Not Another Peep Outa You / Sin Decir Ni Pio

La versión español está después de la versión inglés.

I HAVE ONE package of marshmallow Peeps remaining. The blue bunnies will be distributed individually to some friends who are interested in sampling one without the risk of a sugar overdose. My pal Luke would have inhaled his big white Peeps bunny had Kathleen not rationed it out over a few days. Everyone else seemed to manage one or two bites. Sergio at Mesón Salvador commented, and not happily, that it was pure sugar. I did warn him. When I gave him the package I specifically said it’s a marshmallow chick made entirely of sugar, coated with sugar, and decorated with sugar. He said I didn’t exaggerate.

Speaking of sugar, my Diabetes is not the concern I was told it was a few weeks ago. I’m watching my diet, but my new doctor looked at my lab results and told me my actual sugar was perfect. And that’s a good thing, because our friend Elena made traditional Easter torrijas. Some people call torrijas “Spanish French toast.” But they really are nothing like American French toast. When prepared correctly, the bread soaks long enough to make the interior the consistency of custard. Click here for the first torrijas ever made by San Geraldo in 2017. That post includes Elena’s mother’s recipe.

Oh, I almost forgot: Before Elena gave us the torrijas, San Geraldo had baked brownies. But here’s where you’re not to make a peep. I didn’t have that many, nor have I had one single solitary Peep.

.

TENGO UN PAQUETE de malvavisco Peeps restante. Los conejitos azules se distribuirán individualmente a algunos amigos que estén interesados en probar uno sin el riesgo de una sobredosis de azúcar. Mi compadre Luke habría inhalado su gran conejito blanco Peeps si Kathleen no lo hubiera racionado en unos pocos días. Todos los demás parecían manejar uno o dos bocados. Sergio en Mesón Salvador comentó, y no felizmente, que fue completamente de azúcar. Yo le advertí. Cuando le di el paquete, específicamente dije que era un pollito de malvavisco hecha completamente de azúcar, cubierta con azúcar, y decorada con azúcar. Sergio dijo que no exageraba.

Hablando de azúcar, mi diabetes no es la preocupación que me dijeron que era hace unas semanas. Estoy observando mi dieta, pero mi nueva médica miró mis resultados de analisis y me dijo que mi azúcar es perfecto. Y eso es algo bueno, porque nuestra amiga Elena hizo torrijas de Semana Santa. Haz clic aquí para ver las primeras torrijas hechas por San Geraldo en 2017. Esa entrada incluye la receta de la madre de Elena.

Oh, casi lo olvido: Antes de que Elena nos diera las torrijas, San Geraldo había horneado brownies. Pero aquí es donde “sin decir ni pio.” No tuve tantos, ni tampoco tuve un solo, solitario, Peep.

NOTA: “Sin decir ni pio” significa en inglés “Not another peep” y hablamos hoy de Peeps de malvavisco. Entonces, todo esto tiene sentido. Al menos para mi.

What’s for Supper, Jerry? / ¿Que Hay Para Cenar, Jerry?

La versión español está después de la versión inglés.

San Geraldo walked into my office the other night and said, “I have chicken breasts in the refrigerator. I can make…”

“Pizza?!?”

“No…”

“Popcorn?!? Can you put the chicken in the microwave and press the popcorn button? I hav…”

“Mitchell…”

“I haven’t had popcorn in ages!”

“Here are the options. They all involve chicken.”

I think I sometimes exhaust San Geraldo. (We went out for pizza.)

.

LA OTRA NOCHE, San Geraldo entró en mi oficina y dijo: “Tengo pechugas de pollo en el refrigerador. Yo puedo hacer…”

“Pizza?!?”

“No…”

“¿¡¿Palomitas de maiz?!? ¿Puedes poner el pollo en el microondas y presionar el botón de palomitas de maíz? No he ten… ”

“Mitchell.”

“¡No he tenido palomitas de maíz en años!”

“Mitchell, aquí están las opciones. Todos incluyen pollo.”

Creo que a veces agoto a San Geraldo. (Salimos a comer pizza.)

“He finally settled on a finger. I’m pretty sure it was the wrong one.”

“Finalmente se estableció en un dedo. Estoy bastante seguro de que era el equivocado.”


Not The Last Supper / No La Ultima Cena

ON MY WAY home from the orthodontist this evening, I was elated to discover that sand sculptor Paul Blane’s last Last Supper was not in actuality his LAST Last Supper. He’s back on the beach here in Fuengirola creating another meal for Semana Santa. And I hope this one is also not his last. I’ll be back with more photos later in the week. I’m guessing Paul will have this year’s creation completed by Maundy Thursday in time to commemorate that other Last Supper.

.

EN MI CAMINO a casa del ortodoncista esta tarde, me alegré al descubrir que la última Última Cena de Paul Blane, el escultor de arena, no fue en realidad su ÚLTIMA Última Cena. Él está de vuelta en la playa aquí en Fuengirola creando otra comida para Semana Santa. Y espero que éste tampoco sea el último. Volveré con más fotos más adelante en la semana. Supongo que Paul tendrá la creación de este año completada por el Jueves Santo a tiempo para conmemorar la Última Cena oficial

Paul, getting more water. / Paul, consiguiendo más agua.

Jeepers Creepers

La versión español está después de la versión inglés.

JEEPERS CREEPERS, WHERE’D you get those peepers? Or in this case, where’d you get those Peeps? While we were in Las Vegas in February, I decided to find something traditionally American for Easter to bring back to Spain for some of our friends. And what could be more traditionally American for Easter than Peeps? Those marshmallow (pure sugar) baby chicks and bunny rabbits covered in a slightly crusty coating (of sugar) and dotted with little chocolate (sugary) eyes. And, best of all, they’re non-fat and gluten-free!

I ALSO BROUGHT BACK A couple of special items for my 3-year-old pal Luke — a plastic wind-up Easter bunny that walks and poops jelly beans, and a container of Fluffy Marshmallow Chick Slime, which contains three little chicks. The container says it’s scented. I don’t know if it smells like marshmallows or chickens.

.

JEEPERS CREEPERS, ¿DE dónde obtuviste esos peepers [ojitos]? (Esa es una canción vieja y famosa de los Estados Unidos). O en este caso, ¿De dónde sacaste esos Peeps? Mientras estábamos en Las Vegas en febrero, decidí buscar algo tradicionalmente estadounidense para Semana Santa que traería a España para algunos de nuestros amigos. ¿Y qué podría ser más tradicionalmente estadounidense para Semana Santa que Peeps? Esos pollitos de malvavisco (azúcar pura) y conejitos cubiertos con una capa ligeramente crujiente (de azúcar) y salpicados de ojitos de chocolate (azúcarado). Y, lo mejor de todo, ¡son sin grasa y sin gluten!

NOTA: “Peep” es el sonido que hace un pollito.

TAMBIÉN TRAJE UN PAR DE artículos especiales para mi compadre Luke (él tiene 3 años): Un “Easter Bunny” [Conejito de Semana Santa] de plástico que camina y rellena gomitas (en inglés, el Easter Bunny es un conejo que trae Huevos de Pascua); y un envase de “Fluffy Marshmallow Chick Slime” [“Malvavisco Esponjoso Baba de Pollitos”], que contiene tres pollitos (plasticos). El envase dice que está perfumado. No sé si huele a malvaviscos (nubes) o gallinas.