud mental. También conozco la importancia del ejercicio para recuperarme de una lesión (como cuando salto / caigo de una pared, o volando por el aire y aterrizo boca abajo sobre un piso de mármol), así como para combatir dolores y molestias (últimamente, ciática ).

A veces, aunque siempre me ha gustado el ejercicio (en solitario), durante una fase depresiva no es fácil encontrar la motivación. Como puede imaginar, estos meses de pandemia lo han convertido en un desafío. Pero lo estoy intentando.

También hago ejercicio para mi autoestima. Puedo ser ridículamente autocrítico y normalmente no me gusta lo que veo en el espejo. Cuando cumplí 15 años y compré mi primer banco de pesas, conocía cada uno de mis “defectos”. Mi Madre la Duquesa Vidua, que carecía de autoestima, sin querer me transmitió muchas de sus propias inseguridades.

La mayor parte de mi familia extendida (una tía en particular) decía constantemente que yo era demasiado delgado; esa tía dijo que era culpa de mi madre por no saber cocinar (ella sabía cocinar; yo simplemente tenía “problemas” … y genes).

Pero La Duquesa fue más allá de mi peso. Por ejemplo: Mi cuello era demasiado largo y nunca sería normal; mi nuez de Adán era demasiado grande; mis piernas eran demasiado largas y delgadas. “A diferencia de tu hermano, no tienes cofre. Él ha construido mucho mejor que tú”. Tenía 9 años la primera vez que dijo eso. Mi rostro era demasiado estrecho. Cuando era adolescente, mi piel no estaba clara, como la de ella siempre lo había sido. Y luego estaba mi perfil. Recientemente mencioné que a mi madre se le llenaron los ojos de lágrimas cuando me vio con la silueta en una foto de bar mitzvah y se dio cuenta de que se me estaba formando un “bulto” en la nariz.

Sin embargo, La Duquesa no fue consistente. Me dijo que a los 18 años dejaría de crecer (siempre fui alta para mi edad) y finalmente ganaría peso. Cuando cumplí 18 años y eso no sucedió, ella me dijo que esperara hasta los 21 años. Cuando tenía 21 años, dijo 25. Y cuando tenía 25, dijo: “¿De qué te quejas?!? ¡La mayoría de la gente daría cualquier cosa por estar delgada como tú!

En cuanto a mi nariz, la suya era tan perfecta que la gente estaba convencida de que se había operado la nariz. Pero a pesar de su decepción porque yo no terminaría con una nariz como la de ella, dijo: “Bueno, un hombre no se vería bien con una nariz tan delicada de todos modos”.

Cuando yo era abiertamente autocrítica, La Duquesa decía acusadoramente: “Ahora estás pescando cumplidos” (que significa “Estás en busca del aplauso”). Sin embargo, se jactaría con orgullo, especialmente en los últimos años (después, como ella me dijo, yo tuve un cuello normal), de tener el hijo más guapo de todos sus amigas, y sus amigas estuvieron de acuerdo. Oh bien.

Todo esto es completamente ridículo. Pero, hago ejercicio. Yo hidrato. Me pusieron frenillos cuando tenía 62 años. Y cuando veo un barco de pesca a las 6:45 de la mañana (como este de hoy), pienso en buscar (pescar) del aplauso. ¿Cómo es tu imagen de ti mismo?

I had photos of a local hunk working out here. I lost those when I fixed my computer. My apologies.
Tenía fotos de un galán local trabajando aquí. Los perdí cuando arreglé mi ordenador. Mis disculpas.
This morning at 6:45. Fishing for compliments — or something better.
Está mañana a las 6:45. Pescando cumplidos — o algo mejor.