Learning to Walk on Water / Aprendiendo a Caminar Sobre el Agua

La versión español está después de la versión inglés.

MY COUSIN CARLY RECENTLY SHARED a bunch of old (really old, some from the 1930s) photos she received from her grandmother and SG discovered a bunch of photos (scans) of our history together. So, I’ll soon be sharing more stories. I’m sure the statute of limitations has expired on most of the crimes committed by my mother and her sisters.

Today, I have more shots around the neighborhood and on the water. It starts with a bicycle on the beach. I love those big, fat tires. Then comes the Virgin of Carmen, patron saint of mariners. Opposite the Virgin of Carmen, I spotted what appeared to be a paddle-boarding class. Probably a good place to practice, under the watchful eye of the Virgin, especially if you want to learn how to walk on water.

And we finish with yours truly. Today’s mask is the flip side of yesterday’s Great Wave. Judyshannon carried through with the water theme. She’s so clever. And she told me yesterday, she mailed a few more masks!

I’m grateful today, as I am most days. I’ve noticed I can be grateful and miserable at the same time. This is disappointing.

.

MI PRIMA CARLY RECIENTEMENTE COMPARTIÓ un montón de fotos antiguas (muy antiguas, algunas de la década de 1930) que recibió de su abuela, y SG descubrieron un montón de fotos (escaneos) de nuestra historia juntos. Entonces, pronto compartiré más historias. Estoy seguro de que el plazo de prescripción ha expirado en la mayoría de los delitos cometidos por mi madre y sus hermanas.

Hoy, tengo más fotos en el vecindario y en el agua. Comienza con una bicicleta en la playa. Me encantan esos neumáticos grandes y gordos. Luego viene la Virgen del Carmen, patrona de los marineros. Frente a la Virgen del Carmen, vi lo que parecía ser una clase de remo. Probablemente sea un buen lugar para practicar, bajo la atenta mirada de la Virgen, especialmente si quieres aprender a caminar sobre el agua.

Y terminamos con el tuyo de verdad. La mascarilla de hoy es la otra cara de la Gran Ola de ayer. Judyshannon continuó con el tema del agua. Ella es muy inteligente. Y ella me dijo ayer, ¡envió algunas máscaras por correo!

Estoy agradecido hoy, como lo estoy la mayoría de los días.He notado que puedo estar agradecido y miserable al mismo tiempo. Esto es decepcionante.

The Great Wave / La Gran Ola

La versión español está después de la versión inglés.

IT MADE SENSE TO GET the surf in the background with today’s mask, but the sun was in the wrong direction at 9 this morning. So, I opted for the reflection of the sea in my sunglasses. Besides, the sea is calm.

Side A of the mask (I’ll share Side B tomorrow) looks to me like it was inspired by the famous woodblock print “Under the Wave off Kanagawa” (or simply “The Wave”) by Japanese artist Hokusai. In this version, riding a wave are the words “a smooth sea never made a skilled sailor.” If that’s true, San Geraldo and I must be master mariners. Or, at least, old sea dogs.

We had some financial (tax) surprises recently — not good ones — and have lost a bit of sleep, but all will be well. It usually is. And if it isn’t, we manage.

Last week, The Kid Brother was still “fine,” work was “good,” weather was “hot,” dinner was “done,” he had been “out.” I suppose four weeks in a row of a semblance of conversation was too much to hope for. Maybe tomorrow will be better. Still, I’m glad he’s “fine.” I hope you are fine, as well. Or even: “Quite fine. Thank you for asking. How are you and The Big Guy doing?” (I can dream, can’t I?)

.

HABÍA SENTIDO OBTENER EL SURF en el fondo con la mascarilla de hoy, pero el sol estaba en la dirección equivocada a las 9 de la mañana. Entonces, opté por el reflejo del mar en mis gafas de sol. Además, el mar está en calma.

El lado “A” de la mascarilla (compartiré el lado “B” mañana) me parece inspirado en el famoso grabado en madera “Debajo de la Ola de Kanagawa” (o simplemente “La Ola”) del artista japonés Hokusai. En esta versión, montar una ola son las palabras “un mar tranquilo nunca hizo un marinero experto”. Si eso es cierto, San Geraldo y yo debemos ser maestros marineros. O, al menos, viejos perros de mar.

Recientemente tuvimos algunas sorpresas financieras (fiscales) — no buenas — y hemos perdido un poco de sueño, pero todo estará bien. Por lo general, lo es. Y si no es así, lo gestionamos.

La semana pasada, El Hermanito todavía estaba “bien”, el trabajo era “bueno”, el clima era “caluroso”, la cena estaba “hecha”, él había estado “fuera”. Supongo que cuatro semanas seguidas de una conversación parecida era demasiado esperar. Tal vez mañana será mejor. Aún así, me alegro de que esté “bien”. Espero que también estés bien. O incluso: “Muy bien. Gracias por preguntar. ¿Cómo estás? ¿Cómo estás tú y El Grandote?” (Puedo soñar, ¿no?)

We’ll Go Masked / Iramos Enmascarados

La versión español está después de la versión inglés.

A FEW WEEKS AGO, JUDYSHANNON (click here, if you haven’t met) sent us a photo of fabric samples and told us to select our favorites for custom-made masks. She’s a gifted seamstress, a skill she came to and mastered after retirement. She made us each six reversible masks and we received them yesterday. We are now stylin’!

When I got home Tuesday afternoon after wearing one of my new Judyshannon Originals, I showed San Geraldo the selfies I had taken and told him I was frustrated because yellow flags were flying on the beach (because the surf was a bit rough) and a green flag would have gone much better with my mask. He said, “Well, I guess you’ll just edit the flag to match the mask.” I hadn’t even thought of that!

Tuesday night, we went for dinner at Primavera. Dinner out has become a rare occurrence for us. The food and service, and company, were of course perfect. And San Geraldo looked especially delicious in one of his new masks. Even he color-coordinated his ensemble.

.

HACE ALGUNAS SEMANAS, JUDYSHANNON (haz clic aquí, si no se ha reunido) nos envió una foto de muestras de tela y nos dijo que seleccionáramos nuestros favoritos para máscarillas personalizadas. Ella es una costurera talentosa, una habilidad que aprendió y dominó después de la jubilación. Ella nos hizo doce máscarillas reversibles y las recibimos ayer. ¡Ahora somos fashionistas!

Cuando llegué a casa el martes por la tarde después de usar uno de mis nuevos Originales de Judyshannon, le mostré a San Geraldo las selfies que había tomado y le dije que estaba frustrado porque las banderas amarillas ondeaban en la playa (porque el surf fue un poco duro) y una bandera verde habría ido mucho mejor con mi máscarilla. Él dijo: “Bueno, supongo que simplemente editarás la bandera para que coincida con la máscara”. ¡Ni siquiera había pensado en eso!

El martes por la noche fuimos a cenar a Primavera. La cena en un restaurante se ha convertido en algo raro para nosotros. La comida y el servicio, y la compañía, por supuesto, eran perfectos. Y San Geraldo se veía especialmente delicioso en una de sus nuevas máscarillas. Incluso él coordinó los colores de su conjunto.

San Geraldo’s, left, and mine, right. / De San Geraldo, izquierda, y las mías, derecha.
The reverse. / El reverso.
My collection, front… / Mi colección, frontal …
And my collection, back… / Y mi colección, de vuelta …

My friend Susan, in Oregon, sent this. She said it immediately made her think of me.

Mi amiga Susan, en Oregon, envió esto. Dijo que inmediatamente la hizo pensar en mí.

Miguel, Me-wine, and his halo. / Miguel, MiVino, y SuHalo.
Chef’s Salad. / Ensalada del Chef.
To counteract the salad: Turrón and chocolate ice cream, freshly made. / Para contrarrestar la ensalada: Helado de turrón y chocolate, recién hecho.

.

This song has been playing in my head because right around minute 4:17, the character sings, “We’ll go masked.” Now it can run in your head. (Besides, it’s musical theatre genius.)

Esta canción ha estado sonando en mi cabeza porque a la vuelta del minuto 4:17, el personaje canta: “Iremos enmascarados”. Ahora puede sonar en tu cabeza. (Además, es genio del teatro musical).

Lockdown Day 23: Past Tents, Part 2 / Encierro Día 23: Tienda de Compaña, Parte 2

La versión español está después de la versión inglés.

SAN GERALDO WAS LOST IN the Green Mountains of Vermont. Judyshannonstreetwhat was sound asleep. And I was being swamped by a mini mudflow. I grabbed everything around me and made a quick dash for the screen house. We had dropped the plastic side panels before we went to bed. The inside, although damp, remained clean and dry. I spread my wet belongings around the interior. In the damp, there was no hope they’d dry, but it seemed to make sense at the time. We had a little clock in the screen house. It was 5:30 in the morning.

I decided I would make a nice hot pot of coffee. I grabbed the pot and filled it from the water jug. Smart campers don’t leave their food supplies out at night to attract wild animals, so, I realized I’d need to make a quick dash to the car to get the coffee… The car. San Geraldo had the car. I was really worried about him and hoped he was alright.

‘OK.  I’ll boil myself some water and pretend it’s coffee,’ I thought. I just needed to light up the cook stove. We were smart and had kept the matches safe and dry… In the car. SG had the car. He had me worried. I hoped he wasn’t in a ditch.

Judy continued to sleep. So, I thought I’d take a nice hot shower. That would make everything seem better. I took a large green trash bag and cut a whole in the bottom. I grabbed a slightly damp towel, popped the trash bag over my head like a poncho, threw on my baseball cap, and ran down the muddy hill in the driving rain to the little building containing the showers and toilets. I was worried about SG, but we weren’t far from Bennington. He should be fine.

I stripped down and stepped under the shower head. That was when I remembered the slot and the knob. The slot was where you inserted the quarter (25 cents) that would enable you to turn the knob that would produce the hot water. Crap. I didn’t have any change. I would have to get dressed, throw on my trash bag poncho and baseball cap, and get some change. From the car… SG had the car. I worried. The jerk had better not be in a ditch.

I dressed, put on my trash bag and cap, and went back to the screen house. For the next two hours, I drank cold water from a brand new enamel cup and pretended it was hot coffee. It continued to pour. The campground was slick mud. At 7:45, Judy arose. She came running in well-rested and smiling. Then she noticed the car was gone, “Where’s Jerry?” I told her. “Oh.” She said a hot cup of coffee would be great.  Had I made any? I told her. “Oh.” She sighed. “A hot shower would feel so good.” I told her about the quarters. “Oh.” I poured her a cup of pretend coffee and we sat staring through the screen at the pouring rain. We worried about SG. We agreed that if he hadn’t gone into a ditch, he was going to wish he had.  

At 8:20, the rain miraculously stopped. The sun burned through the remaining clouds. We sat in a warm fog. We lifted the rest of the panels on the screen house and peered through the trees at the deserted campground. Around the curve appeared the Isuzu Trooper, canoe on its roof, with San Geraldo behind the wheel. He hopped out wearing fresh clothes and a glowing smile, the obvious result of a good night’s sleep. He had shaved. His hair was perfectly combed.  He was beaming with contentment. Judy and I sat calmly, both imagining what we were going to do with the body.

But, SG then produced a paper bag from behind his back. Hot coffee and a dozen donuts. “Hey,” he said. “I have a great idea. There’s a motel just up the road. Let’s check in. You can take showers and we can go out for a nice breakfast. We can come back here and ‘play-camp’ for lunch and dinner, and then we can get a comfortable night’s sleep at the motel tonight.” He said he hadn’t noticed the motel last night when he drove into Bennington but had spotted it on his way back this morning. He had stayed at a very upscale place in town, but this would be “just fine” for us.

Well, he was right. It was definitely fine. The rains returned that evening right after dinner. We left everything at our campsite (except for the food, the matches, and the money) and spent the next two nights eating Fig Newtons and watching TV.  

Although the canoe never left the top of the car, we were proud of what good campers we were. We may not have slept in the tent after the first night (SG, at all). But we cooked our meals, washed up, managed to build a campfire before the rains started again (I can’t for the life of me remember where we found wood dry enough to burn), and enjoyed S’mores before heading to our motel.

For the next time — there would, of course, be a next time — San Geraldo told me we just needed to buy a bigger tent and a battery operated nightlight. That would solve everything. Do you think I should have believed him? (Click the images to see San Geraldo in my custom-made poncho; the just-fine motel; washing dishes; and S’mores.)

.

SAN GERALDO SE PERDIÓ EN las Montañas Verdes de Vermont. Judyshannonstreetwhat estaba profundamente dormida. Y estaba siendo inundado por un mini flujo de lodo. Agarré todo a mi alrededor y corrí rápidamente hacia la casa de la pantalla. Habíamos dejado caer los paneles laterales de plástico antes de acostarnos. El interior, aunque húmedo, permaneció limpio y seco. Extendí mis pertenencias mojadas por el interior. En la humedad, no había esperanza de que se secasen, pero parecía tener sentido en ese momento. Teníamos un pequeño reloj en la casa de la pantalla. Eran las 5:30 de la mañana.

Decidí que haría una buena taza de café caliente. Agarré la olla y la llené de la jarra de agua. Los campistas inteligentes no dejan sus suministros de comida por la noche para atraer a los animales salvajes, así que me di cuenta de que tenía que correr rápidamente hacia el coche para tomar el café … El coche. S§n Geraldo tenía el coche. Estaba realmente preocupado por él y esperaba que estuviera bien.

‘OK. Me herviré un poco de agua y fingiré que es café’, pensé. Solo necesitaba encender la estufa. Éramos inteligentes y mantuvimos los fósforos seguros y secos … En el coche. SG tenía el coche. Me tenía preocupado. Esperaba que no estuviera en una zanja.

Judy siguió durmiendo. Entonces, pensé que tomaría una buena ducha caliente. Eso haría que todo pareciera mejor. Tomé una gran bolsa de basura verde y hice un agujero en el fondo. Agarré una toalla ligeramente húmeda, me puse la bolsa de basura sobre la cabeza como un poncho, me puse la gorra de béisbol, y corrí por la colina fangosa bajo la lluvia que conducía al pequeño edificio que contenía las duchas y los baños. Estaba preocupado por SG, pero no estábamos lejos de Bennington. Él debería estar bien.

Me desnudé y me puse debajo de la ducha. Fue entonces cuando recordé la hucha y la perilla. La hucha fue donde insertó el cuarto (25 centavos) que le permitiría girar la perilla que produciría el agua caliente. Mierda. No tuve ningún cambio. Tendría que vestirme, ponerme el poncho de mi bolsa de basura y la gorra de béisbol, y conseguir algún cambio. Desde el coche … SG tenía el auto. Me preocupé. Esperaba que el imbécil no estuviera en una zanja.

Me vestí, me puse la bolsa de basura y la gorra, y volví a la casa de la pantalla. Durante las siguientes dos horas, bebí agua fría de una nueva taza de esmalte y fingí que era café caliente. Continuó vertiendo. El campamento era barro resbaladizo. A las 7:45, Judy se levantó. Ella vino corriendo bien descansada y sonriente. Luego notó que el auto se había ido, “¿Dónde está Jerry?” Le dije. “Oh.” Ella dijo que una taza de café caliente sería genial. ¿Había hecho alguna? Le dije. “Oh.” Ella suspiró. “Una ducha caliente se sentiría tan bien”. Le conté sobre la moneda. “Oh.” Le serví una taza de café simulado y nos sentamos mirando por la pantalla la lluvia torrencial. Nos preocupamos por SG. Acordamos que si no hubiera entrado en una zanja, desearía haberlo hecho.

A las 8:20, la lluvia se detuvo milagrosamente. El sol ardía a través de las nubes restantes. Nos sentamos en una cálida niebla. Levantamos el resto de los paneles en la pantalla de la casa y miramos a través de los árboles en el campamento desierto. Alrededor de la curva apareció el Isuzu Trooper, canoa en el techo, con San Geraldo al volante. Saltó con ropa fresca y una sonrisa radiante, el resultado obvio de una buena noche de sueño. Se había afeitado. Su cabello estaba perfectamente peinado. Estaba radiante de alegría. Judy y yo nos sentamos tranquilamente, ambas imaginando lo que íbamos a hacer con el cuerpo.

Pero, SG luego sacó una bolsa de papel a sus espaldas. Café caliente y una docena de donuts. “Hola”, dijo. “Tengo una gran idea. Hay un motel justo arriba de la carretera. Vamos a registrarnos. Podeis tomar una ducha y podemos salir a tomar un buen desayuno. Podemos regresar aquí y ‘fingir campamento’ para el almuerzo y la cena, y luego podemos dormir cómodamente en el motel esta noche”. Dijo que no había notado el motel anoche cuando condujo a Bennington, pero lo había visto en su camino de regreso esta mañana. Se había alojado en un lugar muy exclusivo de la ciudad, pero esto estaría “bien” para nosotros.

Pues tenía razón. Definitivamente estuvo bien. Las lluvias volvieron esa noche justo después de la cena. Dejamos todo en nuestro campamento (excepto la comida, los fósforos y el dinero) y pasamos las siguientes dos noches comiendo Fig Newtons y Oreos viendo la televisión.

Aunque la canoa nunca dejó la parte superior del coche, estábamos orgullosos de los buenos campistas que éramos. Es posible que no hayamos dormido en la tienda después de la primera noche (SG, en absoluto). Pero cocinamos nuestras comidas, nos lavamos, pudimos hacer una fogata antes de que las lluvias comenzaran de nuevo (no puedo recordar por donde encontré la madera lo suficientemente seca como para quemar), y disfrutamos de S’mores antes de dirigirnos a nuestro motel.

Para la próxima vez, por supuesto, habrá una próxima vez, San Geraldo me dijo que solo necesitábamos comprar una tienda más grande y una luz nocturna que funcionara con baterías. Eso resolvería todo. ¿Crees que debería haberle creído? (Haz clic en las imágenes para ver San Geraldo en mi poncho hecho a medida, el motel, lavando platos, y S’mores).

Lockdown Day 22: Past Tents, Part 1 / Encierro Día 22: Tienda de Compaña, Parte 1

I TOLD THIS STORY BACK in 2010. But that was long before I started telling my stories in both English and Spanish. So, here it is with more photos.

When I was in college, I had a friend named Jean who had plans to go skiing for the first time in her life.  The week before the event, Jean was so excited that, like many first-time skiers, she went shopping.  She returned with skis, boots, poles, goggles; and a beautiful snow bunny outfit all in white, including a parka with fake fur around the hood. She added a dash of color in the form of a sky blue six-foot-long wool scarf that she imagined trailing in the wind as she schussed the black diamond trails. Jean was going to be amazing. She unpacked all her goods and, to the delight of her roommates, modeled every last thing, including the skis.

Small living rooms are not designed for skis.  Jean got her skis crossed, tripped over the coffee table, and broke her leg. She spent the next two months in a cast and gave her ski gear and snow bunny outfit to her sister Mary.

We’ve been more successful at camping than Jean was at skiing. We haven’t broken any bones.

ONE SPRING DAY IN 1993 in Guilford, Connecticut, San Geraldo and I were visiting a friend at her cottage on Lake Quonnipaug when she asked if we needed a tent. Until that moment, we had absolutely no need for a tent. But, now that she mentioned it, we did already have a canoe and a matching Isuzu Trooper.

I had been a boy scout and my father had been the scout master. (It’s a good thing I was too young to understand I was gay or the Boy Scouts of America would have kicked me out and I might never have learned how to make hunter’s stew or use a compass.) I had been camping (with Jean and other friends) on the Sacandaga River near Albany, New York, when I was at university. SG had been camping when he was in grad school and after. We had both enjoyed it.

Anyway, our friend had a three-person dome tent she wanted to sell. It was like new, so we bought it. We then began planning our first camping trip. We already had a great camping cook stove from SG’s father (I don’t know why), so we went out and bought sleeping bags, pots and pans, glazed enamel dinnerware, a huge water jug, lanterns, canteens, a couple of coolers, a folding shovel, and everything else of interest at our local camping supply store. We practiced setting up the tent in our backyard. We were ready. Being from the prairie, SG prefers open spaces and is not comfortable in deep, dark woods. Being the son of The Dowager Duchess, I do not like latrines or cold showers. So, we carefully researched campgrounds and found the perfect place in the Green Mountains of Vermont. Large campsites, flush toilets, hot showers. Lakes and rivers nearby for the canoe. And 10 minutes from Bennington.

Judyshannonstreetwhat (click here if you don’t know her), the intrepid adventurer, flew in from Seattle and we made preparations for our first camping adventure. We watched the weather forecasts with concern. Heavy rains were predicted for New England. Judy said we shouldn’t worry. The morning our adventure was to start, it was raining in Guilford. SG and I were hesitant but Judy said, you never know what the weather will actually be doing in Vermont. Besides, what’s a little rain? (Remember, she’s from Seattle where people don’t tan, they rust.)

So, we loaded up the Trooper, strapped the canoe to the roof, and headed out. The rain continued steadily until we reached Amherst, Massachusetts, about half-way there. It cleared a bit for the rest of the drive. We arrived under threatening skies at a spectacular and entirely deserted campground. So, we quickly set up camp and drove into Bennington to buy a 10 x 15 foot screen house (3 x 4 meters) with drop-down plastic panels to enclose it from the elements. In a steadily increasing drizzle, we erected the screen house; no small task — nothing fit the way it was supposed to. We finished just ahead of the downpour. Inside our dry and safe enclosure, we cooked a delicious spaghetti dinner, we then took hot showers, and settled in for the night.

I don’t know who does the ratings, but three-person tents are not designed for three people — unless those three people are little people. Or maybe three-person tents are just not the best idea when two of the people are SG and me. Judy immediately fell contentedly asleep. SG and I tossed and turned trying to find places for our legs in the cramped quarters as we listened to the rain pound the nylon, and the damp settled into our bones. At 11:30, SG had a meltdown. He muttered furiously that this was impossible and he couldn’t take it anymore. He unzipped his mummy bag, unzipped the tent flap, and took off in the car. I had no idea where he was going or when/if he was coming back. Nor, clearly, did he. The headlights of the car flooded the tent with daylight as he backed away from the campsite. Judy slept.

I spent the rest of the night worrying.  The rain had become a constant torrent.  Where had SG gone? Why did my sleeping bag feel wet?  Why had the ground beneath the tent gone soft?  Was SG coming back?  Had he gone off the road?  Had the car been washed into a river?  How could Judy possibly sleep through all this?

And was it my imagination or was that a river of mud to the left of my sleeping bag?

I almost forgot to mention:
Lockdown has been extended through 26 April. Whatever it takes.

“PAST TENTS” TO BE CONTINUED…

.

CONTÉ ESTA HISTORIA EN 2010. Pero eso fue mucho antes de que comenzara a contar mis historias en también en español. Entonces, aquí está con más fotos.

Cuando estaba un estudiante en la universidad, tenía una amiga llamada Jean que tenía planes de ir a esquiar por primera vez en su vida. La semana anterior al evento, Jean estaba tan emocionada que, como muchos esquiadores primerizos, fue de compras. Regresó con esquís, botas, bastones, gafas protectoras; y un hermoso traje de conejito de nieve todo en blanco, que incluye una parka con piel sintética alrededor de la capucha. Agregó una pizca de color en forma de una bufanda de lana azul celeste de 6 pies (2 metros) de largo que imaginó arrastrada por el viento mientras trazaba los senderos de diamantes negros. Jean iba a ser increíble. Desempacó todos sus bienes y, para deleite de sus cuatro compañeras de cuarto, modeló hasta el último detalle, incluidos los esquís.

Las salas de estar pequeñas no están diseñadas para esquís. Jean cruzó los esquís, tropezó con la mesa del centro y se rompió la pierna. Pasó los siguientes dos meses en un yeso y le dio su equipo de esquí y su traje de conejito de nieve a su hermana Mary.

Hemos tenido más éxito en el campamento que Jean en el esquí. No nos hemos roto ningún hueso.

UN DÍA DE PRIMAVERA DE 1993 en Guilford, Connecticut, San Geraldo y yo estábamos visitando a una amiga en su casa en el lago Quonnipaug cuando nos preguntó si necesitábamos una tienda de campaña. Hasta ese momento, no teníamos ninguna necesidad de una tienda de campaña. Pero, ahora que lo mencionó, ya teníamos una canoa y un Isuzu Trooper a juego.

Había sido un boy scout y mi padre había sido el maestro scout. (Es bueno que fuera demasiado joven para comprender que era homosexual o los Boy Scouts of America me habrían echado y tal vez nunca hubiera aprendido a preparar el guiso de un cazador o usar una brújula). Había estado acampando (con Jean y otros amigos) en el río Sacandaga, cerca de Albany, Nueva York, cuando estaba en la universidad. SG había estado acampando cuando estaba en su curso posgrado y después. Los dos lo disfrutamos.

De todos modos, nuestra amiga tenía una tienda de campaña domo para tres personas que quería vender. Era como nuevo, así que lo compramos. Entonces comenzamos a planear nuestro primer viaje de campamento. Ya teníamos una estufa de acampar del padre de SG (no sé por qué), así que salimos y compramos sacos de dormir, ollas y sartenes, vajillas de esmalte esmaltado, una enorme jarra de agua, linternas, comedores, un par de refrigeradores , una pala plegable y todo lo demás de interés en nuestra tienda local de suministros para acampar. Practicamos armar la tiends de campaña en nuestro patio trasero. Estábamos listos. Siendo de la pradera, SG prefiere espacios abiertos y no se siente cómodo en bosques profundos y oscuros. Siendo hijo de La Duquesa Viuda, no me gustan las letrinas ni las duchas frías. Entonces, investigamos cuidadosamente los campamentos y encontramos el lugar perfecto en las Montañas Verdes de Vermont. Grandes campings, inodoros, duchas con agua caliente. Lagos y ríos cercanos para la canoa. Y a 10 minutos de la ciudad de Bennington (con una población de 15.000).

Judyshannonstreetwhat (haz clic aquí si no la conoce), la intrépida aventurera, voló desde Seattle e hicimos los preparativos para nuestra primera aventura de campamento. Observamos los pronósticos del tiempo con preocupación. Se pronosticaron fuertes lluvias para toda Nueva Inglaterra. Judy dijo que no deberíamos preocuparnos. La mañana en que comenzaba nuestra aventura, estaba lloviendo en Guilford. SG y yo dudamos, pero Judy dijo que nunca se sabe qué tiempo hará en Vermont. “Además, ¿qué es un poco de lluvia?” (Recuerde, ella es de Seattle, donde la gente no se broncea, se oxida).

Entonces, cargamos al Trooper, amarramos la canoa al techo, y salimos. La lluvia continuó hasta que llegamos a Amherst, Massachusetts, a mitad de camino. Se despejó un poco para el resto del viaje. Llegamos bajo cielos amenazantes a un campamento espectacular y completamente desierto. Entonces, establecimos rápidamente el campamento y fuimos a Bennington a comprar una casa de pantalla de 10 x 15 pies (3 x 4 metros) con paneles de plástico desplegables para encerrarla de los elementos. En una llovizna cada vez mayor, erigimos la casa de la pantalla; no es una tarea pequeña, nada encaja como se suponía que debía. Terminamos justo antes del aguacero. Dentro de nuestro recinto seco y seguro, cocinamos una deliciosa cena de espagueti, luego tomamos duchas calientes y nos acomodamos para pasar la noche.

No sé quién califica, pero las carpas de tres personas no están diseñadas para tres personas, a menos que esas tres personas sean personas pequeñas. O tal vez las tiendas de tres personas no son la mejor idea cuando dos de las personas somos SG y yo. Judy se quedó dormida de inmediato. SG y yo dimos vueltas e intentamos encontrar lugares para nuestras piernas en los cuartos estrechos mientras escuchamos la lluvia golpear el nylon y la humedad se instaló en nuestros huesos. A las 11:30, SG tuvo un colapso. Murmuró furiosamente que esto era imposible y que no podía soportarlo más. Abrió la cremallera de su bolso de momia, abrió la tapa de la tienda y se fue en el auto. No tenía idea de a dónde iba o cuándo/si volvería. Tampoco, claramente, lo hizo. Los faros del automóvil inundaron la carpa con luz del día cuando se alejó del campamento. Judy se durmió.

Pasé el resto de la noche preocupándome. La lluvia se había convertido en un torrente constante. ¿A dónde se había ido SG? ¿Por qué mi bolsa de dormir se sentía húmeda? ¿Por qué el suelo debajo de la tienda se había ablandado? ¿SG regresaba? ¿Se había salido del camino? ¿Había sido arrastrado el auto al río? ¿Cómo podría Judy posiblemente dormir todo esto?

¿Y era mi imaginación o era un río de lodo a la izquierda de mi saco de dormir?

Casi se me olvida mencionar:
El encierro se ha extendido hasta el 26 de abril. Lo que sea necesario.

“TIENDA DE COMPAÑA” CONTINUARÁ…

.