Lockdown Day 82: Take a Lesson from The Kid / Encierro Día 82: Toma una Lección de El Hermanito

La versión español está después de la versión inglés.

THE KID BROTHER. WE SPOKE again Tuesday night (afternoon for him), as we do every Tuesday night (afternoon for him). He’s been fairly pleasant these last four weeks.

Work is “good.” “Busy.” “Not too busy.” He’s eating. “Don’t worry about me,” he says. “Looks like no softball for me this year!” The weather is “nice.” Except when it’s not. The news is “bad.” His roommates are “fine.”

Well, one roommate, Chris, is fine. He won’t speak of the other who regularly answers the phone and whom I like very much. According to The Kid Brother, “He’s messy! He needs to pick his clothes up off the floor… And wash them!” And there’s no forgiving that.

In The Kid Brother’s mind, there’s also no forgiving prejudice. Somehow, he grew up with no racial bias. I had to learn to overcome what I saw through my parents’ eyes, my early childhood suburban eyes, my white-privileged eyes. The Kid Brother was never affected by any of that and would never tolerate it. He also wouldn’t tolerate unkind comments about anyone else’s appearance or awkwardness. The Kid Brother requires all my patience. He also teaches me a lot.

Unfortunately, I have never been able to teach The Kid Brother to hold the door for anyone else. He’s got his priorities.

The photo at top is of The Kid Brother in front of the Liberty Bell in Philadelphia, 1980. The one below is of us with him in Brooklyn in August 1989.

.

EL HERMANITO. HABLAMOS NUEVAMENTE EL martes por la noche (por la tarde para él), como lo hacemos todos los martes por la noche (por la tarde para él). Ha sido bastante agradable estas últimas cuatro semanas.

El trabajo es “bueno.” “Ocupado.” “No demasiado ocupado.” Él está comiendo. “No te preocupes por mí”, dice. “¡Parece que no hay softball para mí este año!” “El clima es agradable.” Excepto cuando no lo es. La noticia es “mala.” Sus compañeros de cuarto están “bien”.

Bueno, un compañero de cuarto, Chris, está bien. No hablará del otro que regularmente contesta el teléfono y que me gusta mucho. Según El Hermanito, “¡Está desordenado! Necesita recoger su ropa del suelo … ¡Y lavarla! Y no hay que perdonar eso.

En la mente de The Kid Brother, tampoco hay prejuicios indulgentes. De alguna manera, creció sin prejuicios raciales. Tuve que aprender a superar lo que vi a través de los ojos de mis padres, mis ojos suburbanos de la primera infancia, mis ojos privilegiados blancos. El Hermanito nunca se vio afectado por nada de eso y nunca lo toleraría. Tampoco toleraría comentarios desagradables sobre la apariencia o incomodidad de los demás. El Hermanito requiere toda mi paciencia. También me enseña mucho.

Desafortunadamente, nunca he podido enseñarle a El Hermanito que abra la puerta a nadie más. Él tiene sus prioridades.

La foto en la parte superior es de El Hermanito frente a la Campana de la Libertad en Filadelfia, 1980. El siguiente es de nosotros con él en Brooklyn en agosto de 1989.

You can always tell when the [vertically challenged] Dowager Duchess was the photographer; the photos are taken from below.
Siempre se puede saber cuándo fue la fotógrafa [desafiada verticalmente] Dowager Duchess; las fotos están tomadas desde abajo.

Lockdown Day 39: Like Pulling Teeth / Encierro Día 39: Hay Que Sacarle las Palabras con Sacacorchos

La versión español está después de la versión inglés.

I SPOKE WITH THE KID Brother last night. Some conversations are, surprisingly, pleasant. Some are, unfortunately, not so pleasant. And at other times, having a conversation with The Kid Brother is like pulling teeth. [NOTE: A literal translation of this is not used in Spanish. The eqiuvalent in Spanish might be que sacarle las palabras con sacacorchos (you have to get the words out with a corkscrew).]

Last night went like this. “How’s the weather today, Chuck?”

“Nice.”

“Have you been outside?”

“Yeah.”

“Did you go shopping in your neighborhood?”

“Yeah. And then it rained!” That was the longest sentence he spoke.

“Did you already have dinner?” [it was 4 in the afternoon]

“I had it.”

“What did you have?”

“Something I had.”

I told him some stories about what we’ve been up to and how I also got caught in the rain. Everything I said received a grunt in response.

But he’s “fine.” Work is “fine.” The store is “busy.” (But that’s “fine.”) People in New York are “good.” And he’s up “early.”

So let’s look at some other things (mostly long before lockdown) that also have me shaking my head. Click and they get bigger.

.

ANOCHE HABLÉ CON EL HERMANITO. Algunas conversaciones son, sorprendentemente, agradables. Algunos, desafortunadamente, no son tan agradables. Y en otras ocasiones, tener una conversación con El Hermanito y puede ser que sacar las palabras con sacacorchos. [NOTA: Una traducción literal en inglés es como sacar las muelas.].

Anoche fue así. “¿Cómo está el clima hoy, Chuck?”

“Bien.”

“¿Has estado afuera?”

“Si.”

“¿Fuiste de compras a tu vecindario?”

“Estaba fuera y luego llovió!” Esa fue la oración más larga que pronunció.

Luego le conté algunas historias sobre lo que hemos estado haciendo y cómo también me pilló bajo la lluvia. Todo lo que dije recibió un gruñido en respuesta.

Pero él está “bien”. El trabajo está “bien”. La tienda está “ocupada”. (Pero eso está “bien”). La gente en Nueva York está “bien”. Y se levanta “temprano”.

Así que echemos un vistazo a otras cosas (principalmente antes del encierro) que también me dejaron sacudiendo la cabeza. Haz clic y se hacen más grandes.

Lockdown Day 11: The Kid Brother / Encierro Día 11: El Hermanito

La versión español está después de la versión inglés.

IT TOOK ALL my self control but I waited until last night to phone The Kid Brother. I knew he was already a bit stressed about the coronavirus and I would only add to the stress by calling days earlier than planned without first discussing a change. Our weekly calls are on Tuesday.

Surprisingly, he’s been home lately when I phone. OK, last week his roommate Chris told me, yet again, “He just stepped out.” I asked Chris how he was doing (their management office had talked to them about covid-19) and Chris told me he was being very careful. He said, “I gotta wash my hands every day!” “And every time you come home and before you eat, too,” I added, to which he responded, “Oh, that’s a good idea.”

New York City, along with the entire State of New York and many other parts of the country, is finally in lockdown. I can’t imagine locking down a city like New York. I can see a lot of people saying, “Lockdown?!? Lockdown this!!!” and pointing to their crotches. (It’s a New York thing… or at least it used to be. I haven’t lived there for a very long time.) However, I’ve read that people are being very cooperative. I hope so.

I asked The Kid Brother if he had food in the house and he said, “I’m stocked up.” The Kid Brother used to like to cook. Now, I think, he prefers frozen dinners and ready made meals. But he used to make the best scrambled eggs in creation. His OCD came in handy. He’d beat eggs and milk into an explosive froth. The fluffiest scrambled eggs I ever had.

He used to watch television cooking shows with My Mother the Dowager Duchess. She loved to quote “rules” to San Geraldo when he cooked. “Why are you doing it that way?” she would demand. “Rachael says you should…” or “Frugal says you should…” It drove him crazy. The Duchess was on a first-name basis with all the celebrity chefs, like Rachael (Ray), and Frugal (The Frugal Gourmet, Jeff Smith), although she stopped quoting him after he was accused of sexual abuse and pedophelia.

But back to the Kid Brother. He went to a summer camp for special children for several years. When he was in his late teens, he began to work at the camp as a waiter. He’s got a lot more skills than his older brother. I can manage to carry one bowl of soup to the table. On a really good day. He hefted entire trays without a problem.

Some time back, after watching the show “Yan Can Cook” (Martin Yan; the Duchess loved him and called him Yancancook), The Kid Brother said he wanted (needed) a wok. So The Duchess bought him one. Initially, he used it all the time. I asked, “Chuck, what do you cook in your wok?” He proudly replied, “Pork chops!” I wonder if he learned that from Yancancook. It’s unusual for The Kid Brother to directly respond to a question. So pork chops was a surprise in other ways.

Last night when I asked what he had for dinner, he shocked me again, “I went to the pizza place. I got a meatball hero and a Snapple… Peach.” He’s full of surprises. I was concerned, though, that his pizza place was still open but he then volunteered that he could only order at the window from the street. “AND,” he added, “the barber shop’s closed!!!”

This is his bowling season. Every Saturday. He looks forward to it all year and has no room for all the trophies he’s accumulated. Bowling was cancelled beginning this past Saturday. He told me, “I was disgusted!”

He works at a Rite Aid drugstore and he’s working today. I wonder how long that will last. He’s doing fine, understands the seriousness of the situation and is happy to follow the rules. I’m just glad they’ve got cable TV. And that Chris is washing his hands… every day.

.

ME TOMÓ TODO mi autocontrol, pero esperé hasta anoche para llamar a El Hermanito. Sabía que ya estaba un poco estresado por el coronavirus y solo agregaría estrés al llamar días antes de lo planeado sin discutir primero un cambio. Nuestras llamadas semanales son los martes.

Sorprendentemente, él ha estado en casa últimamente cuando llamo por teléfono. OK, la semana pasada su compañero de cuarto Chris me dijo, una vez más, “Él acaba de salir”. Le pregunté a Chris cómo estaba (su oficina de administración les había hablado sobre covid-19) y Chris me dijo que estaba siendo muy cuidadoso. Él dijo: “¡Tengo que lavarme las manos todos los días!” “Y cada vez que vuelves a casa y antes de comer también”, agregué, a lo que él respondió: “Oh, esa es una buena idea”.

La ciudad de Nueva York, junto con todo el estado de Nueva York y muchas otras partes del país, está finalmente encerrada. No me puedo imaginar cerrar una ciudad como Nueva York. Puedo ver a mucha gente diciendo: “¿¡¿¡¿Bloqueo?!? ¡Bloquea esto!” y señalando sus entrepiernas. (Es una cosa de Nueva York … o al menos solía serlo. No he vivido allí durante mucho tiempo). Sin embargo, he leído que la gente está siendo muy cooperativa. Yo espero que sí.

Le pregunté a El Hermanito si tenía comida en la casa y él dijo: “Estoy abastecido”. A El Hermanito le gustaba cocinar. Ahora, creo, él prefiere cenas congeladas y comidas preparadas. Pero solía hacer los mejores huevos revueltos en la creación. Su TOC fue útil. Había batido los huevos y la leche en una espuma explosiva. Los huevos revueltos más esponjosos que he probado.

Solía ​​ver programas de cocina en televisión con Mi Madre la Duquesa Viuda. Le encantaba citar “reglas” a San Geraldo cuando cocinaba. “¿Por qué lo haces de esa manera?” ella exigiría. “Rachael dice que deberías …” o “Frugal dice que deberías …” Lo volvía loco. La duquesa se identificaba con todos los chefs famosos, como Rachael (Ray) y Frugal (El Frugal Gourmet, Jeff Smith), aunque dejó de citarlo después de que fue acusado de abuso sexual y pedofilia.

Pero volvamos a El Hermanito. Fue a un campamento de verano para niños especiales durante varios años. Cuando estaba en su adolescencia, comenzó a trabajar en el campamento como camarero. Tiene muchas más habilidades que su hermano mayor. Puedo llevar un plato de sopa a la mesa. En un muy buen día. Levantó bandejas enteras sin ningún problema.

Hace algún tiempo, después de ver el programa “Yan Can Cook” [“Yan Puede Cocinar”] (Martin Yan; la duquesa lo amaba y lo llamó Yancancook), El Hermanito dijo que quería (necesitaba) un wok. Entonces La Duquesa le compró uno. Inicialmente, lo usaba todo el tiempo. Le pregunté: “Chuck, ¿qué cocinas en tu wok?” Él respondió con orgullo: “¡Chuletas de cerdo!” Me pregunto si lo aprendió de Yancancook. Es inusual que El Hermanito responda directamente a una pregunta. Así que las chuletas de cerdo fueron una sorpresa en otros sentidos.

Anoche, cuando le pregunté qué había cenado, me sorprendió de nuevo: “Fui a la pizzería. Tengo un bocadillo de albóndigas y un Snapple (té frio) … Melocotón”. Me preocupaba que su pizzería todavía estuviera abierta, pero luego se ofreció como voluntario para que solo pudiera ordenar en la ventana desde la calle.

Esta es su temporada de bolos. Cada sábado. Lo espera todo el año y no tiene espacio para todos los trofeos que ha acumulado. Los bolos fueron cancelados a partir del sábado pasado. Él me dijo: “¡Estaba asqueado!” Trabaja en una farmacia de Rite Aid y trabaja hoy. Me pregunto cuánto tiempo durará. Le va bien, entiende la gravedad de la situación y está feliz de seguir las reglas. ¡Me alegra que tengan televisión por cable. Y que Chris se lava las manos … todos los días.

Serving “something” in Parksville, New York.
Sirviendo “algo” en Parksville, Nueva York.
Cooking pasta in Guilford, Connecticut.
Cocinar pasta en Guilford, Connecticut.
Late 1970s. Still a camper. Catskill Mountains.
Finales de los setenta. Sigue siendo un campista. Montañas Catskill.

Enough is Enough! / ¡Suficiente es Suficiente!

La versión español está después de la versión inglés.

NO, I’M NOT talking about politics (enough is more than enough)! I’m simply quoting The Kid Brother. Per his instructions I phoned again Wednesday night (see yesterday’s post), “same time,” and once his roommate Chris (his secretary) got him to the phone SG and I sang a rousing rendition of “Happy Birthday.” In exquisite harmony.

The entire time we sang, we could hear The Kid Brother ranting on the other end. We ignored his rants and simply increased our volume. In the momentary silence that followed our finish (in perfect unison), I on the down-note and SG on the up, The Kid Brother yelled, “Enough is enough!”

I said, “We practiced all day!”

The Kid said, “Well, it was not good!”

SG said, “Happy birthday, Chuck.” Of course, The Kid said nothing, so I followed with a school-marmish “Thank you, Jerry,” which actually got a laugh from The Kid.

SG left the room and I attempted to have a conversation. One conversation a week with The Kid Brother can be challenging. Two in two days is an impossibility.

“So,” I asked, “did you like our song, Chuck?”

“You need practice!”

“OK, we’ll practice on you every week!”

“Forget it. I heard enough!”

“So, how was work today?”

“Boring!”

“How’s the weather?”

“Rainy!”

“Did you have something good for dinner?”

“Yeah.”

“Are you going back out this afternoon?”

“No.”

“Anything good on TV?”

“I don’t know.”

“OK. I guess I’ll let you go then. Have a great time bowling Saturday and I’ll talk to you Tuesday.”

“OK.” [CLICK]

I’m no little ray of sunshine. I live with clinical depression and many days are a battle. But I fight it as much as I can. I try to maintain a positive attitude. I try to smile. The Kid Brother is no little ray of sunshine either. I’m quite often his own personal sunshine committee. It can be exhausting. Some days, my brain hurts. Besides, I think I’m a pretty good singer!

.

NO, NO ESTOY hablando de política (¡suficiente es más que suficiente!) Simplemente estoy citando a El Hermanito. Según sus instrucciones, llamé de nuevo el miércoles por la noche (ver la entrada de ayer) “a la misma hora”, y una vez que su compañero de habitación Chris (su secretario) lo llevó al teléfono SG y yo contamos una interpretación entusiasta de “Feliz cumpleaños” en exquisita armonía.

Todo el tiempo que cantamos, pudimos escuchar a El Hermanito despotricando al otro lado. Ignoramos sus comentarios y simplemente aumentamos nuestro volumen. En el silencio momentáneo que siguió a nuestro final al unísono perfecto, yo en la nota baja y SG en la parte superior, El Hermanito gritó: “¡Suficiente es suficiente!”.

Dije: “¡Practicamos todo el día!”

Me dijo: “¡No fue bueno!”

SG dijo: “Feliz cumpleaños, Chuck”. Por supuesto, Chuck no dijo nada, así que seguí con una marmota escolar “Gracias, Jerry”, lo que provocó una carcajada de El Hermanito.

SG salió de mi oficina e intenté tener una conversación. Una conversación cada semana con El Hermanito puede ser un desafío. Dos en dos días es imposible.

“Entonces, ¿te gustó nuestra canción, Chuck?”

“¡Necesitáis práctica!”

“OK, ¡practicaremos contigo todas las semanas!”

“Olvídalo. ¡Escuché suficiente!”

“¿Entonces, Cómo estuvo el trabajo hoy?”

“¡Aburrido!”

“¿Cómo está el clima?”

“¡Lluvioso!”

“¿Tuviste algo bueno para cenar?”

“Si.”

“¿Vas a volver esta tarde?”

“No.”

“¿Algo bueno en la televisión?”

“No lo sé.”

“OK. Supongo que te dejaré ir entonces. Diviértete jugando bolos el sábado y hablaré contigo el martes”.

“OK.” [Click]

No soy un rayito de sol. Vivo con depresión clínica y muchos días son una batalla. Pero lucho cuando puedo. Intento mantener una actitud positiva. Intento sonreir. El Hermanito tampoco es un rayito de sol. A menudo soy su propio comité personal de sol. Algunos días me duele el cerebro! ¡Además, creo que soy un cantante bastante bueno!

.

Whoever Wins / Quien Gane

La versión español está después de la versión inglés.

THE SUPER BOWL is coming up Monday Sunday. That’s the annual championship game of American football. I know it’s coming up because The Kid Brother told me during our Tuesday phone call. Unlike me, he’s a fan.

He said, “Super Bowl’s comin’! I got San Francisco, wise guy!”

I asked, “Who are they playing?”

“What do you mean WHO? Who’s on First!” he snapped. (You’ll understand if you watch the video at the bottom).

I knew my friend Mary (in Kansas City) had been very excited about how well her team was doing this year. So I took a shot in the dark and asked, “Is San Francisco playing Kansas City?”

“That’s right, smart guy. I’ll bet you forty bucks! Forty buckaroos! Forty smackers, buddy!”

“Forty bucks?!? Who am I, Rockefeller?” I snorted. “I’m not betting you forty bucks! Make it a dollar and you’ve got a deal.”

“It’s a bet! And whoever wins … Is gonna win!”

“I couldn’t have said it better myself!”

“No, you couldn’t!” he agreed.

I wouldn’t bet him $40 because he can’t afford it. Although, I don’t know why I worry. He has never ever paid off a losing bet in his life. And he loves to bet. I, on the other hand, always pay. Besides, win or lose, I always end up giving him cash when I see him.

When I told him Kansas City was Mary’s team, he responded, “Well, I can’t do nuttin’ about dat!”

Today’s photos are from an American baseball game in 2011 when we lived 15 minutes from Anaheim Stadium — the Los Angeles Angels (of Anaheim) against the Seattle Mariners (our friend Judy’s team). Judy bought the Kid Brother an official baseball and got him down to the dugout for autographs from the players and coaches. It’s possibly his most treasured possession.

.

EL SUPER BOWL se acerca el lunes domingo. Ese es el campeonato anual de fútbol americano. Sé que se acerca porque El Hermanito me lo dijo durante nuestra llamada telefónica del martes. A diferencia de mí, él es un fanático.

Él dijo: “¡Viene el Super Bowl!” ¡Tengo San Francisco, sabio!”

Pregunté: “¿A quién juegan?”

“¿Qué quieres decir con QUIEN? ¡‘Quién’ está primero!” espetó. (Lo entenderás si miras el video en la parte inferior).

Yo sabía que mi amiga Mary (en Kansas City) había estado muy entusiasmada con lo bien que le estaba yendo a su equipo este año. Entonces tomé un tiro en la oscuridad y pregunté: “¿San Francisco está jugando a Kansas City?”

“Así es, bobo. ¡Te apuesto cuarenta dólares! Cuarenta buckaroos, amigo!”

“Cuarenta dólares?!? ¿Quién soy yo, Rockefeller?” resoplé. “¡No te apuesto cuarenta dólares! Hazlo un dólar y tendrás un trato”.

“¡Es una apuesta!” me dijo. “Y quien gane … ¡Va a ganar!”

“¡No podría haberlo dicho mejor!”

“¡Yo sé que no podrías!”

No le apostaría $40 porque no puede pagarlo. Aunque, no sé por qué me preocupo. Nunca ha pagado una apuesta perdedora en su vida. Y le encanta apostar. Yo, por otro lado, siempre pago. Además, gane o pierda, siempre termino dándole efectivo cuando lo veo.

Cuando le dije que Kansas City era el equipo de Mary, él respondió: “Bueno, ¡no puedo volverme loco con eso!”. Qué tipo.

Las fotos de hoy son de un juego de béisbol estadounidense en 2011 cuando vivíamos a 15 minutos del estadio de Anaheim, the Los Ángeles Angels contra the Seattle Mariners (el equipo de nuestra amiga Judy). Judy le compró a El Hermanito una pelota de béisbol oficial y lo llevó al refugio para obtener autógrafos de los jugadores y entrenadores. Es posiblemente su posesión más preciada.

.