Be Fruitful And … Vote / Ser Fructifero Y … Vota

La versión español está después de la foto de las primeras frutas.

ONE OF THE first people we fell in love with when we moved to Los Boliches in the city of Fuengirola nearly 6 years ago was Ana Crespillo. She owns one of the local fruit markets (the best local fruit market), housed in the Los Boliches public marketplace. Ana brings sunshine and color to even the dreariest day. Even if she does prefer San Geraldo’s bear hugs to my hugs, which she says feel like she’s hugging a block of wood. I suppose, in one sense, I should be proud of my rock-hard physique — which I’m sure is what she means. Besides, San Geraldo does give the best hugs. (So does Ana.)

By the way, I paid 50 euros today to send our ballots via DHL to California. Orange County (The OC) had better count them! Especially after not confirming our registration, not responding to my emails, and emailing our official ballots at the last minute after I wrote and complained to the Federal Voting Assistance Program. It turns out that, if I had better understood how it all worked, I wouldn’t have needed to wait anyway. May all our votes bear fruit!

“MY LITTLE BEAR” AND BONES (AS ANA CALLS US).
“MI OSITO” Y HUESOS (COMO NOS LLAMA ANA).
UNA DE LAS primeras personas de las que nos enamoramos cuando nos mudamos a Los Boliches en la ciudad de Fuengirola hace casi 6 años fue Ana Crespillo. Ella es propietaria de uno de los mercados de frutas locales (el mejor mercado de frutas locales), ubicado en el mercado público de Los Boliches. Ana aporta sol y color incluso al día más triste. Incluso si ella prefiere los abrazos de oso de San Geraldo a mis abrazos, que dice que se siente como si estuviera abrazando un bloque de madera. Supongo que, en cierto sentido, debería estar orgulloso de mi físico duro como la roca, que estoy seguro de que es lo que ella quiere decir. Además, San Geraldo da los mejores abrazos. (Ana también.)
Por cierto, pagué 50 euros hoy para enviar a California con DHL nuestras votaciones. ¡Orange County ( The OC) debería contarlos! Especialmente después de no confirmar nuestra inscripción, no responder a mis correos electrónicos, y enviar por correo electrónico nuestras votaciones oficiales en el último minuto después de que escribí y me quejé ante el Programa Federal de Asistencia de Votación. Resulta que, si yo hubiera entendido mejor cómo funcionaba todo, no habría tenido que esperar de todos modos. ¡Que todos nuestros votos fructifiquen!

ANA AND HER “LITTLE BEAR.”
ANA Y SU OSITO.
ANA, AT WORK.
ANA, EN EL TRABAJO.

The Law of Gravity / La Ley De La Gravedad

La versión español está después de la versión inglés.

WHILE ENJOYING AN evening out with our friends Tynan and Elena, we somehow got on the subject of gravity, age, and women’s breasts. San Geraldo told the story of how when he was 15 and traveling from South Dakota to California with his family, his grandmother, a generously proportioned woman, was in her motel room in her nightgown and when she sat, he was mortified to see the tip of her breast peeking out from beneath her nightgown.

I had heard this story before and never thought much of it until Tynan blurted, “Beneath her nightgown”? How big were they?!?”

San Geraldo explained, “Well the nightgown reached to well below her knees.”

‘What?!?’ I thought. “What?!?” Elena howled. That’s not possible!”

We finally determined — after all these years — that what San Geraldo saw was not a nipple at all but likely the knot of his grandmother’s rolled down nylon stockings.

But wait! There’s more!

While still on the subject of sagging breasts, San Geraldo asked, “Can they really sag down to your waist?” Elena said, “Well, if they’re big enough and heavy enough, of course.”

“But, what do you do with them? Do you roll them up?” San Geraldo asked. And then still unfortunately thinking aloud, “Well, I suppose they could pleat them so the nipple stays on the outside.”

I’m pretty sure he was kidding about the pleats.

MIENTRAS DISFRUTAMOS DE una velada con nuestros amigos Tynan y Elena, de alguna manera abordamos el tema de la gravedad, la edad, y los pechos de las mujeres. San Geraldo contó la historia de cómo cuando tenía 15 años y viajaba de Dakota del Sur a California con su familia, su abuela, una mujer generosamente proporcionada, estaba en el cuarto de su motel con su camisón y cuando ella se sentó, él se sintió mortificado al ver la propina de su pecho asomando por debajo de su camisón.

Había escuchado esta historia antes y nunca pensé mucho en ella hasta que Tynan dijo: “Debajo de su camisón”. ¿Qué tan grandes eran?!? “

San Geraldo explicó: “El camisón llegó muy abajo de sus rodillas”.

‘¿¡¿Qué?!?’ yo pensé. “¿¡¿Qué?!?” Elena aulló. ¡Eso no es posible!”

Finalmente, después de todos estos años, determinamos que lo que San Geraldo vio no era un pezón sino el nudo de las medias de nailon enrolladas de su abuela.

¡Pero espera! ¡Hay más!

Mientras seguía con el tema de los senos caídos, San Geraldo preguntó: “¿Realmente pueden caérsele hasta la cintura?” Elena dijo: “Bueno, si son lo suficientemente grandes y pesados, por supuesto”.

“Pero, ¿qué haces con ellos? ¿Los enrollas?” San Geraldo preguntó. Y aún así desafortunadamente pensando en voz alta: “Supongo que podrían plegarlos para que el pezón se quede afuera”.

Estoy bastante seguro de que él estaba bromeando sobre los pliegues.

AT 15 (AND STILL TODAY), SO MUCH TO LEARN.
A 15 AÑOS (Y TODAVÍA HOY), TANTO PARA APRENDER.

A NEW RECORD / UN NUEVO RECORD

TODAY IS A fifth anniversary for us. We have lived in Fuengirola for five years. In the same apartment in Fuengirola for five years! That’s a record for us. In more than 36 years together, we have never lived this long in any one place. I’ve included aerials and street views of our first 12 years.

HOY ES UN quinto aniversario para nosotros. Hemos vivido en Fuengirola durante cinco años. ¡En el mismo apartamento en Fuengirola durante cinco años! Para nosotros, eso es un récord. En más de 36 años juntos, nunca hemos vivido tanto tiempo en ningún lugar. He incluido fotos aéreas y vistas de la calle de nuestros primeros 12 años.

BEACON HILL, BOSTON, MASSACHUSETTS. 16 MONTHS TOGETHER.
BEACON HILL, BOSTON, MASSACHUSETTS. 16 MESES JUNTOS.

MARINA DEL REY, CALIFORNIA. 7 MONTHS.
MARINA DEL REY, CALIFORNIA. 7 MESES.

GEORGETOWN, WASHINGTON, D.C. 34 MONTHS.
GEORGETOWN, WASHINGTON, D.C. 34 MESES.
NEW HAVEN, CONNECTICUT. 18 MONTHS.
NEW HAVEN, CONNECTICUT. 18 MESES.

GUILFORD, CONNECTICUT. OUR PREVIOUS RECORD, NEARLY 5 YEARS!
GUILFORD, CONNECTICUT. NUESTRO RECORD ANTERIOR, ¡CASÍ 5 AÑOS!

How Lovely Are Thy Branches / Qué Verdes Son

OVER THE YEARS, a few of our Christmas trees. (Only missing 29 trees.)

A LO LARGO de los años, algunos de nuestros árboles de Navidad. (Solo faltan 29 árboles.)

MARINA DEL REY, CALIFORNIA. 1982.
GEORGETOWN, WASHINGTON, DC. 1984.
NEW HAVEN, CONNECTICUT, 1986. A 14-FOOT TREE.
347 ORNAMENTS; 750 WHITE LIGHTS; 72 CANDY CANES; AND A 30-FOOT POPCORN, CRANBERRY, AND ZITI GARLAND.
NEW HAVEN, CONNECTICUT, 1986. UN ÁRBOL DE 4 METROS.
347 ADORNOS; 750 LUCES BLANCAS; 72 BASTONES DE CARAMELO; Y UNA GUIRNALDA DE 9 METROS DE PALOMITAS, ARÁNDANOS, Y ZITI.
HOW? A STEPLADDER, THREE GIFT WRAP TUBES TAPED TOGETHER, A WIRE CLOTHES HANGER — AND A LOT OF TALENT.
HOW? UNA ESCALERA, TRES TUBOS DE CARTÓN PEGADOS CON CINTA ADHESIVA, UN GANCHO DE ALAMBRE — Y MUCHO TALENTO.
GUILFORD, CONNECTICUT, 1992. OUR FRESHLY CUT TREE.
GUILFORD, CONNECTICUT, 1992. NUESTRO ÁRBOL RECIÉN CORTADO.
SAN FRANCISCO, CALIFORNIA. 1998.
OUR HOTEL, VIOLA’S RESORT, PALM SPRINGS, CALIFORNIA. 2001.
NUESTRO HOTEL, VIOLA’S RESORT, PALM SPRINGS, CALIFORNIA, 2001. 
SEVILLE, SPAIN, 2011.
SEVILLA, ESPAÑA, 2011.