Blueberries for Breakfast / Arándanos Para el Desayuno

La versión español está después de la versión inglés.

A COUPLE OF funny things happened yesterday after I wrote my post about San Geraldo and his fifteen (“quince” in Spanish) bags of frozen blueberries. The first was when I sat down to coffee and Sunday’s New York Times crossword puzzle at Restaurante Primavera. Check out 20- and 26-Across in the screen shot below.

A while later, San Geraldo joined me. I showed him the crossword puzzle, which he of course also found funny. He hadn’t yet seen my blog post, so he opened his iPad and started reading. When he reached the point where I quoted him telling the cashier “diez y cinco,” he felt the need to clarify.

“I didn’t say ‘diez y cinco,’” SG explained, “I said ‘diesicinco,’ D-I-E-S-I-C-I… Oh, wait. Never mind.”

Although “diez y cinco” doesn’t mean “fifteen” in Spanish (it means “ten and five”), it is at least Spanish. “Diesicinco,” on the other hand, is not.

For the next hour, we couldn’t look at each other without laughing.

.

AYER PASARON UNAS cosas graciosas después de que escribí mi publicación sobre San Geraldo y sus quince bolsas de arándanos congelados. La primera fue cuando me senté a tomar un café y el crucigrama del domingo en el New York Times en el Restaurante Primavera. Echa un vistazo a 20- y 26-Across (Horizontal) en la crucigrama a continuación.

Un rato después, San Geraldo se unió a mí. Le mostré el crucigrama, que por supuesto también encontró divertido. Todavía no había visto la publicación de mi blog, así que abrió su iPad y comenzó a leer. Cuando llegó al punto donde lo cité diciéndole al cajero “diez y cinco”, sintió la necesidad de aclarar.

“No dije ‘diez y cinco’”, explicó SG, “dije ‘diesicinco’, D-I-E-S-I-C-I… Oh, espera. No importa.”

Durante la siguiente hora, no pudimos mirarnos sin reírnos.

20-ACROSS (Horizontal): En qué está escrita la respuesta en la 26-Across (Horizontal).

.

“Arándanos para el desayuno,
Amor en la tarde,
Mariposas en mis pantalones
Bajo la luna de agosto …”

It’s Only a Number / Es Solo un Numero

La versión español está después de la versión inglés.

SAN GERALDO BOUGHT fifteen bags of blueberries. No, it’s not a tongue twister. Nor is this the start of an arithmetic problem. San Geraldo went to the supermarket to buy fifteen bags of blueberries, among other things. He thought and thought about how to say fifteen in Spanish. He has a really difficult time remembering his numbers.

He wanted to tell the cashier there were fifteen bags of blueberries, so she wouldn’t have to count them all. So, before reaching the cashier, he reviewed the numbers 11 to 15 in his head for a few minutes, “Once, doce, trece, catorce…” And then it was his turn. Only he didn’t say fifteen (quince), he said “ten and five (diez y cinco),” and maybe not clearly enough. The casher asked, “veinticinco?” (twenty-five?) and SG said, “Yes” — because that’s what he says whether or not he understands the question.

He paid and took the elevator down to the car. He wasn’t convinced he had gotten things quite right and the bill was much higher than he had expected, so he checked the receipt and saw the cashier had charged him for twenty-five bags. Frozen blueberries are not cheap. Even San Geraldo couldn’t ignore the error. He took the elevator back up to the supermarket, still unable to remember how to say fifteen.

When he reached the cashier, he told her he had 15 bags of blueberries (yes, he once again said diez y cinco — ten and five). The cashier stared blankly. SG showed her the palm of his hand (I don’t know why) on which he drew with a finger the numbers 1 and 5, while saying aloud “one, cinco” (yes, he said one number in English and the other in Spanish). Still nothing.

Finally, a very kind man in line said, “quince,” and SG exclaimed, “Sí!” (really meaning it this time). He then said in Spanish (exact translation here): “The numbers is bad!” As usual, SG left them laughing.

He tried to tell me the story when he got home. But he couldn’t remember how to say fifteen.

.

SAN GERALDO COMPRÓ 15 bolsas de arándanos. No, este no es el comienzo de un problema aritmético. San Geraldo fue al supermercado a comprar 15 bolsas de arándanos, entre otras cosas. Pensó y pensó en cómo decir 15 en español. Le cuesta mucho recordar sus números.

Quería decirle a la cajera que había 15 bolsas de arándanos, para que no tuviera que contarlas todas. Entonces, antes de llegar al cajero, revisó los números del 11 al 15 en su cabeza por unos “Once, doce, trece, catorce …” Y luego fue su turno. Solo que no dijo 15, dijo “diez y cinco”, y tal vez no lo suficientemente claro. El cajero preguntó: “¿veinticinco?” y SG dijo “Sí” — porque eso es lo que dice si entiende o no la pregunta.

Pagó y tomó el ascensor hasta el auto. No estaba convencido de haber hecho las cosas bien y la factura era mucho más alta de lo que esperaba, así que revisó el recibo y vio que el cajero le había cobrado por 25 bolsas. Los arándanos congelados no son baratos. Incluso San Geraldo no pudo ignorar el error. Tomó el ascensor de vuelta a la tienda, aún incapaz de recordar cómo decir 15.

Cuando llegó al cajero, le dijo que tenía 15 bolsas de arándanos (sí, una vez más dijo diez y cinco). El cajero lo miró sin comprender. SG le mostró la palma de su mano (no sé por qué) en la que dibujó con un dedo los números 1 y 5, mientras decía en voz alta “one, cinco” (sí, dijo un número en inglés y el otro en español).

Finalmente, un hombre muy amable en la fila dijo “quince” y SG exclamó: “¡Sí!” (Realmente lo significa esta vez). Luego dijo en español: “¡Los números es malo!” Como de costumbre, SG los dejó riéndose.

Intentó contarme la historia cuando llegó a casa. Pero no podía recordar cómo decir 15 en español.

And speaking of numbers and frozen things: SG’s sister Linda in South Dakota sent us this photo from the dashboard of their pick-up truck.
Minus 21F (that’s Minus 29C)!

Y hablando de números y cosas congeladas: Linda, la hermana de SG en Dakota del Sur, nos envió esta foto desde el tablero de su camioneta.
¡Menos 21F (eso es Menos 29C)!

Medieval Love / Amor Medieval

La versión español está después de la versión inglés.

A FEW MONTHS back, our great niece Alice was very excited about her new costume. “I’m going to be a medieval princess,” she told her cousin Natalie. Natalie asked, “What’s medieval?” Alice thought for a moment and explained, “Well, it means she’s kinda good … and kinda evil.”

Well… the only thing evil about last night’s medieval themed Valentine’s dinner at Mesón Salvador was that it was wickedly good. Nothing “kinda” about it. We were joined by our friends Karen and Sue and, once again, we were so busy enjoying each other’s company that I never got around to ensuring there were photos of us all. At least I managed to remember the food.

.

HACE UNOS MESES, nuestra sobrina nieta Alice estaba muy entusiasmada con su nuevo disfraz. “Voy a ser príncipes medievales”, le dijo a su prima Natalie. Natalie preguntó: “¿Qué es medieval?” Alice pensó por un momento y explicó: “Bueno, significa que es un poco buena … y un poco malvada”.

[NOTA: Cuando rompió la palabra “medieval” en dos partes, decidió que “med” significaba “media”. “Evil” en inglés es malvada.]

Bueno … lo único malvada de la cena de San Valentín con temática medieval de anoche en Mesón Salvador fue que fue malvadamente bueno. Nada “un poco” al respecto. Nos acompañaron nuestras amigas Karen y Sue y, una vez más, estábamos tan ocupados disfrutando de la compañía del otro que nunca estuve para asegurarme de que hubiera fotos de todos nosotros. De alguna manera logré recordar la comida.

With Sir Lolo the Charming.

Con Señor Lolo el Encantador.

San Geraldo and Sir Angel Lancelot
(or maybe it was Merlin).

San Geraldo y Señor Angel Lancelot
(o tal vez él era Merlin).


Wild rice salad.
Roast beef with black spaghetti, green mustard, and radishes.
Roasted bacalao with asparagus and crispy gula (baby eels).
My glasses after I dropped them in my plate.
Mis gafas después de dejarlos caer en mi plato.
Wellington pork tenderloin with mushrooms, chestnut sauce, and Málaga wine
Bread dunked in Coke. At least he shaved and combed his hair.
Pan sumergido en Coca Cola. Al menos se afeitó, se cortó la barba, y se peinó.

SG watching out for
bread-and-gravy thieves.

SG vigilando a los
ladrones de pan y salsa.

Valentine’s heart (raspberry sorbet, chocolate mousse, caramel, and mint)
Mesón Salvador’s Valentine’s Day Aperol Spritz (Aperol, orange juice, and cava).
Mesón Salvador San Valentín Aperol Spritz (Aperol, jugo de naranja y cava).

At First I Was Afraid / Al Principio Tenía Miedo

La versión español está después de la versión inglés.

HAVE I EVER told you how much I loathed the 1997 Hollywood blockbuster, multi-award-winning film, “Titanic”? San Geraldo’s mother, Alice, was visiting us in San Diego and we went to see it. I was seated between mother and son. I thought the love story, especially, was sappy and hard to believe. By the film’s mid-point, I was in serious need of a drink — or a tranquilizer. Just before the ship went vertical, I turned to my left and saw Alice with a soggy tissue to her tear-filled eyes. I turned to my right to see SG’s tear-streaked face as he blew his nose, again, into his handkerchief. I couldn’t help myself. I fiercely whispered to San Geraldo, “The ship DOES sink!”

Some Valentine’s decorations in our plaza here in Los Boliches in Fuengirola made me think of “Titanic” and Celine Dionne, and that’s not a good thing. The Christmas heart (click here ) is back. That’s actually, I think, kind of festive. But when it was installed for Christmas, instead of the usual Christmas tree, I thought it was odd. I now wonder if someone screwed up and mistakenly placed the heart on our plaza two months too early.

I said at the time I liked the heart but thought it would be better for Valentine’s Day. I wasn’t alone. Stranger still is that the the heart was un-installed mid-January only to reappear two weeks later. As Celine says, the heart will go on and on.

And then last weekend some other items joined the Christmas Heart on the plaza. There’s one of our public benches painted red and poorly positioned among the old ficus trees. The tree trunks are badly wrapped in red gauzy fabric. and, well, you can see in the below photos what else has been done to the bench. A romantic spot to pose for a photo?

Wood hearts have been attached to the lamp posts. On them are the stenciled words “Live Fuengirola with Love” (well, #VIVEFUENGIROLACONAMOR, to be more precise).

But the most peculiar for me is the red door (with the red picket fence and the orange and white traffic cones). The door has no handle and only opens in one direction. It, too, is imprinted with the Live Fuengirola with Love hashtag.

I was going to include with this post—after taking some strong medication—Celine Dionne singing “My Heart Will Go On.” But then I had a better idea. Go on now, go! Walk out the door!

.

¿ALGUNA VEZ TE dije cuánto detestaba la exitosa película de Hollywood de 1997, “Titanic”? Alice, la madre de San Geraldo, nos estaba visitando en San Diego y fuimos a verlo. Estaba sentado entre madre y hijo. Pensé que la historia de amor, especialmente, era cursi y difícil de creer. En el punto medio de la película, estaba en grave necesidad de una bebida — o un tranquilizante. Justo antes de que el barco se volviera vertical, giré a mi izquierda y vi a Alice con un pañuelo empapado en sus ojos llenos de lágrimas. Me giré a la derecha para ver la cara surcada de lágrimas de SG mientras se volvía a sonar la nariz con el pañuelo. No pude evitarlo. Le susurré ferozmente a San Geraldo: “¡El barco SE HUNDE!

Algunas decoraciones de San Valentín en nuestra plaza aquí en Los Boliches en Fuengirola me hicieron pensar en Celine Dionne, y eso no es algo bueno. El corazón de Navidad (haz clic aquí) está de vuelta. Eso es realmente, creo, algo festivo. Pero cuando se instaló para Navidad, en lugar del árbol de Navidad habitual, pensé que era extraño. Ahora me pregunto si alguien lo arruinó y por error colocó el corazón en nuestra plaza dos meses antes.

Dije en ese momento que me gustaba el corazón, pero pensé que sería mejor para el Día de San Valentín. No estaba solo. Aún más extraño es que el corazón se desinstaló a mediados de enero solo para reaparecer dos semanas después. Como dice Celine, el corazón contiuará sin parar.

Y luego, el fin de semana pasado, algunos otros artículos se unieron al Corazón de Navidad en la plaza. Hay uno de nuestros bancos públicos, pintados de rojo y mal ubicados entre los viejos ficus. Los troncos de los árboles están mal envueltos en tela de gasa roja y, bueno, puedes ver en las fotos de abajo qué más se ha hecho en el banco. ¿Un lugar romántico para posar para una foto?

Corazones de madera se han unido a los postes de la lámpara. En ellas están las palabras estampadas “#FUENGIROLACONAMOR” (Fuengirola con amor).

Pero lo más destacado para mí es la puerta roja (con la cerca roja y los conos de tráfico naranja y blanco). La puerta no tiene manija y solo se abre en una dirección. También está impreso con #FUENGIROLACONAMOR.

Iba a incluir en esta entrada de blog — después de tomar algunos medicamentos fuertes — Celine Dionne cantando “Mi Corazón Continuará”. Pero luego tuve una mejor idea. ¡Vete ahora, vete! ¡Sal por la puerta!

The Christmas heart will go on.
La corazón de la Navidad continuará.

.

Catch a Wave / Atrapa una Ola

La versión español está después de la versión inglés.

MONDAY, I MENTIONED briefly our surfer-dude friend, Alexander. Not only is he a great surfer, but he’s charming, kind, warm, bright, and witty (despite the fact that he inherited his father, Tynan’s, sense of humor). Alexander is now 19. We described him the same way when he was 12 — except that he wasn’t yet surfing. Alexander is someone who gives me hope for the future. And, more importantly, joy in the present. And I need both.

Tynan grew up in Chesterfield, England, where they speak a form of English difficult for even other English people to understand. Elena is from Bilbao in the north of Spain. So, although Spanish is the first language of their two kids, they grew up speaking both languages.

One morning a few years ago, Tynan had free time one morning so walked with Alexander to school, a bilingual school here in town. When they reached a group of Alexander’s friends, Tynan asked him to suggest a shortcut home. After Tynan left, he looked back and could tell he was being talked about. That evening, he asked Alexander what his friends had said. Alexander explained, “They asked if you were my dad and when I said you were, they said they thought you were English. I told them you were and they asked, ‘But what language was he speaking?’”

.

MENCIONÉ BREVEMENTE EL lunes nuestro amigo surfista, Alexander. No solo es un gran surfista, sino que es encantador, amable, cálido, brillante, e ingenioso (a pesar de que heredó el sentido del humor de su padre, Tynan). Alexander ahora tiene 19 años. Lo describimos de la misma manera cuando tenía 12 años, excepto que todavía no estaba surfeando. Alexander es alguien que me da esperanza para el futuro. Y, lo que es más importante, alegría en el presente. Y necesito ambos.

Tynan creció en Chesterfield, Inglaterra, donde hablan una forma de inglés difícil de entender incluso para otros ingleses. Elena es de Bilbao en el norte de España. Entonces, aunque el español es el primer idioma de sus dos hijos, crecieron hablando ambos idiomas.

Una mañana, hace unos años, Tynan caminó con Alexander a la escuela secudaria, una escuela bilingüe aquí en la ciudad. Cuando llegaron a un grupo de amigos de Alexander, Tynan le pidió que sugiriera un atajo a casa. Después de que Tynan se fue, miró hacia atrás y se dio cuenta de que se estaba hablando de él. Esa noche, le preguntó a Alexander qué habían dicho sus amigos. Alexander explicó: “Preguntaron si tú eras mi papá y cuando dije que sí, dijeron que pensaban que eras inglés. Les dije que eras y me preguntaron: ‘¿Pero qué idioma estaba hablando?’”

.