Another Day Older / Otra Día Más Viejo

La versión español está después de la versión inglés.

IN THE PAST, San Geraldo would argue that he wouldn’t be “over” 71 until his 72nd birthday. This discussion began more than 20 years ago, the day after his 50th birthday, when our neighborhood bank posted a sign offering special savings accounts for customers over 50. SG snapped, “Well, what does THAT mean? Do you have to be 51?” I said, “No, YOU’RE over 50 now.” What followed was an “Am-not, Are-too,” argument that went nowhere. The bank should have simply written “50 and Over” and saved us the trouble.

After SG’s first birthday celebration in Fuengirola (in 2014), we shared this disagreement with an acquaintance — a very clever woman named Heather. Heather looked at San Geraldo and asked, “So, before your first birthday, were you nought?”

Today, San Geraldo is over 71. But I don’t think he cares. Yesterday morning he was feted and loved at Mesón Salvador — where he surprised them with an earlier-than-expected entrance and was made to turn back and wait in the wings until they could coordinate the candles and the music (the first video). Cheese cake topped with berries and so much love.

And last night we had a joyful dinner at Primavera with Tynan and Elena — where Miguel (second video) perfectly coordinated the candles (I brought the candelabra), although the song was acapella. Tiramisu; slices of chocolate cake; and fresh ice cream — turón, straciattela, and vanilla. Plus exquisite natural cava. Today just might be sugar free.

.

EN EL PASADO, San Geraldo argumentaba que no estaría mayor de 71 hasta su 72 cumpleaños. Esta discusión comenzó hace más de 20 años, el día después de su 50 cumpleaños, cuando nuestro banco del vecindario publicó un letrero que ofrecía cuentas de ahorro especiales para clientes mayores de 50 años. SG respondió: “Bueno, ¿qué significa ESO? ¿Tiene que tener 51 años?”. Dije: “No, ahora tienes más de 50 años”. Lo que siguió fue un argumento de “No soy; sí eres”, que no llegó a ningún lado. El banco simplemente debería haber escrito “50 y más” y nos ahorró el problema.

Luego, después de la celebración del primer cumpleaños de SG en Fuengirola (en 2014), compartimos este desacuerdo con una conocids, una mujer muy inteligente llamada Heather. Heather miró a San Geraldo y preguntó: “Entonces, antes de tu primer cumpleaños, ¿no eras nada?”

Hoy, San Geraldo tiene más de 71 años. Pero no creo que le importe. Ayer por la mañana fue festejado y amado en Mesón Salvador, donde los sorprendió con una entrada antes de lo esperado y lo obligaron a retroceder y esperar en las alas hasta que pudieran coordinar las velas y la música (el primer video). Tarta de queso con frutas de bosque… ¡y nata!

Y anoche tuvimos una cena alegre en Primavera con Tynan y Elena, donde Miguel (segundo video) coordinó perfectamente las velas (traje el candelabro), aunque la canción era acapella. Tiramisu; rebanadas de pastel de chocolate; y helado fresco: turón, straciattela y vainilla. Más exquisito cava natural. Hoy podría ser sin azúcar.

.

Enough is Enough! / ¡Suficiente es Suficiente!

La versión español está después de la versión inglés.

NO, I’M NOT talking about politics (enough is more than enough)! I’m simply quoting The Kid Brother. Per his instructions I phoned again Wednesday night (see yesterday’s post), “same time,” and once his roommate Chris (his secretary) got him to the phone SG and I sang a rousing rendition of “Happy Birthday.” In exquisite harmony.

The entire time we sang, we could hear The Kid Brother ranting on the other end. We ignored his rants and simply increased our volume. In the momentary silence that followed our finish (in perfect unison), I on the down-note and SG on the up, The Kid Brother yelled, “Enough is enough!”

I said, “We practiced all day!”

The Kid said, “Well, it was not good!”

SG said, “Happy birthday, Chuck.” Of course, The Kid said nothing, so I followed with a school-marmish “Thank you, Jerry,” which actually got a laugh from The Kid.

SG left the room and I attempted to have a conversation. One conversation a week with The Kid Brother can be challenging. Two in two days is an impossibility.

“So,” I asked, “did you like our song, Chuck?”

“You need practice!”

“OK, we’ll practice on you every week!”

“Forget it. I heard enough!”

“So, how was work today?”

“Boring!”

“How’s the weather?”

“Rainy!”

“Did you have something good for dinner?”

“Yeah.”

“Are you going back out this afternoon?”

“No.”

“Anything good on TV?”

“I don’t know.”

“OK. I guess I’ll let you go then. Have a great time bowling Saturday and I’ll talk to you Tuesday.”

“OK.” [CLICK]

I’m no little ray of sunshine. I live with clinical depression and many days are a battle. But I fight it as much as I can. I try to maintain a positive attitude. I try to smile. The Kid Brother is no little ray of sunshine either. I’m quite often his own personal sunshine committee. It can be exhausting. Some days, my brain hurts. Besides, I think I’m a pretty good singer!

.

NO, NO ESTOY hablando de política (¡suficiente es más que suficiente!) Simplemente estoy citando a El Hermanito. Según sus instrucciones, llamé de nuevo el miércoles por la noche (ver la entrada de ayer) “a la misma hora”, y una vez que su compañero de habitación Chris (su secretario) lo llevó al teléfono SG y yo contamos una interpretación entusiasta de “Feliz cumpleaños” en exquisita armonía.

Todo el tiempo que cantamos, pudimos escuchar a El Hermanito despotricando al otro lado. Ignoramos sus comentarios y simplemente aumentamos nuestro volumen. En el silencio momentáneo que siguió a nuestro final al unísono perfecto, yo en la nota baja y SG en la parte superior, El Hermanito gritó: “¡Suficiente es suficiente!”.

Dije: “¡Practicamos todo el día!”

Me dijo: “¡No fue bueno!”

SG dijo: “Feliz cumpleaños, Chuck”. Por supuesto, Chuck no dijo nada, así que seguí con una marmota escolar “Gracias, Jerry”, lo que provocó una carcajada de El Hermanito.

SG salió de mi oficina e intenté tener una conversación. Una conversación cada semana con El Hermanito puede ser un desafío. Dos en dos días es imposible.

“Entonces, ¿te gustó nuestra canción, Chuck?”

“¡Necesitáis práctica!”

“OK, ¡practicaremos contigo todas las semanas!”

“Olvídalo. ¡Escuché suficiente!”

“¿Entonces, Cómo estuvo el trabajo hoy?”

“¡Aburrido!”

“¿Cómo está el clima?”

“¡Lluvioso!”

“¿Tuviste algo bueno para cenar?”

“Si.”

“¿Vas a volver esta tarde?”

“No.”

“¿Algo bueno en la televisión?”

“No lo sé.”

“OK. Supongo que te dejaré ir entonces. Diviértete jugando bolos el sábado y hablaré contigo el martes”.

“OK.” [Click]

No soy un rayito de sol. Vivo con depresión clínica y muchos días son una batalla. Pero lucho cuando puedo. Intento mantener una actitud positiva. Intento sonreir. El Hermanito tampoco es un rayito de sol. A menudo soy su propio comité personal de sol. Algunos días me duele el cerebro! ¡Además, creo que soy un cantante bastante bueno!

.

Happy Boitday to Da Kid Bruddah / Japi Berdei Tu Yu

La versión español está después de la versión inglés.

THE KID BROTHER (aka Da Kid Bruddah) celebrates another birthday today. He’s 60 years old! But he’ll always be The Kid Brother. I phoned him last night. Because he works today. And also because Tuesday night is our night to talk. But he wouldn’t accept my “happy birthday,” because: “That’s not until tomorrow, wise guy!” So I have to phone him again today (“at the same time, buddy boy”) and I plan to sing to him, which will really annoy him.

I asked him last week if he still needed a bathrobe. “I already bought one! Remember?” [Oh, yes, the one I bought him in September.] So, I asked if he still needed a new winter coat (yes) and should I just pick something out and have it delivered. He was elated. I asked what colors he preferred. He told me he trusted me. So, I said I’d get one with orange and yellow stripes and a huge red rose on the back. He still said he trusted me. It was tempting. But I found one in shades of green with a subtle camouflage pattern. Not my taste, but I know he likes that. It’s got a built-in hood and it’s water-proof. I received email confirmation that was delivered Thursday.

He told me last night he didn’t get any mail. I asked, “When?”

“What do you mean ‘when?’ There’s no mail in the box.”

“But your birthday present arrived, didn’t it? The new jacket?”

“Yeah. I got it.” [You’re welcome.]

“So, what mail?” [Ohhhhhh… I didn’t send a separate card because I included a gift card with the jacket.] “Oh, Chuck, I didn’t send a card this year. It was with the gift.”

“No card?!?”

“Did you see the one with the jacket?”

“I saw it.” [Obviously, that wasn’t what he was hoping for.]

“I’ll find a belated card and I’ll send it soon.” [As far as family goes, I’m really all he’s got, although our extended family is large.]

“That’s more like it.”

“So, do you like the new jacket?”

“Yeah.”

“Does it fit?”

“Yeah.”

“Have you worn it yet?”

“Yeah.”

[Again, you’re welcome.] And to think I get to do this all over again tonight.

.

EL HERMANITO CELEBRA hoy otro cumpleaños. ¡Tiene 60 años! Pero él siempre será El Hermanito. Lo llamé anoche. Porque él trabaja hoy. Y también porque el martes por la noche es nuestra noche para hablar. Pero él no aceptaba mi “feliz cumpleaños” porque: “¡Eso no es hasta mañana, sabio!” Así que tengo que llamarlo otra vez hoy (“al mismo tiempo, amigo”) y planeo cantar para él, lo que realmente lo molestará.

Le pregunté la semana pasada si todavía necesitaba una bata de baño. “¡Ya compré uno! ¿Recuerdas?” [Oh, sí, el que le compré en septiembre.] Entonces, le pregunté si todavía necesitaba un abrigo de invierno nuevo (sí) y si debería elegir algo y que me lo entregaran. Estaba eufórico. Le pregunté qué colores prefería. Me dijo que confiaba en mí. Entonces, dije que obtendría uno con rayas naranjas y amarillas y una enorme rosa roja en la parte posterior. Todavía dijo que confiaba en mí. Fue tentador. Pero encontré uno en tonos de verde con un sutil patrón de camuflaje. No es de mi gusto, pero sé que a él le gusta eso. Tiene una capucha incorporada y es a prueba de agua. Ya fue entregado el jueves.

Me dijo anoche que no recibió ningún correo. Le pregunté: “¿Cuándo?”

“¿Qué quieres decir con “cuándo”? No hay correo en el buzon.”

“Pero llegó tu regalo de cumpleaños, ¿no? ¿La nueva chaqueta?”

“Lo tengo.” [De nada.]

“Entonces, ¿qué correo?” [Ohhhhhh … No envié una tarjeta por separado porque incluí una tarjeta de regalo con la chaqueta.]” Oh, Chuck, no lo hice. No envíe una tarjeta este año. Fue con el regalo.”

“¿Sin tarjeta?!?”

“¿Viste el que tiene la chaqueta?”

“Lo vi.” [Obviamente, eso no era lo que esperaba.]

“Lo encontraré una tarjeta tardía y la enviaré pronto.” [En lo que respecta a la familia, realmente soy todo lo que tiene, aunque nuestra familia extendida es numerosa.]

“Eso es más como eso.”

“Entonces, ¿te gusta la nueva chaqueta? ”

“Sí.”

“¿Te queda bien?”

“Sí.”

“¿Ya te lo has puesto?”

“Sí.”

[De nuevo, de nada.] Y pensar que puedo hacer esto de nuevo esta noche.

.

Finding Nemo? / ¿Buscando a Nemo?

La versión español está después de la versión inglés.

IN 1993, OUR first year living in San Diego, San Geraldo and I went to Disneyland, 45 minutes away [oops I had that wrong, it was 90 minutes away] — with a couple of friends. At Splash Mountain, the log flume, we saw that we could get a souvenir photo of our ride. San Geraldo thought that would be great for our first holiday card from Southern California. He asked our friends if the ride was at all wild. “No!” they said. “It’s all inside until the end and, except for the steep plunge you can see, which is over in a second, it’s very bucolic.” So, we hopped on board.

Well, it wasn’t all inside and, early on, there was a sudden turn and drop. I thought it was nothing, but San Geraldo screamed, “YOU LIED!!!” He was serious and he immediately went into all out panic mode.

We passed animatronic characters from the 1946 [racist] Disney film “Song of the South.” One character said something that caused San Geraldo to shriek, “SHE SAID ‘GO BACK’!!!” (I don’t think that’s really what she said, but I couldn’t swear to it.)

Finally, we made the slow climb to the top of the mountain. During the quick descent, I began to turn to my left thinking that’s where the automatic camera would be. The camera snapped sooner than I expected and, unfortunately, it was on the right. But it really didn’t matter. As you’ll see in the photo, San Geraldo had completely forgotten about the holiday card.

When we hit bottom and everything was suddenly quiet, San Geraldo gasped, “I made it.” Seriously.

Several months later, San Geraldo’s mother and two sisters surprised me by coming to town for my 40th birthday. After his youngest sister headed home, we remaining four went to Disneyland. Linda and I (oops… I told her I wouldn’t mention her name), went on Splash Mountain. Once had been more than enough for San Geraldo. The resulting photo would have made an incredible holiday card for our second year in Southern California, but Linda said, “Don’t you dare buy that.” (I didn’t listen that time either.) Sadly, I lost track of both photos for more than 25 years. I thought they had been lost for good and then, last week, I found them in a mislabeled album. So, I’m getting the holiday cards out early this year.

Seasons greetings from Disneyland!

.

EN 1993, NUESTRO primer año viviendo en San Diego, San Geraldo y yo fuimos a Disneyland, a 90 minutos de distancia, con dos amigos. En Splash Mountain, el canal de troncos, vimos que podíamos obtener una foto de recuerdo. San Geraldo pensó que sería genial para nuestra primera tarjeta navideña del sur de California. Preguntó a nuestros amigos si el viaje fue salvaje. “¡No!” Dijeron. “Todo está adentro hasta el final y, excepto por la fuerte caída que puedes ver, que termina en un segundo, es muy bucólico”. Entonces, subimos a bordo.

Bueno, no todo estaba dentro y, al principio, hubo un repentino giro y caída. Pensé que no era nada, pero San Geraldo gritó: “¡¡¡MENTISTEIS!!!”. Él hablaba en serio e inmediatamente entró en modo de pánico.

Pasamos personajes animatrónicos de la película [racista] de Disney de 1946 “Song of the South”. Un personaje dijo algo que hizo que San Geraldo gritara: “¡¡¡ELLA DIJO ‘REGRESA’!!!” (No creo que eso sea realmente lo que dijo ella, pero no podía jurarlo.)

Finalmente, comenzamos la lenta subida a la cima de la montaña. Durante el rápido descenso, comencé a girar a mi izquierda pensando que allí estaría la cámara automática. La cámara se quebró antes de lo que esperaba y, desafortunadamente, estaba a la derecha. Pero realmente no importó. Como verá en la foto, San Geraldo se había olvidado por completo de la tarjeta navideña.

Cuando tocamos fondo y de repente todo estaba en silencio, San Geraldo jadeó, “Lo logré”. En serio.

Varios meses después, la madre y las dos hermanas de San Geraldo me sorprendieron al venir a la ciudad para mi 40 cumpleaños. Después de que su hermana menor se fue a casa, los cuatro restantes fuimos a Disneyland. Linda y yo (¡Ay! Le dije que no mencionaría su nombre) fuimos en Splash Mountain. Una vez había sido más que suficiente para San Geraldo. La foto resultante habría sido una tarjeta navideña increíble para nuestro segundo año en el sur de California, pero Linda dijo: “No te atrevas a comprar eso” (tampoco escuché esa vez). Pero perdí las dos fotos durante más de 25 años. Pensé que se había perdido para siempre y luego, la semana pasada, lo encontré en un álbum mal etiquetado. Entonces, voy a sacar las tarjetas navideñas a principios de este año.

¡Felices fiestas de Disneyland!

Photo Credit: Cd637 at English Wikipedia, CC BY-SA 3.0
https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=58648866

Priorities / Prioridades

La versión español está después de la versión inglés.

MY PAL LUKE turned 4 in November. There was a kids’ party on the actual day. We adults finally had our own little celebration for him over the weekend. San Geraldo baked the cake; Luke was in the mood for vanilla this year. And SG did not disappoint. Just looking at the photos two days later and my mouth waters. Ditto the dinner. Pedro made an amazing paella.

UNSURPRISINGLY, LUKE WAS JUST A bit wired. He had a little pile of gifts to open. We couldn’t wait for his reaction to the interactive world globe we had gotten him. He loved it. Especially the bubble wrap and the box. Ah, to be 4.

.

MI AMIGUITO LUKE cumplió 4 años en noviembre. Hubo una fiesta infantil en el día real. Los adultos finalmente tuvimos nuestra pequeña celebración durante el fin de semana. San Geraldo horneó el pastel; Luke estaba de humor para la vainilla este año. Y SG no decepcionó. Solo mirando las fotos dos días después y se me hace la boca agua. Lo mismo ocurre con la cena. Pedro hizo una paella increíble.

LUKE ESTABA UN POCO CONECTADO, como era de esperar. Tenía una montañita de regalos para abrir. No podíamos esperar su reacción ante el globo terráqueo interactivo que le habíamos conseguido. Le encantó. Especialmente el plástico de burbujas y la caja. Ah, para ser 4.