Shoulda and Coulda / Debería y Podría

La versión español está después de la versión inglés.

SAN GERALDO AND I collected contemporary American art glass beginning in the early 1980s. Although we collected it simply because we liked it, it was “a great retirement investment,” we were told. It WAS great… until we retired. It wasn’t easy to find buyers and we were too lazy to try very hard. So we donated almost the entire collection to the San Diego LGBT Community Center for them to use at fundraisers and silent auctions. We kept a couple of our earliest pieces for ourselves and gave our latest acquisition to L&T (Jerry’s sister and her husband) as a thank you for all they did for us during our move from California to Spain, including putting us up (and putting up with us) at their house in South Dakota while we waited for our visas.

During our early days of collecting, the owner of one of our favorite art glass shops in Boston kept telling us we really needed to buy a piece by Dale Chihuly. We didn’t think much of his early pieces, so didn’t take her advice. Chihuly may now be the most famous American contemporary glass artist. His creations can be seen just about everywhere, including on the ceiling of the main lobby of Bellagio Hotel in Las Vegas. Now THAT would have been something to retire on. Check out the Bellagio ceiling (that we didn’t buy) and then check out some of our s0-called retirement collection.

MY MOTHER THE Dowager Duchess dwelled on regrets. My father said she was the president of the “I Shoulda” Club. So, I’m not saying “we shoulda” but… well, maybe we shoulda. However, as actress-comedian Carol Burnett once said (when she was in character as tragic-comic Eunice): “Coulda and shoulda are words we don’t use. They only depress us and give us the blues.”

.

SAN GERALDO Y yo recogimos vidrio de arte estadounidense contemporáneo a principios de los años ’80. Aunque lo recolectamos simplemente porque nos gustó, fue “una gran inversión para la jubilación”, nos dijeron. FUE genial … hasta que nos retiramos. No fue fácil encontrar compradores y éramos demasiado perezosos como para esforzarnos mucho. Así que donamos casi toda la colección al Centro Comunitario LGBT de San Diego para que los usen en recaudaciones de fondos y subastas silenciosas. Mantuvimos unas de nuestras primeras piezas para nosotros y le dimos nuestra última adquisición a L&T (la hermana de Jerry y su esposo) como agradecimiento por todo lo que hicieron por nosotros durante nuestro traslado de California a España, incluido el hecho de que nos pusieron en marcha (y nos dejaron con nosotros). nosotros) en su casa en Dakota del Sur mientras esperábamos nuestras visas.

Durante los primeros días de la recolección, el propietario de una de nuestras favoritas tiendas de arte en vidrio en Boston nos decía que realmente necesitábamos comprar una pieza de Dale Chihuly. No pensamos mucho en sus primeras piezas, así que no seguimos su consejo. Chihuly ahora puede ser el artista de vidrio contemporáneo estadounidense más famoso. Sus creaciones se pueden ver en casi todas partes, incluso en el techo del vestíbulo principal del Hotel Bellagio en Las Vegas. Ahora eso hubiera sido algo para retirarse. Así que echa un vistazo al techo de Chihuly (que no compramos) y luego echa un vistazo a nuestra colección de jubilación.

MI MADRE LA Duquesa Viuda habitaba en los arrepentimientos. Mi padre dijo que ella era la presidenta del club “Yo Debería”. Entonces, no estoy diciendo “deberíamos” pero … bueno, tal vez deberíamos.Sin embargo, como dijo una vez la actriz-comediante Carol Burnett (cuando estaba en su personaje tragicómico Eunice): “La palabras que no usamos son yo podría y yo debería”. Sólo nos deprimen y nos dan la meloncolía “.