Birthday Money / Dinero de Cumpleaños

La versión español está después de la versión inglés.

It’s Saturday and we’ve been in Las Vegas since Thursday afternoon. We’ve got awful jet lag but we’re having a great time with Jerry’s two (Kid) sisters and one of the brothers-in-law. The valley was blanketed in snow when we arrived, a rare occurrence in Vegas, but the sun has been shining and the temperatures are rising. The snow has disappeared from the golf courses and people are back out there playing with their balls.

This is San Geraldo’s idea of heaven. Slot machines everywhere you look. In the gas stations, supermarkets, convenience stores, and, yes, thousands of them right here in our hotel. We all went to Red Rock Casino yesterday to play for a while before enjoying their huge buffet dinner. When we joined up for dinner, San Geraldo announced that he had gone through his entire “gambling envelope.” I asked how much had been in that envelope and, when he told me, I nearly keeled over.

“It’s my birthday money!” he whined.

“Your BIRTHDAY money?” I snapped and then added sarcastically. “Oh, did Grandma give it to you?”

We’re fine today. Poor boy; grandma only ever gave him socks. I’m just going to have to get a job when we get back to Spain.

.

Es el sábado y hemos estado en Las Vegas desde el jueves por la tarde. Tenemos un jet lag terrible, pero lo estamos pasando muy bien con las dos hermanas (Las Hermanitas) de Jerry y uno de los cuñados. El valle estaba cubierto de nieve cuando llegamos, algo raro en Las Vegas, pero el sol brilla y las temperaturas aumentan. La nieve ha desaparecido de los campos de golf y la gente está de vuelta jugando con sus bolas.

Esta es la idea del cielo de San Geraldo. Máquinas tragamonedas donde quiera que mires. En las estaciones de servicio, supermercados, tiendas de conveniencia y, sí, miles de ellas aquí en nuestro hotel. Todos fuimos a Red Rock Casino ayer para jugar un rato antes de disfrutar de su enorme cena buffet. Cuando nos unimos a cenar, San Geraldo anunció que había revisado todo su “sobre de juego”. Le pregunté cuánto había estado en ese sobre y, cuando me lo dijo, casi me arrodillé.

“¡Es el dinero de mi cumpleaños!” se quejo.

“¿Tu dinero de cumpleaños?” Rompí y luego agregué sarcásticamente. “Oh, ¿te lo dio la abuela?”

Estamos bien hoy. Pobre chico; la abuela solo se regalaba los calcetines. Tendré que conseguir un trabajo cuando regresemos a España.

Toilets Will Soon Be Closed / Pronto Se Cerrarón Los Aseos

La versión español está después de la versión inglés.

Just before landing in Las Vegas Thursday on our Norwegian Air flight from London, a recorded announcement was heard. And I quote:

¨The toilets will soon be closed and cabin crew will be walking through the cabin to collect waste.¨

Um…. blech! The poor cabin crew.

Justo antes de aterrizar en Las Vegas el jueves en nuestro vuelo de Norwegian Air desde Londres, se escuchó un anuncio grabado. Y cito:

“Pronto se cerrarán los aseos y la tripulación de la cabina caminará a través de la cabina para recoger los residuos”.

Um…. blech! La pobre tripulación de la cabina.

Collected… at Las Vegas Airport. / Recogidos… en el Aeropuerto de Las Vegas.

I Just Told Ya! / ¡Acabo de Decirte!

La versión español está después de la versión inglés.

Another weekly conversation with The Kid Brother. Another comedy routine. This week, he actually answered the phone. Last week I phoned about six times and his roommate Chris told me each time, “He just stepped out.” Chris is his secretary (as I am San Geraldo’s). This week, we started by talking about the weather (it was “nice but a little cold” in Brooklyn) and quickly moved onto his bowling scores.

“I’ve got two weeks of bowling scores to get from you, Chuck,” I said.
“117 and 145,” he said.
“Is that for last time?” I asked.
“Yeah.”
“Wow. Those are great scores! What about Saturday the 9th?”
“I just told ya, knucklehead!”
“Oh, I thought those were for the 16th. Sorry. OK, so 117 and 145 on the 9th.”
“That’s what I said!”
“OK, and what were your scores for the 16th, Chuck?”
“When?!?”
“The 16th. Three days ago.”
“What are you talkin’ about?!?”
“The 16th. You just gave me the 9th, the week before.”
“I know.”
“Is this an Abbott and Costello routine?” I asked.
“Who’s on first?” he began.
“I don’t know.”
In unison: “Third base!”
“So, Chuck, do you have scores for the 16th?”
“No.”
“Oh, wait; was that a holiday? Presidents’ Day?”
“Something like that… And I don’t give a darn!” he was back in the Abbott and Costello routine.
“What was that?” I asked on cue.
He repeated, “I said ‘I don’t give a darn!’”
“Oh, that’s our shortstop!”

.

Otra conversación semanal con The Kid Brother. Otra rutina de comedia. Esta semana, él realmente contestó el teléfono. La semana pasada, telefoneé unas seis veces y su compañero de habitación Chris me dijo cada vez: “Él se retiró”. Chris es su secretaria (como yo soy de San Geraldo). Esta semana, comenzamos hablando sobre el clima (fue “agradable pero un poco frío” en Brooklyn) y rápidamente pasamos a sus resultados de bolos.

“Tengo dos semanas de resultados de bolos para obtener de ti, Chuck”, le dije.
“117 y 145,” dijo
“¿Eso es la última vez?”, pregunté.
“Sí.”
“Wow. ¡Esas son grandes resultados! ¿Qué pasa con sábado el 9? ”
“¡Te acabo de decir, nudillo!”
“Oh, pensé que eran para el día 16. Lo siento. De acuerdo, 117 y 145 para el 9”.
“¡Eso es lo que dije!”
“Está bien, ¿y cuáles fueron tus resultados para el 16, Chuck?”
“Qué?”
“El día 16.”
“Cuando?!?”
“El 16. Hace tres días.”
“De qué estás hablando?!?”
“El 16. Me acabas de dar el 9, la semana anterior.”
“¡Lo sé!”
“¿Es esta una rutina de Abbott y Costello?” yo pregunté.
“¿Quién está en la primera?” el empezó.
“No lo sé.”
Al unísono: “¡Tercera base!”
“Entonces, Chuck, ¿tienes resultados para el 16?”
“No.”
“Oh, espera, ¿fue un día de fiesta? ¿El día de los presidentes?”
“Algo así … ¡Y a mí me importa un bledo!” estaba de vuelta en la rutina de Abbott y Costello.
“¿Qué fue eso?” pregunté en el momento justo.
“Dije, ‘Y a mí me importa un bledo!’” respondió.
“¡Oh, ese es nuestro campocorto!”

IN 2010, OUR friend Judy, an avid Seattle Mariner’s (baseball) fan was in Southern California with her sister Joan to see a game against the Los Angeles Angels of Anaheim, a stadium just 10 minutes from where we lived. The Kid Brother (a baseball fanatic) was visiting at the time, so we went to the game together. Judy brought an official major league baseball for the Kid Brother and took us into the stands above the dugout (only a privileged few were permitted to be there; all I had to say was “We’re with Judy”). Judy greeted every player, manager, and coach from the Seattle Mariners, introduced them to her “friend Chuck,” and every single one (except for Ichiro Suzuki who didn’t even nod his head in our direction) signed the ball for him. One of the happiest days in The Kid Brother’s life. He cherishes that ball and shows it to me every time I visit.

EN 2010, NUESTRA amiga Judy supo que un fanático ávido de los Mariners de Seattle (béisbol) estaba en el sur de California con su hermana Joan para ver un partido contra los Ángeles de Los Ángeles de Anaheim, un estadio a solo 10 minutos de donde vivíamos. El Kid Brother (un fanático del béisbol) estaba visitando en ese momento, así que fuimos al juego juntos. Judy trajo un béisbol oficial de Grandes Ligas para el Kid Brother y nos llevó a las gradas sobre el dugout (solo unos pocos privilegiados tenían permiso para estar allí; todo lo que tenía que decir era “Estamos con Judy”). Judy saludó a todos los jugadores, gerentes, y entrenadores de los Mariners de Seattle, les presentó a su “amigo Chuck” y a cada uno (excepto a Ichiro Suzuki, que ni siquiera asintió con la cabeza en nuestra dirección) firmó la bola por él. Uno de los días más felices de la vida de El Hermanito. Él aprecia esa bola y me la muestra cada vez que la visito.

Abbot y Costello con subtítulos en español!

Well, Did You Ever / ¿Alguna Vez Has?

La versión español está después de la versión inglés.

IT’S BEEN SEVERAL days of confusion and petty annoyances around here. First is the health center that scheduled — without asking — a medical appointment that San Geraldo can’t make (because we won’t be in the country) and then doesn’t answer the phone number they provided for changes. When I finally found another number and got an actual human being (that was after more than a dozen attempts on the first number and conversations with three different people on three different numbers), I was told. “Well, if no one answers, you’ll just have to come to the center and take a number to change the appointment.” I won’t tell you what I said to that (but at least I waited until I was off the phone).

LAST NIGHT I was back at the orthodontist to pick up, or so I thought, my retainers. I have no idea what I have but, after waiting the usual half-hour-plus for the behind-schedule orthodontist, more attachments were cemented to my teeth and I have another 34 sets of braces (retainers?). Set number 1 is in my mouth. I’m back to wearing them up to 22 hours a day and I’ve apparently got another 8-1/2 months of this. The orthodontist was rushed and didn’t respond to my confusion and surprise, simply doing the work (messily) and running to the next patient. Based on the total cost of the Invisalign braces (including retainers), the monthly payments were amortized over 18 months. Next month is 18 months. I need to have a conversation with their business manager when we get back. No, I’m not paying any more than agreed.

But it’s all small stuff and I’m still smiling. Well, I’m smiling once again. This morning wasn’t pretty!

.

HAN PASADO VARIOS días de confusión y pequeñas molestias por aquí. Primero está el centro de salud que programó, sin preguntar, una cita médica que San Geraldo no puede asistir (porque no estaremos en el país) y luego no responde el número de teléfono que proporcionaron para los cambios. Cuando finalmente encontré otro número y obtuve un humano real (eso fue después de más de una docena de intentos en el primer número y conversaciones con tres personas diferentes en tres números diferentes), me dijeron. “Bueno, si nadie responde, solo tendrá que ir al centro y tomar un número para cambiar la cita”. No le diré lo que dije a eso (pero al menos esperé hasta que salí de la teléfono).

ANOCHE REGRESÉ AL ortodoncista para recoger, o eso creía, mis retenedores. No tengo idea de lo que tengo pero, después de esperar la media hora o más del ortodoncista atrasado, se me cimentaron más attaches a los dientes y tengo otros 34 juegos de brackets (¿retenedores?). Juego número 1 está en la boca. Volví a usarlos hasta 22 horas al día y aparentemente tengo otros 8-1/2 meses de esto. El ortodoncista fue apresurado y no respondió a mi confusión y sorpresa, simplemente hizo el trabajo (desordenado) y corrió al siguiente paciente. Los pagos mensuales por los brackets Invisalign (y los retenedores) se amortizaron durante 18 meses. El mes que viene es 18 meses. Tengo que tener una conversación con el gerente de negocios cuando regresemos de Las Vegas. No, no estoy pagando más de lo acordado.

Pero todas son cosas pequeñas y todavía estoy sonriendo. Bueno, estoy sonriendo una vez más. Esta mañana no fue bonita!

Dudo.
Moose… At least THEY’RE not giving me any shit. / Al menos ELLOS no me están dando ninguna mierda.

A Royal Duck / Un Pato Real

La versión español está después de la versión inglés.

SAN GERALDO COOKED up a pot of chili Saturday afternoon and we took it to Pedro and Kathleen’s for dinner. He offered to make baked apples, but Kathleen said they’d take care of dessert. We arrived to find that Luke had gotten new birthday balloons and he kept telling me about surprises. If you want to keep a secret, don’t tell a 3-year-old. Of course, being a perpetual 3-year-old himself, San Geraldo never caught on.

After the chili dinner, Kathleen and Luke brought out a pan of brownies lit up with birthday candles. Luke was beside himself with glee. And then came the gifts. Four individually wrapped packages and each containing an IKEA dish towel — to match San Geraldo’s high-fashion IKEA dish-towel scarves, turbans, fly swatters, and sweat rags. But these were custom-printed with some of San Geraldo’s favorite expressions. So, now he will be truly chic.

EL SÁBADO POR la tarde, San Geraldo cocinó una olla de chili y nos la llevamos a Pedro y Kathleen para cenar. Se ofreció a hacer manzanas al horno, pero Kathleen dijo que se harían cargo del postre. Llegamos para descubrir que Luke había recibido nuevos globos de cumpleaños y él seguía contándome sorpresas. Si quiere guardar un secreto, no se lo cuente a un niño de 3 años. Afortunadamente, siendo un niño perpetuo de 3 años, San Geraldo nunca se dio cuenta.

Después de la cena de chili, Kathleen y Luke sacaron brownies encendida con velas de cumpleaños. Luke estaba fuera de sí con alegría. Y luego vinieron los regalos. Cuatro paquetes envueltos individualmente y cada uno con un paño de cocina IKEA — para combinar con los bufandas, los turbantes, los matamoscas, y las toallas de sudor — todo de alta costura (y todos panõs de cocina de IKEA) de San Geraldo. Pero estos fueron impresos a medida con algunas de las expresiones favoritas de San Geraldo. Entonces, ahora será verdaderamente chic.

Joda a un pato real.

¡Ay de mí!

Luke thought this was hilarious, although he had no clue what it meant. With SG’s usual pronunciation, it should be spelled “MOAN DO.”
Luke pensó que esto era hilaro aunque no había clave lo que significa. Con la pronunciación de SG, debería entregarse “MON DU.”

The video will explain the top image. A song that SG and I love to sing. RA DA DA DA DA.
El video explicará la imagen superior. Una canción que SG y yo amamos cantar. RA DA DA DA DA.