Intense chocolate nightmare / Pesadilla de chocolate intenso

La versión en español está después de la versión en inglés.

I LOVE MAGNUM CHOCOLATE ICE cream. I never knew about Magnum until we arrived in Spain. It’s a Belgian brand of ice cream owned by a British-Dutch company, and originally developed and produced by a Danish company in the city of Aarhus. Doesn’t that make perfect sense?

The ice cream bars are delicious but the pints (half litres) of ice cream are even more fun. The entire tub is lined with a hardened chocolate coating. To eat the ice cream, you must first break through the chocolate coating on top. The tubs are plastic, so you can squeeze the sides to break up the chocolate lining. San Geraldo bought us each a pint the other night.

I recalled that when I eat it I don’t sleep well, but I had forgotten that it wasn’t simply a problem of digestion. So two nights in a row, to add to my depressive mood, I had terrible, horrible, unsettling nightmares. All night. I woke up this morning confused and for a moment didn’t even know where I was. The bedroom wasn’t familiar and I went through a couple of California cities before I remembered we lived in Spain and finally where we lived in Spain.

My next thought was: No more Magnus intense dark chocolate ice cream. But then I stepped back for a moment and realised it was simply no more Magnus intense dark chocolate ice cream just before bed time.

After giving the cats their treats and having my own breakfast, I met my student, JD, for another English lesson. It was again a pleasure and I plan to hold onto this feeling for the rest of the day.

While helping JD with her English, I learn quite a bit of Spanish. A well-known adage in English is: What doesn’t kill you makes you stronger. It turns out the Spanish version is slightly different: What doesn’t kill you, makes you fat. I wonder which is more true.

Stirring out of my nightmare this morning made me think of Emily Dickenson who said: “Adrift! A little boat adrift! And night is coming down! Will no one guide a little boat. Unto the nearest town?”

Here are boats I’ve seen from our terrace in recent weeks — on hazy mornings, sunny afternoons, and somber evenings — and other boats in our history. Will no one guide me unto the nearest town?

.

ME ENCANTA EL HELADO DE chocolate Magnum. Nunca supe de Magnum hasta que llegamos a España. Es una marca belga de helado propiedad de una empresa británico-holandesa, y originalmente desarrollada y producida por una empresa danesa en la ciudad de Aarhus. ¿No tiene perfecto sentido?

Las barras de helado están riquísimas pero las pintas (medio litro) de helado son aún más divertidas. Toda el envase está revestida con una capa de chocolate endurecido. Para comer el helado, primero debes romper la capa de chocolate en la parte superior. Los envases son de plástico, por lo que puede apretar los lados para romper el revestimiento de chocolate. San Geraldo nos compró unas pintas la otra noche.

Recordé que cuando lo como no duermo bien, pero había olvidado que no era simplemente un problema de digestión. Así que dos noches seguidas, para aumentar mi estado de ánimo depresivo, tuve pesadillas terribles, horribles e inquietantes. Toda la noche. Me desperté esta mañana confundido y por un momento ni siquiera supe dónde estaba. El dormitorio no me resultaba familiar y pasé por un par de ciudades de California antes de recordar que vivíamos en España y donde vivíamos en España.

Mi siguiente pensamiento fue: No más helado de chocolate negro intenso Magnus. Pero luego di un paso atrás por un momento y me di cuenta de que era simplemente que no debería tomar más helado de chocolate negro intenso Magnus justo antes de la hora de dormir.

Después de darles a los gatos sus aperitivos y de desayunar yo mismo, conocí a mi estudiante, JD, para otra lección de inglés. De nuevo fue un placer y planeo aferrarme a este sentimiento por el resto del día.

Mientras ayudo a JD con su inglés, aprendo bastante español. Un adagio muy conocido en inglés es: Lo que no te mata te hace más fuerte. Resulta que la versión en español es ligeramente diferente: Lo que no te mata engordo. Me pregunto cuál es más cierto.

Salir de mi pesadilla esta mañana me hizo pensar en Emily Dickenson, quien dijo: “¡A la deriva. ¡A la deriva! ¡Un barquito a la deriva! ¡Y la noche está al caer! ¿Nadie guiará un barquito. Hasta el pueblo más cercana?

Aquí hay barcos que he visto desde nuestra terraza en las últimas semanas — en mañanas brumosas, tardes soleadas, y noches sombrías — y otros barcos de nuestra historia. ¿Nadie me guiará al pueblo más cercano?

Neptune Lines several weeks ago.
Neptune Lines hace varias semanas.
And Neptune Lines late this morning.
Y Neptune Lines a última hora de esta mañana.
1991. Connecticut River. That’s the back of Judyshannon’s head in foreground. San Geraldo had just paddled me face first into and then out of the reeds. I was laughing. I hadn’t fully recovered from total facial paralysis from Lyme Disease, so my expression is Botox-like.
1991. Rio Connecticut. Esa es la parte posterior de la cabeza de Judyshannon en primer plano. San Geraldo acababa de empujarme de cara, primero dentro y luego fuera de los juncos. Me estaba riendo. No me había recuperado por completo de la parálisis facial total de la enfermedad de Lyme, por lo que mi expresión es similar a la de Botox.
1992. Lake Quonnipaug in our town of Guilford, Connecticut, right after we paddled over a giant snapper turtle and SG yelled, “Paddle fast!” The turtle’s shell was wider than our canoe.
1992. Lago Quonnipaug en nuestro pueblo de Guilford, Connecticut, justo después de que remamos sobre una tortuga pargo gigante y SG gritó: “¡Rema rápido!” El caparazón de la tortuga era más ancho que la canoa.
1947. My parents’ honeymoon. My mother labeled this photo “Davie getting disgusted.”
1947. La luna de miel de mis padres. Mi madre etiquetó esta foto como “Davie disgustado”.
1992. We wanted our own canoe, so we bought the car to put it on. Then we found a canoe to match it. Another canoe trip; this one to the Saco River in Maine.
1992. Queríamos nuestra propia canoa, así que compramos el coche para ponerla. Luego encontramos una canoa a juego. Otro viaje en canoa; éste al río Saco en Maine.