Chocolate helps / Chocolate ayuda

La versión en español está después de la versión en inglés.

THERE’S A BIG DIFFERENCE BETWEEN want and need. In Spanish, to want is querer; to need is necesitar. I often say necesitar (need) when I should say querer (want). In English, they can be a bit more interchangeable. Sometimes, however, I mean it. Like when I say I need chocolate.

Lulu and two of her friends met us for coffee at Mesón Salvador Friday morning. San Geraldo and I had been to Lulu’s house last week to hang some art. It’s rare to find walls here that require only a hammer and nail for picture-hanging. So we brought the drill and supplies and, among us, decided where the latest art acquisitions should go. I then drilled, hammered, and screwed.

Lulu served us coffee and Finnish pastries. We didn’t need (or want) anything. Spending time with Lulu is reward enough. We thought the coffee and pastries were plenty. But Lulu arrived Friday with a gift bag. It was intended for wine, but she knows us well. She filled it with Finnish sweets — plus a box of Finnish gingerbread cookies.

I’m being slammed daily with some difficult depression. Chocolate helps and gingerbread can’t hurt. Lulu had no idea I’ve been lately craving gingerbread, too.

I’ve also been waking from awful anxiety dreams every morning. I wake up around 6 or 7 and, if I go back to sleep, that’s when the anxiety dreams occur. Maybe I should stop going back to sleep and opt for a siesta instead. Maybe I should start the day with hot chocolate instead of tea or coffee.

Speaking of which, I just made coffee for SG and tea for myself. The top of my hand is bleeding from a nasty scrape. No knives or sharp utensils were involved. I didn’t reach under anything. I have no idea what I did. Cooking is dangerous.

.

HAY UNA GRAN DIFERENCIA ENTRE el deseo y la necesidad. En español, a menudo digo necesitar cuando debería decir querer. En inglés, pueden ser un poco más intercambiables. A veces, sin embargo, lo digo en serio. Como cuando digo que necesito chocolate.

Lulu y dos de sus amigas se reunieron con nosotros para tomar un café en Mesón Salvador el viernes por la mañana. San Geraldo y yo habíamos estado en la casa de Lulu la semana pasada para colgar algunas obras de arte. Es raro encontrar paredes aquí que solo requieran un martillo y un clavo para colgar cuadros. Así que trajimos el taladro y los suministros y, entre nosotros, decidimos dónde deberían ir las últimas adquisiciones de arte. Luego taladré, martilleé y atornillé.

Lulu nos sirvió café y pasteles finlandeses. No necesitábamos (ni queríamos) nada. Pasar tiempo con Lulu es recompensa suficiente. Pensamos que el café y los pasteles estaban bien. Pero Lulu llegó el viernes con una bolsa de regalo. Estaba destinado al vino, pero ella nos conoce bien. Lo llenó de dulces finlandeses, además de una caja de galletas de jengibre finlandesas.

Todos los días me azotan una depresión difícil. El chocolate ayuda y el pan de jengibre no hace daño. Lulu no tenía idea de que últimamente también he estado deseando pan de jengibre.

También me he estado despertando de horribles sueños de ansiedad todas las mañanas. Me despierto alrededor de las 6 o 7 y, si me vuelvo a dormir, es cuando ocurren los sueños de ansiedad. Quizás debería dejar de volver a dormir y optar por la siesta. Tal vez debería empezar el día con chocolate caliente en lugar de té o café.

Hablando de eso, solo preparé café para SG y té para mí. La parte superior de mi mano está sangrando por un desagradable rasguño. No se utilizaron cuchillos ni utensilios afilados. No alcancé debajo de nada. No tengo ni idea de lo que hice. Cocinar es peligroso.

Lulu had texted before her arrival to say she was on her way but she was having a bad hair day. So, of course, the first thing I did was pull out the camera.

Lulu le había enviado un mensaje de texto antes de su llegada para decir que estaba en camino, pero que estaba teniendo un mal día con el cabello. Entonces, por supuesto, lo primero que hice fue sacar la cámara.

SG’s cousin Elin in Northern Norway loves to say “TTT” (Things Take Time) — especially when SG is waiting for photos or answers to genealogy questions. Lulu’s T-shirt read “RELAX These Things Take Time.” So we had more smiles thinking of Elin, who is always worth the wait.

A la prima de SG, Elin, en el norte de Noruega, le encanta decir “TTT” (las cosas toman tiempo — Things Take Time), especialmente cuando SG está esperando fotos o respuestas a preguntas de genealogía. La camiseta de Lulu decía “RELÁJATE, estas cosas toman tiempo”. Así que teníamos más sonrisas pensando en Elin, que siempre vale la pena esperar.

This is what happens when the need is too great to waste time finding my reading glasses for a close-up before I take a bite.

Esto es lo que sucede cuando la necesidad es demasiado grande como para perder el tiempo buscando mis gafas de lectura para un primer plano antes de dar un mordisco.

• San Geraldo has been chief gardener here but has lately fallen down on the job due to his book-writing activities. So, we agreed I’ll take over. My first task was to attack, with a systemic, the pests that have been attacking the hibiscuses. One dose and there’s already improvement.
• San Geraldo ha sido el jardinero jefe aquí, pero últimamente se ha quedado sin trabajo debido a sus actividades de escritura de libros. Entonces, acordamos que me haré cargo. Mi primera tarea fue atacar, con un sistémico, las plagas que han estado atacando a los hibiscos. Una dosis y ya hay mejoría.

Lockdown Day 62: Better Now / Encierro Día 62: Ahora, Mejor

La versión español está después de la versión inglés.

I’VE BEEN WAKING EARLY MOST mornings with a bit of sciatic pain. Sometimes, I’m able to get back to sleep but, most days, the only relief is to get out of bed and start moving. It’s usually immediately improved and within an hour the pain is completely gone (although a trampoline would be out of the question).

This morning I winced as I got out of bed, and walked gingerly across the apartment. I tried to sit down, but I suddenly had jolts of pain emanating from my hip to my foot and up into my chest. I had cramps below my rib cage on one side. I moaned. I whined. I swore. I hobbled around the house while making the worst noises. I was a big baby. I apologized to San Geraldo, but I couldn’t help myself. I couldn’t walk, stand still, sit, lie down, without excruciating electrical jolts and muscle-cramping pain.

After about 15 minutes, I decided to try an isometric glute exercise (the standing glute squeeze). Either that helped or it was simply time for the pain to begin to ease. I’ll add it to my repertoire — just in case.

Moose followed me around the house the entire time, trying to get my attention (for his own selfish reasons). I apologized. Dudo simply watched from a safe distance. But when I began pacing on the terrace, he too thought he was adorable enough for me to forget about myself. The photos of Dudo were taken on another adorable day; today was not the day for the camera.

Once I felt a bit better, I went for a walk on the Paseo (walking briskly usually feels great and it did, finally, today), stopping before-hand to pay the flower vendor to put aside another hibiscus for me. On my way home I picked it up and brought San Geraldo some more color.

Speaking of color, click Dudo to see the vibrance in those eyes.

.

LA MAYORÍA DE LAS MAÑANAS me he despertado temprano con un poco de dolor ciático. A veces, puedo volver a dormir pero, la mayoría de los días, el único alivio es salir de la cama y comenzar a moverme. Por lo general, mejora de inmediato y en una hora el dolor desaparece por completo (aunque un trampolín estaría fuera de discusión).

Esta mañana hice una mueca cuando me levanté de la cama y caminé con cuidado por el piso. Traté de sentarme, pero de repente tuve una sacudida de dolor que emanaba de la cadera hasta el pie y subía al pecho. Tenía calambres debajo de la caja torácica en un lado. Yo gemí. Me quejé. Lo juré. Cojeaba por la casa mientras hacía los peores ruidos. Yo era un bebé grande. Me disculpé con San Geraldo, pero no pude evitarlo. No podía caminar, quedarme quieto, sentarme, acostarme, sin insoportables sacudidas eléctricas y dolor muscular.

Después de unos 15 minutos, decidí probar un ejercicio isométrico de glúteos (el apretón de glúteos de pie). O eso ayudó o simplemente era hora de que el dolor comenzara a disminuir. Lo agregaré a mi repertorio, por si acaso.

Moose me siguió por la casa todo el tiempo, tratando de llamar mi atención (por sus propios motivos egoístas). Me disculpé. Dudo simplemente observaba desde una distancia segura. Pero cuando comencé a pasear por la terraza, él también pensó que era lo suficientemente adorable como para que me olvidara de mí mismo. Las fotos de Dudo fueron tomadas en otro día adorable; hoy no era el día para la cámara.

Una vez que me sentí un poco mejor, salí a caminar por el Paseo (caminar enérgicamente, por lo general, se siente genial y, después de ese comienzo difícil, también lo hace hoy), deteniéndome de antemano para pagarle al vendedor de flores para que me dejara otro hibisco. En mi camino a casa lo recogí y traje a San Geraldo un poco más de color.

Hablando de color, haz clic en Dudo para ver la vitalidad en esos ojos.

.

Although I was walking “gingerly,” that’s not me above. (In case you don’t know, the redhead is Ginger from TV’s Gilligan’s Island.)
Ese no soy yo. (En inglés, si quiere decir “caminé cautelosamente”, también puede decir “caminé gingerly [con jengibre]”, que significa lo mismo y proviene de la palabra inglesa para jengibre. (No me preguntes por qué.) De todos modos, ella que tiene el pelo de jengibre arriba es Ginger del programa de televisión de la década de 1960 “Gilligan’s Island.”