Define close friend / Definir allegado

La versión en español está después de la versión en inglés.

AFTER LUNCH YESTERDAY, I WENT back to bed for a couple of hours. Finally, at around 6:30 p.m. (18:30), I was ready to face the world again. That is, the world after all the restaurants and bars were required to close and not many people were out and about. So I walked, and ‘I saw the light(s).’

As of Friday, restaurants will be permitted to remain open until 10:30 p.m. (22:30); and curfew will move an hour from 10 to 11 p.m. (23:00). That’s an early dinner for locals (like us), but it’s better than nothing.

As part of the rules at the national level, it was announced that for the holidays, families and “allegados” (a rarely used word that means “close friends” — and sometimes “relatives”) could cross provincial borders to gather in groups of 10. When making the announcement, Minister of Health Salvador Illa was asked how “allegado” would be defined. He said something to the effect of, “People will know.”

But, many people (even native Spaniards) didn’t know what the word meant, let alone how to interpret it. Thankfully, Andalucía announced that only families could gather, since the concept of allegado is “considered ambiguous.”

That’s how I might describe my state of mind today. Ambiguous. Although it’s obviously improved. Thanks for the moral support. I can feel it.

.

DESPUÉS DEL ALMUERZO AYER, volví a la cama por unas horas. Finalmente, alrededor de las 6:30 p.m. (18:30), estaba listo para enfrentarme al mundo nuevamente. Es decir, después de todo el mundo, los restaurantes y bares debían cerrar y no había mucha gente fuera de casa. Así que caminé y ‘vi la (s) luz (s)’.

A partir del viernes, los restaurantes podrán permanecer abiertos hasta las 10:30 p.m. (22:30); y el toque de queda se moverá una hora de 10 a 11 p.m. (23:00). Es una cena temprana para los lugareños (como nosotros), pero es mejor que nada.

Como parte de las reglas a nivel nacional, se anunció que para las vacaciones, las familias y los allegados (una palabra que se usa raramente y que significa “queridos amigos” — y en ocasiones “familiares”) podrían cruzar las fronteras provinciales para reunirse en grupos de 10. Al hacer el anuncio, se le preguntó al ministro de sanidad Salvador Illa cómo se definiría “allegado”, dijo algo como: “La gente lo sabrá”.

Pero muchos gente ni siquiera sabían lo que significaba la palabra, y mucho menos cómo interpretarla. Afortunadamente, Andalucía anunció que solo las familias pueden reunirse, ya que el concepto de allegado se “considera ambiguo”.

Así es como podría describir mi estado de ánimo hoy. Ambiguo. Aunque evidentemente ha mejorado. Gracias por el apoyo moral. Puedo sentirlo.

Public market, library, and community center at right (all contained in the charmless contemporary box).
Mercado público, biblioteca, y centro comunitario a la derecha (todos contenidos en la caja contemporánea sin encanto).
That’s the Mesón Salvador sign at right lit up after-hours.
Ese es el letrero de Mesón Salvador a la derecha iluminado después de horas.
The Church of the Virgin of Carmen with the fisherman forever taking care of a net. (And don’t ask “Who’s Annette?”)
La Iglesia de la Virgen del Carmen con el pescador siempre cuidando una red.
Cercanias commuter rail at right.
Cercanías la derecha.
Peace out.
Tranquilízate.

What is this feeling? / ¿Qué es lo que siento?

La versión en español está después de la versión en inglés.

I HAD A BAD DAY yesterday. I washed the lunch dishes, walked into San Geraldo’s office, and told him I was having a major crash and, although I knew I should keep myself busy or get out in the fresh air, I just didn’t have it in me. I was going to bed. He asked what was bothering me, but I was already out the door and muttered, “I can’t talk.” And I thought, ‘Whatever you do, please do not follow. I seriously can’t talk.’

We understand each other. He didn’t follow. I lay in bed with a song from the musical “Wicked” running through my head. It’s a duet. But, to me, it’s a solo. I’m a strong believer that, at some point in life, you need to take responsibility for yourself. No matter what kind of a crap childhood you’ve had, you’re finally no longer a child and you have to stop blaming others. Compared to many childhoods, mine was not crap at all, but I learned well the lesson that I would never be good enough. Or smart enough. I suppose I learned I would simply never be enough. It’s probably the only lesson I learned well. No blame. It’s what happened. I’m fine except when the brain chemistry is off and my clinical depression returns.

SG waited about an hour and then asked if he could join me. By that point, the answer was “yes.” We cuddled and talked and, although I still didn’t find anything in myself to like, I could at least talk about other things. I’m not looking for sympathy, or moral support, or words of encouragement. I simply thought I’d tell you about my Saturday.

I woke up this morning doubtful I would make it through Sunday. Just as I poured my tea, a text arrived from Kathleen and Pedro. Since they could once again cross into our municipality (they live 10 minutes away), and since it was 21°C (70F) and sunny, they decided to take the kids to the beach. Our beach. So I walked across the street and spent an hour with them. Luke is, as always, Luke. His name could be an adjective for sweet, kind, smart, thoughtful, clever, adorable. Beckett, who has since the start of the pandemic mostly scowled at me (click here), took a liking to me today and became my friend. He gave me toys, sand and seaweed. He inspected my camera — and poured sand on it. He was adorable (as you can see in the photos). I trusted his opinion of me, for a couple of hours. I just washed the lunch dishes and am now headed back to bed. Tomorrow is another day.

.

AYER TUVE UN MAL DÍA. Lavé los platos del almuerzo, entré a la oficina de San Geraldo, y le dije que estaba teniendo un momento difícil y, aunque sabía que debía mantenerme ocupado o salir al aire libre, simplemente no lo tenía en mí. Me iba a la cama. Me preguntó qué me molestaba, pero yo ya había salido por la puerta y murmuré: “No puedo hablar”. Y pensé: ‘Por favor no sigas. En serio, no puedo hablar’.

Nos entendemos. No lo siguió. Me acosté en la cama con una canción del musical “Wicked” corriendo por mi cabeza. Es un dueto. Pero, para mí, fue un solo. Creo firmemente en que, en algún momento de la vida, debes asumir la responsabilidad de ti mismo. No importa qué clase de infancia hayas tenido, finalmente ya no eres un niño y tienes que dejar de culpar a los demás. En comparación con muchas infancias, la mía no fue una mierda en absoluto, pero aprendí bien la lección de que nunca sería lo suficientemente bueno. O lo suficientemente inteligente. Bueno, aprendí que simplemente nunca sería suficiente. Probablemente sea la única lección que aprendí bien. Sin culpa. Eso es lo que pasó. Estoy bien, excepto cuando la química cerebral está apagada y mi depresión clínica regresa.

San Geraldo esperó aproximadamente una hora y luego preguntó si podía acompañarme. En ese momento, la respuesta fue “sí”. Nos abrazamos y hablamos y, aunque todavía no encontraba nada que me gustara, al menos podía hablar de otras cosas. No busco simpatía, apoyo moral, o palabras de aliento. Simplemente pensé en contarte sobre mi sábado.

Me desperté esta mañana con la duda de que pudiera pasar el domingo. Justo cuando serví el té, llegó un mensaje de texto de Kathleen y Pedro. Como pudieron volver a cruzar a nuestro municipio (viven a 10 minutos), y como hacía 21 ° C (70F) y sol, decidieron llevar a los niños a la playa. Nuestra playa. Así que crucé la calle y pasé una hora con ellos. Luke es, como siempre, Luke. Su nombre podría ser un adjetivo para dulce, amable, inteligente, reflexivo, inteligente, adorable. Beckett, quien desde el comienzo de la pandemia me ha fruncido el ceño (haz clic aquí), le gustó hoy y se convirtió en mi amigo. Me dio juguetes, arena y algas. Inspeccionó mi cámara y le echó arena. Era adorable (como puedes ver en las fotos). Confié en su opinión sobre mí — durante un par de horas. Acabo de lavar los platos del almuerzo y ahora me dirijo a la cama. Mañana es otro día.

.

But it’s a dry heat / Pero es un calor seco

La versión en español está después de la versión en inglés.

I DON’T NEED TO TELL anyone how difficult it is to get out of bed and get motivated these days. So enjoy the beauty of yesterday’s walk with me. Feel the breezy, exhilarating chill (it was 62°F/17°C). That might not sound chilly to you, but it was damp.

When the temperature hit 118°F/48°C in the desert (like when we lived in Palm Springs, California) people would always say, “But it’s a dry heat.” Yes, it was. But it was still 118°F/48°C.

Yesterday, however, I actually wore a lightweight sweatshirt. With the hood up. Still, it was at least a temporarily mood-elevating walk. I returned home for banana bread (ala San Geraldo) with chocolate chunks. Dudo joined me in my office and snuggled against the space heater, which was apparently warmer than my lap.

.

NO NECESITO DECIR A NADIE lo difícil que es levantarse de la cama y motivarse en estos días. Así que disfruta de la belleza del paseo de ayer conmigo. Sienta el fresco y estimulante frío (hacía 17°C / 62°F). Puede que eso no te suene frío, pero estaba húmedo.

Cuando la temperatura alcanza los 118°F / 48°C en el desierto (como cuando vivíamos en Palm Springs, California), la gente siempre decía: “Pero es un calor seco”. Sí, lo era. Pero todavía estaba a 118°F / 48°C.

Sin embargo, ayer usé una sudadera ligera. Con la capucha levantada. Aún así, fue una caminata que elevó al menos temporalmente el ánimo. Regresé a casa por pan de plátano (ala San Geraldo) con trozos de chocolate. Dudo se unió a mí en mi oficina y se acurrucó contra el calentador, que aparentemente estaba más caliente que mi regazo.

I had a friend in Boston whose given name was Delphine (which means dolphin). This made me think of her fondly.
Tenía una amiga en Boston llamada Delphine. Esto me hizo pensar en ella con cariño.
It’s that polar vortex. She’s obviously a local.
Es ese vórtice polar. Obviamente ella es una local.

The sun will rise / El sol saldrá

La versión en español está después de la versión en inglés.

I WON’T SAY MUCH TODAY; I don’t want to depress you. After a few surprisingly up and energised days, I crashed Sunday. I spent the entire day at home and I didn’t even do a load of laundry. I can usually at least count that as an accomplishment. No need to explain my crash. I regularly have them and, besides, almost everyone is having them these days. So, here are photos of today’s dramatic sunrise. I got out of bed around 7:40 and, after looking out the window, decided it wasn’t going to be much of an event. I went back to bed with my back to the window.

At 8:05 I was still awake; San Geraldo looked up and asked, “Did you see the sunrise?” I responded, “Why? Is it worth looking at now?” “Yes,” he said. So I walked out on the terrace in my underwear and enjoyed the view (although, I don’t know if any neighbours did, but very few can see onto our terrace anyway).

I had a great walk this morning, fully dressed. San Geraldo and I just had lunch — leftover pulled pork! My state of mind seems to be improving. I think I’ll throw in a load of laundry. Speaking of which, San Geraldo’s Norwegian grandmother would often tell him she was doing the “shittin’ laundry.” He was always surprised to hear his sweet grandmother so casually use such language. It wasn’t until years later that he learned that in Norwegian, “skitten” (pronounced “shittin”) is a word for dirty. Oh well, I guess I said more than I planned.

.

NO DIRÉ MUCH HOY; NO quiero deprimirte. Después de unos días sorprendentemente animados y llenos de energía, me estrellé el domingo. Pasé todo el día en casa y ni siquiera lavé una carga. Por lo general, al menos puedo contar eso como un logro. No es necesario que explique mi depresión. Los tengo habitualmente y, además, casi todo el mundo los tiene estos días. Entonces, aquí hay fotos del espectacular amanecer de hoy. Me levanté de la cama alrededor de las 7:40 y, después de mirar por la ventana, decidí que no iba a ser un gran evento. Volví a la cama de espaldas a la ventana. 

A las 8:05 todavía estaba despierto; San Geraldo miró hacia arriba y preguntó: “¿Viste el amanecer?” Respondí: “¿Por qué? ¿Vale la pena mirarlo ahora?” “Sí”, dijo. Así que salí a la terraza en ropa interior y disfruté de la vista (aunque no sé si algún vecino lo hizo, pero muy pocos pueden ver nuestra terraza de todos modos).

Tuve un gran paseo esta mañana, completamente vestido. San Geraldo y yo acabamos de almorzar — ¡sobras de cerdo desmenuzado! Mi estado de ánimo parece estar mejorando. Creo que arrojaré una carga de ropa sucia. Hablando de eso, la abuela noruega de San Geraldo solía decirle que estaba haciendo la “shittin’ laundry” (mierda de ropa). Siempre se sorprendió al escuchar a su dulce abuela usar ese lenguaje con tanta naturalidad. No fue hasta años después que se enteró de que en noruego, “skitten” (pronunciado “shittin”) es una palabra para sucio. Bueno, supongo que dije más de lo que había planeado.

.

Chocolate helps / Chocolate ayuda

La versión en español está después de la versión en inglés.

THERE’S A BIG DIFFERENCE BETWEEN want and need. In Spanish, to want is querer; to need is necesitar. I often say necesitar (need) when I should say querer (want). In English, they can be a bit more interchangeable. Sometimes, however, I mean it. Like when I say I need chocolate.

Lulu and two of her friends met us for coffee at Mesón Salvador Friday morning. San Geraldo and I had been to Lulu’s house last week to hang some art. It’s rare to find walls here that require only a hammer and nail for picture-hanging. So we brought the drill and supplies and, among us, decided where the latest art acquisitions should go. I then drilled, hammered, and screwed.

Lulu served us coffee and Finnish pastries. We didn’t need (or want) anything. Spending time with Lulu is reward enough. We thought the coffee and pastries were plenty. But Lulu arrived Friday with a gift bag. It was intended for wine, but she knows us well. She filled it with Finnish sweets — plus a box of Finnish gingerbread cookies.

I’m being slammed daily with some difficult depression. Chocolate helps and gingerbread can’t hurt. Lulu had no idea I’ve been lately craving gingerbread, too.

I’ve also been waking from awful anxiety dreams every morning. I wake up around 6 or 7 and, if I go back to sleep, that’s when the anxiety dreams occur. Maybe I should stop going back to sleep and opt for a siesta instead. Maybe I should start the day with hot chocolate instead of tea or coffee.

Speaking of which, I just made coffee for SG and tea for myself. The top of my hand is bleeding from a nasty scrape. No knives or sharp utensils were involved. I didn’t reach under anything. I have no idea what I did. Cooking is dangerous.

.

HAY UNA GRAN DIFERENCIA ENTRE el deseo y la necesidad. En español, a menudo digo necesitar cuando debería decir querer. En inglés, pueden ser un poco más intercambiables. A veces, sin embargo, lo digo en serio. Como cuando digo que necesito chocolate.

Lulu y dos de sus amigas se reunieron con nosotros para tomar un café en Mesón Salvador el viernes por la mañana. San Geraldo y yo habíamos estado en la casa de Lulu la semana pasada para colgar algunas obras de arte. Es raro encontrar paredes aquí que solo requieran un martillo y un clavo para colgar cuadros. Así que trajimos el taladro y los suministros y, entre nosotros, decidimos dónde deberían ir las últimas adquisiciones de arte. Luego taladré, martilleé y atornillé.

Lulu nos sirvió café y pasteles finlandeses. No necesitábamos (ni queríamos) nada. Pasar tiempo con Lulu es recompensa suficiente. Pensamos que el café y los pasteles estaban bien. Pero Lulu llegó el viernes con una bolsa de regalo. Estaba destinado al vino, pero ella nos conoce bien. Lo llenó de dulces finlandeses, además de una caja de galletas de jengibre finlandesas.

Todos los días me azotan una depresión difícil. El chocolate ayuda y el pan de jengibre no hace daño. Lulu no tenía idea de que últimamente también he estado deseando pan de jengibre.

También me he estado despertando de horribles sueños de ansiedad todas las mañanas. Me despierto alrededor de las 6 o 7 y, si me vuelvo a dormir, es cuando ocurren los sueños de ansiedad. Quizás debería dejar de volver a dormir y optar por la siesta. Tal vez debería empezar el día con chocolate caliente en lugar de té o café.

Hablando de eso, solo preparé café para SG y té para mí. La parte superior de mi mano está sangrando por un desagradable rasguño. No se utilizaron cuchillos ni utensilios afilados. No alcancé debajo de nada. No tengo ni idea de lo que hice. Cocinar es peligroso.

Lulu had texted before her arrival to say she was on her way but she was having a bad hair day. So, of course, the first thing I did was pull out the camera.

Lulu le había enviado un mensaje de texto antes de su llegada para decir que estaba en camino, pero que estaba teniendo un mal día con el cabello. Entonces, por supuesto, lo primero que hice fue sacar la cámara.

SG’s cousin Elin in Northern Norway loves to say “TTT” (Things Take Time) — especially when SG is waiting for photos or answers to genealogy questions. Lulu’s T-shirt read “RELAX These Things Take Time.” So we had more smiles thinking of Elin, who is always worth the wait.

A la prima de SG, Elin, en el norte de Noruega, le encanta decir “TTT” (las cosas toman tiempo — Things Take Time), especialmente cuando SG está esperando fotos o respuestas a preguntas de genealogía. La camiseta de Lulu decía “RELÁJATE, estas cosas toman tiempo”. Así que teníamos más sonrisas pensando en Elin, que siempre vale la pena esperar.

This is what happens when the need is too great to waste time finding my reading glasses for a close-up before I take a bite.

Esto es lo que sucede cuando la necesidad es demasiado grande como para perder el tiempo buscando mis gafas de lectura para un primer plano antes de dar un mordisco.

• San Geraldo has been chief gardener here but has lately fallen down on the job due to his book-writing activities. So, we agreed I’ll take over. My first task was to attack, with a systemic, the pests that have been attacking the hibiscuses. One dose and there’s already improvement.
• San Geraldo ha sido el jardinero jefe aquí, pero últimamente se ha quedado sin trabajo debido a sus actividades de escritura de libros. Entonces, acordamos que me haré cargo. Mi primera tarea fue atacar, con un sistémico, las plagas que han estado atacando a los hibiscos. Una dosis y ya hay mejoría.