Friday / Viernes

La versión en español está después de la versión en inglés.

I CAN TELL SUMMER IS is coming to an end. The skies are getting more interesting. That’s yesterday’s dusk above, as I looked east. Wednesday, I managed to get another fairly decent shot of the moon with my still-steady hands. I knew my moonshot was taken two nights ago, but I had to look at the calendar to determine that was Wednesday.

Isabel worked Fridays and we tracked the rest of the week based on when she was here. Last week, she switched to Saturday (just the once). We were lost. This week, she changed her regular day to Thursday. Whatever works for her is fine with us. But, I keep thinking today is Saturday. Maybe I need to get a job.

While out and about yesterday, I bought us a new orchid. I’ve got to transplant the leafy previous one. We were both lazy last night. San Geraldo picked up pizza for dinner. He said he’d stop at the bakery, too. The bakery always had those big, crusty merengues until we decided to try a couple. Last night, they were finally back. San Geraldo bought two. But, being San Geraldo, he bought two more patas de cabra (goat paws).

Last time, he had picked up two white and blacks because he knew I loved them. He hadn’t even expected me to share one with him, but of course I did. He decided to get two more of those because he now loves them, as well. They weren’t in the case, but he noticed a tray of freshly made ones. So he bought four.

After dinner, he tasted the merengue. Coconut! He hates coconut. He put it alongside my merengue and immediately had a white and black to get rid of the coconut taste. He said he would follow with a pata de cabra. I told him to not get carried away. I ate his remaining merengue. I didn’t like it much. Not only the flavor, but I was surprised it had a layer of gooey filling I couldn’t identify. I rewrapped mine. Then, I had a white and black. I should have taken my own advice. I was up twice during the night with reflux.

San Geraldo had another white and black after breakfast this morning.

I went for a 8km/5-mile walk.

.

PUEDO DECIR QUE EL VERANO está llegando a su fin. Los cielos se vuelven más interesantes. Ese es el anochecer de ayer arriba, cuando miré hacia el este. El miércoles, logré obtener otra toma bastante decente de la luna con mis manos todavía firmes. Sabía que mi foto a la luna fue tomada hace dos noches, pero tuve que mirar el calendario para determinar que era miércoles.

Isabel trabajaba los viernes y rastreamos el resto de la semana en función de cuándo estuvo aquí. La semana pasada, cambió al sábado (solo una vez). Estábamos perdidos. Esta semana, cambió su día habitual al jueves. Cualquier cosa que funcione para ella está bien para nosotros. Pero sigo pensando que hoy es sábado. Quizás necesito conseguir un trabajo.

Mientras estaba fuera ayer, nos compré una nueva orquídea. Tengo que trasplantar el frondoso anterior. Los dos fuimos vagos anoche. San Geraldo recogió pizza para cenar. Dijo que también se detendría en la panadería. La panadería siempre tenía esos merengues grandes y crujientes hasta que decidimos probar un par. Anoche, finalmente regresaron. San Geraldo compró dos. Pero, siendo San Geraldo, compró dos patas de cabra más.

La última vez, había elegido a dos blancos y negros porque sabía que los amaba yo. Ni siquiera había esperado que compartiera uno con él, pero por supuesto que lo hice. Decidió conseguir dos de esos porque ahora también él los ama. No estaban en el estuche, pero notó una bandeja con los recién hechos. Entonces compró cuatro.

Después de la cena, probó el merengue. ¡Coco! Odia el coco. Lo puso junto a mi merengue y de inmediato tomó un blanco y negro para deshacerse del sabor a coco. Dijo que seguiría con un pata de cabra. Le dije que no se dejara llevar. Me comí el merengue que le quedaba. No me gustó mucho. No solo el sabor, sino que me sorprendió que tuviera una capa de relleno pegajoso que no pude identificar. Volví a envolver el mío. Luego, tuve un blanco y un negro. Debería haber seguido mi propio consejo. Me levanté dos veces durante la noche con reflujo.

San Geraldo tomó otro blanco y negro después del desayuno esta mañana.

Fui a caminar 8 km / 5 millas.