Clouds in my coffee / Nubes en mi café

La versión en español está después de la versión en inglés.

I WOKE UP TO SUNSHINE at 8:30. I decided to face the day, so I had breakfast, did crossword puzzles, read blogs, treated the cats. But then clouds formed in my head; I was back in bed at noon for another hour.

It’s after 4 pm and I’m about to drag myself out the door. I have so many exciting things planned. I have to take down some recycling, drop off a bag at the charity shop, mail a postcard to The Kid Brother, and maybe even go for a little walk. I hope to not look again at any of the international news for the rest of the day. Although I can’t seem to look away.

Maybe it’s time to open that bottle of Málaga wine from Pedro and Kathleen and have a few drinks a day until it’s gone. (It’s only good for around five days once opened.) Screw the low tolerance for alcohol. Screw the diabetes. And since I’m screwing the diabetes, maybe whenever I’m tempted to read the news, I’ll instead have a piece of chocolate. And more Málaga wine.

Never mind. Maybe I’ll just go for another walk. But I haven’t ruled out wine and chocolate. The photo above is a pair of my earrings, both for one ear. What do you see when they’re opened?

.

ME DESPERTÉ CON EL SOL a las 8:30. Decidí afrontar el día, así que desayuné, hice crucigramas, leí blogs, traté a los gatos. Pero luego se formaron nubes en mi cabeza; regresé a la cama al mediodía durante otra hora.

Son las 16:15 y estoy a punto de arrastrarme hacia la puerta. Tengo tantas cosas emocionantes planeadas. Tengo que retirar algo de reciclaje, dejar una bolsa en la tienda de caridad, enviar una postal a The Kid Brother y tal vez incluso dar un paseo. Espero no volver a mirar ninguna de las noticias internacionales durante el resto del día. Parece que no puedo apartar la mirada.

Tal vez sea hora de abrir esa botella de vino de Málaga de Pedro y Kathleen y tomar unas copas al día hasta que se acabe. (Solo es bueno durante unos cinco días una vez abierto). Al diablo con la baja tolerancia al alcohol. Al diablo con la diabetes. Y como me estoy jodiendo con la diabetes, tal vez cada vez que tenga la tentación de leer las noticias, en su lugar, me tome un trozo de chocolate. Y más vino malagueño.

No importa. Tal vez me limite a dar otro paseo. Pero no he descartado el vino y el chocolate. La foto de arriba es un par de mis pendientes, ambos para una oreja. ¿Qué ves en los que están abierto?

A Monarch Butterfly at the Port of Fuengirola.
Mariposa Monarca en el Puerto de Fuengirola.
Roses for San Geraldo. Just because.
Rosas para San Geraldo. Simplemente porque.
Dudo keeps me company — because I turned on the space heater (I have no heat in my office).
Dudo me hace compañía, porque encendí el calefactor (no tengo calefacción en mi oficina).
Still on the beach.
Todavía en la playa.
• A pillow My Mother the Dowager Duchess embroidered around 50 years ago. I patched some holes and had the zipper replaced and hand-washed it, but it’s now disintegrating. So off to the charity shop. Maybe someone creative will do something with it.
• Una almohada que Mi Madre La Duquesa Viuda bordaba hace unos 50 años. Reparé algunos agujeros, volví a poner la cremallera y la lavé a mano, pero ahora se está desintegrando. Así que vamos a la tienda benéfica. Quizás alguien creativo haga algo con él.

Light the corners of my mind / Iluminan los rincones de mi mente

La versión en español está después de la versión en inglés.

RELAX. I PROMISE TO NOT share the song referenced by today’s title. I hope I don’t offend anyone when I say, “The Way We Were” is not on my top 10 song list. It wouldn’t even make it to my top 500. But here are more memories that do light the corners of my mind. There are some misty watercolours still to come. The photo above is of Moose atop a stack of San Geraldo’s historic papers and photos on the dining room table. Like me, he finds the memories very comforting (or at least comfortable).

.

RELAJARSE. PROMETO NO COMPARTIR LA canción a la que hace referencia el título de hoy. Espero no ofender a nadie cuando digo que “The Way We Were” [Tal Como Eramos] no está en mi lista de los 10 mejores canciones. Ni siquiera llegaría a mi top 500. Pero aquí hay más recuerdos que iluminan los rincones de mi mente. Todavía quedan algunas acuarelas brumosas por venir. La foto de arriba es de Moose encima de una pila de fotos y papeles históricos de San Geraldo en la mesa del comedor. Como yo, encuentra los recuerdos muy reconfortantes (o al menos cómodos).

This image has an empty alt attribute; its file name is 8745bambu.jpg
• When we moved to San Francisco in late 1998, My Mother the Dowager Duchess gave us a cash house-warming gift. We went shopping with her in Chinatown and found these two figures. The shop owner made a big deal of the fact that they were carved from “60-year bamboo.” We thought there was some spiritual significance to that but I think, perhaps, he was simply telling us the bamboo was old. The polka dot vase [vahz], 16 inches tall, in the background was purchased for my parents’ first apartment in 1950. My mother had the same dried flowers in it from 1970 to 2016. I decided to toss them. I happened to have the twigs and put them there temporarily, which means I have another 42 years to replace them.
• Cuando nos mudamos a San Francisco a fines de 1998, Mi Madre La Duquesa Viuda, nos dio un regalo de bienvenida en efectivo. Fuimos de compras a Chinatown y encontramos estas dos figuras. El dueño de la tienda le dio mucha importancia al hecho de que fueron tallados en “bambú de 60 años”. Pensamos que eso tenía algún significado espiritual, pero creo que, tal vez, simplemente nos estaba diciendo que el bambú era viejo. El jarrón de lunares, de 40 centímetros de alto, que se encuentra en el fondo, fue comprado para el primer piso de mis padres en 1950. Mi madre tenía las mismas flores secas desde 1970 a 2016. Decidí tirarlas. Sucedió que tenía las ramitas y las puse allí temporalmente, lo que significa que tengo otros 42 años para reemplazarlas.
• Here are the bamboo figures on the living room mantel of our house in San Francisco in 2000. The Dowager Duchess said, “This house is impressive, but I liked the San Diego house better.” The less subtle Aunt Sylvie said, “The other house was much nicer. I don’t know why you moved.”
• Aquí están las figuras de bambú en la repisa del salón de nuestra casa en San Francisco en 2000. La Duquesa Viuda, dijo: “Esta casa es impresionante, pero me gustó más la casa de San Diego”. La tía Sylvie, menos sutil, dijo: “La otra casa era mucho más bonita. No sé por qué te mudaste”.
• February 1999, San Francisco. San Geraldo’s birthday. Dear Judyshannon, who gave us Olivia (yesterday’s post), with the Duchess and Aunt Sylvie. Judy liked all our houses (and the Duchess and Sylvie; and they liked her, too).
• Febrero de 1999, San Francisco. Cumpleaños de San Geraldo. Querida Judyshannon, que nos dio a Olivia (el post de ayer), con la Duquesa y la tía Sylvia. A Judy le gustaban todas nuestras casas (y la duquesa y Sylvia; y ella también les gustaba).
• This is a bronze in a series called Guys with Balls. I think the artist was Thom Atkins, but I can no longer find his work online. It was purchased in 1999 with San Geraldo’s birthday money from my mother, and it stands atop my mother’s corbel that Marisa (of recent pub table fame) restored for me (click here).
• Este es un bronce en una serie llamada Guys with Balls [Tipos con Pelotas]. Creo que el artista fue Thom Atkins, pero ya no puedo encontrar su trabajo en línea. Lo compré en 1999 con el dinero del cumpleaños de San Geraldo de mi madre, y está sobre la ménsula de mi madre que Marisa (de reciente fama en la mesa de pub) me restauró (haz clic aquí).
He does have balls.
Él tiene pelotas.

Salt and peppah / Sal y pimienta

La versión en español está después de la versión en inglés.

THE CATS WERE SERVED THEIR treats this morning on bread and butter plates, which confused them because they call them “treat plates.”

It was fascinating to read the reactions to yesterday’s post. I had never heard the term “bread and butter plate,” but it seems that’s the term many people use (or used). Some thought it was perhaps from the States, having never heard it in the UK, while others always used the term in the UK. A friend from Australia told me her family always used the term. Some thought it was old and out-of-fashion. Others still use it today.

So, now, I can’t honestly say it wasn’t a term used in the city of New York. I just know my immediate family didn’t use it. We had bread plates, salad plates, side plates, butter plates (and butter dishes), dessert plates…. Depending on the dinnerware (and, yes, you might call it tableware or crockery or something else entirely), they could be terms for the same plate or for plates of differing sizes. We had dessert plates that were larger than bread plates. Last night’s dessert plate could be tonight’s salad plate. But we never had bread and butter plates — probably because My Mother the Dowager Duchess didn’t approve of bread and butter (“All that starch and fat isn’t necessary,’ she would say).

The most surprising part, for me, of all this was that, in our 39 years and 4 months together, I had never once heard San Geraldo call any of our “small plates” bread and butter plates. He doesn’t even remember his mother calling them bread and butter plates and thinks perhaps it was a flashback to the early ’70s when he worked for an upscale home design shop, Larsen Designs, in Sioux Falls, South Dakota. Many of their elegant china sets included, specifically, bread and butter plates.

I REMEMBER WALKING DOWN the street with my mother and, if we passed on either side of a lamp post or utility pole, she would say “bread and butter” (well, she said “buttah,” but I knew what she meant). She also said “salt and pepper” (peppah). I also remember a cartoon from my childhood, which you can see below (I can’t believe I found it).

I searched for years for the origin of the superstition and finally today found this apparently recent entry on Wikipedia. It doesn’t say much more than I had already guessed.

"Bread and butter" is a superstitious blessing or charm, typically said by young couples or friends walking together when they are forced to separate by an obstacle, such as a pole or another person. By saying the phrase, the bad luck of letting something come between them is thought to be averted. Both walkers must say the phrase, and if they do not do this, then a bitter quarrel is expected to occur. Many believe that the person who splits the pole has to say it first, however that is not necessarily the case. The concept derives from the difficulty of separating butter from bread once it has been spread – buttered bread cannot be "unbuttered". Another phrase used in this way is "salt and pepper”.

You’ll have to excuse me now. San Geraldo just brought me my chocolate banana bread. On a bread and butter plate that looks suspiciously like the cats’ treat plates.

.

LOS GATOS FUERON SERVIDOS SUS golosinas esta mañana en platos de pan y mantequilla, lo que los confundió porque los llaman platos de aperitivos.

Fue fascinante leer las reacciones a la publicación de ayer. Nunca había escuchado el término “plato de pan y mantequilla”, pero parece que ese es el término que muchas personas usan (o usan). Algunos pensaron que quizás era de los Estados Unidos, ya que nunca lo habían escuchado en el Reino Unido, mientras que otros siempre usaron el término en el Reino Unido. Una amiga de Australia me dijo que su familia siempre usaba el término. Algunos pensaron que era antiguo y pasado de moda. Otros todavía lo usan hoy.

Entonces, ahora, honestamente no puedo decir que no era un término usado en la ciudad de Nueva York. Solo sé que mi familia inmediata no lo usó. Teníamos platos de pan, platos de ensalada, platos de acompañamiento, platos de mantequilla (y platos de mantequilla), platos de postre … Dependiendo de la vajilla (y, sí, podría llamarla vajilla o vajilla o algo completamente diferente), podrían ser términos para el mismo plato o para platos de diferentes tamaños. Teníamos platos de postre que eran más grandes que los platos de pan. El plato de postre de anoche podría ser el plato de ensalada de esta noche. Nunca teníamos “platos de pan y mantequilla”, probablemente porque Mi Madre La Duquesa Viuda no aprobaba el pan y la mantequilla (“Todo ese almidón y grasa no es necesario”, decía).

Lo más sorprendente de todo esto para mí fue que, en nuestros 39 años y 4 meses juntos, nunca había escuchado a San Geraldo llamar a ninguno de nuestros “platos pequeños” platos de pan y mantequilla. Él ni siquiera recuerda que su madre los llamaba platos de pan y mantequilla y piensa que tal vez fue un flashback a principios de los 70 cuando trabajaba para una tienda de diseño de casas de lujo, Larsen Designs, en Sioux Falls, Dakota del Sur. Muchos de sus elegantes juegos de porcelana incluían, específicamente, platos de pan y mantequilla.

RECUERDO QUE CAMINABA POR LA calle con mi madre y, si pasábamos a ambos lados de un poste de luz, decía “pan y mantequilla”. También dijo “sal y pimienta”. También recuerdo una dibujo animado de mi infancia, que puedes ver a continuación (no puedo creer que la encontré).

Busqué durante años el origen de la superstición y finalmente hoy encontré esta entrada aparentemente reciente en Wikipedia. No dice mucho más de lo que ya había adivinado.

"Pan y mantequilla" es una bendición o encanto supersticioso, que suelen decir las parejas jóvenes o los amigos que caminan juntos cuando se ven obligados a separarse por un obstáculo, como un poste u otra persona. Al decir la frase, se piensa que se evita la mala suerte de dejar que algo se interponga entre ellos. Ambos caminantes deben decir la frase, y si no lo hacen, se espera que ocurra una amarga disputa. Muchos creen que la persona que parte el poste tiene que decirlo primero, sin embargo, ese no es necesariamente el caso. El concepto se deriva de la dificultad de separar la mantequilla del pan una vez que se ha untado: el pan con mantequilla no se puede "despegar". Otra frase utilizada de esta manera es "sal y pimienta".

Tendrá que disculparme ahora. San Geraldo me acaba de traer mi pan de plátano con chocolate. En un plato de pan y mantequilla que se parece sospechosamente a los platos de aperitivos de los gatos.

• My parents in their 1970s kitchen during their granddaughter’s 6th birthday party. Cake plates were already on the table. The photo at the top of the page is The Dowager Duchess enjoying breakfast (with bread and butter plates?) in Warnham, West Sussex, England.
• Mis padres en la cocina de los 70 durante la fiesta del sexto cumpleaños de su nieta. Los platos para postres ya estaban sobre la mesa. La foto en la parte superior de la página es la duquesa viuda disfrutando del desayuno (con platos de pan y mantequilla?) en Warnham, West Sussex, Inglaterra.

Snow and Sixty-one / Nieve y Dieciséis

La versión en español está después de la versión en inglés.

IT’S 61°F HERE ON THE Costa del Sol and there is (I really want to say are) 6.5 inches (16.5 cm) of snow in New York City. The city of Binghamton, New York, three hours northwest of NYC, got 40 inches (102 cm) of snow. It will give me something to talk about with The Kid Brother.

San Geraldo went out last night to pick up take-away pizza; about a 4-minute walk. He wondered aloud if he should wear a stocking cap. (I no longer answer when he asks those questions.) He then said aloud that the sweatshirt [a heavy sweatshirt] and winter coat he was wearing both had hoods. It was 57°F (14°C). I went out on a limb and said I thought he could leave the wool cap at home. He did and he managed.

I’m doing much better and am grateful for your kindness in recent days (and always). I’m keeping things short and sweet today. Just a collection of old snow photos.

The top photo was the cover of an invitation I did for a holiday Christmas party when I worked in Medical Illustration at State University of New York, Downstate Medical Center in the late 1970s. The illustration certainly wouldn’t be appropriate for work these days. It was done for the Department of Urology and the head of the department was Dr. Waterhouse. No lie.

.

HACE 16 ° C AQUÍ EN la Costa del Sol y hay 6.5 pulgadas (16.5 cm) de nieve en la ciudad de Nueva York. La ciudad de Binghamton, Nueva York, a tres horas al noroeste de Nueva York, recibió 40 pulgadas (102 cm) de nieve. Me dará algo de qué hablar con The Kid Brother.

San Geraldo salió anoche a comprar pizza para llevar; a unos 4 minutos a pie. Se preguntó en voz alta si debería usar una gorra de media. (Ya no respondo cuando hace esas preguntas). Luego dijo en voz alta que la sudadera [una sudadera pesada] y el abrigo de invierno que llevaba tenían capuchas. Hacía 14 ° C (57 ° F). Me arriesgué y dije que pensaba que podía dejar el gorro de lana en casa. Lo hizo y se las arregló.

Estoy mucho mejor y estoy agradecido por su amabilidad en los últimos días (y siempre). Voy a mantener las cosas breves y dulces hoy. Solo una colección de viejas fotos de nieve.

La foto superior era la portada de una invitación que hice para una fiesta navideña cuando trabajaba en Ilustración Médica en la Universidad Estatal de Nueva York, Centro Médico Downstate a fines de la década de 1970. La ilustración ciertamente no sería apropiada para trabajar en estos días. Se realizó para el Departamento de Urología y el jefe del departamento fue el Dr. Waterhouse (que significa Casa de Agua). En serio.

My Mother the Dowager Duchess, Prospect Park, Brooklyn.

Mi Madre La Duquesa Viuda, Prospect Park, Brooklyn.

My wonderful Aunt Lilly (my mother’s eldest sister) with her daughters, blizzard 1948. 20 inches of snow in NYC.

Mi tia increíble Lilly (hermana más mayor de mi madre) con sus hijas. Ventisca 1948, 51 cm de nieve en la ciudad.

My parents, 1948.

Mis padres, 1948.

San Geraldo and his sisters, around 1960, Sioux Falls, South Dakota.
San Geraldo y sus hermanas, alrededor 1960, Sioux Falls, Dakota del Sur.

1986. SG shovels in New Haven, Connecticut.

1986. SG quita nieve en New Haven, Connecticut.

A tired South Dakota snowman in the 1960s.
Un muñeco de nieve cansado de Dakota del Sur en la década de 1960.

The Fifties / Los Cincuenta

La versión en español está después de la versión en inglés.

MY MOTHER THE DOWAGER DUCHESS had custom slip covers made for the furniture she chose for their first living room in 1950 (see yesterday’s post). She had the wing chair custom-sized so her arms were supported but not obstructed when she was knitting.

Most stories my mother told about those early years began with, “We had no money.” When I asked as an adult how they could afford custom slip covers and furniture, she explained: “Well, it was just the one chair. And you had to have slip covers for summer.” Yet another reason San Geraldo and I called her The Dowager Duchess.

Everything moved with us to the suburbs in 1956 and back to Brooklyn in 1964. I remember the slip covers being used but I don’t know for how many years. These photos are from my father’s 35mm slides. I wish there were more of the interiors. I find the style very cool. I think they were preparing me for Fuengirola fashion.

.

MI MADRE LA DUQUESA VIUDA hizo que se hicieran fundas personalizadas para los muebles que eligió para el primer salón en 1950 (ver la entrada de ayer). Tenía el sillón de orejas de tamaño personalizado para que sus brazos estuvieran apoyados pero no obstruidos cuando estaba tejiendo.

La mayoría de las historias que contaba mi madre sobre esos primeros años comenzaban con: “No teníamos dinero”. Cuando le pregunté cuando era adulto cómo podían pagar las fundas y los muebles personalizados, me explicó: “Bueno, era solo una silla. Y tenías que tener fundas antideslizantes para el verano”. Otra razón más por la que San Geraldo y yo la llamábamos La Duquesa Viuda.

Todo se mudó con nosotros a los suburbios en 1956 y de regreso a Brooklyn en 1964. Recuerdo que se usaron las fundas, pero no sé cuántos años. Estas fotos son de las diapositivas de 35 mm de mi padre. Ojalá hubiera más interiores. Aunque encuentro el estilo muy guay. Creo que me estaban preparando para la moda de Fuengirola.

Dale and the summer slip covers in 1952. The knitting chair at right.
Dale y las fundas de verano en 1952. La silla de tejer a la derecha.
Winter 1955. I can’t imagine I was allowed to play with that doll for very long.
Invierno de 1955. No puedo imaginarme que me permitieran jugar con esa muñeca por mucho tiempo.
No cats, so they installed a Dale door.
No hay gatos, así que instalaron una Puerta Dale.
1955. My eyes hadn’t yet adjusted to the patterns.
1955. Mis ojos aún no se habían adaptado a los patrones.