Mona Lisa these days / Mona Lisa estos días

La versión en español está después de la versión en inglés.

I MENTIONED TUESDAY THAT IN last week’s conversation with The Kid Brother when I asked if he had gotten any mail, he said he had received another postcard from David Travel Penguin (click here) from Washington, D.C. David has a postcard collection, so I asked, “What picture was on it?” There was a slight possibility I’d get a direct answer.

“An old lady.”

“An old lady?”

“Not an old lady,” he explained, “a lady not from these days.”

David clarified for me. The “lady not from these days” was the Mona Lisa!

I ASKED THIS WEEK if The Kid Brother had received any mail. “Yeah,” he said, “a card from you!”

“Which one?”

“I said you!”

“No, I mean which card?”

“A dog.” “A bulldog?” “Yeah.”

WE SPOKE FOR ANOTHER 10 minutes. He told me what I needed to include in the next care package. Hint. Hint. He liked the pretzels. “I need my nuts!” he announced. He meant cashews. One box of cereal would be fine. What I sent last time was perfect. And more bars (the flavours were good). Also, he reminded me it was time to send his annual desktop calendar. I already chose one. I told him in October after he received the first care package that I couldn’t afford to send one every month (along with paying his cable bill) and other things that come up. So, he waited a month and three days before reminding me and he sucked me right in!

FINALLY, BEFORE WE HUNG up, he said, “Oh, I got another card.” “Who was it from?” I asked. He told me he didn’t know but it had an envelope.

“Oh, so not a postcard.”

“No, a real one.”

I asked if he could get it and read me the letters of the name and the city. He was so happy that he willingly did so. He asked.“What do you want [waddayawan], the postmark?” I explained where to look for the return address. He spelled out the letters of the city and state and then read the name. M-A-R-Y! He was delighted. He said the card was “a really nice one with birds.” He loves birds.

Thank you for your kindness, Mary! And David! And Susan, who started all this. You’ve made The Kid Brother’s (and my) days so much better!

NOTE:
The photo at top (Sarasota, Florida, 1968) is of The Kid Brother already in the driver’s seat in front of what was originally Horn’s Cars of Yesterday, then Bellm Cars & Music of Yesterday, and now Sarasota Classic Car Museum. Behind him are more ladies not from these days.

.

MENCIONÉ EL MARTES QUE EN la conversación de la semana pasada con El Hermanito cuando le pregunté si había recibido algún correo, dijo que había recibido otra postal de David Travel Penguin (haz clic aquí) de Washington, DC David tiene una colección de postales, así que preguntó: “¿Qué imagen tenía?” Había una pequeña posibilidad de que obtuviera una respuesta directa.

“Una dama vieja”.

“¿Una dama vieja?”

“No una dama vieja, una dama que no es de estos días”.

¡Aprendí de David que la “dama que no es de estos días” era la Mona Lisa!

PREGUNTÉ ESTA SEMANA SI El Hermanitohabía recibido algún correo. “Sí”, dijo, “¡una tarjeta tuya!”

“¿Cúal?”

“¡Dije !”

“No, me refiero a cúal tarjeta postal?”

“Un perro.” “¿Un buldog?”

HABLAMOS DURANTE OTROS 10 minutos. Me dijo lo que necesitaba incluir en el próximo paquete de cuidados que envíe. Insinuación. Insinuación. Le gustaron los pretzels. “¡Necesito mis nueces!” él anunció. Se refería a anacardos. Una caja de cereal estaría bien. Lo que envié la última vez fue perfecto. Y más barras (los sabores eran buenos). Además, me recordó que era hora de enviar su calendario anual de escritorio. Ya elegí uno. Le dije en octubre, después de que recibió el primer paquete de atención, que no podía permitirme enviar uno cada mes (además de pagar su factura de cable) y otras cosas que surgen. Entonces, esperó un mes y tres días antes de recordármelo y ¡me absorbió de inmediato!

FINALMENTE, ANTES DE COLGAR, antes de colgar, dijo: “Oh, tengo otra tarjeta”. “¿De quién era?“ Me dijo que no lo sabía pero que tenía un sobre.

“Oh, no es una postal”.

“No, una real”.

Le pregunté si podía conseguirlo y me leyó las letras del nombre y la ciudad. Estaba tan feliz de haberlo hecho de buena gana. Preguntó, “¿Qué quieres, el matasellos?” Le expliqué dónde buscar la dirección de devolución. Deletreó las letras de la ciudad y el estado y luego leyó el nombre. ¡M-A-R-Y! Estaba encantado. Dijo que la tarjeta era “muy bonita con pájaros”. Le encantan los pájaros.

¡Gracias por tu amabilidad, Mary! ¡Y David! Y Susan, quien empezó todo esto. ¡Has mejorado los días de El Hermanito (y los míos)!

NOTA
La foto en la parte superior (Sarasota, Florida, 1968) es de El Hermanito ya en el asiento del conductor frente a lo que originalmente era Horn’s Cars of Yesterday (Coches de Ayer de Horn), luego Bellm Cars & Music of Yesterday (Coches y Musica de Ayer de Bellm) y ahora Sarasota Classic Car Museum (Museo de Coches Clásicos). Detrás de él hay más mujeres que no son de estos días.

My own version of the “lady not from these days” from Washington D.C. (Isn’t it ironic that it was built on a swamp?)
Mi propia versión de la “dama que no es de estos días” de Washington D.C. (¿No es irónico que haya sido construido sobre un pantano?)

.

Lockdown Day 33: About My Balls / Encierro Día 33: Sobre Mis Pelotas

La versión español está después de la versión inglés.

SORRY ABOUT THE TITLE. I’M just being juvenile. Nothing new. Besides, this isn’t really about MY balls. It’s about ANNE MARIE’S balls. And they’re superb!

Anne Marie [in Philly] is the enlightened, funny, interesting, entertaining, bawdy blogger (with great taste in music) of “From My Brain to My Mouth.” I love that what comes out of Anne Marie’s mouth first passes through her brain. I wish that were standard practice. But back to her balls. (Sorry, Anne Marie.)

Anne Marie, herself, never called them balls. She called them “Energy Bites.” Fine. Anne Marie shared the recipe a while back. Of course, my eyes rolled up into my head and that was the end of that. But then my wonderful friend Susan sent the recipe to me a second time, knowing that sometimes I need a little push. And also knowing the recipe might even be simple enough for me to take on. And she was right.

OK, again this was cooking without heat (which is why Susan suggested the recipe). However, this is more “processing” than I’ve done in ages. And I had a really good time. I didn’t add nuts to my balls because San Geraldo doesn’t like nuts. He does, however, love my balls! He sampled one Wednesday afternoon and immediately asked for another.

Although the instructions said to roll into 25 balls, I ended up with 21. Yes, I prefer bigger balls.

Thanks, Anne Marie, for the recipe. Thanks, Susan, for the gentle shove. I’ve had two successful forays into the kitchen in the past week. Are you as surprised as I am?

Oh, and don’t you worry about the sharp knives in the photo above. San Geraldo chopped up a chocolate bar for my chocolate chips. I didn’t touch anything sharp. Click on the images below and you’ll finally see my balls in all their glory.

ANNE MARIE’S ENERGY BITES

Ingredients
• 1 cup old-fashioned oatmeal
• 1/2 cup Creamy Peanut Butter
• 1/2 cup ground flaxseed
• 1/3 cup honey or agave nectar
• 1 tsp Pure vanilla extract
Stir in up to any 3 of these
• 1/2 cup dried cherries, raisins, blueberries or cranberries
• 1/2 cup unsalted chopped almonds, pecans, walnuts, pistachios or peanuts
• 1/2 cup crushed whole-grain pretzels or cereal
• 1/2 cup dark chocolate chips
Directions
1. Place all ingredients in a large bowl and stir until well combined.
2. Cover and refrigerate for 30 minutes so the mixture is easier to shape.
3. Using your hands or a cookie scoop, roll mixture into 25 (1-inch) balls.
4. Refrigerate in an airtight container for up to 1 week.

NOTE: 
Where I had options, I used honey, dried blueberries, muesli (cereal), and chocolate chips.

.

LO SIENTO POR EL TÍTULO. Solo estoy siendo juvenil. Nada nuevo. Además, esto no se trata realmente de MIS pelotas. Se trata de las pelotas de ANNE MARIE. ¡Y son magnífico!

Anne Marie es la bloguera ilustrada, divertida, interesante, entretenida, y subido de tono (con gran gusto musical) de “From My Brain to My Mouth”. Me encanta que lo que sale de la boca de Anne Marie pase primero por su cerebro. Desearía que fuera una práctica estándar. Pero volviendo a sus pelotas. (Lo siento, Anne Marie).

Anne Marie, ella misma, nunca los llamó pelotas. Ella los llamó “picaduras de energía”. Anne Marie compartió la receta hace un tiempo. Por supuesto, mis ojos se pusieron en blanco y ese fue el final de todo. Pero entonces mi maravillosa amiga Susan me envió la receta por segunda vez, sabiendo que a veces necesito un pequeño empujón. Y también saber que la receta podría ser lo suficientemente sencillo para mí. Y ella tenía razón.

Bien, nuevamente esto se cocinaba sin calor (por eso Susan sugirió la receta). Sin embargo, esto es más “procesamiento” que lo que he hecho en años. Y la pasé muy bien. No agregué nueces a mis pelotas porque a San Geraldo no le gustan las nueces. Él, sin embargo, ama mis pelotas. Probó un miércoles por la tarde e inmediatamente pidió otro.

Aunque las instrucciones decían rodar en 25 pelotas, terminé con 21. Sí, prefiero pelotas más grandes.

Gracias, Anne Marie, por la receta. Gracias, Susan, por el gentil empujón. La semana pasada tuve dos incursiones exitosas en la cocina. ¿Estás tan sorprendido como yo?

Ah, y no te preocupes por los cuchillos afilados en la foto de arriba. San Geraldo cortó una barra de chocolate para mis chispas de chocolate. No toqué nada afilado. Haz clic en las imágenes a continuación y finalmente verá mis pelotas en todo su esplendor.

Si desea la receta en español, avíseme y la traduciré lo mejor que pueda.

.

Lockdown Day 7: Chocolate Nuts / Encierro Día 7: Nueces Chocolates

La versión español está después de la versión inglés.

THERE ARE SO many ways to take one’s nuts and one’s chocolate. My current nuts are a variety from El Corte Inglés Supercor (the supermarket). They had a special deal: three containers for the price of two. So, although the prices are steep (nothing to do with coronavirus), I treated myself to three of walnuts and three of almonds. San Geraldo doesn’t especially like nuts (and he loathes walnuts as much as I loathe baked beans and beetroot). Anyway, it turns out SG had already bought a surprise for me at El Corte Inglés, a container of pistachios. These are some of my favorite snacks. So I’m in hog heaven.

And then there’s the chocolate. Since neither of us want you to think we’ve gone all saintly (well, there IS “San” Geraldo) SG baked a batch of his Beacon Hill Brownies. They’re exquisite. We’re heartbroken (no really, I mean it sincerely) we can’t share the brownies with any of our friends. So, we’re trying to behave.

We don’t have the brownies after dinner, nor do we have them with breakfast. After lunch is OK. Normally, we would fill two plates but, to demonstrate how mature we’ve grown, we each had a small bit of brownies and an entire apple for dessert.

If I’m being totally honest, had I been the one serving, I would have given us a lot more brownie.

.

HAY TANTAS MANERAS de tomar nueces … y chocolate. Mis nueces actuales son una variedad de El Corte Inglés Supercor. Tenían un trato especial: tres contenedores por el precio de dos. Entonces, aunque los precios son elevados (nada que ver con el coronavirus), me di el gusto de tres nueces y tres de almendras. A San Geraldo no le gustan especialmente las nueces (y detesta las nueces tanto como yo odio los frijoles horneados y la remolacha). De todos modos, resulta que SG ya me había comprado una sorpresa en El Corte Inglés, un contenedor de pistachos. Estos son algunos de mis bocadillos favoritos. Así que estoy en el cielo de los cerdos. (En inglés, se dice “hog heaven,” el cielo de los cerdos, como un lugar MUY especial; no se si es lo mismo en español.)

Y luego hay el chocolate. Como ninguno de nosotros quiere que pienses que nos hemos vuelto todos santos (bueno, hay “San” Geraldo), SG horneó un lote de sus Brownies de Beacon Hill. Son exquisitos. Estamos desconsolados (no, en serio, lo digo sinceramente), no podemos compartir los brownies con ninguno de nuestros amigos. Entonces, estamos tratando de comportarnos.

No tenemos los brownies después de la cena, ni los tenemos con el desayuno. Después del almuerzo está bien. Normalmente, llenaríamos dos platos pero, para demostrar cuán maduros hemos crecido, cada uno tenía un poco de brownies y una manzana entera como postre.

Si soy totalmente honesto, si hubiera estado sirviendo, nos hubiera dado más brownie.

.

It rained heavily all night but the sun is shining, for the moment.
Llovió mucho toda la noche, pero el sol brilla por el momento.

Click the below images to see more of less.
Haz clic en las imágenes a continuación para ver más de menos.

Crocheted Nuts / Nueces de Ganchillo

La versión español está después de la versión inglés.

AND ONCE AGAIN, I’m at a loss for words. I received a box today filled with love. It was sent by my friend Susan in the Pacific Northwest. Susan found me via my blog and we’ve been having a running email conversation for months. It’s as if we’ve known each other all our lives. And, still, what she did for my birthday is beyond belief. Susan is clearly gifted with crochet needles. She created a scarf for me that makes me pine for winter. Catnip-filled toys for the cats that have them in ecstasy. Pot holders. Coasters. And even two penis warmers for San Geraldo. Oh, wait, I think they’re actually to slip over the handles on pots and pans to keep him from burning his hands. But I think they’d make pretty good penis warmers. Then for nourishment, there are Original DAD’s Old-Fashioned Root Beer Barrels; enough to feed an army. And bags and bags… and bags… of goodies from Nuts.com, including black licorice and crystallized ginger! I can’t believe Susan’s generosity and thoughtfulness. The gift of her friendship this year has been gift enough.

.

Y UNA VEZ más, estoy sin palabras. Hoy recibí una caja llena de amor. Fue enviado por mi amiga Susan en el Pacífico Norte. Susan me encontró a través de mi blog y llevamos meses manteniendo una conversación por correo electrónico. Es como si nos hubiéramos conocido toda nuestras vidas. Y, aún así, lo que ella hizo por mi cumpleaños es increíble. Susan está claramente dotada de agujas de ganchillo. Ella creó una bufanda para mí que me hace querer el invierno. Juguetes llenos de hierba gatera para los gatos que los tienen en éxtasis. Posavasos. Posavasos. E incluso dos calentadores de pene para san geraldo. Oh, espera, creo que en realidad deben deslizarse sobre las asas de las ollas y sartenes para evitar que se queme las manos. Pero creo que harían calentadores de pene bastante buenos. Luego, para alimentarse, hay caramelos duros (Barriles de Root Beer) — suficiente para alimentar a un ejército. ¡Y bolsas y bolsas … y bolsas … de golosinas de Nuts.com, que incluyen regaliz negro y jengibre cristalizado! No puedo creer la generosidad y la consideración de Susan. El regalo de su amistad este año ha sido suficiente regalo.

Come on. What would you use them for (if you happen to be someone with access to a penis)?

Venga. ¿Para qué los usaría (si fuera alguien con acceso a un pene)?

It’s a Living / Es Una Vida

La versión español está después de la versión inglés.

IN ADDITION TO all the new construction in Las Vegas over the past 10 years, we noticed some new street “performers.” The first were the “showgirls,” easily identified by the feather plumes sprouting from their backs or heads. They weren’t actual showgirls, but they’d pose for pictures — for a price. Usually about $10. I saw two women dressed as S&M cops. They’d spank you if you wanted. Again, $10. More if you’re nasty.

When I headed off on my own to ride the High Roller (click here), I missed something I might have enjoyed. San Geraldo said four pumped up bodybuilders were strutting The Strip in nothing but sneakers and lycra pants.

And, while riding the High Roller, my car mates, a very cool Canadian couple, told me about a man on Fremont Street in Downtown Las Vegas who charged $40 for people to kick him in the scrotum (“Kick Me In The Nuts” read the sign). He made $160 in the 10 minutes they waited for a taxi Saturday night. We agreed that the people who would kick him in an attempt to cause pain are even worse than the guy who decided to make a living this way. The Canadians told me the sun had only just set, but Fremont Street was already beginning to feel seedy, rowdy, and unsafe. I’m sorry I missed the musclemen in lycra. I’m not sorry I missed the nutcases.

.

ADEMÁS DE TODAS las nuevas construcciones en Las Vegas en los últimos 10 años, notamos algunos nuevos “artistas” callejeros. Los primeros fueron las showgirls, fácilmente identificables por las plumas que brotaban de sus espaldas o cabezas. No eran realmente showgirls, pero posaban para fotos, por un precio. Por lo general alrededor de $10. Vi a dos mujeres vestidas como policías del sadomasoquismo. Te azotarían si quisieras. De nuevo, $10. Más si eres una canalla.

Cuando me dirigí por mi cuenta para montar el High Roller (haz clic aquí), me perdí algo que podría haber disfrutado. San Geraldo dijo que cuatro fisicoculturistas estaban bombeando The Strip en nada más que zapatillas y pantalones de lycra.

Y, mientras montaba en el High Roller, mis compañeros de coche, una pareja canadiense muy guay, me contaron sobre un hombre en el centro de Las Vegas en Fremont Street, que cobró $40 por las personas que lo patearon en el escroto (“Patéame En Las Nueces” decía el cartel). Él gano $160 en los 10 minutos que esperaron un taxi la noche del sábado. Estuvimos de acuerdo que las personas que lo patearían en un intento por causar dolor son peores que el hombre que decidió ganarse la vida de esta manera. Los canadienses me dijeron que el sol acababa de ponerse, pero la calle Fremont ya estaba empezando a sentirse sórdida, ruidosa e insegura. Lamento haber extrañado a los musculosos en lycra. No lamento haber perdido los locos (mas apropiado en inglés: “cajas de nueces”).