Lady of the Evening / Dama de Noche

La versión en español está después de la versión en inglés.

I HAVE A FEW MORE views of last week’s walk to Los Pacos (click here). Skies are blue again today. The wind is blowing and seas remain a bit rough. But, so far at least, yellow flags are flying on the beach as opposed to the red flags of yesterday. I slept in, so I plan to take a walk on the beach this afternoon during siesta.

Yesterday was the 9th anniversary of our arrival in Spain. Here’s a link to my very first blog post in Spain on this day in 2011. I’ve updated the original post with the Spanish translation. May you find a little bit of beauty in every day and something, always, to make you smile.

.

TENGO ALGUNAS VISTAS MÁS DE la caminata de la semana pasada a Los Pacos (haz clic aquí). Los cielos son azules otra vez hoy. El viento sopla y los mares siguen siendo un poco agitados. Pero, al menos hasta ahora, las banderas amarillas ondean en la playa en lugar de las banderas rojas de ayer. Dormí, así que planeo dar un paseo por la playa esta tarde durante la siesta.

Ayer fue el noveno aniversario de nuestra llegada a España. Aquí hay un enlace a mi primera publicación de blog en España en este día de 2011. He actualizado la publicación original con la traducción al español. Que encuentres un poco de belleza en cada día y algo, siempre, para hacerte sonreír.

Yucca in bloom.
Yuca en flor.
Viewed from the dog park in Los Pacos. A city art project gone to seed?
Visto desde el parque para perros en Los Pacos. ¿Un proyecto de arte de la ciudad se ha ido a la semilla?
About half-way home.
A mitad de camino a casa.
My favorite: A street in Los Pacos called “Lady of the Night.” I have a feeling it was named for the flowering shrub (native to the West Indies). But, if those walls could talk.
Mi favorito: Una calle en Los Pacos llamada “Dama de la Noche”. Tengo la sensación de que se llama así por el arbusto en flor (nativo de las Indias Occidentales). Pero, si esas paredes pudieran hablar.

.

Lockdown Days 97 & 98: Where Have I Been? / Encierro Días 97 & 98: ¿Dónde He Estado?

La versión español está después de la versión inglés.

ASK ME HOW MY DAY was yesterday. Go ahead. Ask me. [“So, Mitchell, how was your day yesterday?”] Uff! Don’t ask! Just imagine a combination of sciatica and severe constipation. That’s what kind of day I had. I’ll let you wonder if that description is literal or figurative.

My hip continues to ache, but not terribly. Walking in the sand has seemed to help, so instead of getting out of bed and heading right to my computer where I would sit and eat breakfast, I had a protein bar and headed out for an early-ish walk on the beach. I walked more than two kilometers as rapidly as I could without having to avoid anyone else. The sun was shining. The sand wasn’t yet hot. I worked up a sweat. My body felt great. All was well.

I returned home and had a quick, healthy breakfast before throwing on fresh shorts and a T-shirt and heading to Mesón Salvador for coffee with San Geraldo. I felt better than the day before. (Don’t even get me started on the day before.) I figured I’d blog after lunch, and then go on a little shopping expedition to Plaza Mayor.

After lunch, we discovered the internet was down. No problem. It sometimes happens. I rebooted both boxes. Four times. That’s when I began phoning Movistar (our internet provider). I won’t bother telling you how many times I dialed and was immediately disconnected, or how many times I made it through one, two, or even three prompts only to get disconnected again. I won’t tell you because I lost count.

I tried using my mobile [phone] to connect to Movistar’s website. The website didn’t respond. I texted Technical Support. An hour later, I received a text reply telling me it would be easier if I simply logged into Movistar’s website! Oh yeah?!? And then my mobile lost its connection.

So, I joined San Geraldo for a siesta. Dudo was just getting settled. San Geraldo began slapping the bed and saying to Moose, “Come on. You can come up. Come on.” Slap slap slap. “Come on. Come on.” Slap slap slap. I considered slapping SG but I instead slapped the bed. Hard. Twice. He said to Moose, “Well! I guess we can’t do that anymore.” Moose left the room. We settled down. Sort of. Dudo suddenly flew from the bed to the dresser to look out the window, which was closed because we had the air conditioning on.

A very short time later, SG decided to get up. He left the room, closing the door behind him. Dudo doesn’t like closed doors. He immediately ran to the door and slapped it with his paws a few times. And then he meowed. And meowed. He jumped on the bed and meowed directly in my face. I got up. I won’t tell you what I said. I opened the door. I won’t tell you what I said next. Dudo ran out. I closed the door. I said something that surprised even me. And I settled back down for my siesta.

Less than a half hour later, Dudo was back in the room. Yowling. In my face. He wanted to go out in the hall. I muttered something else I won’t bother repeating. Dudo and I went out together. He cuddled. He explored. I phoned Movistar. I got through! I was put on hold for an agent. I held and held. No problem. The agent came on and I stupidly asked if he spoke English. I said my Spanish was fine, “but it’s been a long afternoo…” He interruped and said, “No problem. I’ll connect you with an agent who speaks English. “No, no… no… We can do this in Spanish…” I whimpered. But it was too late. Miraculously, although I was on hold a while longer, I didn’t get disconnected. Finally, another agent picked up. He spoke Spanish. I asked if he spoke English. “No,” he said, “but I can connect you…” “NO, no, no!” I blurted. “That’s OK, I can speak Spanish!” I explained the problem. He told me it was part of a very large issue and they were working on it. And that was the end of the conversation and four hours of frustration.

San Geraldo then commented that maybe we could watch regular TV. I had forgotten that we pay for a TV package that we never use. Typical of us. So, after a bunch of hunting and pecking with our two remote controls, I remembered how to get the TV stations. We found something to watch. And that’s when SG’s mobile beeped and we realized we had internet service again. Don’t ask what I muttered at that point. Seriously, don’t even ask.

San Geraldo suggested pasta for dinner. I suggested going out. We stayed home and had pasta. It turned out to be a good idea. I don’t think I was actually ready for the public.

And that’s why this entry is both for Lockdown Day 97 (yesterday) and Lockdown Day 98 (today). I just got back from this morning’s walk on the beach. I’m going to Plaza Mayor after lunch (I think). Our State of Alarm officially ends today and the New Normal begins tomorrow. We’re thankful the New Normal comes with its own set of restrictions. I promise to tell you what “normal” feels like in the coming days.

Do you suppose the New Normal will be any better than the Old Normal?

.

PREGÚNTAME CÓMO FUE MI DÍA de ayer. Adelante. Preguntame. [“Entonces, Mitchell, ¿cómo fue tu día ayer?”] ¡Uff! ¡No preguntes! Solo imagine una combinación de ciática y estreñimiento severo. Ese es el tipo de día que tuve. Te dejaré preguntarte si esa descripción es literal o figurativa.

Mi cadera sigue doliendo, pero no terriblemente. Caminar en la arena parece haber ayudado, así que en lugar de levantarme de la cama y dirigirme directamente a mi ordenador donde me sentaría a desayunar, tomé una barra de proteínas y salí a dar un paseo temprano por la playa. Caminé más de dos kilómetros tan rápido como pude sin tener que evitar a nadie más. El sol brillaba. La arena aún no estaba caliente. Me sudaba mucho. Mi cuerpo se sintió genial. Todo estuvo bien.

Regresé a casa y tomé un desayuno rápido y saludable antes de ponerme pantalones cortos frescos y una camiseta y dirigirme a Mesón Salvador para tomar un café con San Geraldo. Me sentí mejor que el día anterior. (Ni siquiera empiece el día anterior). Me imaginé que bloguearía después del almuerzo, y luego iría a una pequeña expedición de compras a Plaza Mayor.

Después del almuerzo, descubrimos que Internet estaba caído. No hay problema. A veces sucede. Reinicié ambas cajas. Cuatro veces. Fue entonces cuando comencé a llamar a Movistar (nuestro proveedor de internet). No le diré cuántas veces marqué e inmediatamente me desconecté, o cuántas veces logré pasar una, dos o incluso tres indicaciones solo para desconectarme nuevamente. No te lo diré porque perdí la cuenta.

Intenté usar mi móvil para conectarme al sitio web de Movistar. El sitio web no respondió. Envié un mensaje de texto a soporte técnico. Una hora después, recibí una respuesta de texto que me decía que sería más fácil si simplemente iniciara sesión en el sitio web de Movistar. ¿¡¿Oh si?!? Y luego mi móvil perdió su conexión.

Entonces, me uní a San Geraldo para una siesta. Dudo se estaba acomodando. San Geraldo comenzó a bofetar la cama y le dijo a Moose: “Vamos. Puedes subir. Venga.” Bofeta bofeta bofeta. “Venga. Venga.” Bofeta bofeta bofeta. Pensé en abofetear a SG, pero en su lugar golpeé la cama. Fuerte. Dos veces. Le dijo a Moose: “¡Bueno! Supongo que ya no podemos hacer eso”. Moose salió de la habitación. Nos instalamos. Algo así como. Dudo repentinamente voló de la cama al tocador para mirar por la ventana, que estaba cerrada porque teníamos el aire acondicionado encendido.

Poco tiempo después, SG decidió levantarse. Salió de la habitación y cerró la puerta detrás de él. A Dudo no le gustan las puertas totalmente cerradas. Inmediatamente corrió hacia la puerta y la golpeó con las patas varias veces. Y luego maulló. Y maullado. Saltó sobre la cama y maulló directamente en mi cara. Me levanté. No te diré lo que dije. Abrí la puerta. No te diré lo que dije a continuación. Dudo salió corriendo. Yo cerré la puerta. Dije algo que incluso me sorprendió. Y me instalé de nuevo para mi siesta.

Menos de media hora después, Dudo había vuelto a la habitación. Aullando En mi cara. Quería salir al pasillo. Murmuré algo más que no me molestaría en repetir. Dudo y yo salimos juntos. Él se acurrucó. El exploró. Llamé a Movistar. ¡Lo logré! Me pusieron en espera de un agente. Lo sostuve y lo sostuve. No hay problema. El agente entró y le pregunté estúpidamente si hablaba inglés. Dije que mi español estaba bien, “pero ha sido una tarde larga …” Interrumpió y dijo: “No hay problema. Le conectaré con un agente que hable inglés. “No, no … no … podemos hacer esto en español …” gemí. Pero fue demasiado tarde. Milagrosamente, aunque estuve en espera un poco más, no me desconecté. Finalmente, otro agente recogió. El hablaba español. Le pregunté si hablaba inglés. “No”, dijo, “pero puedo conectarle …” “¡NO, no, no!” solté. “Está bien, ¡puedo hablar español!” Le expliqué el problema. Me dijo que era parte de un problema muy grande y que estaban trabajando en ello. Y ese fue el final de la conversación y cuatro horas de frustración.

San Geraldo luego comentó que tal vez podríamos ver la televisión regular. Había olvidado que pagamos un paquete de TV que nunca usamos. Típico de nosotros. Entonces, después de un montón de cazar y picotear con nuestros dos mandos, recordé cómo obtener las estaciones de televisión. Encontramos algo para mirar. Y fue entonces cuando el móvil de SG sonó y nos dimos cuenta de que teníamos servicio de internet nuevamente. No preguntes qué murmuré en ese momento. En serio, ni siquiera preguntes.

San Geraldo sugirió pasta para la cena. Sugerí salir. Nos quedamos en casa y comimos pasta. Resultó ser una buena idea. No creo que estuviera realmente listo para el público.

Y es por eso que esta entrada es tanto para el Día de bloqueo 97 (ayer) como para el Día de bloqueo 98 (hoy). Acabo de regresar de la caminata de esta mañana en la playa. Voy a Plaza Mayor después del almuerzo (creo). Nuestro Estado de Alarma termina oficialmente hoy y la Nueva Normal comienza mañana. Agradecemos que la Nueva Normalidad tenga su propio conjunto de restricciones. Prometo decirte lo que se siente “normal” en los próximos días.

¿Crees que la Nueva Normal será mejor que la Vieja Normal?

.

Serenity, now! / Serenidad, ¡ahora!

Lockdown Day 56: Surfal Distancing / Encierro Día 56: Distancia Surfeal

La versión español está después de la versión inglés.

WHEN OUR LOCKDOWN RULES WERE eased slightly this past Saturday, Alexander, Tynan and Elena’s son (click here), was elated. He waxed his surfboard (in the house, apparently) and was ready to catch a wave. We had calm seas until late Wednesday.

The surf finally kicked up and Thursday evening, during our 8 to 11 release from lockdown, surfing was good. I had the idea to find Alexander and take some pictures. I looked from the terrace and saw surfers directly across from us. When I arrived on the beach, I saw that the nearest small group was using paddle boards. However, less than a kilometer to my left, I saw a mob of surfers. Or do surfers swarm? Since Alexander has an app (of course) that tells him where to go for the best surf, I figured he must be there.

At that point, my camera battery died and I hadn’t brought the reserve, so I had to switch to my iPhone camera, which is great under perfect lighting, but not as the sun is setting. And forget about long-distance detail. I continued along the beach anyway and tried to find Alexander in the crowd of surfboards.

I started to video and then some asshole walked up behind me and started talking (from a safe distance), completely disturbing my audio of the pounding surf. I turned to discover it was Tynan. I’m always happy to see that asshole. He, too, had come down to find Alexander.

We scanned and scanned and finally both saw him off to the right with his best surfing buddy. We recognized Alexander by his stylish floppy hair and beard, and his friend by his tight, dark hair and beard. Oddly, Alexander never caught a wave. He barely tried. And as it was approaching dinner time, we parted company.

Later, Tynan texted to tell me Alexandar had just returned and said we were in the wrong spot. He was about the same distance from my apartment in the other direction. Hard to believe there could be another surfer with floppy hair and beard who had a friend with dark hair and beard. What are the odds? (Overwhelming.)

The waves were not so good Friday morning but Tynan texted and told me where I would find him watching Alexander surf. I finally got there about 45 minutes later (I had a hard time getting out of bed). A guy on a paddleboard got more action than the few surfers that were out. Alexander saw me when he and his friends came out of the water (it was almost 10 and our time was up). He said the surfing had been great Thursday. But that morning it was simply good to be on the water. He looked blissful.

For me, it was simply great to see Tynan one day and Alexander the next. The first photo below was taken from the terrace Thursday night. The video at the bottom was taken with my iPhone. The second photo is of Tynan heading off into the sunset. All the rest were taken Thursday morning.

WE’RE CURRENTLY IN PHASE 0 of the easing of lockdown restrictions. Phase 1 begins Monday but, sadly, not for us here in Málaga, nor in about half the country. So, we’ll continue doing what we’re doing and hope for better news over the next two weeks.

Click the images and the waves will get bigger.

.

CUANDO LAS REGLAS DEL ENCIERRO se suavizaron ligeramente el sábado pasado, el hijo de Alexander, Tynan y Elena (haz clic aquí), estaba eufórico. Enceró su tabla de surf (en la casa, aparentemente) y estaba listo para atrapar una ola. Tuvimos mares tranquilos hasta el miércoles por la noche.

Las olas crecieron y el jueves por la noche, durante nuestro lanzamiento del bloqueo de 8 a 11, el surf fue ideal. Tuve la idea de encontrar a Alexander y tomar algunas fotos. Miré desde la terraza y vi surfistas directamente frente a nosotros. Cuando llegué a la playa, noté que el grupo pequeño más cercano estaba usando tablas de remo. Sin embargo, a menos de un kilómetro a mi izquierda, vi una multitud de surfistas. Como Alexander tiene una aplicación (por supuesto) que le dice dónde ir para el mejor surf, supuse que debía estar allí.

En ese momento, la batería de mi cámara se agotó y no había traído la reserva, así que tuve que cambiar a la cámara de mi iPhone, lo cual es excelente con una iluminación perfecta, pero no cuando se pone el sol. Y olvídate de los detalles de larga distancia. Seguí por la playa de todos modos e intenté encontrar a Alexander en la multitud de tablas de surf.

Comencé a grabar un video y luego un gilipollas se acercó detrás de mí y comenzó a hablar (desde una distancia social), perturbando por completo mi audio del golpeteo de las olas. Me volví para descubrir que era Tynan. Siempre estoy feliz de ver ese gilipollas. Él también había bajado a buscar a Alexander.

Escaneamos y escaneamos y finalmente ambos lo vimos a la derecha con su mejor amigo de surf. Reconocimos a Alexander por su elegante cabello y barba, y a su amigo por su cabello y barba apretados y oscuros. Curiosamente, Alexander nunca atrapó una ola. Apenas lo intentó. Y cuando se acercaba la hora de la cena, nos separamos de la compañía.

Más tarde, Tynan me envió un mensaje de texto para decirme que Alexandar acababa de regresar y dijo que estábamos en el lugar equivocado. Estaba aproximadamente a la misma distancia de mi apartamento en la otra dirección. Es difícil de creer que pueda haber otro surfista con elegane cabello y barba que tenga un amigo con cabello oscuro y barba. ¿Cuáles son las probabilidades? (Abrumadoras.)

Las olas no fueron tan buenas el viernes por la mañana, pero Tynan me envió un mensaje de texto y me dijo dónde lo encontraría viendo a Alexander surfear. Finalmente llegué allí unos 45 minutos después (me costó mucho levantarme de la cama). Un chico en una tabla de paddle consiguió más acción que los pocos surfistas que estaban fuera. Alexander me vio cuando él y sus amigos salieron del agua (eran casi las 10 y nuestro tiempo se había acabado). Dijo que el surf había sido genial el jueves. Pero esa mañana fue simplemente bueno estar en el agua.

Para mí, fue simplemente genial ver a Tynan un día y a Alexander al día siguiente. La primera foto de abajo fue hecho desde la terraza el jueves por la noche. El video en la parte inferior fue hecho con mi iPhone. La segunda foto es de Tynan saliendo hacia la puesta de sol. Todo lo demás fue tomado el jueves por la mañana.

ACTUALMENTE ESTAMOS EN LA FASE 0 de la flexibilización de las restricciones del encierro. La fase 1 comienza el lunes, pero no para nosotros aquí en Málaga, ni en aproximadamente la mitad del país, lamentablemente. Entonces, continuaremos haciendo lo que estamos haciendo y esperamos mejores noticias durante las próximas dos semanas.

Haz clic en las imágenes y las olas se harán más grandes.

.

.

Lockdown Day 41: Who’s Annette? / Encierro Día 41: ¿Quienes Annette?

FRIEND ONE: “BEING CAREFUL IS boring. If I see a chance for adventure, I jump.” Friend Two: “Yeah, and I’m always the one running around with a net!” Friend One: “Who’s Annette?”


I was finally able to get some photos of a local statue on the church square in Los Boliches without people walking into the frame. The statue is of a traditional local fisherman repairing his nets. And that’s what made me think of that old joke. Profound, no? OK, no. I apologize.

The day of the statue photos, under dreary skies, I had gone to the pharmacy. After the pharmacy, I made a quick dash across the street for the photos before heading directly home. It began to rain. And then it poured. I was wearing my hooded rain jacket, so I loved it.

Today started out dreary but is brightening up at the moment. We’re supposed to have clouds and sun. The rain returns tonight with more of the same tomorrow. So, I’ll muddle along with my new normal. I “cooked” up another batch of overnight oats as well as a fresh batch of my balls (click here) … because San Geraldo likes them so much.

My Mother the Dowager Duchess was 5’2″ (157cm) to my 6’2″ (188cm). She complained that when she washed dishes at the sink, her belly would get soaked with water. Well, given the difference in our heights, it’s not my belly that gets it. The last photo explains it all. I took it just before I stripped out of my jeans and put on dry underwear.

.

AMIGO UNO: “TENER CUIDADO ES aburrido. Si veo una oportunidad para la aventura, salto.” Amigo Dos: “Sí, ¡y yo siempre soy el que corre con una “net”! [net significa red en español] Amiga Uno: “¿Quién es Annette?” (Lo siento. ¡No creo que sea lo mismo en la traducción!)


Finalmente pude obtener algunas fotos de una estatua local en la plaza de la iglesia en Los Boliches, sin que la gente entrara al marco. La estatua es de un pescador local tradicional que repara sus redes. Y eso es lo que me hizo pensar en ese viejo chiste. Profundo, no? OK, no. Me disculpo.

El día de las fotos de la estatua, había ido a la farmacia. El clima era triste. Después de la farmacia, crucé rápidamente la calle para tomar las fotos antes de dirigirme directamente a casa. Empezó a llover. Y luego se derramó. Llevaba mi chaqueta de lluvia con capucha, así que me encantó.

Hoy comenzó triste pero se está alegrando en este momento. Se supone que tenemos nubes y sol. La lluvia vuelve esta noche con más de lo mismo mañana. Entonces, me confundiré con mi nueva normalidad. “Cociné” otro lote de avena durante la noche, así como un nuevo lote de mis pelotas (haz clic aquí) … porque a San Geraldo le gustan mucho.

Mi Madre La Duquesa Viuda medía 5’2″ (157cm) a mi 6’2″ (188cm). Se quejaba de que cuando lavaba los platos en el fregadero, su barriga se empaparía de agua. Bueno, dada la diferencia en nuestras alturas, no es mi barriga lo que lo entiende. La última foto lo explica todo. Lo tomé justo antes de quitarme los jeans y ponerme ropa interior seca.

Making Waves

Well, it’s not raining today. And it only rained a bit yesterday. But before the rain let up, there was serious damage along the coast. We’ve so far been spared the worst, except for wind damage around town. The surf is still surging. High tide hit the street in some spots. Here are some shots from today’s walk. (Click the pics to make waves.) 

WELCOME TO THE PORT OF FUENGIROLA.
FROM ONE MOMENT…
… TO THE NEXT.
THE FALLS.
I’D PARK SOMEWHERE ELSE.
(I ALSO WOULDN’T BE SWIMMING!)
I OFTEN SIT ON THE LOW ROUND ROCK AT RIGHT…
A SECOND LATER…
DON’T WORRY. I WAS OUT OF THE WAY IN TIME.
LOTS OF AVAILABLE SEATING. MAYBE BECAUSE IT’S MONDAY?
I THINK THE IRRIGATION SYSTEM WORKED TOO WELL.