Bath and bull / Baño y toro

La versión en español está después de la versión en inglés.

I DECIDED TO HEAD AWAY from the beach yesterday for a walk through some streets I don’t often visit. I got a different view of the Osborne Bull and the Roman ruins near us. I was on a street below the bull and another above the ruins.

On my way downhill, I made a great discovery. The statue and top of the column from Plaza San Rafael (click here) have found their way to their new location. The column had been placed and the statue was still wrapped in plastic on the back of a truck. It’s actually an interesting spot, where two roads merge. The jackhammering at the plaza continues.

Oh, and I still have chocolate.

.

AYER DECIDÍ ALEJARME DE LA playa para dar un paseo por algunas calles que no visito a menudo. Obtuve una vista diferente del Toro de Osborne y las ruinas romanas cerca de nosotros. Estaba en una calle debajo del toro y otra arriba de las ruinas.

En mi camino cuesta abajo, hice un gran descubrimiento. La estatua y la parte superior de la columna de la Plaza San Rafael (haz clic aquí) han encontrado su camino hacia su nueva ubicación. La columna había sido colocada y la estatua todavía estaba envuelta en plástico en la parte trasera de un camión. De hecho, es un lugar interesante, donde se fusionan dos carreteras. Continúa el martilleo en la plaza. 

Oh, y todavía tengo chocolate.

The bull’s horns poking above the shrubbery.
Los cuernos del toro asomaban por encima de los arbustos.
Once again, I was so desperate to eat the chocolate that I didn’t put my glasses on to see if it was in focus.
Una vez más, estaba tan desesperada por comerme el chocolate que no me puse las gafas para ver si estaba enfocado.
Moose in one of his extremely rare moments not worrying about where San Geraldo and I were.
Moose en uno de sus raros momentos sin preocuparse por dónde estábamos San Geraldo y yo.

The viking / El vikingo

La versión en español está después de la versión en inglés.

SORRY. WE’RE CLOSED. THE BORDERS of the Spanish region of Andalucía, where we live, have been closed until 9 November. Except for justifiable reasons, no one will be permitted to leave or enter Andalucía. We join many other regions of the country in closing our borders. In addition, we’re observing a nationwide curfew between the hours of 11 at night and 6 in the morning. Strange times that just keep getting stranger.

San Geraldo is fine staying home. He’s finding it challenging tolerating the frigid October temperatures. Yesterday, when he waited inside a cafe while I had my teeth cleaned, it was only 62°F (17C)! Can you imagine?

It crept up to a mere 68F (20C) later in the day. You can see in the photos below how well he coped when he went out at 9 last night to pick up our take-away dinner. The temperature had dropped to an Arctic 61 (16C). And to think he grew up in South Dakota with two Norwegian grandparents (and a strong dose of Viking).

Meanwhile, I was out and about in the early evening in a short-sleeve shirt, and got together for a stroll around the nearby Roman ruins with Pedro, Kathleen, Luke, and Beckett. That was enough to warm up even the chilliest of days (which Thursday was not).

.

LO SIENTO. ESTAMOS CERRADOS. LAS fronteras de la región española de Andalucía, donde vivimos, han estado cerradas hasta el 9 de noviembre. Salvo por motivos justificados, no se permitirá la salida ni la entrada de nadie de Andalucía. Nos unimos a muchas otras regiones del país para cerrar nuestras fronteras. Además, estamos observando un toque de queda a nivel nacional entre las 11 de la noche y las 6 de la mañana. Tiempos extraños que se vuelven cada vez más extraños.

San Geraldo está bien quedarse en casa. Le resulta difícil hacer frente a las gélidas temperaturas de octubre. Ayer, cuando esperó dentro de un café mientras me limpiaban los dientes, ¡solo hacía 17C (62F)! ¿Puedes imaginar?

Se arrastró hasta un mero 20C (68F) más tarde en el día. Puedes ver en las fotos a continuación lo bien que se las arregló cuando salió a las 9 de anoche a recoger nuestra cena para llevar. La temperatura había bajado a un Ártico 16C (61F). Y pensar que creció en Dakota del Sur con dos abuelos noruegos (y una fuerte dosis de vikingo).

Mientras tanto, yo estaba fuera de casa por la tarde con una camisa de manga corta y me reuní para dar un paseo por las ruinas romanas cercanas con Pedro, Kathleen, Luke y Beckett. Eso fue suficiente para calentar incluso los días más fríos (que el jueves no lo fue).

At the moment the below photo was taken.
Por el momento se hizo la foto de abajo.
On our terrace.
En nuestra terraza.

Lockdown Day 74: One Man’s Ceiling / Encierro Día 74: El Techo de un Hombre

La versión español está después de la versión inglés.

I MENTIONED RECENTLY THAT THE apartment above is being renovated. I think we may be almost finished with the demolition. It’s been unpleasant, to say the least. The work (noise) starts every weekday around 8 and ends around 4. I suppose we should be grateful they don’t work late and they don’t work weekends.

I’ve run out of the bathroom a few times when I’ve heard ceramic tile crashing above my head. I have no confidence their floor and our ceiling can withstand the strain.

We’re especially grateful we can at least go out for coffee and escape the noise for an hour or more. We’ve been going to El Jazzy Bar this week, a cafe and tapas restaurant alongside the Roman Ruins park (click here). That, at least, has been a pleasure. And our friend Tynan has at times met us there. Today’s photos should give you an idea of our daily idyl.

LAST NIGHT WASN’T ONLY THE best night’s sleep I’ve had in a long time, it was the BEST night’s sleep. I may have even come close to sleeping eight consecutive hours. Blissfully! I had a smile on my face when I got out of bed. A smile!

But the drilling has just begun right above my head again (I’m in my office). They’re turning the water off in two hours. So, I’m off to the showers. And then I’ll be all Jazzy.

.

RECIENTEMENTE MENCIONÉ QUE EL PISO de arriba está siendo renovado. Creo que casi hemos terminado con la demolición. Ha sido desagradable, por decir lo menos. El trabajo (ruido) comienza alrededor de las 8 y termina alrededor de las 4. Supongo que deberíamos estar agradecidos de que no trabajen tarde y que no trabajen los fines de semana.

Me he quedado sin baño varias veces cuando escuché que las baldosas de cerámica se estrellaban sobre mi cabeza. No tengo confianza en su piso y nuestro techo puede soportar la tensión.

Estamos especialmente agradecidos de que al menos podamos salir a tomar un café y escapar del ruido durante una hora o más. Hemos estado yendo esta semana a El Jazzy Bar, una cafetería y restaurante de tapas junto al parque de las Ruinas Romanas (haz clic aquí). Eso, al menos, ha sido un placer. Y nuestro amigo Tynan a veces nos encontró allí. Las fotos deberían darle una idea de nuestro idilio diario.

ANOCHE NO FUE SOLO LA mejor noche de sueño que he tenido en mucho tiempo, fue LA MEJOR noche de sueño. Incluso podría haber estado cerca de dormir ocho horas consecutivas. ¡Felizmente! Tenía una sonrisa en mi rostro cuando salí de la cama. ¡Una sonrisa!

Pero la perforación acaba de comenzar justo por encima de mi cabeza nuevamente (estoy en mi oficina). Están cerrando el agua en dos horas. Entonces, me voy a las duchas. Y luego seré todo Jazzy.

.

.