Finding Nemo? / ¿Buscando a Nemo?

La versión español está después de la versión inglés.

IN 1993, OUR first year living in San Diego, San Geraldo and I went to Disneyland, 45 minutes away [oops I had that wrong, it was 90 minutes away] — with a couple of friends. At Splash Mountain, the log flume, we saw that we could get a souvenir photo of our ride. San Geraldo thought that would be great for our first holiday card from Southern California. He asked our friends if the ride was at all wild. “No!” they said. “It’s all inside until the end and, except for the steep plunge you can see, which is over in a second, it’s very bucolic.” So, we hopped on board.

Well, it wasn’t all inside and, early on, there was a sudden turn and drop. I thought it was nothing, but San Geraldo screamed, “YOU LIED!!!” He was serious and he immediately went into all out panic mode.

We passed animatronic characters from the 1946 [racist] Disney film “Song of the South.” One character said something that caused San Geraldo to shriek, “SHE SAID ‘GO BACK’!!!” (I don’t think that’s really what she said, but I couldn’t swear to it.)

Finally, we made the slow climb to the top of the mountain. During the quick descent, I began to turn to my left thinking that’s where the automatic camera would be. The camera snapped sooner than I expected and, unfortunately, it was on the right. But it really didn’t matter. As you’ll see in the photo, San Geraldo had completely forgotten about the holiday card.

When we hit bottom and everything was suddenly quiet, San Geraldo gasped, “I made it.” Seriously.

Several months later, San Geraldo’s mother and two sisters surprised me by coming to town for my 40th birthday. After his youngest sister headed home, we remaining four went to Disneyland. Linda and I (oops… I told her I wouldn’t mention her name), went on Splash Mountain. Once had been more than enough for San Geraldo. The resulting photo would have made an incredible holiday card for our second year in Southern California, but Linda said, “Don’t you dare buy that.” (I didn’t listen that time either.) Sadly, I lost track of both photos for more than 25 years. I thought they had been lost for good and then, last week, I found them in a mislabeled album. So, I’m getting the holiday cards out early this year.

Seasons greetings from Disneyland!

.

EN 1993, NUESTRO primer año viviendo en San Diego, San Geraldo y yo fuimos a Disneyland, a 90 minutos de distancia, con dos amigos. En Splash Mountain, el canal de troncos, vimos que podíamos obtener una foto de recuerdo. San Geraldo pensó que sería genial para nuestra primera tarjeta navideña del sur de California. Preguntó a nuestros amigos si el viaje fue salvaje. “¡No!” Dijeron. “Todo está adentro hasta el final y, excepto por la fuerte caída que puedes ver, que termina en un segundo, es muy bucólico”. Entonces, subimos a bordo.

Bueno, no todo estaba dentro y, al principio, hubo un repentino giro y caída. Pensé que no era nada, pero San Geraldo gritó: “¡¡¡MENTISTEIS!!!”. Él hablaba en serio e inmediatamente entró en modo de pánico.

Pasamos personajes animatrónicos de la película [racista] de Disney de 1946 “Song of the South”. Un personaje dijo algo que hizo que San Geraldo gritara: “¡¡¡ELLA DIJO ‘REGRESA’!!!” (No creo que eso sea realmente lo que dijo ella, pero no podía jurarlo.)

Finalmente, comenzamos la lenta subida a la cima de la montaña. Durante el rápido descenso, comencé a girar a mi izquierda pensando que allí estaría la cámara automática. La cámara se quebró antes de lo que esperaba y, desafortunadamente, estaba a la derecha. Pero realmente no importó. Como verá en la foto, San Geraldo se había olvidado por completo de la tarjeta navideña.

Cuando tocamos fondo y de repente todo estaba en silencio, San Geraldo jadeó, “Lo logré”. En serio.

Varios meses después, la madre y las dos hermanas de San Geraldo me sorprendieron al venir a la ciudad para mi 40 cumpleaños. Después de que su hermana menor se fue a casa, los cuatro restantes fuimos a Disneyland. Linda y yo (¡Ay! Le dije que no mencionaría su nombre) fuimos en Splash Mountain. Una vez había sido más que suficiente para San Geraldo. La foto resultante habría sido una tarjeta navideña increíble para nuestro segundo año en el sur de California, pero Linda dijo: “No te atrevas a comprar eso” (tampoco escuché esa vez). Pero perdí las dos fotos durante más de 25 años. Pensé que se había perdido para siempre y luego, la semana pasada, lo encontré en un álbum mal etiquetado. Entonces, voy a sacar las tarjetas navideñas a principios de este año.

¡Felices fiestas de Disneyland!

Photo Credit: Cd637 at English Wikipedia, CC BY-SA 3.0
https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=58648866

Home and Homage / Hogar y Homenaje

La versión español está después de la versión inglés.

THE FEATURED PHOTO above and the first photo below are my homage to Fuengirola fashion in our bedroom. It’s what we have; I don’t know how long it will last. The rest of the photos are glimpses of our apartment as we continue to make changes. Still some pieces to move out of the living room, and more furniture to buy — like a new dining room table and chairs — and we’ll be done (until the next time the spirit moves us). We wouldn’t want it to look like we’ve lived in one place very long.

San Geraldo’s middle sister and her husband like to build their own homes. She used to say if it was time to paint, it was time to build a new house. We, on the other hand, would simply move.

.

LA FOTO DESTACADA de arriba y la primera foto de abajo son mi homenaje al estilo de Fuengirola en nuestra habitación. Es lo que tenemos; no sé cuánto durará. El resto de las fotos son vistazos de nuestro apartamento mientras continuamos haciendo cambios. Aún algunas piezas para salir de la sala de estar — y más muebles para comprar, como una nueva mesa y sillas de comedor, y terminaremos (hasta la próxima vez que el espíritu nos mueve). No querríamos que parecer que hemos vivido en un lugar por mucho tiempo.

A la hermana de San Geraldo y a su marido les gusta construir sus propias casas. Ella solía decir que si era hora de pintar, era hora de construir una nueva casa. Nosotros, por otro lado, simplemente nos mudaríamos.

The pillows, left to right: Made for me by My Mother the Dowager Duchess (DD) in 1978, made by the DD around 1970, the next two were made by San Geraldo, and the last by the DD around 1972. The Navajo rug at bottom was purchased at a gallery in Santa Fe, New Mexico. We don’t have a floor space long enough.
Las almohadas, de izquierda a derecha: hechas para mí por Mi Madre la Duquesa Viuda (DD) en 1978, hechas por DD alrededor de 1970, las siguientes dos fueron hechas por San Geraldo y la última por DD alrededor de 1972. La alfombra Navajo en la parte inferior fue comprado en una galería en Santa Fe, Nuevo México. No tenemos un espacio suficiente en el suelo.
Dudo inspects the new sofa pillows. He doesn’t approve, so the red ones will go to the charity shop after they’re replaced with a less vibrant red. (That’s just me.)
Dudo inspecciona las nuevas almohadas del sofá. No lo aprueba, por lo que los rojos irán a la tienda de caridad después de que sean reemplazados por un rojo menos vibrante. (Así soy yo.)

Kind of a Drag (Queen) / Una Especia de Drag (Queen)

La versión español está después de la versión inglés.

IN 2008, WHILE we were living in Las Vegas, we went with San Geraldo’s sister Linda, her husband Tom, and two cousins who were visiting from Norway to see Cirque du Soleil’s new production of “Love” (the Beatles). One of the songs performed was “Lady Madonna” and the character was costumed to appear about 6 months pregnant. After the show, when we were waiting at valet for our car, San Geraldo commented that the pregnant woman could really move.

I said, “Jerry, she’s not really pregnant. It’s a fake belly made of silicone.”

“It is not!” he insisted.

“Jerry, what are they going to do, hire a new six-months-pregnant dancer every month?”

And then Linda (remember, she IS his sister), the voice of reason (?), spoke up. “No, she really is pregnant. I have her picture in the program!”

You’ll understand why I thought of this when you read the story under the last photo in this series from Torremolinos Gay Pride 2019.

.

EN 2008, MIENTRAS vivíamos en Las Vegas, fuimos con Linda, una hermana de San Geraldo; su marido, Tom; y dos primas que estaban visitando desde Noruega para ver la nueva producción de “Love” (los Beatles) del Cirque du Soleil. Una de las canciones interpretadas fue “Lady Madonna” y el personaje estaba disfrazado para aparecer con aproximadamente 6 meses de embarazo. Después del espectáculo, cuando estábamos esperando nuestro coche, San Geraldo comentó que la mujer embarazada realmente podía moverse.

Le dije: “Jerry, ella no está realmente embarazada. Es un vientre falso hecho de silicona”.

“¡No lo es!” insistió.

“Jerry, ¿qué van a hacer, contratar a una bailarina embarazada de seis meses … cada mes?”

Y entonces Linda (recuerda, ella ES su hermana) — la voz de la razón (?) — habló. “No, ella realmente está embarazada. ¡Tengo la foto en el programa!”

Comprenderás por qué pensé en esto cuando leíste la historia en la última foto de esta serie de Torremolinos Gay Pride 2019.

“Jerry,” I told him, “those were not REAL BREASTS.” “But she was wearing PASTIES!” he argued.
“Jerry,” le dije, “esos no eran PECHOS REALES”. “¡Pero ella estába usando PEZONERAS!” argumentó él.

You Old Buzzard / Tú, Viejo Ratonero

La versión español está después de la versión inglés.

A WEEK BEFORE San Geraldo’s 40th birthday (yes, it WAS a long, loooooong time ago), his sister Linda phoned to say she had sent a very large, light, and fragile box and he should carefully open it from the top without using a knife. The box arrived. It weighed almost nothing. He followed instructions, tearing off the tape, and carefully pulling back the top flaps. I stepped back in awe. A large black, helium-filled balloon floated out. It was imprinted with a certain kind of large bird of prey and it read, “Happy Birthday, You Old Buzzard.”

Today’s photos of the Chilean Blue Eagle (or the Black-Chested Buzzard-Eagle) brought that story to mind — because that’s how my mind works. Three audience members got to hold (be a perch for) this magnificent bird. I would have loved to, but then I wouldn’t have gotten these photos. (Don’t forget to click on the images for a closer look.)

.

UNA SEMANA ANTES del cumpleaños número 40 de San Geraldo (sí, FUE hace mucho, muuuuuucho tiempo), su hermana Linda llamó por teléfono para decirle que había enviado una caja muy grande, ligera, y frágil, y que debería abrirla con cuidado desde la parte superior sin usar un cuchillo. Llegó la caja. No pesaba casi nada. Siguió las instrucciones, arrancó la cinta y retiró con cuidado las solapas superiores. Di un paso atrás con asombro. Un gran globo negro lleno de helio flotaba. Estaba impresa con un cierto tipo de gran ave rapaz y decía: “Feliz cumpleaños, viejo ratonero”.

Las fotos de hoy del Águila Mora (en inglés, otro nombre significa ratonero de pecho negro) me lo recordar. Pero la historia no tiene sentido cuando la traduzco porque, en español, aunque la ave tiene varios nombres diferentes, ninguno de ellos incluye la palabra “ratonero”. De todas formas, tres miembros de la audiencia pudieron sostener (ser una percha para) esta magnífica ave. Me hubiera encantado, pero entonces no habría conseguido estas fotos. (No olvides hacer clic en las imágenes para verlas más de cerca).

The Dream, El Sueño, Le Reve

La versión español está después de la versión inglés.

NO, MY BLOG has not now gone trilingual; I can barely do Bi. The title refers to the Las Vegas show, Le Reve (which is French for “The Dream”), at the Wynn Hotel and Casino. San Geraldo and I went one night with The Kid Sisters.

A beautiful show with an exceptional cast of actors, dancers, divers, swimmers, and acrobats; Le Reve is a story about a woman’s choice between idyllic love and the dark side of desire, spectacularly staged with some gasp-producing performances. Ah, if only it were a same-sex love story. I can dream, can’t I?

All photos that include performers are taken from promotional materials. I only took photos before and after the performance so as not to disturb others in the audience.

.

NO, MI BLOG no se ha vuelto trilingüe; apenas puedo hacer bi. El título hace referencia al espectáculo de Las Vegas, Le Reve (frances para “El Sueño”), en el Wynn Hotel y Casino. San Geraldo y yo fuimos una noche con Las Hermanitas.

Un hermoso espectáculo con un elenco excepcional de actores, bailarines, buceadores, nadadores, y acróbatas; Le Reve es una historia sobre la elección de una mujer entre el amor idílico y el lado oscuro del deseo, espectacularmente escenificada con algunas actuaciones que producen jadeo. Ah, si solo fuera una historia de amor del mismo sexo. Puedo soñar, ¿verdad?

Todas las fotos con las artistas están tomadas de materiales promocionales. Solo tomé fotos antes y después de la actuación para no molestar a otros en la audiencia.

Try doing THAT in heels! / ¡Intenta hacer ESO en tacones!