It’s the slammer / Es la carcel

La versión en español á está después de la versión en inglés.

I MANAGED TO FORCE MYSELF out the door yesterday for a walk. While I was out, Kathleen noticed my blog post and texted me to meet them at our nearby Roman ruins park. That was a major uplift. My pal Luke is as exceptional and kind as ever. And his little brother Beckett now likes me. I know because he kept picking up gravel and putting it in my hands. Luke painted a picture for me and one for San Geraldo. I’ll share those tomorrow. It’s always a pleasure to see Pedro and Kathleen. When I received Kathleen’s message, I was admiring a wall of flame vines. Then this morning I woke to a flaming sunrise.

I found a set of 20 postcards online that should please The Kid Brother’s requirements for something “not boring.” He tired of my local tourist postcards (and I was running out of options anyway). Above is what I sent this week.

He told me he received another postcard from “You know… the guy you better watch out for.” “David the lawyer?” I asked. “That’s right. Or else it’s the slammer for you!” We chatted for a while. He said the postcard was of a lamb, which would be a sheep. I asked if it was a drawing or a photo and he told me it was “real” (a photo). He said it was really, really funny. But that was as much description as I could get. The Kid Brother was in a great mood. And he had his first COVID vaccine Monday. Anyway, thanks David (Travel Penguin) even though I have to watch out for you.

.

AYER LOGRÉ FORZARME A SALIR por la puerta a dar un paseo. Mientras estaba fuera, Kathleen notó la publicación de mi blog y me envió un mensaje de texto para reunirme con ellos en nuestro cercano parque de ruinas romanas. Eso fue un gran impulso. Mi amigo Luke es tan excepcional y amable como siempre. Y ahora le agrado a su hermano pequeño Beckett. Lo sé porque seguía recogiendo grava y poniéndola en mis manos. Luke pintó un cuadro para mí y otro para San Geraldo. Los compartiré mañana. Siempre es un placer ver a Pedro y Kathleen. Cuando recibí el mensaje de Kathleen, estaba admirando un muro de enredaderas en llamas. Luego, esta mañana me desperté con un amanecer llameante. 

Encontré un conjunto de 20 postales en línea que deberían satisfacer los requisitos de The Kid Brother para algo “no aburrido”. Estaba cansado de mis postales turísticas locales (y de todos modos me estaba quedando sin opciones). Arriba está lo que envié esta semana. 

Me dijo que recibió otra postal de “Tu sabes … el tipo con el que es mejor que tengas cuidado”. “¿David el abogado?” pregunté. “Eso es correcto. ¡O si no, es la cancel para ti!” Charlamos un rato. Dijo que la postal era de un cordero [que sería una oveja]. Le pregunté si era un dibujo o una foto y me dijo que era “real” [una foto]. Dijo que era realmente, muy gracioso. Pero esa fue la descripción que pude obtener. El Hermanito estaba de muy buen humor. Y recibió su primera vacuna COVID el lunes. De todos modos, gracias David, aunque tengo que cuidarte.

Dudo this morning waiting for Isabel to arrive.
Dudo esta mañana esperando a que llegue Isabel.

Fierce Filomena / Feroz Filomena

La versión en español está después de la versión en inglés.

STORM FILOMENA PICKED UP HER pace yesterday afternoon and hasn’t slowed. It’s been raining since Wednesday, and coming down heavily and continuously for about 24 hours. The winds haven’t stopped blowing. The surf has been unusually high and rough. And the storm keeps building.

Today’s photos were shot through the glass curtain on the terrace or in poor light with a lot of zoom. Some are so impressionistic that they remind me of an oil painting my mother reproduced in the ’60s of a rainy day in Paris (or somewhere French). I just happen to have a photo (above) of my sister, Dale, and The Kid Brother attempting a comic pose in front of the painting in 1966. She was 15 and he was 6. We thought we were so clever but risked so much with that open umbrella inside the house (if you believe that crap). I wish I could remember who did the original painting.

The Kid Brother got mail. He started by telling me he had received “A card… just a postcard… just a card… a card … a post… not a… Want me to get it?” And without waiting for a response, he put down the phone and I heard him yell from a distance, “I’ll be right back!” He recognised the name and the city, and was more talkative than last week, so he spelled out the name and address for me after telling me it was from “‘you know’, not that far away.” It was from Mary in Maryland. He continued, “It’s another really nice card. A car.” “Is it an old, vintage car or a new car?” “I’m not quite sure…. But it’s a really nice card!” Thanks again, Mary (aka You Know From Not That Far Away), for sending a really nice card!

.

BORRASCA FILOMENA ACELERÓ SU RITMO ayer por la tarde y no ha bajado. Ha estado lloviendo desde el miércoles y está cayendo de manera intensa y continua durante aproximadamente 24 horas. Los vientos no han dejado de soplar. El oleaje ha sido inusualmente alto y duro. Y la tormenta sigue creciendo.

Las fotos de hoy se tomaron a través de la cortina de vidrio en la terraza, o con poca luz y con mucho zoom. Algunos son tan impresionistas que me recuerdan a un óleo que reprodujo mi madre en los años 60 de un día lluvioso en París (o en algún lugar francés). Resulta que tengo una foto (arriba) de mi hermana Dale y El Hermanito intentando una pose cómica frente a la pintura en 1966. Ella tenía 15 años y él 6. Pensábamos que éramos muy inteligentes, pero arriesgamos tanto con ese paraguas abierto dentro de la casa (si te crees esa mierda). Ojalá pudiera recordar quién hizo la pintura original.

El Hermanito recibió correo. Comenzó diciéndome que había recibido “Una tarjeta … solo una postal … solo una tarjeta … una tarjeta … una posta… no una … ¿Quieres que la reciba?” Y sin esperar una respuesta, colgó el teléfono y lo escuché gritar desde la distancia: “¡Vuelvo enseguida!”. Reconoció el nombre y la ciudad, y era más hablador que la semana pasada, así que me deletreó el nombre y la dirección después de decirme que era “de ‘ya sabes’, no tan lejos”. Fue de Mary en Maryland. Continuó: “Es otra carta realmente bonita. Un coche.” “¿Es un c0che antiguo o un coche nuevo?” “No estoy muy seguro … ¡Pero es una tarjeta realmente bonita!” Gracias de nuevo, Mary (alias, Ya Sabes No Tan Lejos), por enviar una tarjeta realmente bonita.

• I gave the cats their treats an hour early today. They decided that meant they should receive their treats again at the usual time. Ingrates! They followed me everywhere, even as I took pictures on the terrace. That’ll teach me!
• Hoy les di a los gatos sus aperitivos una hora temprano. Decidieron que eso significaba que deberían recibir sus aperitivos nuevamente a la hora habitual. ¡Ingratos! Me siguieron a todas partes, incluso mientras tomaba fotos en la terraza. ¡Eso me enseñará!

.

Drunks and elephants / Borrachos y elefantes

La versión en español está después de la versión en inglés.

THE KID BROTHER WAS SO happy yesterday, he sounded almost giddy. He bowled Saturday. His high game was 148 and that pleased him. Although he has bowled over 200 in the past (rarely), his average right now is 110. But that wasn’t even the best part.

He told me he received “two postcards and a card… you know, a normal card… but it’s a Christmas card… and it’s a really nice card … really nice… beautiful!”

“Can you read who the Christmas card is from?” “Yeah,” silence and then, “you know who.”

“Can you read the name to me?” He rattled off the letters, “J-E-N-N-I-F-E-R.” I reminded him who Jennifer was.

“Yeah, I know. They live down south,” he remembered, “and how’s the bird?” That would be Jennifer’s parrot, Marco. He then said, “It’s a nice card alright! Beautiful! Really nice!”

I asked about the first postcard. He said, “Elephants!”

“Elephants?” I asked. “Is it a painting or drawing?”

“No. Just elephants. But nice!”

“A photograph?”

“That’s right. Real ones. It is nice though!” he repeated.

“Who’s that from?”

“The same person.”

“Jennifer?”

“No. You know who. But they’re from the same.”

“So, the elephants and the other postcard are from one person?”

“Three.”

“Three what? Three elephants? Or three postcards?”

“Yeah! You know who! From the west coast.”

“Oh, wait. So you got three postcards from Susan in Oregon?”

“That’s right. I got three from her. All today.”

“Tell me about the other two.”

“There’s a bird house. An even nicer one. And then a bird. I don’t know the bird but it’s nice! Really nice. That was really good. All those cards!”

“Isn’t that amazing, Chuck. People can be so kind, huh? And there are still more on the way.”

“More?!?” “Yep.”

“Don’t worry. I’ll keep checking the mail!”

Thank you, Jennifer. Thank you, Susan. Thank you, everyone, for your kindness!

WHILE I WAS OUT yesterday evening, I stopped (yet again) at the little Christmas pop-up shop (click here). I planned to buy two black and white cookies, but they didn’t have any. I selected something else and then decided, since they were sold by the kilo, I couldn’t buy only two. So, I bought six. They’re called borrachuelos. Borracho is Spanish for drunk and borrachuelos are made with both wine and brandy, hence the name. They’re a Christmas specialty from here in Málaga province. These were filled with and half-dipped in dark chocolate. We liked them. A lot. A more traditional borrachuelo might be filled with sweet potato or pumpkin. I managed to keep two aside after dinner for our morning coffee/tea. San Geraldo had to be convinced. They taste like more.

.

EL HERMANITO ESTABA TAN FELIZ ayer que sonaba casi mareado. Jugó a los bolos el sábado. Su juego alto fue 148 y eso le gustó. Aunque ha lanzado más de 200 en el pasado (rara vez), su promedio en este momento es 110. Pero esa ni siquiera fue la mejor parte.

Me dijo que recibió “dos postales y una tarjeta … ya sabes, una tarjeta normal … pero es una tarjeta de Navidad … y es una tarjeta muy bonita … muy bonita … ¡preciosa!”

“¿Puedes leer de quién es la tarjeta de Navidad?”

“Sí”, silencio y luego, “sabes quién”.

“¿Puedes leerme el nombre?” Recitó las letras rápidamente, “J-E-N-N-I-F-E-R”. Le recordé quién era Jennifer.

“Si lo se. Viven en el sur”, recordó, “¿y cómo está el pájaro?” Ese sería el loro de Jennifer, Marco.

Luego dijo: “¡Es una bonita tarjeta, está bien! ¡Hermoso! ¡Muy agradable!”

Pregunté por la primera postal.

Dijo: “¡Elefantes!”

“¿Elefantes?” pregunté. “¿Es una pintura o un dibujo?”

“No. Solo elefantes”.

“¿Una foto?”

“Así es. Los verdaderos. ¡Aunque es agradable!

“¿De quién es?”

“La misma persona.”

“¿Jennifer?”

“No. Sabes quién. Pero son del mismo”.

¿Los elefantes y la otra postal son de una sola persona?”

“Tres.”

“¿Tres qué? ¿Tres elefantes? ¿O tres postales?”

“¡Si! ¡Sabes quién! De la costa oeste”.

“Oh espera. ¿Recibiste tres postales de Susan en Oregon?”

“Así es. Tengo tres de ella. Todo hoy.

Háblame de los otros dos.

“Hay una casa para pájaros. Uno aún mejor. Y luego un pájaro. ¡No conozco el pájaro, pero es bonito! Muy agradable. Eso fue realmente bueno. ¡Todas esas cartas!

“¿No es increíble, Chuck? La gente puede ser tan amable, ¿eh? Y todavía hay más en camino”.

“¿¡¿Más?!?” “Sí.” “No te preocupes. ¡Seguiré revisando el correo!

Gracias, Jennifer. Gracias, Susan. Gracias a todos por su amabilidad!

MIENTRAS ESTABA FUERA AYER por la noche, me detuve (una vez más) en la pequeña tienda emergente de Navidad (haz clic aquí). Tenía planeado comprar dos galletas blancas y negras, pero no tenían ninguna. Seleccioné otra cosa y luego decidí, como se vendían por kilo, no podía comprar solo dos. Entonces, compré seis. Se llaman borrachuelos. Borracho es español para borracho y los borrachuelos se hacen tanto con vino como con brandy, de ahí el nombre. Son una especialidad navideña de aquí en la provincia de Málaga. Estos estaban rellenos y medio sumergidos en chocolate negro. Nos gustaron. Mucho. Un borrachuelo más tradicional se puede rellenar con camote o calabaza. Me las arreglé para reservar dos después de la cena para nuestro café / té de la mañana. Había que convencer a San Geraldo. Saben a más.

Once bitten / Una vez mordido

La versión en español está después de la versión en inglés.

LAST NIGHT WAS THE WEEKLY phone call with The Kid Brother. He was again in a good mood, although he wasn’t as forthcoming with information as he’s been recently. It was actually more of what I would usually expect.

After hellos, I began, “So, Chuck, did you get any mail this week?” “Um, I’m not sure.” Oh, it’s going to be one of those conversations, I thought. “No deliveries?” (I ordered his annual desk calendar.) “Why? What’s comin’?” Argh! I told him the calendar was on its way. “Oh, good,” he said. “So, no mail at all this week?” I tried again. “I got mail!” “Well, what’d you get?” “Uh… there was somethin’ but I can’t remember.” “A card?” No response. So I tried a different tack.

“Hey, did you bowl on Saturday?” “Yeah.” I asked for the scores and he gave them to me. I entered them in the bowling spreadsheet 2020/2021 and tried again to explain the difference between a weekly average and a season average. Back to the mail.

“Did you get a card from me?” “Yeah.” “What was the picture on it?” “I’m not quite sure, but it was a really nice one.” Sigh. “Well, I’m glad you got my card.” “I think I got another one, too.” “From me?” “No! From the same state!” “Jacksonville, Florida?” “Yeah!” “J-A-N-I-E?” “That’s the one! It’s a good picture!” “What is it?” “Uh, I’ll have to look at it again tomorrow.” And from there we went into the “Who’s on First” Abbott and Costello routine (click here). I demanded, “Tomorrow? Whatsamattah? Ya don’t wanna tell me today?” And he said, “I am tellin’ ya today. And Tomorrow’s pitchin’!”

My mood is improving. But I hadn’t slept well Monday night, so I had a siesta instead of going out Tuesday afternoon. When I woke up, I sat at my desk and after a moment noticed I was absent-mindedly scratching my right elbow, which itched. I peered at it and saw a welt forming. Then I had an itch on my upper left arm. Another welt. And one more about an inch away. I suddenly felt like my entire body was covered in spiders. I shook my arms. I roughly brushed my hands over my scalp and across my face. That passed. The welts calmed down within a half hour. One warm day and I’m again invaded by biting insects (well, maybe one biting insect). It must be parked in my office because I just noticed another itch/welt on my upper right arm. There’s the old expression “Once bitten, twice shy” (meaning, according to Merriam-Webster: a person who has failed or been hurt when trying to do something is careful or fearful about doing it again). I wonder what they’d have to say about thrice bitten or what comes after thrice. I’ll have to ask The Kid Brother — tomorrow. He won’t tell me today.

Speaking of yesterday, San Geraldo baked another apple cake. Although for some reason he started calling it an apple tart. When I pointed that out, he told me, “Well, you don’t make an apple cake in a spring-lock pan.” I argued, “But the recipe, which instructs you to use a spring-lock pan, calls it apple cake, and you have until yesterday called it apple cake.” “I have?” “Yes, you have.” “Oh.”

NOTE:
Here’s a major difference between a tart and a cake. A tart is a sweet or savory dish with shallow sides and only a bottom crust. And that’s this week’s cooking lesson. You can count on me.

I just poured my tea and SG’s coffee. He asked if I wanted a slice of coffee cake with my tea. So many choices. (The photo at top is San Geraldo’s banana bread with chocolate chunks from last week. He still calls it banana bread.)

.

ANOCHE FUE LA LLAMADA SEMANAL con El Hermanito. Volvió a estar de buen humor, aunque no fue tan comunicativo con la información como lo ha estado recientemente. En realidad, fue más de lo que normalmente esperaría.

Después de saludar, comencé, “Entonces, Chuck, ¿recibiste algún correo esta semana?” “Um, no estoy seguro”. Oh, va a ser una de esas conversaciones. “¿No hay entregas?” (Pedí su calendario de escritorio anual.) “¿Por qué? ¿Qué viene?” ¡Argh! Le dije que el calendario estaba en camino. “Oh, bien”, dijo. “Entonces, ¿no recibiste ningún correo esta semana?” Intenté de nuevo. “¡Recibí correo!” “Bueno, ¿qué obtuviste?” “Uh … había algo pero no lo recuerdo”. “¿Una tarjeta?” Ninguna respuesta. Así que probé una táctica diferente.

“Oye, ¿jugaste a los bolos el sábado?” “Si.” Le pedí las puntuaciones y me las dio. Los ingresé en la hoja de cálculo de bolos 2020/2021 e intenté nuevamente explicar la diferencia entre un promedio semanal y un promedio de temporada. De vuelta al correo.

“¿Recibiste una tarjeta mía?” “Yo hice.” “¿Cuál era la foto?” “No estoy muy seguro, pero fue muy agradable”. Suspiro. “Bueno, me alegro de que hayas recibido mi tarjeta”. “Creo que también tengo otro”. “¿De mi parte?” “¡No! ¡Del mismo estado!” “¿Jacksonville, Florida?” “Si. Si.” “¿J-A-N-I-E?” “¡Ese es! ¡Es una buena foto!” “¿Qué es?” “Uh, tendré que mirarlo de nuevo mañana”. Y a partir de ahí pasamos a la rutina, “Quién está primero” de Abbott y Costello (haz clic aquí). Le pregunté: “¿Mañana? ¿Qué pasa? ¿No quieres decírmelo hoy?” Y él dijo: “Te lo digo hoy. ¡Y Mañana lanzaremos!”

Mi estado de ánimo está mejorando. Pero no había dormido bien el lunes por la noche, así que tuve una siesta en lugar de salir el martes por la tarde. Cuando desperté, me senté en mi escritorio y después de un momento noté que estaba rascándome distraídamente el codo derecho. Y le picaba. Lo miré y vi que se formaba una roncha. Luego tuve picazón en la parte superior del brazo izquierdo. Otra roncha. Y uno más a una pulgada de distancia. De repente sentí como si todo mi cuerpo estuviera cubierto de arañas. Sacudí mis brazos. Pasé mis manos por mi cuero cabelludo y por mi cara con brusquedad. Eso pasó. Las ronchas se calmaron en media hora. Un día caluroso y nuevamente me invaden insectos que pican (bueno, tal vez uno). Debe estar estacionado en mi oficina porque acabo de notar otra picazón / roncha en la parte superior del brazo derecho. Existe la antigua expresión “Una vez mordido, dos veces tímido” (es decir, según Merriam-Webster: una persona que ha fallado o ha sido herida al intentar hacer algo tiene cuidado o teme volver a hacerlo). Me pregunto qué tendrían que decir sobre tres veces mordido o lo que viene después de tres veces. Tendré que preguntarle a The Kid Brother mañana. Hoy no me lo dirá.

San Geraldo horneó ayer otro tarta de manzana. Aunque por alguna razón empezó a llamarlo tart (que es algo diferente que cake en inglés. Cuando le señalé eso, me dijo: “Bueno, no se hace un apple cake en un molde de resorte con cierre de presión”. Argumenté: “Pero la receta, que te indica que uses un molde de resorte con cierre de presión, lo llama apple cake, y hasta ayer lo has llamado un tart”. “¿De verdad?” “Si.” “Oh.”

Acabo de hacer mi té y el café de SG. Me preguntó si quería una pieza de coffee cake [tarta de café] con mi té. Tantas opciones.

NOTA:
Aquí hay una gran diferencia entre un tart y un cake: Un tart tiene lados poco profundos y solo una corteza inferior. Y esa es la lección de cocina de esta semana. Puedes contar conmigo.

La foto de arriba es el pan de plátano con trozos de chocolate de San Geraldo de la semana pasada. Todavía lo llama pan de plátano).

Coffee apple cake tart
Tarta de manzana café tart

Which stooge are you? / ¿Quién chiflado eres tú?

La versión en español está después de la versión en inglés.

THIS WEEK’S PHONE CALL WITH The Kid Brother began like most others. After brief hellos and a discussion about the weather, I asked, “Did you get any mail this week, Chuck?” “Just my check.”

“Oh, good, you got paid on time! Maybe the mail is back to normal now that the election’s over. So you didn’t get any other mail?”

“Yeah, a card. Lemme go get it.” “I’m back.”

“Do you know who it’s from?”

“I know. I know.”

“Someone you already know?”

“I know. I know.”

“What’s the name?”

“I think it’s two names!”

“Can you read it to me?”

“A-N-N-E M-A-R-I-E….”

“Oh, that’s Anne Marie from Philadelphia.”

“I know. I know. She lives in a good city.”

“I told her you love Philly.”

“It’s been a long time. They got a good team.”

“That’s the first card you’ve received from Anne Marie. What’s on the card?”

“Dolphins!”

“Miami dolphins?” [the football team]

“No! Real dolphins, wise guy!”

“She sent you a card with flamingos a long time ago.”

“Flamingos? I’ll have to look.”

“No, it seems to be lost in the mail.”

“I didn’t check today.”

“Oh, so you may have more mail.”

“Ya never know. I’ll have to check.”

“Well, maybe the flamingo card will come one of these days.”

“Oh, a wise guy, eh?!?”

So, we’ve moved on to The Three Stooges. “Which one are you?” he asked.

“Which Stooge? I’m not sure. Maybe Curly. He didn’t have any hair either.”

“I think you’re Shemp!”

“Gee, thanks! Which one are you?” I asked.

“I’m the one who’s always hittin’ everybody,” he said proudly.

“Of course, you are! You’ve always been Moe.”

“That’s right,” he said, and then he went into character, “Why I oughta…!”

“Did you know that Moe and Shemp were brothers in real life, Curly, too?”

“I know. I know. You knucklehead! I gotta go put this card away. I don’t want it to get ruined.”

The photo at top is The Kid Brother (aka Moe) in front of the Liberty Bell in Philadelphia in 1982. Thanks a million, Anne Marie. That was a happy Kid Brother.

.

LA LLAMADA DE ESTA SEMANA con El Hermanito comenzó como la mayoría de los demás. Después de unos breves saludos y una discusión sobre el clima, le pregunté: “¿Recibiste algún correo esta semana, Chuck?” “Solo mi nómina”.

“¡Oh, bien, te pagaron a tiempo! Quizás el correo haya vuelto a la normalidad ahora que terminaron las elecciones. ¿Entonces no recibiste ningún otro correo?”

“Sí, una tarjeta. Déjame ir a buscarlo”. “Volví.”

“¿Sabes de quién es?”

“Lo sé. Lo sé.”

“¿Alguien que ya conoces?”

“Lo sé. Lo sé.”

¿Que es el nombre?”

¡Son dos nombres, creo!”

¿Me lo puedes leer?” “A-N-N-E M-A-R-I-E …“

Oh, ella es Anne Marie de Filadelfia”.

Lo sé. Lo sé. Vive en una buena ciudad”.

Le dije que amabas Filadelfia”.

Ha sido un largo tiempo. Tienen un buen equipo”.

Esa es la primera tarjeta que recibe de Anne Marie. ¿Qué hay en la tarjeta?”

“¡Delfines!”

¿Delfines de Miami?” [el equipo de fútbol]

“¡No! ¡Delfines de verdad, tonto!”

Ella te envió una tarjeta con flamencos hace mucho tiempo”.

¿Flamencos? Tendré que mirar”.

No, parece que se perdió en el correo”.

No revisé hoy”.

Oh, entonces puede que tengas más correo”.

Nunca se sabe. Tendré que comprobarlo”.

Bueno, tal vez la carta de flamencos llegue uno de estos días”.

Oh, un burlador, ¿eh?!?”

Entonces, pasamos a Los Tres Chiflados. “¿Cual eres tu?” preguntó.

“¿Cúal chiflado? No estoy seguro. Quizás Curly. Él tampoco tenía pelo”.

¡Creo que eres Shemp!”

“¿Shemp? ¡Vaya, gracias! ¿Cual eres tu?” yo pregunté.

“Yo soy el que siempre golpea a todos”, dijo con orgullo.

“¡Por supuesto que lo eres! Siempre has sido Moe”.

Eso es correcto”, dijo, y luego entró en el personaje, “¡Por qué yo debería…!”

¿Sabías que Moe y Shemp eran hermanos en la vida real, también Curly?”

Lo sé. Lo sé, sabihondo! Tengo que guardar esta tarjeta. No quiero que se arruine.”

La foto en la parte superior es de El Hermanito (también conocido como Moe) frente a la campana de la libertad en Filadelfia en 1982. Un millón de gracias, Anne Marie. Ese fue un Hermanito feliz.