Be Fruitful And … Vote / Ser Fructifero Y … Vota

La versión español está después de la foto de las primeras frutas.

ONE OF THE first people we fell in love with when we moved to Los Boliches in the city of Fuengirola nearly 6 years ago was Ana Crespillo. She owns one of the local fruit markets (the best local fruit market), housed in the Los Boliches public marketplace. Ana brings sunshine and color to even the dreariest day. Even if she does prefer San Geraldo’s bear hugs to my hugs, which she says feel like she’s hugging a block of wood. I suppose, in one sense, I should be proud of my rock-hard physique — which I’m sure is what she means. Besides, San Geraldo does give the best hugs. (So does Ana.)

By the way, I paid 50 euros today to send our ballots via DHL to California. Orange County (The OC) had better count them! Especially after not confirming our registration, not responding to my emails, and emailing our official ballots at the last minute after I wrote and complained to the Federal Voting Assistance Program. It turns out that, if I had better understood how it all worked, I wouldn’t have needed to wait anyway. May all our votes bear fruit!

“MY LITTLE BEAR” AND BONES (AS ANA CALLS US).
“MI OSITO” Y HUESOS (COMO NOS LLAMA ANA).
UNA DE LAS primeras personas de las que nos enamoramos cuando nos mudamos a Los Boliches en la ciudad de Fuengirola hace casi 6 años fue Ana Crespillo. Ella es propietaria de uno de los mercados de frutas locales (el mejor mercado de frutas locales), ubicado en el mercado público de Los Boliches. Ana aporta sol y color incluso al día más triste. Incluso si ella prefiere los abrazos de oso de San Geraldo a mis abrazos, que dice que se siente como si estuviera abrazando un bloque de madera. Supongo que, en cierto sentido, debería estar orgulloso de mi físico duro como la roca, que estoy seguro de que es lo que ella quiere decir. Además, San Geraldo da los mejores abrazos. (Ana también.)
Por cierto, pagué 50 euros hoy para enviar a California con DHL nuestras votaciones. ¡Orange County ( The OC) debería contarlos! Especialmente después de no confirmar nuestra inscripción, no responder a mis correos electrónicos, y enviar por correo electrónico nuestras votaciones oficiales en el último minuto después de que escribí y me quejé ante el Programa Federal de Asistencia de Votación. Resulta que, si yo hubiera entendido mejor cómo funcionaba todo, no habría tenido que esperar de todos modos. ¡Que todos nuestros votos fructifiquen!

ANA AND HER “LITTLE BEAR.”
ANA Y SU OSITO.
ANA, AT WORK.
ANA, EN EL TRABAJO.

Where Are We Going? / ¿A Dónde Vamos?

La versión español está después de las dos primeras fotos.

I WENT FOR a hike Friday into a bit of the countryside with my pal Luke and his parents, Pedro and Kathleen. Leave it to a gifted 3-year-old to pose the existential question of the day.

Every few seconds Luke asked his mother, in English, “Where are we going?” “On a hike” or “for a walk” or “to explore,” she would reply.

So Luke would turn to his father and ask, in Spanish, “Donde va?” Pedro would correct his Spanish and say, “¿Donde vamos?” which would prompt Luke to ask, “¿Donde vamos?” Same answers. In Spanish.

I tried faxing in our absentee ballots to Orange County, California, today. They are due Friday and we only received them this past Friday. The FAX wouldn’t go through. Apparently too busy in Orange County. So now I have to rush mail them and hope they arrive on time. And I ask, “Where are we going?”

LUKE CHECKS HIS MAP.
LUKE REVISA SU MAPA.

FUI A CAMINAR un poco por el campo con mi compadre Luke y sus padres, Pedro y Kathleen. Deje en manos de un niño dotado de 3 años para plantear la pregunta existencial del día.

Cada pocos segundos, Luke le preguntaba a su madre, en inglés, “¿A dónde vamos?” “En una caminata” o “para un paseo” o “para explorar”, ella contestaba.

Entonces Luke se volvió hacia su padre y le preguntó, en español, “¿Dónde va?” Pedro corregiría su español y diría: “¿Dónde vamos?” lo que provocaría que Luke preguntara, “¿Dónde vamos?” Mismas respuestas. En español.

Hoy intenté enviar por fax nuestras boletas de votación en ausencia a California. Se vencen el viernes y solo los recibimos el viernes pasado. El FAX no pasaría. Al parecer, demasiado ocupado en la oficina en California. Así que ahora tengo que apresurarlos por correo y espero que lleguen a tiempo. Y yo pregunto: “¿A dónde vamos?”

YES, HE ASKED, “WHERE ARE THEY GOING?”
SÍ, ÉL PREGUNTÓ, “¿DÓNDE VAN?”

I DON’T KNOW WHERE WE’RE GOING, BUT THIS IS WHERE WE WERE.
NO SÉ A DÓNDE VAMOS, PERO AQUÍ ES DONDE ESTAMOS.
PEDRO’S HOMEMADE TORTILLA.
LA TORTILLA CASERA DE PEDRO.
POMEGRANATE, WHICH IN SPANISH IS GRANADA (PEDRO’S HOMETOWN).
GRANADA, EL CIUDAD DE PEDRO.
WITH OUR BACKWARDS, UPSIDE-DOWN BINOCULARS, WHERE ARE WE GOING, LUKE?
 CON NUESTROS PRISMÁTICOS AL REVÉS… Y AL REVÉS, ¿A DÓNDE VAMOS, LUKE?