Lockdown Day 61: Hocus Pocus Hibiscus / Encierro Día 61: Hibisco Mágia

La versión español está después de la versión inglés.

I MENTIONED YESTERDAY THAT OUR nearest flower seller had reopened his kiosk this week. I went back yesterday hoping to surprise San Geraldo (our designated gardener) with one or more vibrant hibiscus plants, but I got there around noon (he opens at 9) and they were sold out.

This morning, I slept in (because I didn’t sleep much during the night). I woke up after 9:30, threw on some clothes, splashed some water on my face, and ran out the door. I made it in time to claim a beauty for San Geraldo; I’ll check back for more tomorrow.

Hibiscus is, unfortunately, toxic to cats. But our boys are, thankfully, very specific about which plants they nibble (and they don’t nibble much). We had a collection of hibiscus for a long time on the terrace and, after an initial sniff, the cats ignored them. We’ll keep a close watch. We’d love to have all that vibrant color on the terrace again.

Check out the unusual new flowers that immediately opened when I placed today’s hibiscus on the terrace.

.

AYER MENCIONÉ QUE NUESTRO FLORISTERIA más cercano había reabierto su quiosco esta semana. Regresé el miércoles con la esperanza de sorprender a San Geraldo (nuestro jardinero designado) con una o más plantas de hibisco vibrantes, pero llegué alrededor del mediodía (abre a las 9) y se agotaron.

Esta mañana dormí (porque no dormí mucho durante la noche). Me desperté después de las 9:30, me puse algo de ropa, me eché agua a la cara, y salí corriendo por la puerta. Llegué a tiempo para reclamar una belleza para San Geraldo; volveré a buscar más mañana.

El hibisco es, desafortunadamente, tóxico para los gatos. Pero, afortunadamente, nuestros gatos son muy específicos sobre las plantas que pican (y no pican mucho). Tuvimos una colección de hibiscos durante mucho tiempo en la terraza y, después de un olfateo inicial, los gatos los ignoraron. Mantendremos una estrecha vigilancia. Nos encantaría volver a tener todo ese color vibrante en la terraza.

Echa un vistazo a las nuevas flores inusuales que se abrieron inmediatamente cuando coloqué el hibisco de hoy en la terraza.

Lockdown Day 58: Five’ll Get You Fifteen / Encierro Día 58: Cinco te Darán Quince

La versión español está después de la versión inglés.

REMEMBER WHEN I TOLD YOU about San Geraldo’s purchase of fifteen bags of frozen blueberries at Mercadona? The fifteen [quince] bags he called, in Spanish, “diez y cinco” [ten and five], and the cashier asked if he said veinticinco (twenty-five)… and he said “yes.” If you don’t remember the story, click here, for a much better explanation.

Anyway, San Geraldo was back at Mercadona Saturday and he picked up another fifteen bags of blueberries. This time, he was confident. As he loaded the bags on the conveyor belt, he smiled and helpfully told the cashier, “Cinco [five].”

The cashier looked at the massive pile on the counter and asked, “¿Quince [fifteen]?” San Geraldo slapped himself (gently) on the head, rolled his eyes, and exclaimed, “¡Cinco! Quince, yes.” He then told his story. She laughed and laughed, and then she said she wondered what it was going to be next week. I do, too.

While San Geraldo was talking about blueberries, I was enjoying the other colors around Fuengirola and our own back garden (the last four photos and the photo at the top).

Click the images for even more color.

.

¿RECUERDAS CUANDO TE CONTÉ SOBRE la compra de San Geraldo de quince bolsas de arándanos congelados en Mercadona? Las quince bolsas que él llamó, “diez y cinco”, y la cajera le preguntó si dijo veinticinco … y él dijo “sí”. Si no recuerda la historia, haz clic aquí para obtener una explicación mucho mejor.

De todos modos, San Geraldo regresó a Mercadona el sábado y recogió otras quince bolsas de arándanos. Esta vez, tenía confianza. Mientras cargaba las bolsas en la cinta transportadora, sonrió y le dijo amablemente a la cajera: “Cinco”.

La cajera miró la enorme pila en el mostrador y preguntó: “¿Quince?” San Geraldo se golpeó (suavemente) en la cabeza y exclamó: “¡Cinco! Quince, sí.” Luego contó su historia. Ella se rió y se rió, y luego dijo que se preguntaba qué sería la próxima semana. Yo también.

Mientras San Geraldo estaba hablando de arándanos, yo estaba disfrutando de los otros colores alrededor de Fuengirola y nuestro propio jardín trasero (las últimas cuatro fotos y la foto en la parte superior).

Haz clic en las imágenes para obtener aún más color.

.

Lockdown Day 29: About Nothing / Encierro Día 29: Sobre Nada

La versión español está después de la versión inglés.

TODAY’S POST MIGHT SEEM LIKE an episode of the TV show “Seinfeld,” the American comedy series that was said to be about nothing. Sunday wasn’t really an exciting day here for us in Los Boliches. (I should speak for myself, San Geraldo had an exciting day discovering more famous ancestors.)

For the last couple of days, my attitude hasn’t been great. The sore ankle had gotten to me. But, oh woe is me, that’s the most I’ve had to complain about, and I know how lucky I am. So, I’m over it.

And although I haven’t been on my feet a lot, I did manage to do some very fascinating things. The selection of photos explains it all. But the icing on the cake is demonstrated in the video, which came about while I again made coffee and tea — simultaneously — Sunday morning.

When I brought San Geraldo’s coffee to him in his office, he thanked me profusely. Seriously. He told me he couldn’t begin to express how meaningful it was that I did that for him. Again, seriously. I have nothing to complain about.

Above is what one day of sunshine did for the flowers across the street. Click the images below and you might even feel some excitement.

.

LA ENTRADA DE HOY PUEDE parecer como un episodio del programa de televisión “Seinfeld”, la serie de comedia estadounidense que se dice que no trata de nada. El domingo no fue realmente un día emocionante para nosotros aquí en Los Boliches (debo hablar por mí mismo, San Geraldo tuvo un día emocionante para encontrar antepasados ​​famosos adicionales).

Durante los últimos días, mi actitud no ha sido excelente. El dolor de tobillo me había afectado. Pero, ay de mí, eso es lo máximo de lo que me he quejado, y sé lo afortunado que soy. Entonces, ya lo superé.

Y aunque no he estado mucho de pie, logré hacer algunas cosas muy fascinantes. La selección de fotos lo explica todo. Pero la guinda del pastel se demuestra en el video, que surgió mientras nuevamente preparaba café y té — simultáneamente — el domingo por la mañana. Cuando le traje el café de San Geraldo en su oficina, me dio las gracias profusamente. Seriamente. Me dijo que no podía comenzar a expresar lo significativo que era que lo hiciera por él. De nuevo, en serio. No tengo nada de qué quejarme.

Arriba está lo que un día de sol hizo por las flores al otro lado de la calle. Haz clic en las imágenes a continuación e incluso puede sentir algo de emoción.

.

Hypnotic.
Hipnótico.

Blinded by the Light / Cegado por la Luz

La versión español está después de la versión inglés.

IN 1986, SAN Geraldo, accepted a position at Yale University and we moved from Washington, D.C., to New Haven, Connecticut. For the first year and a half, we rented a house in town. It was built in the 1920s in a traditional Georgian style — two-story with a side-gabled roof and symmetrical window placement. Inside, however, there was nothing traditional about the place. In the 1970s, the interior was gutted and completely redesigned. The new partial second floor had a large master bedroom (and bath) and an awkwardly shaped loft space that ran along part of the front of the house and overlooked the living room. It was a very cool house, although we would have designed it quite differently. We quickly tired of the crumbling mortar inside and the sleazy landlord who was trying to buy up a series of historic homes in the neighborhood so he could tear them all down and build condos.

Anyway, the living room had been opened up to the roof line, which meant we had a lot of room for a Christmas tree. So, we went to a tree farm and found a freshly cut 14-foot (4.2 meter) tree. We tied it to the top of our Honda Civic Wagon, convinced the gusting winds would flip the car (and us). But at least we got a lot of laughs from others on the road.

There was plenty of space in the house to allow for the spread when the branches dropped. San Geraldo climbed to the top of our very tall step ladder to string the lights. When he reached the top of the ladder, the treetop was still several feet above his head. We might have managed that but what we hadn’t thought about was that the taper of the tree and the direct vertical of the ladder left about a 5-foot gap. There was no way either of us was going to reach across that broad divide to decorate.

So, clever boys that we were, we taped together three cardboard gift-wrap tubes and taped the hook end of a wire coat hanger to that. San Geraldo climbed the ladder, reached the hook end down to me, I hooked the lights and ornaments, and he placed them all on the tree. We became quite proficient. We had at that time about 250 ornaments. We strung garlands of popcorn, cranberries, and ziti (pasta… uncooked) around the entire tree. We added 75 candy canes and 750 white lights. The lights were so bright that we had to look at the tree sideways or we’d be blinded. When the season was over, we sawed branches off the tree to ease its removal through double doors that led to the deck and backyard. The next year we reigned ourselves in. We had a 9-foot tree (our new living room only had 10-foot ceilings) 350 lights, and about 275 ornaments.

.

EN 1986, SAN Geraldo, aceptó un puesto en la Universidad de Yale y nos mudamos de Washington, D.C., a New Haven, Connecticut. Durante el primer año y medio, alquilamos una casa en la ciudad. Fue construido en la década de 1920 en un estilo georgiano tradicional: dos pisos con techo a dos aguas y colocación simétrica de ventanas. En el interior, sin embargo, no había nada tradicional en el lugar. En la década de 1970, el interior fue destripado y completamente rediseñado. El nuevo segundo piso parcial tenía un gran dormitorio principal (y baño) y un espacio tipo loft con forma incómoda que corría a lo largo de parte del frente de la casa y daba a la sala de estar. Era una casa muy chula, aunque la hubiéramos diseñado de manera bastante diferente. Rápidamente nos cansamos del mortero desmoronado en el interior y del sórdido propietario que estaba tratando de comprar una serie de casas históricas en el vecindario para poder derribarlas y construir condominios.

De todos modos, la sala de estar se había abierto a la línea del techo, lo que significaba que teníamos mucho espacio para un árbol de Navidad. Entonces, fuimos a una granja de árboles y encontramos un árbol recién cortado de 14 pies (4,2 metros). Lo ataron a la parte superior de nuestro Honda Civic Wagon, convencidos de que los fuertes vientos voltearían el auto (y a nosotros). Pero al menos recibimos muchas risas de otros en el camino.

Había mucho espacio en la casa para permitir la propagación cuando caían las ramas. San Geraldo subió a la cima de nuestra muy alta escalera de mano para enhebrar las luces. Cuando llegó a la cima de la escalera, la copa del árbol todavía estaba a varios pies por encima de su cabeza. Podríamos haberlo logrado, pero lo que no habíamos pensado era que el cono del árbol y la vertical directa de la escalera dejaban aproximadamente un espacio de 5 pies (1,5 metros). No había forma de que ninguno de los dos atravesara esa amplia división para decorar.

Entonces, muchachos inteligentes que éramos, unimos tres tubos de cartón para envolver regalos y unimos el extremo del gancho de una percha de alambre. San Geraldo subió la escalera, alcanzó el extremo del gancho hacia mí, enganché las luces y los adornos, y los colocó a todos en el árbol. Nos volvimos muy competentes. En ese momento teníamos alrededor de 250 adornos. Colgamos guirnaldas de palomitas de maíz, arándanos y ziti (pasta … sin cocinar) alrededor de todo el árbol. Agregamos 75 bastones de caramelo, y 750 luces blancas. Las luces eran tan brillantes que teníamos que mirar el árbol de lado o quedaríamos cegados. Cuando terminó la temporada, cortamos ramas del árbol para facilitar su extracción a través de puertas dobles que conducían a la cubierta y al patio trasero. Al año siguiente reinábamos. Teníamos un árbol de 9 pies (nuestra nueva sala de estar solo tenía techos de 10 pies) 350 luces y unos 275 adornos.

From one end of the loft, pre-tree. That’s SG’s “interesting” Aunt Mildred lounging during a spring-time visit.
Desde un extremo del loft, antes del árbol. Ella es la “interesante” tía Mildred de SG descansando durante una visita de primavera.
SG places the brass Santa at the top.
SG coloca al Papá Noel de bronce en la parte superior.

.

Addams Family Trees / Arboles de la Familia Addams

La versión español está después de la versión inglés.

THE CITY OF Fuengirola with its location on the Mediterranean Sea is a beautiful place. In addition to the natural beauty, the city is clean, elegantly planted with orange trees, hibiscus, flame vines, and other flowering plants and trees. But they don’t always get it right (as in the recent case of the fluorescent rock mosaic (click here).

When we moved here more than six years ago, the Paseo was lined with mostly grand and overgrown ficus trees whose roots were destroying the pavement and making it dangerous for pedestrians, cyclists, and drivers. In our neighborhood and the one adjoining, the ficus trees were replaced by some variety of tamarind tree (many of which were already planted among the ficus). These trees are beautiful when they bloom and thrive, which isn’t often here. They’re mostly either blown over by the wind or their delicate branches are torn off by drunk tourists. And, if they survive the winds and tourists, they whither and die for other reasons. In front of our building, for example, are spots for eight tamarinds. One looks fair, two are dying, four are dead, and the final space is bare dirt where five trees have come and gone in our time here. I wonder if Morticia Addams is chief gardener. (Remember her roses? She would cut off the flowers and display the thorny stems.)

.

LA CIUDAD DE Fuengirola con su ubicación en el mar Mediterráneo es un lugar hermoso. Además de la belleza natural, la ciudad es limpia y está plantada de manera elegante con naranjos, hibiscos, y otras plantas y árboles con flores. Pero no siempre lo hacen bien (como en el caso reciente del mosaico de roca fluorescente (haz clic aquí).

Cuando nos mudamos aquí hace más de seis años, el Paseo estaba bordeado de árboles ficus, en su mayoría grandes y muy crecidos, cuyas raíces estaban destruyendo el pavimento y haciéndolo peligroso para peatones, ciclistas, y conductores. En nuestro barrio y el que está al lado, los árboles ficus fueron reemplazados por una variedad de árboles de tamarindo (muchos de los cuales ya estaban plantados entre los ficus). Estos árboles son hermosos cuando florecen y prosperan, lo cual no es frecuente aquí. En su mayoría son arrastrados por el viento o sus delicadas ramas son arrancadas por turistas borrachos. Y, si sobreviven a los vientos y turistas, mueren por otras razones. En frente de nuestro edificio, por ejemplo, hay espacios para ocho tamarindos. Uno se ve triste, dos se están muriendo, cuatro van a morir, y el espacio final es tierra desnuda donde cinco árboles han venido y se han ido en nuestro tiempo aquí. Me pregunto si Morticia Addams es la principal jardinera. (¿Recuerdas sus rosas? Ella cortaría las flores y mostraría los tallos espinosos.)

Our building’s specimen tree. Morticia would be proud. / El arbol ejemplar de nuestro edificio. Morticia estaría orgullosa.