Fierce Filomena / Feroz Filomena

La versión en español está después de la versión en inglés.

STORM FILOMENA PICKED UP HER pace yesterday afternoon and hasn’t slowed. It’s been raining since Wednesday, and coming down heavily and continuously for about 24 hours. The winds haven’t stopped blowing. The surf has been unusually high and rough. And the storm keeps building.

Today’s photos were shot through the glass curtain on the terrace or in poor light with a lot of zoom. Some are so impressionistic that they remind me of an oil painting my mother reproduced in the ’60s of a rainy day in Paris (or somewhere French). I just happen to have a photo (above) of my sister, Dale, and The Kid Brother attempting a comic pose in front of the painting in 1966. She was 15 and he was 6. We thought we were so clever but risked so much with that open umbrella inside the house (if you believe that crap). I wish I could remember who did the original painting.

The Kid Brother got mail. He started by telling me he had received “A card… just a postcard… just a card… a card … a post… not a… Want me to get it?” And without waiting for a response, he put down the phone and I heard him yell from a distance, “I’ll be right back!” He recognised the name and the city, and was more talkative than last week, so he spelled out the name and address for me after telling me it was from “‘you know’, not that far away.” It was from Mary in Maryland. He continued, “It’s another really nice card. A car.” “Is it an old, vintage car or a new car?” “I’m not quite sure…. But it’s a really nice card!” Thanks again, Mary (aka You Know From Not That Far Away), for sending a really nice card!

.

BORRASCA FILOMENA ACELERÓ SU RITMO ayer por la tarde y no ha bajado. Ha estado lloviendo desde el miércoles y está cayendo de manera intensa y continua durante aproximadamente 24 horas. Los vientos no han dejado de soplar. El oleaje ha sido inusualmente alto y duro. Y la tormenta sigue creciendo.

Las fotos de hoy se tomaron a través de la cortina de vidrio en la terraza, o con poca luz y con mucho zoom. Algunos son tan impresionistas que me recuerdan a un óleo que reprodujo mi madre en los años 60 de un día lluvioso en París (o en algún lugar francés). Resulta que tengo una foto (arriba) de mi hermana Dale y El Hermanito intentando una pose cómica frente a la pintura en 1966. Ella tenía 15 años y él 6. Pensábamos que éramos muy inteligentes, pero arriesgamos tanto con ese paraguas abierto dentro de la casa (si te crees esa mierda). Ojalá pudiera recordar quién hizo la pintura original.

El Hermanito recibió correo. Comenzó diciéndome que había recibido “Una tarjeta … solo una postal … solo una tarjeta … una tarjeta … una posta… no una … ¿Quieres que la reciba?” Y sin esperar una respuesta, colgó el teléfono y lo escuché gritar desde la distancia: “¡Vuelvo enseguida!”. Reconoció el nombre y la ciudad, y era más hablador que la semana pasada, así que me deletreó el nombre y la dirección después de decirme que era “de ‘ya sabes’, no tan lejos”. Fue de Mary en Maryland. Continuó: “Es otra carta realmente bonita. Un coche.” “¿Es un c0che antiguo o un coche nuevo?” “No estoy muy seguro … ¡Pero es una tarjeta realmente bonita!” Gracias de nuevo, Mary (alias, Ya Sabes No Tan Lejos), por enviar una tarjeta realmente bonita.

• I gave the cats their treats an hour early today. They decided that meant they should receive their treats again at the usual time. Ingrates! They followed me everywhere, even as I took pictures on the terrace. That’ll teach me!
• Hoy les di a los gatos sus aperitivos una hora temprano. Decidieron que eso significaba que deberían recibir sus aperitivos nuevamente a la hora habitual. ¡Ingratos! Me siguieron a todas partes, incluso mientras tomaba fotos en la terraza. ¡Eso me enseñará!

.

Memories attached / Recuerdos adjuntos

La versión en español está después de la versión en inglés.

I DWELL. MY MIND GETS caught up in past experiences and I then dwell and, often, I’m miserable. To get my mind out of that loop, I have a couple of songs I sing in my head. One is “Move On” from the Broadway musical, “Sunday in the Park with George.” The other, which is often even more helpful, is “No Day But Today” from the show and film, “Rent.”

But I do enjoy many of my memories and I love sharing the stories, as you’ve probably noticed. We have plenty of momentos around the house. I try to display only the ones that make me smile. Here are a few and their stories, with many more to come.

.

YO DETENGO. MI MENTE SE encuentra atrapada en experiencias pasadas y luego habito y, a menudo, soy miserable. Para sacar mi mente de ese ciclo, tengo un par de canciones que canto en mi cabeza. Uno es “Move On” del musical de Broadway, “Sunday in the Park with George”. El otro, que a menudo es aún más útil, es “No hay más que hoy” del musical de Broadway y la película “Rent”. 

Pero disfruto muchos de mis recuerdos y me encanta compartir las historias, como probablemente hayas notado. Tenemos muchos momentos en casa. Intento mostrar solo los que me hacen sonreír. Aquí hay algunas y sus historias, y muchas más por venir.

• In 1971, when I was 17 and about to head off to university 400 miles from home. I was driving down Neptune Avenue in Brooklyn to meet a friend when I spotted my sister, Dale, waiting at a bus stop at the corner of Coney Island Avenue. I pulled over to gave her a lift home. She had been out shopping, a common occurrence, and had a going away gift for me. I can remember opening it in the car before pulling away. This is it above. Dale was 19. A confession: My first semester at school, the statue fell off my dorm dresser and broke. I was crushed and immediately repaired it. When Dale was 26, she had a brain tumor at the base of her skull right at the top of her spine. I looked at the cracks on the figurine and was convinced the brain cancer was my fault. (This will even be news to San Geraldo.) The figure sits on my desk and I think of her more than “now and then.”
• En 1971, cuando tenía 17 años y estaba a punto de ir a la universidad a 400 millas de casa. Estaba conduciendo por Neptune Avenue en Brooklyn para encontrarme con un amigo cuando vi a mi hermana, Dale, esperando en una parada de autobús en la esquina de Coney Island Avenue. Me detuve para llevarla a casa. Ella había estado de compras, algo común, y tenía un regalo de despedida para mí. Recuerdo haberlo abierto en el auto antes de alejarme. Este es el de arriba. El mensaje dice: “En esos momentos tranquilos en los que estás solo contigo mismo… piensa en mí de vez en cuando.” Dale tenía 19 años. Una confesión: Mi primer semestre en la escuela, la estatua se cayó de la cómoda de mi dormitorio y se rompió. Me aplastaron y lo reparé de inmediato. Cuando Dale tenía 26 años, tenía un tumor cerebral en la base del cráneo, justo en la parte superior de la médula espinal. Miré las grietas de la figura y me convencí de que el cáncer de cerebro era culpa mía. (Esto incluso será noticia para San Geraldo). La figura se sienta en mi escritorio y pienso en ella más que “de vez en cuando”.
• In 1979, I produced some business graphics as a favor for the wife of a colleague in another department at Downstate Medical Center. He had a tiny glass frame (2-3/4″ square) on his desk containing a photo of his wife. I had admired the frame and he gave me one as a thank-you for the artwork. I immediately placed this photo of Dale. It will soon be faded beyond recognition but I have a good quality scan that I’ll print when the time comes. The frame sat on my desk at every job I had since that time. It now sits on a shelf in my office.
• En 1979, realicé unos gráficos comerciales como un favor para la esposa de un colega en otro departamento en Downstate Medical Center. Tenía un pequeño marco de vidrio (7-cm cuadrado) en su escritorio que contenía una foto de su esposa. Yo había admirado el marco y me dio uno como agradecimiento por los gráficos. De inmediato coloqué esta foto de Dale. Pronto se desvanecerá irreconocible, pero tengo un escaneo de buena calidad que imprimiré cuando llegue el momento. El marco se sentó en mi escritorio en cada trabajo que tuve desde entonces. Ahora se encuentra en un estante en mi oficina .
• The parents of our friend Judyshannon had an idyllic cabin on Lopez Island in the San Juans north of Seattle, Washington. The cabin sat at the end of a long winding dirt driveway at the edge of the woods on a high ridge above the water. We went to the cabin with Judy a couple of times. She bought this stone face and named her Olivia de Lopez. Olivia hung for years outside near the door. When her parents were no longer able to visit the cabin, they sold it. Judy saved Olivia for us. She’s now Olivia de Lopez Sevilla y Fuengirola.
• Los padres de nuestra amiga Judyshannon tenían una cabaña idílica en Lopez Island en los San Juan al norte de Seattle, Washington. La cabaña estaba al final de un camino de tierra largo y sinuoso al borde del bosque en una loma alta sobre el agua. Fuimos a la cabaña con Judy unas veces. Compró esta cara de piedra y la llamó Olivia de López. Olivia colgó durante años fuera, cerca de la puerta. Cuando sus padres ya no pudieron visitar la cabaña, la vendieron. Judy salvó a Olivia para nosotros. Ahora es Olivia de Lopez Sevilla y Fuengirola.

.

Detecting a pattern / Detectando un patrón

La versión en español está después de la versión en inglés.

ALTHOUGH I HAD COFFEE AND conversation with good friend Tynan today, and that was uplifting, I refuse to think about other current events. So, let me take you back in time. First to 1979 with my parents in their kitchen and then over the last 10 years in their living room (with flashbacks to the 1950s — click here for that complete post). I had never given it much thought, but clearly My Mother The Dowager Duchess always loved color and patterns. And she wasn’t afraid to use them!

.

AUNQUE HE TENIDO UN CAFÉ y conversé con buen amigo Tynan hoy, y eso fue alentador, me niego a pensar en otros eventos actuales. Entonces, déjame llevarte atrás en el tiempo. Primero en 1979 con mis padres en su cocina y luego durante los últimos 10 años en su sala de estar (con flashbacks de la década de 1950; haz clic aquí para ver esa entrada completa). Nunca lo había pensado mucho, pero claramente a Mi Madre La Duquesa Viuda siempre le encantaron los colores y los patrones. ¡Y no tenía miedo de usarlos!

• 1979. The kitchen. Sister Dale was in for a visit from England and my parents hosted a party, for about 50 people, for their granddaughter’s 6th birthday (and eldest cousin Evie’s birthday, too — although not her 6th).
• 1979. La cocina. La hermana Dale estaba de visita desde Inglaterra y mis padres organizaron una fiesta, para unas 50 personas, por el sexto cumpleaños de su nieta (y el cumpleaños de la prima mayor Evie también, aunque no su sexto).
• Since 1970, there had been elegant gold lace drapes (with a botanical pattern) that hung in a curve. After more than 20 years, my mother tried to wash them in the bathtub. They came apart in her hands.
• Desde 1970, había elegantes cortinas de encaje dorado (con un patrón botánico) del piso al techo que colgaban en una curva. Después de más de 20 años, mi madre trató de lavarlas en la bañera. Se separaron en sus manos.
With The Duchess in 2014.
Con La Duquesa en 2014.
My mother’s “knitting chair” in 1950.
La “silla de tejer” de mi madre en 1950.
• Reupholstered in 1970 and stayed that way for the next 46 years.
• Retapizado en 1970 y permaneció así durante los siguientes 46 años.
• The chair was one of two that came from my grandfather’s synagogue when it closed in the 1960s. My father refinished the wood and my mother replaced the original (100-year-old) burgundy mohair with red silk. We considered shipping the two chairs to Spain (and reupholstering them), but I think it’s fairly obvious, they weren’t comfortable and they took up a lot of space.
• La silla fue una de las dos que vino de la sinagoga de mi abuelo cuando cerró en la década de 1960. Mi padre le dio un nuevo acabado a la madera y mi madre reemplazó el mohair burdeos original (de 100 años de antigüedad) con seda roja. Consideramos enviar las dos sillas a España (y retapizarlas), pero creo que es bastante obvio, no eran cómodas y ocupaban mucho espacio.
• You can see an ashtray on the table in 1954/55.
• Puede ver un cenicero sobre la mesa en 1954/55.
• Around 2014. Same table (refinished in 1960). Same ashtray. We had it shipped to Spain after my mother died in 2016. It survived three kids and 66 years with minor cracks only to be broken (beyond repair) in packing.
Alrededor de 2014. Misma mesa (reformada en 1960). Mismo cenicero. Lo enviamos a España después de que mi madre muriera en 2016. Sobrevivió a tres niños y 66 años con pequeñas grietas solo para romperse (irreparablemente) en el embalaje.

Twisted in a Nehru shirt / Retorcido en una camisa Nehru

La versión en español está después de la versión en inglés.

AS A TEENAGER, I SAW myself as a bit of a fashion plate. Or perhaps it would be better to say I imagined myself as a bit of a fashion plate. When I was around 11, my sister Dale took me shopping for some school event that was coming up. She forced me to step out of my comfort zone. I went home with black and white check pants and a red and black polka dot tie. That was all it took. There’s a photo somewhere, but I haven’t been able to find it.

When I was 15, Dale began to take me on regular shopping sprees. She taught me how to spend more money than I should have been spending (and to supplement her shopping budget) but she also taught me to be a bit adventurous in my style. I’d like to blame my Nehru shirt in 1968 on Dale, but I was only 14 and I think I did that all on my own. The medallion and “Granny Glasses,” too.

The first two photos are from a Halloween party that year. It was just six of us. I was grateful the host’s mother didn’t want the mess from bobbing for apples. The final photo was taken by Dale on our balcony. I have a feeling she also thought I looked cool.

.

COMO ADOLESCENTE, ME VÍA A mí mismo como un modelo de moda. O tal vez sería mejor decir que me imaginé a mí mismo como un modelo de moda. Cuando tenía alrededor de 11 años, mi hermana Dale me llevó de compras para un evento escolar que se avecinaba. Ella me obligó a salir de mi zona de confort. Me fui a casa con pantalones a cuadros negros y blancos y una corbata de lunares rojos y negros. Eso fue todo lo que necesitó. Hay una foto, pero no he podido encontrarla.

Cuando tenía 15 años, Dale comenzó a llevarme de compras con regularidad. Me enseñó a gastar más dinero del que debería haber gastado (y a complementar su presupuesto de compras), pero también me enseñó a ser un poco aventurero con mi estilo. Me gustaría culpar a Dale de mi camiseta de Nehru en 1968, pero solo tenía 14 años y creo que lo hice todo por mi cuenta. El medallón y las “gafas de abuela” también.

Las dos primeras fotos son de una fiesta de Halloween de ese año. Éramos solo seis de nosotros. Agradecí que la madre del anfitrión no quisiera que el desorden de buscar manzanas en agua. La foto final fue hecha por Dale en nuestro balcón. Tengo la sensación de que ella también pensó que me veía genial.

Had someone else already bitten into that apple? Ew!
¿Alguien más había mordido ya esa manzana? ¡Puaj!
• With my girlfriend, Hilary, playing Twister. I had lunch with Hilary and her sister — 5o years later — the last time I was in New York (click here). We didn’t play Twister.
• Con mi novia, Hilary, jugando a Twister. Almorcé con Hilary y su hermana — 50 años después— la última vez que estuve en Nueva York (haz clic aquí). No jugamos Twister.
TOO COOL FOR SCHOOL.

The Fifties / Los Cincuenta

La versión en español está después de la versión en inglés.

MY MOTHER THE DOWAGER DUCHESS had custom slip covers made for the furniture she chose for their first living room in 1950 (see yesterday’s post). She had the wing chair custom-sized so her arms were supported but not obstructed when she was knitting.

Most stories my mother told about those early years began with, “We had no money.” When I asked as an adult how they could afford custom slip covers and furniture, she explained: “Well, it was just the one chair. And you had to have slip covers for summer.” Yet another reason San Geraldo and I called her The Dowager Duchess.

Everything moved with us to the suburbs in 1956 and back to Brooklyn in 1964. I remember the slip covers being used but I don’t know for how many years. These photos are from my father’s 35mm slides. I wish there were more of the interiors. I find the style very cool. I think they were preparing me for Fuengirola fashion.

.

MI MADRE LA DUQUESA VIUDA hizo que se hicieran fundas personalizadas para los muebles que eligió para el primer salón en 1950 (ver la entrada de ayer). Tenía el sillón de orejas de tamaño personalizado para que sus brazos estuvieran apoyados pero no obstruidos cuando estaba tejiendo.

La mayoría de las historias que contaba mi madre sobre esos primeros años comenzaban con: “No teníamos dinero”. Cuando le pregunté cuando era adulto cómo podían pagar las fundas y los muebles personalizados, me explicó: “Bueno, era solo una silla. Y tenías que tener fundas antideslizantes para el verano”. Otra razón más por la que San Geraldo y yo la llamábamos La Duquesa Viuda.

Todo se mudó con nosotros a los suburbios en 1956 y de regreso a Brooklyn en 1964. Recuerdo que se usaron las fundas, pero no sé cuántos años. Estas fotos son de las diapositivas de 35 mm de mi padre. Ojalá hubiera más interiores. Aunque encuentro el estilo muy guay. Creo que me estaban preparando para la moda de Fuengirola.

Dale and the summer slip covers in 1952. The knitting chair at right.
Dale y las fundas de verano en 1952. La silla de tejer a la derecha.
Winter 1955. I can’t imagine I was allowed to play with that doll for very long.
Invierno de 1955. No puedo imaginarme que me permitieran jugar con esa muñeca por mucho tiempo.
No cats, so they installed a Dale door.
No hay gatos, así que instalaron una Puerta Dale.
1955. My eyes hadn’t yet adjusted to the patterns.
1955. Mis ojos aún no se habían adaptado a los patrones.