Perky pecs and other stories / Pectorales alegres y otras historias

La versión en español está después de la versión en inglés.

THE STAFF AT MY GYM (Coliseo) tell me that gyms in general do not have to require face masks, which is not true. A gym is one of the places where Covid is most easily spread. I wear my mask and have always been the only person to do so. However, I hadn’t been back to the gym since I had my cold. It’s a very small space with only a few inches between the equipment. Members have to sidle by each other to move from one machine or area to another. Even the stairways aren’t wide enough for two people. It has always concerned me.

With new Covid safety guidelines in place, I took the 10-minute walk Thursday morning and learned that they still don’t require masks. So Coliseo is no longer my gym. I used to belong to another gym (Altafit) about an 18-minute walk from home. It’s spacious (enormous) and has a lot more equipment. But I preferred the shorter walk. Thursday, after my annoyance at the continued no-mask policy at Coliseo, I hoofed it (another 18 minutes) and learned that Altafit requires masks and has installed plexiglass dividers between every piece of equipment, including all the cardio machines. So, I signed up again and went back Friday for the best (and least stressed) workout I’ve had in a long time. There are even spaces for me to do my stretches. I’ll just count the 3-km/2-mile walk as a workout bonus.

I’m glad New Year’s Eve is behind us. I only hope this year is better for so many people in so many ways. We welcomed 2022 with our traditional 12 grapes — one grape for each chime of the clock — to bring us good luck. Unfortunately, I wasn’t tuned to the correct TV broadcast, so we missed the chimes and had late grapes (not so late that they had become raisins). We toasted with a split of champagne — that we split. We’re a couple of party animals.

In three months, I expect to be in Brooklyn having breakfast with The Kid Brother. When I told him Tuesday that I had my Covid booster, he said he had his, too. I wondered if we had had them the same day, which I thought would be a fun thing. I said, “Wow, Chuck! When did you have yours?” He responded (typically), “Don’t worry! Don’t worry!” So, I guess it will remain a mystery. And I won’t worry.

Oh, the perky pecs:
My Friday workout was chest and back. I came home feeling strong and pumped, and I told San Geraldo I wanted perky pecs. I meant the kind that stand firm and don’t succumb to gravity, the kind that start at my collar bone. He thought I meant the kind I can control and make dance (bounce). I told him I can already do that (I can). When I tried to show him, I could only get one to work. Performance anxiety. And, no, I’m not going to show you.

.

EL PERSONAL DE MI GIMNASIO (Coliseo) me dice que los gimnasios en general no tienen que exigir máscaras faciales, lo cual no es cierto. Los gimnasios son uno de los lugares donde Covid se transmite con mayor facilidad. Llevo mi máscara y siempre he sido la única persona en hacerlo. Sin embargo, no había vuelto al gimnasio desde que tuve mi resfriado. Es un espacio muy pequeño con solo unos centímetros entre el equipo. Los miembros tienen que desplazarse unos junto a otros para moverse de una máquina o área a otra. Incluso las escaleras no son lo suficientemente anchas para dos personas. Siempre me ha preocupado.

Con las nuevas pautas de seguridad de Covid implementadas, tomé la caminata de 10 minutos el jueves por la mañana y descubrí que todavía no requieren máscaras. Entonces Coliseo ya no es mi gimnasio. Solía pertenecer a otro gimnasio (Altafit) a unos 18 minutos a pie de casa. Es espacioso (enorme) y tiene mucho más equipamiento. Pero preferí la caminata más corta. El jueves, después de mi molestia por la continua política de no usar máscaras en el Coliseo, me puse a caminar (otros 18 minutos) y me enteré de que Altafit requiere máscaras y ha instalado divisores de plexiglás entre todos los equipos, incluidas todas las máquinas de cardio. Entonces, me inscribí nuevamente y volví el viernes para el mejor (y menos estresado) entrenamiento que he tenido en mucho tiempo. Incluso hay espacios para que pueda hacer mis estiramientos. Solo contaré la caminata de 3 km / 2 millas como un bono de entrenamiento.

Me alegro de que la víspera de Año Nuevo haya quedado atrás. Solo espero que este año sea mejor para tanta gente de muchas maneras. Dimos la bienvenida al 2022 con nuestras tradicionales 12 uvas, una uva por cada campanada del reloj, para traernos buena suerte. Desafortunadamente, no estaba sintonizado con la transmisión de televisión correcta, así que perdimos las campanadas y tuvimos uvas tardías (no tan tarde como para que se hubieran convertido en pasas). Brindamos con una copa de champán, que partimos. Somos un par de fiesteros.

En tres meses, espero estar en Brooklyn desayunando con The Kid Brother. Cuando le dije el martes que tenía mi refuerzo Covid, dijo que él también tenía el suyo. Me pregunté si los habíamos tenido el mismo día, lo cual pensé que sería divertido. Dije: “¡Guau, Chuck! ¿Cuándo tuviste el tuyo? Él respondió (normalmente): “¡No te preocupes! ¡No te preocupes!” Entonces, supongo que seguirá siendo un misterio. Y no me preocuparé.

Oh, los pectorales alegres:
Mi entrenamiento del viernes fue de pecho y espalda. Llegué a casa sintiéndome fuerte y animado, y le dije a San Geraldo que quería pectorales alegres. Me refiero al tipo que se mantiene firme y no sucumbe a la gravedad, del tipo que comienza en la clavícula. Pensó que me refería al tipo que puedo controlar y hacer bailar (rebotar). Le dije que ya puedo hacer eso (puedo). Cuando traté de mostrárselo, solo pude hacer que uno funcionara. Ansiedad por el desempeño. Y no, no te lo voy a mostrar.

• From the terrace on a recent windy, overcast day.
• Desde la terraza en un reciente día nublado y ventoso.
• Our newly redone bike path.
• Nuestro carril bici recién remodelado.
• More gifts for the cats.
• Más regalos para los gatos.
• At the supermarket. Jamón Iberico de bellota. (Iberian ham, free-range pigs fed on acorns.) A New Year’s Eve bargain at €549.
• En el supermercado. Jamón Ibérico de Bellota. Una ganga de Nochevieja a 549 €.
• This one comes with a bottle of wine at no extra charge.
• Este viene con una botella de vino sin cargo adicional.
• Moose: “Are you talking to me?”
• Moose: “¿Estás hablando conmigo?”