We’ll Go Masked / Iramos Enmascarados

La versión español está después de la versión inglés.

A FEW WEEKS AGO, JUDYSHANNON (click here, if you haven’t met) sent us a photo of fabric samples and told us to select our favorites for custom-made masks. She’s a gifted seamstress, a skill she came to and mastered after retirement. She made us each six reversible masks and we received them yesterday. We are now stylin’!

When I got home Tuesday afternoon after wearing one of my new Judyshannon Originals, I showed San Geraldo the selfies I had taken and told him I was frustrated because yellow flags were flying on the beach (because the surf was a bit rough) and a green flag would have gone much better with my mask. He said, “Well, I guess you’ll just edit the flag to match the mask.” I hadn’t even thought of that!

Tuesday night, we went for dinner at Primavera. Dinner out has become a rare occurrence for us. The food and service, and company, were of course perfect. And San Geraldo looked especially delicious in one of his new masks. Even he color-coordinated his ensemble.

.

HACE ALGUNAS SEMANAS, JUDYSHANNON (haz clic aquí, si no se ha reunido) nos envió una foto de muestras de tela y nos dijo que seleccionáramos nuestros favoritos para máscarillas personalizadas. Ella es una costurera talentosa, una habilidad que aprendió y dominó después de la jubilación. Ella nos hizo doce máscarillas reversibles y las recibimos ayer. ¡Ahora somos fashionistas!

Cuando llegué a casa el martes por la tarde después de usar uno de mis nuevos Originales de Judyshannon, le mostré a San Geraldo las selfies que había tomado y le dije que estaba frustrado porque las banderas amarillas ondeaban en la playa (porque el surf fue un poco duro) y una bandera verde habría ido mucho mejor con mi máscarilla. Él dijo: “Bueno, supongo que simplemente editarás la bandera para que coincida con la máscara”. ¡Ni siquiera había pensado en eso!

El martes por la noche fuimos a cenar a Primavera. La cena en un restaurante se ha convertido en algo raro para nosotros. La comida y el servicio, y la compañía, por supuesto, eran perfectos. Y San Geraldo se veía especialmente delicioso en una de sus nuevas máscarillas. Incluso él coordinó los colores de su conjunto.

San Geraldo’s, left, and mine, right. / De San Geraldo, izquierda, y las mías, derecha.
The reverse. / El reverso.
My collection, front… / Mi colección, frontal …
And my collection, back… / Y mi colección, de vuelta …

My friend Susan, in Oregon, sent this. She said it immediately made her think of me.

Mi amiga Susan, en Oregon, envió esto. Dijo que inmediatamente la hizo pensar en mí.

Miguel, Me-wine, and his halo. / Miguel, MiVino, y SuHalo.
Chef’s Salad. / Ensalada del Chef.
To counteract the salad: Turrón and chocolate ice cream, freshly made. / Para contrarrestar la ensalada: Helado de turrón y chocolate, recién hecho.

.

This song has been playing in my head because right around minute 4:17, the character sings, “We’ll go masked.” Now it can run in your head. (Besides, it’s musical theatre genius.)

Esta canción ha estado sonando en mi cabeza porque a la vuelta del minuto 4:17, el personaje canta: “Iremos enmascarados”. Ahora puede sonar en tu cabeza. (Además, es genio del teatro musical).

Lockdown Days 97 & 98: Where Have I Been? / Encierro Días 97 & 98: ¿Dónde He Estado?

La versión español está después de la versión inglés.

ASK ME HOW MY DAY was yesterday. Go ahead. Ask me. [“So, Mitchell, how was your day yesterday?”] Uff! Don’t ask! Just imagine a combination of sciatica and severe constipation. That’s what kind of day I had. I’ll let you wonder if that description is literal or figurative.

My hip continues to ache, but not terribly. Walking in the sand has seemed to help, so instead of getting out of bed and heading right to my computer where I would sit and eat breakfast, I had a protein bar and headed out for an early-ish walk on the beach. I walked more than two kilometers as rapidly as I could without having to avoid anyone else. The sun was shining. The sand wasn’t yet hot. I worked up a sweat. My body felt great. All was well.

I returned home and had a quick, healthy breakfast before throwing on fresh shorts and a T-shirt and heading to Mesón Salvador for coffee with San Geraldo. I felt better than the day before. (Don’t even get me started on the day before.) I figured I’d blog after lunch, and then go on a little shopping expedition to Plaza Mayor.

After lunch, we discovered the internet was down. No problem. It sometimes happens. I rebooted both boxes. Four times. That’s when I began phoning Movistar (our internet provider). I won’t bother telling you how many times I dialed and was immediately disconnected, or how many times I made it through one, two, or even three prompts only to get disconnected again. I won’t tell you because I lost count.

I tried using my mobile [phone] to connect to Movistar’s website. The website didn’t respond. I texted Technical Support. An hour later, I received a text reply telling me it would be easier if I simply logged into Movistar’s website! Oh yeah?!? And then my mobile lost its connection.

So, I joined San Geraldo for a siesta. Dudo was just getting settled. San Geraldo began slapping the bed and saying to Moose, “Come on. You can come up. Come on.” Slap slap slap. “Come on. Come on.” Slap slap slap. I considered slapping SG but I instead slapped the bed. Hard. Twice. He said to Moose, “Well! I guess we can’t do that anymore.” Moose left the room. We settled down. Sort of. Dudo suddenly flew from the bed to the dresser to look out the window, which was closed because we had the air conditioning on.

A very short time later, SG decided to get up. He left the room, closing the door behind him. Dudo doesn’t like closed doors. He immediately ran to the door and slapped it with his paws a few times. And then he meowed. And meowed. He jumped on the bed and meowed directly in my face. I got up. I won’t tell you what I said. I opened the door. I won’t tell you what I said next. Dudo ran out. I closed the door. I said something that surprised even me. And I settled back down for my siesta.

Less than a half hour later, Dudo was back in the room. Yowling. In my face. He wanted to go out in the hall. I muttered something else I won’t bother repeating. Dudo and I went out together. He cuddled. He explored. I phoned Movistar. I got through! I was put on hold for an agent. I held and held. No problem. The agent came on and I stupidly asked if he spoke English. I said my Spanish was fine, “but it’s been a long afternoo…” He interruped and said, “No problem. I’ll connect you with an agent who speaks English. “No, no… no… We can do this in Spanish…” I whimpered. But it was too late. Miraculously, although I was on hold a while longer, I didn’t get disconnected. Finally, another agent picked up. He spoke Spanish. I asked if he spoke English. “No,” he said, “but I can connect you…” “NO, no, no!” I blurted. “That’s OK, I can speak Spanish!” I explained the problem. He told me it was part of a very large issue and they were working on it. And that was the end of the conversation and four hours of frustration.

San Geraldo then commented that maybe we could watch regular TV. I had forgotten that we pay for a TV package that we never use. Typical of us. So, after a bunch of hunting and pecking with our two remote controls, I remembered how to get the TV stations. We found something to watch. And that’s when SG’s mobile beeped and we realized we had internet service again. Don’t ask what I muttered at that point. Seriously, don’t even ask.

San Geraldo suggested pasta for dinner. I suggested going out. We stayed home and had pasta. It turned out to be a good idea. I don’t think I was actually ready for the public.

And that’s why this entry is both for Lockdown Day 97 (yesterday) and Lockdown Day 98 (today). I just got back from this morning’s walk on the beach. I’m going to Plaza Mayor after lunch (I think). Our State of Alarm officially ends today and the New Normal begins tomorrow. We’re thankful the New Normal comes with its own set of restrictions. I promise to tell you what “normal” feels like in the coming days.

Do you suppose the New Normal will be any better than the Old Normal?

.

PREGÚNTAME CÓMO FUE MI DÍA de ayer. Adelante. Preguntame. [“Entonces, Mitchell, ¿cómo fue tu día ayer?”] ¡Uff! ¡No preguntes! Solo imagine una combinación de ciática y estreñimiento severo. Ese es el tipo de día que tuve. Te dejaré preguntarte si esa descripción es literal o figurativa.

Mi cadera sigue doliendo, pero no terriblemente. Caminar en la arena parece haber ayudado, así que en lugar de levantarme de la cama y dirigirme directamente a mi ordenador donde me sentaría a desayunar, tomé una barra de proteínas y salí a dar un paseo temprano por la playa. Caminé más de dos kilómetros tan rápido como pude sin tener que evitar a nadie más. El sol brillaba. La arena aún no estaba caliente. Me sudaba mucho. Mi cuerpo se sintió genial. Todo estuvo bien.

Regresé a casa y tomé un desayuno rápido y saludable antes de ponerme pantalones cortos frescos y una camiseta y dirigirme a Mesón Salvador para tomar un café con San Geraldo. Me sentí mejor que el día anterior. (Ni siquiera empiece el día anterior). Me imaginé que bloguearía después del almuerzo, y luego iría a una pequeña expedición de compras a Plaza Mayor.

Después del almuerzo, descubrimos que Internet estaba caído. No hay problema. A veces sucede. Reinicié ambas cajas. Cuatro veces. Fue entonces cuando comencé a llamar a Movistar (nuestro proveedor de internet). No le diré cuántas veces marqué e inmediatamente me desconecté, o cuántas veces logré pasar una, dos o incluso tres indicaciones solo para desconectarme nuevamente. No te lo diré porque perdí la cuenta.

Intenté usar mi móvil para conectarme al sitio web de Movistar. El sitio web no respondió. Envié un mensaje de texto a soporte técnico. Una hora después, recibí una respuesta de texto que me decía que sería más fácil si simplemente iniciara sesión en el sitio web de Movistar. ¿¡¿Oh si?!? Y luego mi móvil perdió su conexión.

Entonces, me uní a San Geraldo para una siesta. Dudo se estaba acomodando. San Geraldo comenzó a bofetar la cama y le dijo a Moose: “Vamos. Puedes subir. Venga.” Bofeta bofeta bofeta. “Venga. Venga.” Bofeta bofeta bofeta. Pensé en abofetear a SG, pero en su lugar golpeé la cama. Fuerte. Dos veces. Le dijo a Moose: “¡Bueno! Supongo que ya no podemos hacer eso”. Moose salió de la habitación. Nos instalamos. Algo así como. Dudo repentinamente voló de la cama al tocador para mirar por la ventana, que estaba cerrada porque teníamos el aire acondicionado encendido.

Poco tiempo después, SG decidió levantarse. Salió de la habitación y cerró la puerta detrás de él. A Dudo no le gustan las puertas totalmente cerradas. Inmediatamente corrió hacia la puerta y la golpeó con las patas varias veces. Y luego maulló. Y maullado. Saltó sobre la cama y maulló directamente en mi cara. Me levanté. No te diré lo que dije. Abrí la puerta. No te diré lo que dije a continuación. Dudo salió corriendo. Yo cerré la puerta. Dije algo que incluso me sorprendió. Y me instalé de nuevo para mi siesta.

Menos de media hora después, Dudo había vuelto a la habitación. Aullando En mi cara. Quería salir al pasillo. Murmuré algo más que no me molestaría en repetir. Dudo y yo salimos juntos. Él se acurrucó. El exploró. Llamé a Movistar. ¡Lo logré! Me pusieron en espera de un agente. Lo sostuve y lo sostuve. No hay problema. El agente entró y le pregunté estúpidamente si hablaba inglés. Dije que mi español estaba bien, “pero ha sido una tarde larga …” Interrumpió y dijo: “No hay problema. Le conectaré con un agente que hable inglés. “No, no … no … podemos hacer esto en español …” gemí. Pero fue demasiado tarde. Milagrosamente, aunque estuve en espera un poco más, no me desconecté. Finalmente, otro agente recogió. El hablaba español. Le pregunté si hablaba inglés. “No”, dijo, “pero puedo conectarle …” “¡NO, no, no!” solté. “Está bien, ¡puedo hablar español!” Le expliqué el problema. Me dijo que era parte de un problema muy grande y que estaban trabajando en ello. Y ese fue el final de la conversación y cuatro horas de frustración.

San Geraldo luego comentó que tal vez podríamos ver la televisión regular. Había olvidado que pagamos un paquete de TV que nunca usamos. Típico de nosotros. Entonces, después de un montón de cazar y picotear con nuestros dos mandos, recordé cómo obtener las estaciones de televisión. Encontramos algo para mirar. Y fue entonces cuando el móvil de SG sonó y nos dimos cuenta de que teníamos servicio de internet nuevamente. No preguntes qué murmuré en ese momento. En serio, ni siquiera preguntes.

San Geraldo sugirió pasta para la cena. Sugerí salir. Nos quedamos en casa y comimos pasta. Resultó ser una buena idea. No creo que estuviera realmente listo para el público.

Y es por eso que esta entrada es tanto para el Día de bloqueo 97 (ayer) como para el Día de bloqueo 98 (hoy). Acabo de regresar de la caminata de esta mañana en la playa. Voy a Plaza Mayor después del almuerzo (creo). Nuestro Estado de Alarma termina oficialmente hoy y la Nueva Normal comienza mañana. Agradecemos que la Nueva Normalidad tenga su propio conjunto de restricciones. Prometo decirte lo que se siente “normal” en los próximos días.

¿Crees que la Nueva Normal será mejor que la Vieja Normal?

.

Serenity, now! / Serenidad, ¡ahora!

Lockdown Day 95: I Don’t Want to Get Over / Encierro Día 95: No Quiero Superar

La versión español está después de la versión inglés.

I HAD TWO GLASSES OF wine with dinner last night. I also had three French fries (because Primavera makes the best French fries in creation). San Geraldo used to order a bowl as an appetizer for himself. Last night he shared with me and our friends Tynan and Elena. We haven’t had French fries in months.

I had a main course of pluma iberica (a cut of pork from black ibérico pigs that range freely across the oak forests of southwestern Spain), and freshly made tiramisu for dessert (with a candle in it… that I’m pretty sure I removed before eating), followed by one-and-a-half glasses of after-dinner wine (mine and San Geraldo’s) selected by Miguel — superb.

I slept fitfully and woke up with a hangover. Yes, that’s all it takes. Maybe if I had stuck to drinking like a fish all these years, I wouldn’t have this problem.

The top photo is what I did not eat last night. Anyway, everything I had was organic!

.

ANOCHE TOMÉ DOS COPAS DE vino (ribera) con la cena. También tuve tres papas fritas (porque Primavera hace las mejores papas fritas en la creación y decidimos vivir peligrosamente). San Geraldo solía pedir un plato como aperitivo para sí mismo. Anoche compartió conmigo y nuestros amigos Tynan y Elena. No hemos comido papas fritas en meses.

Tuve un plato principal de pluma iberica, y tiramisú recién hecho para el postre (con una vela dentro … que estoy bastante seguro de haber quitado antes de comer), seguido de un vaso y medio de vino dulce (el mío y el de San Geraldo) seleccionado por Miguel — excelente.

Dormí a ratos y me desperté con resaca. Sí, eso es todo lo que se necesita beber. Tal vez si me hubiera aferrado a beber como un pez todos estos años, no tendría este problema.

La foto de arriba es lo que no comí anoche. De todos modos, ¡todo lo que tenía era orgánico!

Miguel, smiling with his eyes.
Miguel, sonriendo con los ojos.
The sweetest hangover. “If there’s a cure for this, I don’t want it.”
La resaca más dulce. “Si hay una cura para esto, no la quiero”.

.

Lockdown Day 94: On Route 66 / Encierro Día 94: En Ruta 66

La versión español está después de la versión inglés.

SINCE MOVING TO SPAIN NEARLY nine years ago, we’ve been surprised to discover how many people from around the world know about the American highway called Route 66, which “… winds from Chicago to L.A., almost 2,000 miles along the way.”

San Geraldo and I have crossed or traveled on many parts of Route 66, which really didn’t have much to say for itself other than a great song and a whole lot of history. But a dream many Europeans have is to visit the United States and ride a motorcycle along Route 66. So, of course, when my birthday rolled around today, I thought of the song and getting my kicks. Because… I’m 66!

It’s amazing what can happen when you’re not looking. And when you are.

.

DESDE QUE NOS MUDAMOS A España hace casi nueve años, nos sorprendió descubrir cuántas personas de todo el mundo conocen la carretera estadounidense llamada Ruta 66, que “… serpentea desde Chicago a Los Ángeles, casi 2.000 millas en el camino.”

San Geraldo y yo hemos cruzado o viajado por muchas partes de la Ruta 66, que realmente no tenía mucho que decir aparte de una gran canción y mucha historia. Pero un sueño que muchos europeos tienen es visitar los Estados Unidos y andar en motocicleta por la ruta 66. Entonces, por supuesto, cuando mi cumpleaños llegó hoy, pensé en la canción y en darme una patada. Porque … ¡tengo 66 años!

Es increíble lo que puede suceder cuando uno no está mirando. Y cuando lo uno es.

.

Exactly 3 months shy of 66 years ago.
Exactamente 3 meses menos que hace 66 años.

Lockdown Day 87: A Dummy and a Hulabrella / Encierro Día 87: Un Muñeco y una Hulabrilla

La versión español está después de la versión inglés.

I WAS BACK AT THE orthodontist yesterday afternoon. I’m attempting to get my retainers. It’s not going well. Personally, I like my orthodontist. Professionally? Well, I’ll tell you all about it another day.

Meanwhile, after only a week in Phase 2, we’ve moved onto Phase 3 along with 52 percent of the country. We’ll see how things go with more freedom of movement and with more people coming to town.

The one good thing that came out of my visit to the orthodontist yesterday was my 4-km (2.5-mile) walk home along the beach. The day was glorious. The wind was gusting at times but not like the day of my microdermabrasion (yesterday).

The directional arrows are already beginning to wear away on the Paseo. But, I have a feeling that, with Phase 3, they’re no longer being enforced (not that they were ever really enforced).

I saw fresh fish along the way (ugly fresh fish); some guys doing a balancing act on an elastic band strung between two palm trees; and a masked dummy with a cigar sitting at a café table. But he was a real dummy (well, a fiberglass statue). He sits inside that café year-round not smoking his cigar. He’s been moved up front now and I thought the mask was a nice addition. You’ll notice the cafe patron in the yellow tank top watching him peevishly, just waiting for him to light up that stinky cigar.

Another interesting sight was the set of beach umbrellas alongside one of the chiringuitos. Unlike the different levels of elegance of the thatch umbrellas, these were really nothing more than hula skirts (modest hula skirts, with fabric liners). Hulabrellas!

.

ESTABA DE VUELTA EN LA oficina de la ortodoncista ayer por la tarde. Estoy intentando conseguir mis retenedores. No va bien. Personalmente, me gusta mi ortodoncista. Profesionalmente? Bueno, te contaré todo sobre eso otro día.

Mientras tanto, después de solo una semana en la Fase 2, pasamos a la Fase 3 junto con el 52 por ciento del país. Veremos cómo van las cosas con más libertad de movimiento y con más personas que vienen a la ciudad.

Lo único bueno que salió de mi visita al ortodoncista ayer fue mi caminata de 4 km (2.5 millas) a casa a lo largo de la playa. El día fue glorioso. El viento soplaba a veces pero no como el día de mi microdermoabrasión (ayer).

Las flechas direccionales ya comienzan a desgastarse en el Paseo. Pero, tengo la sensación de que, con la Fase 3, ya no se aplican (no es que realmente se apliquen).

Vi pescado fresco en el camino (pescado fresco feo); algunos chicos haciendo un acto de equilibrio en una banda elástica colgada entre dos palmeras; y un muñeco enmascarado con un puro, sentado en una mesa de café. Pero él era un verdadero muñeco (bueno, una estatua de fibra de vidrio). Se sienta dentro de ese café durante todo el año sin fumar su puro. Lo han movido al frente ahora y pensé que la mascarilla era una buena adición. Notarás que el patrón de la cafetería en la camiseta amarilla lo mira malhumorado, solo esperando que encienda ese puro apestoso.

Otra vista interesante fue el conjunto de sombrillas junto a uno de los chiringuitos. A diferencia de los niveles de elegancia de las sombrillas de paja, en realidad no eran más que faldas de hula (modestas, con forros de tela). ¡Hulabrillas!

.