Bans, bananas, and more / Prohibiciones, plátanos, y más

La versión en español está después de la versión en inglés.

ON MY WAY HOME FRIDAY, I looked up to the terrace and spotted Dudo atop his kitty condo. I snapped a couple of quick photos and discovered after the fact that he was watching Isabel clean. This is an exciting new development. In the past, when Isabel cleaned, Dudo stayed in San Geraldo’s office — until she announced it was treat time. Who knows? Maybe in a month or two, he’ll pick up a broom.

As part of our latest covid-19 regulations, the many playgrounds, jungle gyms, and workout stations around town are once again off limits. Saturday, I went for a walk in the drizzle — which was bliss — and stopped for a photo of a banana palm filled with fruit. I had only my iPhone with me and, although the camera is good, its zoom isn’t great in less-than-perfect light. But I made do. I noticed someone coming out of the sea, which was a surprise to me in this weather, but even more surprising was that he appeared to be dancing. So, I ignored the bananas and focused on him. After some interesting twisting and strutting, he did some choreography with a jump rope (but no jumping).

.

EL VIERNES DE CAMINO A casa, miré hacia la terraza y vi a Dudo en lo alto de su apartamento de gatitos. Tomé un par de fotos rápidas y descubrí después del hecho de que estaba viendo a Isabel limpiar. Este es un nuevo desarrollo emocionante. En el pasado, cuando Isabel limpiaba, Dudo se quedaba en la oficina de San Geraldo, hasta que ella anunció que era hora de comer. ¿Quién sabe? Quizás en un mes o dos, recogerá una escoba.

Como parte de nuestras últimas regulaciones covid-19, los numerosos patios de recreo, gimnasios en la jungla y estaciones de entrenamiento de la ciudad vuelven a estar fuera de los límites. El sábado, salí a caminar bajo la llovizna, que fue una bendición, y me detuve para tomar una foto de una palmera de plátano llena de fruta. Solo tenía mi iPhone conmigo y, aunque la cámara es buena, su zoom no es excelente con una luz menos que perfecta. Pero me las arreglé. Vi que alguien salía del mar, lo cual fue una sorpresa para mí con este clima, pero aún más sorprendente fue que parecía estar bailando. Entonces, ignoré los plátanos y me concentré en él. Después de algunos giros y pavoneos interesantes, hizo una coreografía con una cuerda para saltar (pero sin saltar).

I can do that / Puedo hacer eso

La versión en español está después de la versión en inglés.

THE MAYOR OF MIJAS, THE neighbouring city equal in size to Fuengirola (about 80,000 residents) has proposed that our two cities be considered one municipality for the sake of these current restrictions. Along the borders, you can’t tell one city from another. Cross a street, you’re in Mijas. Many people will even argue whether you’re in one or the other. Jesica lives in Mijas and we can’t meet for coffee and English lessons this week because she can’t enter Fuengirola. We await the verdict from the powers that be in Andalucía. However, it’s possible that we will only be merged with Mijas Las Laguna, the neighbourhood most closely aligned with Fuengirola. In that case, Jesica and I might have to try online lessons.

Some of the new rules are becoming more clear (kind of like mud). Restaurants must close before 6 p.m. That puts a major cramp in Spanish-style dinner, which doesn’t begin until at least 9 p.m. We may have to have our big meal some days at lunch (much healthier anyway), so we can enjoy the food at Mesón Salvador (and support them). The curfew begins at 10 p.m., but after 6, outdoor activities are limited. Sometimes, those activities are clear; other times, not. San Geraldo was able to go grocery shopping yesterday evening and I saw people out running (or maybe they were running from the police). I think I’ll have it all figured out by the time the restrictions are lifted (I hope) on 23 November. We’ll do what we need to do, even if we don’t completely understand.

There’s currently a 2 percent chance of rain, which means there are clouds in the sky. It’s very exciting. The chance goes up to 10 percent overnight. I’ve included photos of this morning’s Mediterranean skies. I love clouds — especially since we don’t see any for most of 320 days each year.

Last week, during those couple of days of rain, the surfers were out in force. The photo above is of a group that made it look easy (well, mostly). I can do that! I can also do what the two guys are doing in the animation at the end. Well, I couldn’t do that last week. But I’m pretty sure I can do it today. Oh, never mind, I just watched them again. There’s one move that is still not going to happen!

Flu shots today. San Geraldo’s is at 6:02 p.m. (18:02) and mine is at 6:06 (18:06) — on the dot (more or less).

.

EL ALCALDE DE MIJAS, LA ciudad vecina del mismo tamaño que Fuengirola (unos 80.000 habitantes) ha propuesto que nuestras dos ciudades se consideren un solo municipio por el bien de estas restricciones actuales. A lo largo de las fronteras, no se puede distinguir una ciudad de otra. Cruza la calle, estás en Mijas. Mucha gente incluso discutirá si estás en uno u otro. Jesica vive en Mijas y no podemos reunirnos para tomar un café y tomar lecciones de inglés esta semana porque no puede cruzar a Fuengirola. Esperamos el veredicto de los poderes que estén en Andalucía. Sin embargo, es posible que solo nos fusionemos con Mijas Las Laguna, el barrio más alineado con Fuengirola. En ese caso, Jesica y yo podríamos tener que probar lecciones en línea.

Algunas de las nuevas reglas se están volviendo más claras (algo así como barro). Los restaurantes deben cerrar antes de las 6 p.m. Eso pone un gran calambre en la cena al estilo español, que no comienza hasta al menos las 9 p.m. Es posible que tengamos que tener nuestra gran comida algunos días en el almuerzo (mucho más saludable de todos modos), para poder disfrutar de la comida en Mesón Salvador (y apoyarlos). El toque de queda comienza a las 10 p.m., pero después de las 6, las actividades al aire libre son limitadas. A veces, esas actividades son claras; otras veces, no. San Geraldo pudo ir de compras ayer por la noche y vi gente corriendo (o tal vez huyendo de la policía). Creo que lo tendré todo resuelto para cuando se levanten las restricciones (espero) el 23 de noviembre. Haremos lo que tengamos que hacer, incluso si no lo entendemos completamente.

Actualmente hay un 2 por ciento de probabilidad de lluvia, lo que significa que hay nubes en el cielo. Es muy emocionante. La probabilidad aumenta al 10 por ciento de la noche a la mañana. He incluido fotos de los cielos mediterráneos de esta mañana. Me encantan las nubes, especialmente porque no vemos ninguna durante la mayor parte de los 320 días del año.

La semana pasada, durante esos dos días de lluvia, los surfistas salieron con fuerza. La foto de arriba es de un grupo que hizo que pareciera fácil (bueno, en su mayoría). ¡Yo puedo hacer eso! También puedo hacer lo que los dos chicos están haciendo en la animación al final. Bueno, no pude hacer eso la semana pasada. Pero estoy bastante seguro de que puedo hacerlo hoy. Oh, no importa, acabo de verlos de nuevo. ¡Hay un movimiento que todavía no va a suceder!

Vacunas de la gripe hoy. San Geraldo’s es a las 18:02 y el mío es a las 18:06 — en el punto (más o menos).

Moose

Chair without legs on an invisible carpet / Sillón sin patas sobre alfombra invisible

La versión en español está después de la versión en inglés.

THURSDAY, 1 OCTOBER, WE ORDERED new rugs for the living room and dining area. We were told it would only take four days to cut and finish them. They said they’d phone when they’re ready. If you discount two Sundays and two holidays, I figure we’re at nine days. Discount the two Saturdays, it’s seven. I’m hoping we’ll get a call today.

Friday, 2 October, we went to IKEA and found a new chair for the living room. A cool, casual design with a high back. Very comfortable. And it has zip-off upholstery that we can replace once the cats have clawed their way through it. We brought it home in the car. All we needed to do was attach the legs/base. I immediately unpacked everything to discover the hardware was missing. We didn’t feel like driving back to IKEA to wait at customer service, so I went online and submitted a claim for the missing hardware. I was promptly told it would be sent to us the fastest way possible.

The chair remains covered in plastic on the floor in the living room. The cats aren’t bothered (I am). I folded up a throw so Moose would stop sleeping on the plastic. I couldn’t imagine he’d find that comfortable, but he did. Every day, I think this will be the day the hardware arrives.

Before coming home from IKEA, we stopped off at Plaza Mayor. I was out of Rituals Bleu Byzantin cologne. San Geraldo brought his three huge notebooks and sat at Starbuck’s in the outlet mall and worked while I did my quick shop. I spotted the Baldinini shop, an Italian company that specialises in shoes and leather goods. San Geraldo still needs a new bag after I inherited the very expensive one I bought for him at the Tumi shop at the outlet mall several months ago (click here). I spotted two bags I thought he might like at the Baldinini shop and he agreed to go with me and look. I wouldn’t spend that kind of money on a bag for myself but San Geraldo is more extravagant. He liked them both and chose one.

That evening, he came into my office, presented the new bag to me and said, “Here, this is yours. I don’t like the flap.” I suggested I would simply return it but he insisted, correctly, that this one was more my style than the Tumi bag, he knew I preferred black, and I should just have two bags anyway. I acquiesced. At least this bag has room to spare for my iPad, my Apple pencil, and anything else I like to haul around with me. I’m happy with my latest luxury item, but I told San Geraldo he’s on his own now when it comes to bag shopping.

.

EL JUEVES, 1 DE OCTUBRE, hacemos un pedido de alfombras nuevas para la sala de estar y el comedor. Nos dijeron que solo tomaría cuatro días cortarlos y terminarlos. Dijeron que llamarían cuando estuvieran listos. Si descuenta dos domingos y dos festivos, calculo que estamos en nueve días. Descuento los dos sábados, son siete. Espero que recibamos una llamada hoy.

El viernes 2 de octubre fuimos a IKEA y encontramos un sillón nuevo para el salón. Un diseño fresco y casual con respaldo alto. Muy cómodo. Y tiene tapizado con cremallera que podemos reemplazar una vez que los gatos hayan arañado su camino. Lo llevamos a casa en el coche. Todo lo que teníamos que hacer era colocar las patas / base. Inmediatamente desempaqué todo para descubrir que faltaba el hardware. No teníamos ganas de volver a IKEA para esperar en el servicio de atención al cliente, así que me conecté a Internet y envié un reclamo por el hardware que faltaba. Inmediatamente me dijeron que nos lo enviarían de la manera más rápida posible.

El sillón permanece cubierta de plástico en el suelo del salón. Los gatos no se molestan (a mí sí). Doblé una manta para que Moose dejara de dormir sobre el plástico. No podía imaginar que lo encontraría tan cómodo, pero lo hizo. Todos los días, creo que este será el día en que llegue el hardware.

Antes de volver a casa de IKEA, hicimos una parada en Plaza Mayor. Me había quedado sin colonia Rituals Bleu Byzantin. San Geraldo trajo sus tres enormes cuadernos y se sentó en Starbuck’s en el centro comercial y trabajó mientras yo hacía mi compra rápida. Vi la tienda Baldinini, una empresa italiana que se especializa en zapatos y artículos de cuero. San Geraldo todavía necesita un bolso nuevo después de que herede el muy caro que le compré en la tienda Tumi del centro comercial hace varios meses (haz clic aquí). Vi dos bolsas que pensé que podrían gustarle en la tienda de Baldinini y accedió a ir conmigo a mirar. No gastaría esa cantidad de dinero en una bolsa para mí, pero San Geraldo es más extravagante. Le gustaron los dos y eligió uno.

Esa noche, SG vino a mi oficina, me presentó la nueva bolsa y me dijo: “Toma, esta es tuya. No me gusta la solapa”. Le sugerí que simplemente lo devolviera, pero él insistió, correctamente, en que este era más mi estilo que el bolso de Tumi, sabía que prefería el negro, y debería tener dos bolsos de todos modos. Yo acepté. Al menos esta bolsa tiene espacio de sobra para mi iPad, mi Apple Pencil, y cualquier otra cosa que me guste llevar conmigo. Estoy feliz con mi último artículo de lujo, pero le dije a San Geraldo que ahora está solo cuando se trata de comprar bolsos.

Butterfly houses.
Casas de mariposas.
Large areas of the expanded and renovated Plaza Mayor look more like a park than a shopping center.
Grandes áreas de Plaza Mayor ampliada y renovada parecen más un parque que un centro comercial.
As always, Dudo is first to inspect. (It was more important to Moose to greet us.)
Como siempre, Dudo es el primero en inspeccionar. (Para Moose era más importante saludarnos).
And now, if you’ll excuse me (well, even if you won’t), I’m off to the beach for a walk before lunch.
Y ahora, si me disculpas (bueno, incluso si no me disculpas), me voy a la playa a dar un paseo antes del almuerzo.

Happy Feet

La versión en español está después de la versión en inglés.

MY FEET (AND HIP) REMAIN happy today and I keep reminding myself to sit, stand, and step freely. I had no idea how tentative I’d become (except when it comes to jumping off walls — click here). The sciatica still reminds me it’s there, but I might never have noticed it in the first place had the discomfort been at this level. Physio Susana (whom I’ll see again next week) has filled me with hope — and with new stretches for my arsenal. Some of the stretches are ones I’ve done for years. But I can’t believe there are stretches I haven’t done yet.

I had a great walk yesterday afternoon and have shared below photos of some of the houses in the neighbourhood so you can get an idea of the look just minutes away from the beach. I danced off and onto every curb. The air has cooled, the breezes have arrived and the windows are open to take it all in. Even the cats are enjoying the fresher air. At top is Moose showing off his happy feet.

.

MIS PIES (Y CADERA) SIGUEN felices hoy y sigo recordándome que debo sentarme, estar de pie y caminar libremente. No tenía idea de lo indeciso que me habría vuelto (excepto cuando se trata de saltar de las paredes, haz clic aquí). La ciática todavía me recuerda que está ahí, pero es posible que nunca la hubiera noted si el malestar hubiera sido de este nivel. La fisioterapeuta Susana (a quien volveré a ver la semana que viene) me ha llenado de esperanza y de nuevos tramos para mi arsenal. Algunos de los estiramientos son los que he hecho durante años. Pero no puedo creer que haya tramos que no haya hecho todavía.

Ayer por la tarde tuve un gran paseo y he compartido a continuación las fotos de algunas de las casas del barrio para que puedas hacerte una idea del aspecto a pocos minutos de la playa. Bailé en cada bordillo. El aire se ha enfriado, ha llegado la brisa y las ventanas están abiertas para absorberlo todo. Hasta los gatos están disfrutando del aire fresco. En la parte superior está Moose mostrando sus pies felices.

Sunday’s moonrise.
Salida de la luna del domingo.
Monday’s moonrise.
Salida de la luna del lunes.
As the sky changed color.
Mientras el cielo cambiaba de color.

.

Fishing for compliments / En busca del aplauso

La versión en español está después de la versión én inglés.

I EXERCISE FOR MY HEALTH. I live with clinical depression and I know regular physical activity significantly improves my mental health. I also know the importance of exercise in recovering from injury (like when I jump/fall off a wall, or fly through the air and land face-down on a marble floor), as well as to combat aches and pains (lately, sciatica).

Sometimes, although I have always loved exercise (mostly solitary) and thrive on it, during a depressive phase it’s not easy to find the motivation. As you can imagine, these months of pandemic have made that a challenge. But I’m trying.

I also exercise for my self-esteem. I can be ridiculously self-critical and usually don’t like what I see in the mirror. By the time I was 15 and purchased my first weight bench, I knew every one of my “flaws.” My Mother the Dowager Duchess, who herself lacked self-esteem, inadvertently passed many of her own insecurities on to me.

Most of my extended family (one aunt in particular) constantly said I was too skinny; that aunt said it was my mother’s fault for not knowing how to cook (she did know how to cook; I simply had “issues” … and genes).

But The Duchess went beyond my weight. For example: My neck was too long and would never be normal; my Adam’s apple was too big; my legs were too long and skinny. “Unlike your brother, you’ve got no chest. He’s built so much better than you.” He was 9 the first time she said that. My face was too narrow. When I was a teen, my skin wasn’t clear — like hers had always been. And then there was my profile. I mentioned recently that my mother got tears in her eyes when she saw me in silhouette in a bar mitzvah photo and realized I was developing a “bump” in my nose.

The Duchess wasn’t consistent, however. She told me that when I was 18, I would stop growing (I was always tall for my age) and I would finally gain weight. When I turned 18 and that didn’t happen, she told me to wait until I was 21. When I was 21, she said 25. And when I was 25, she said, “What are you complaining about?!? Most people would give anything to be thin like you!”

As for my nose, hers was so perfect people were convinced she had had a nose job. But despite her disappointment that I would not end up with a nose like hers, she said, “Well, a man wouldn’t look good with such a delicate nose anyway.”

When I was openly self-critical, The Duchess would say, “Now you’re fishing for compliments.” However, she would proudly boast, especially in later years (after, as she told me, I had a normal neck) that she had the most handsome son of all her friends — and her friends agreed. Oh well.

This is all completely ridiculous. But, I exercise. I moisturise. I got braces on my teeth at the age of 62. And when I see a fishing boat at 6:45 in the morning (like this one today), I think of fishing for compliments. How’s your self image?

.

HAGO EJERCICIO PARA MI SALUD. Vivo con depresión clínica y sé que la actividad física regular mejora significativamente mi salud mental. También conozco la importancia del ejercicio para recuperarme de una lesión (como cuando salto / caigo de una pared, o volando por el aire y aterrizo boca abajo sobre un piso de mármol), así como para combatir dolores y molestias (últimamente, ciática ).

A veces, aunque siempre me ha gustado el ejercicio (en solitario), durante una fase depresiva no es fácil encontrar la motivación. Como puede imaginar, estos meses de pandemia lo han convertido en un desafío. Pero lo estoy intentando.

También hago ejercicio para mi autoestima. Puedo ser ridículamente autocrítico y normalmente no me gusta lo que veo en el espejo. Cuando cumplí 15 años y compré mi primer banco de pesas, conocía cada uno de mis “defectos”. Mi Madre la Duquesa Vidua, que carecía de autoestima, sin querer me transmitió muchas de sus propias inseguridades.

La mayor parte de mi familia extendida (una tía en particular) decía constantemente que yo era demasiado delgado; esa tía dijo que era culpa de mi madre por no saber cocinar (ella sabía cocinar; yo simplemente tenía “problemas” … y genes).

Pero La Duquesa fue más allá de mi peso. Por ejemplo: Mi cuello era demasiado largo y nunca sería normal; mi nuez de Adán era demasiado grande; mis piernas eran demasiado largas y delgadas. “A diferencia de tu hermano, no tienes cofre. Él ha construido mucho mejor que tú”. Tenía 9 años la primera vez que dijo eso. Mi rostro era demasiado estrecho. Cuando era adolescente, mi piel no estaba clara, como la de ella siempre lo había sido. Y luego estaba mi perfil. Recientemente mencioné que a mi madre se le llenaron los ojos de lágrimas cuando me vio con la silueta en una foto de bar mitzvah y se dio cuenta de que se me estaba formando un “bulto” en la nariz.

Sin embargo, La Duquesa no fue consistente. Me dijo que a los 18 años dejaría de crecer (siempre fui alta para mi edad) y finalmente ganaría peso. Cuando cumplí 18 años y eso no sucedió, ella me dijo que esperara hasta los 21 años. Cuando tenía 21 años, dijo 25. Y cuando tenía 25, dijo: “¿De qué te quejas?!? ¡La mayoría de la gente daría cualquier cosa por estar delgada como tú!

En cuanto a mi nariz, la suya era tan perfecta que la gente estaba convencida de que se había operado la nariz. Pero a pesar de su decepción porque yo no terminaría con una nariz como la de ella, dijo: “Bueno, un hombre no se vería bien con una nariz tan delicada de todos modos”.

Cuando yo era abiertamente autocrítica, La Duquesa decía acusadoramente: “Ahora estás pescando cumplidos” (que significa “Estás en busca del aplauso”). Sin embargo, se jactaría con orgullo, especialmente en los últimos años (después, como ella me dijo, yo tuve un cuello normal), de tener el hijo más guapo de todos sus amigas, y sus amigas estuvieron de acuerdo. Oh bien.

Todo esto es completamente ridículo. Pero, hago ejercicio. Yo hidrato. Me pusieron frenillos cuando tenía 62 años. Y cuando veo un barco de pesca a las 6:45 de la mañana (como este de hoy), pienso en buscar (pescar) del aplauso. ¿Cómo es tu imagen de ti mismo?

I had photos of a local hunk working out here. I lost those when I fixed my computer. My apologies.
Tenía fotos de un galán local trabajando aquí. Los perdí cuando arreglé mi ordenador. Mis disculpas.
This morning at 6:45. Fishing for compliments — or something better.
Está mañana a las 6:45. Pescando cumplidos — o algo mejor.