Raindrops / Gotas de lluvia

La versión en español está después de la versión en inglés.

AS I TYPE, THERE IS a 51 percent chance of rain. That’s down from 80 to 100 percent between yesterday afternoon and this morning. Nearly 20 mm (less than 1 inch) were anticipated, along with thunderstorms. Clearly, that didn’t happen, but I did at least get drizzled on for a minute on my way home from socially distant drinks with friends yesterday afternoon.

We missed something overnight, but not much. It was raining a bit when we woke up. There were small puddles here and there this morning when we walked over to Mesón Salvador for coffee with our friend Lulu who just returned from Finland. I had been looking forward to getting soaked on a walk. I suppose I’ll have to wait a bit longer.

So, here are some photos of Wednesday’s walk, Thursday’s slice of apple cake (banana bread is coming soon), a bit of wind and rain, an animated GIF I created this morning, some overhead shots from Google Earth of the Port of Fuengirola (as suggested by the clever Wilma after Monday’s post — click here), and the temporarily settled cats. San Geraldo had to find someplace else to sit. Dudo would not give up the chair.

There are also some thumbnails for clicking if you want to feel like you’re here.

.

MIENTRAS ESCRIBO, HAY 51 POR ciento de probabilidad de lluvia. Eso ha bajado del 80 al 100 por ciento entre ayer por la tarde y esta mañana. Se anticiparon casi 20 mm (menos de 1 pulgada), junto con tormentas eléctricas. Claramente, eso no sucedió, pero al menos me rociaron por un minuto en mi camino a casa después de unas copas socialmente distantes con amigos ayer por la tarde.

Perdimos algo durante la noche, pero no mucho. Llovía un poco cuando nos despertamos. Había pequeños charcos aquí y allá esta mañana cuando caminamos hacia Mesón Salvador para tomar un café con nuestra amiga Lulu que acababa de regresar de Finlandia. Tenía muchas ganas de empaparme en un paseo. Supongo que tendré que esperar un poco más.

Entonces, aquí hay algunas fotos de la caminata del miércoles, la rebanada de tarta de manzana del jueves (el pan de plátano llegará pronto), un poco de viento y lluvia, un GIF animado que creé esta mañana, algunas tomas aéreas de Google Earth del Puerto de Fuengirola (como sugirió la inteligente Wilma después de la entrada del lunes — haz clic aquí), y los gatos instalados temporalmente. San Geraldo tuvo que buscar otro lugar para sentarse. Dudo no renunciaría a la silla.

También hay algunas miniaturas para hacer clic si quieres sentir que estás aquí.

Up a lazy river / Sobre un río lento

La versión en español está después de la versión en inglés.

SAN GERALDO NEEDED PLANT FOOD, so yesterday afternoon we drove over to the shopping center in town that has an Akí store. It’s a bit like Home Depot or B and Q but on a smaller scale. While we weren’t looking, Akí had become Leroy Merlin (a French chain of home improvement/gardening stores). No problem.

It was a quick drive and, after an even quicker shop, SG was ready to go home. I was not. He waved from the car as I walked over to the Fuengirola River and continued to the castle (Castillo Sohail) before heading home.

My scenic route made it a 6-km (4-mile) walk in the sun, 2 km along the river and 4 along the Mediterranean Sea. It was warmer and more humid than I appreciated and, although I had a great time, I looked like I had been in a wet T-shirt contest (wet underwear, too) by the time I got home to find San Geraldo baking an apple cake. As he put it in the oven, he didn’t set the timer but simply announced the time out loud so as not to forget.

Actually he didn’t announce the time. He sang it. Because the number, 19:20, immediately brought a song to his mind.

“Nineteen-twenty, open your pearly gates,” he sang. He looked to me for his next line.

I said, “You do realise that’s not really the song, don’t you?”

“Oh, wait, it’s San Francisco, isn’t it?”

“Yeah,” I said, “and it’s ‘open your GOLDEN GATE’.”

And since that moment, we haven’t stopped singing “San Francisco, open your PEARLY GATES, which is why I’m sharing a different song here today. The Mills Brothers were (was?) Alice’s (my mother-in-law’s) favourite group. And this is one of their classics.

And, finally, three photos of the cats waiting for their treats this morning. The first two shots were taken at 9:05 when I got out of bed. The last was at 10:30. So, I figure I sort of won.

NOTE:
I’ve included thumbnails of the photos if you’d like to see them in all their glory (specifically the cats). So, click them!

.

SAN GERALDO NECESITA ALIMENTOS PARA plantas, así que ayer por la tarde fuimos al centro comercial de la ciudad que tiene una tienda Akí. Es un poco como Home Depot o B y Q, pero a menor escala. Mientras no buscábamos, Akí se había convertido en Leroy Merlin (una cadena francesa de tiendas de jardinería / mejoras para el hogar). No hay problema.

Fue un viaje rápido y, después de una compra aún más rápida, SG estaba listo para irse a casa. Yo no estaba. Saludó desde el coche mientras caminaba hacia el río Fuengirola y continuaba hasta el castillo (Castillo Sohail) antes de irme a casa.

Mi ruta escénica la convirtió en una caminata de 6 km bajo el sol, 2 km a lo largo del río y 4 km a lo largo del mar Mediterráneo. Hacía más calor y más humedad de lo que apreciaba y, aunque la pasé muy bien, parecía que había estado en un concurso de camisetas mojadas (ropa interior mojada también) cuando llegué a casa y encontré a San Geraldo horneando una manzana. pastel. Cuando lo metió en el horno, no configuró el temporizador, simplemente anunció el tiempo en voz alta para no olvidarlo.

En realidad, no anunció la hora. Lo cantó. Porque el número, 19:20, inmediatamente le trajo una canción a la mente.

“Nineteen-twenty, open your pearly gates [mil novecientos veinte, abre las puertas de perlas]”, cantó. Me miró en busca de su siguiente línea.

Le dije: “Te das cuenta de que esa no es realmente la canción, ¿no?”

“Oh, espera, es San Francisco, ¿no?”

“Sí”, dije, “y es ‘open your golden gate’ [abre la puerta de oro]”.

Y desde ese momento, no hemos dejado de cantar “San Francisco, open your pearly gates, por eso te comparto una canción diferente aquí hoy. Los hermanos Mills eran (¿era?) el grupo favorito de Alice (mi suegra). Y este es uno de sus clásicos.

Y, finalmente, tres fotos de los gatos esperando sus aperitivos esta mañana. Las primeras dos fotos se tomaron a las 9:05 cuando me levanté de la cama. La última fue a las 10:30. Entonces, supongo que gané.

NOTA:
He incluido miniaturas de las fotos si desea verlas en todo su esplendor (específicamente los gatos). Por lo tanto, ¡haz clic en ellas
!

I wondered why this guy was standing in the water. Then I zoomed in. Fishing.
Me pregunté por qué este tipo estaba parado en el agua. Luego hice zoom. Pesca.
I noticed the river was quite high, and then I reached the beach and saw it’s being contained at that level.
Noté que el río estaba bastante alto y luego llegué a la playa y vi que estaba contenido a ese nivel.
The pedestrian bridge, Spanish Armada Bridge, was built in 2006; Sohail Castle in 956 AD. Roman ruins on the castle grounds date to 300 BC.
El puente peritoneal, Puente de la Armada Española, fue construido en 2006; Castillo Sohail en 956 d.C. Hay ruinas romanas en el terreno del castillo que datan del 300 a.C.
Looking southwest. Fuengirola beach continues for another kilometre or so (5/8 of a mile).
Mirando al suroeste. La playa de Fuengirola continúa durante un kilómetro más o menos (5/8 de milla).

.

Food, friends, and felines / Festín, familia, y felinos

La versión en español está después de la versión en inglés.

AS I MENTIONED A FEW days ago, our friends from Madrid, Alfonso and Cristina, were here for a long weekend with their daughter María. We met them at Mesón Salvador a year and a half ago when María was just a month old and we became immediate friends. We feel honoured they want to spend time with us whenever they visit. We met every morning at Mesón Salvador and then again one night for dinner. It’s become home away from home for them, as well. My mood crash Sunday could be explained by the fact that they went home.

There’s been a little book fair on the plaza near us and I picked up a couple of books in Spanish and English for María. I figured her parents could read stories to her from the books but she had a great time reading them herself, as you can see from the photos.

Dinner at Mesón Salvador was excellent as always. We have dinner at home most nights now and San Geraldo always makes me glad to follow after him in the kitchen for clean-up. My size 32s (42 Spanish) have gotten a bit snug, so it’s time to burn off about 5 pounds (2 kilos) of contentment.

Our 40 percent chance of rain yesterday brought us 12 seconds of drizzle. I didn’t see it. The current probability of rain is now 3 percent. That number will climb (slowly) as the week progresses. Maybe Friday’s 80 percent chance will come through.

The pilot light on our water heater won’t stay lit. It happens around the same time every year and just needs a simple cleaning. The plumber is on his way and the cats were driving me crazy because I wouldn’t give them their treats. If I did, they’d fly out of the kitchen when the doorbell rang. I tried explaining to them, but they just didn’t get it. So, I served them in SG’s office. And, of course, the plumber didn’t arrive. (But he’s here now, so excuse me while I welcome him.)

.

COMO HE MENCIONADO hace unos días, nuestros amigos de Madrid, Alfonso y Cristina, estuvieron aquí un fin de semana largo con su hija María. Los conocimos en Mesón Salvador hace un año y medio cuando María tenía apenas un mes y nos hicimos amigos de inmediato. Nos sentimos honrados de que quieran pasar tiempo con nosotros cada vez que nos visitan. Nos reuníamos todas las mañanas en Mesón Salvador y luego una noche para cenar. También se ha convertido en un hogar lejos del hogar para ellos. Mi crisis de humor el domingo podría explicarse por el hecho de que se fueron a casa.

Ha habido una pequeña feria del libro en la plaza cercana a nosotros y compré un par de libros en español e inglés para María. Supuse que sus padres podrían leerle historias de los libros, pero ella se lo pasó genial leyéndolas ella misma, como se puede ver en las fotos.

La cena en Mesón Salvador fue excelente como siempre. Ahora cenamos en casa la mayoría de las noches y San Geraldo siempre me alegra seguirlo en la cocina para limpiar. Mi talla 42 Levis (32 Americano) se ha ajustado un poco, así que es hora de quemar unos 2 kilos (5 libras) de satisfacción.

Nuestro 40 por ciento de probabilidad de lluvia ayer nos trajo 12 segundos de llovizna. No lo vi. La probabilidad actual de lluvia es ahora del 3 por ciento. Ese número aumentará (lentamente) a medida que avance la semana. Quizás el 80 por ciento de posibilidades del viernes se materialice.

La luz piloto de nuestro calentador de agua no permanece encendida. Ocurre aproximadamente en la misma época todos los años y solo necesita una limpieza simple. El fontanero está en camino y los gatos me estaban volviendo loco porque no les daría sus golosinas. Si lo hiciera, saldrían volando de la cocina cuando sonara el timbre. Intenté explicárselo, pero no lo entendieron. Entonces, les serví en la oficina de SG. Y, por supuesto, el fontanero no llegó mientras comían. (Pero él está aquí ahora, así que discúlpeme mientras le doy la bienvenida).

Saturday night, my Secreto Iberico at Mesón Salvador (a cut of Iberian pork).
La noche del sábado, mi Secreto Iberico en Mesón Salvador.
San Geraldo’s meaty ribs.
Carnosas costillas de San Geraldo.
Maria’s octopus croquettes.
Croquettas de pulpo de Maria.
The family’s bacalao salad.
Ensalada de bacalao de la familia.
Friday night: My tropical salad.
La noche de viernes: Mi ensalada tropical.
Pionono!
San Geraldo’s non-alcoholic chupito.
Chupito sin alcohol de San Geraldo.
Maria with the books I picked up.
María con los libros que recogí.
Two books at once… And one sideways!
Dos libros a la vez … ¡Y uno de lado!
These two stayed until dark last night.
Estos dos se quedaron anoche hasta que anocheció.
Stir-fry dinner at home.
Cena salteada en casa.
Dudo (front) and Moose are the only ones around here that actually sit at the dining room table.
Dudo (frente) y Moose son los únicos por aquí que realmente se sientan a la mesa del comedor.

Who’s driving her car? / Quién está conduciendo su coche?

La versión en español está después de la versión en inglés.

SAN GERALDO AND I HAVE been watching a suspenseful, sometimes confusing, excellent British crime series. I won’t say which one to avoid spoiling it for anyone else.

A few days ago, San Geraldo asked for no apparent reason when a new character was introduced, “Are those guys a couple?” “No,” I said, while trying to not miss anything on screen, “he’s just a loyal goon to the crime family boss. They’re straight.”

So many new characters are introduced that I regularly head off SG’s questions by saying, “We don’t know who he is. We’ve never seen him before.”

“Who’s driving her car?!?” SG asked yesterday as a lone character pulled up to a house and got out of a car.  I smiled, patted his leg, and said, “They’re in the UK. They drive on the other side.” “Oh,” he laughed.

A moment later he said, “But who’s still in the car then?”

“That’s the headrest.”

A while later, an unidentifiable body was found lying on a floor. “Is that the brother of the sister who had the baby?” he asked.

“No, that was Season 1. This is Season 2.”

“Isn’t this Season 3?”

“No. Season 2.”

“But, the detective is still in the story.”

“Yes, he’s one of the main characters. But the storyline has changed. It’s different crimes every season.”

Later, San Geraldo gleefully noted that we were in the middle of episode five of season three! Oh, and the goon and the mobster? They’re lovers. I have no idea how he knew that. I may need some help. It really burns my ass when he’s right.

And speaking of burning my ass, there’s an incline board on the beach that doesn’t seem very practical for hot summer days on the Costa del Sol. I’ve shared a photo below.

.

SAN GERALDO Y YO HEMOS estado viendo una excelente serie policial de la BBC, llena de suspenso, y a veces confusa. No diré cuál para evitar estropearlo a nadie más.

Hace unos días, SG preguntó sin motivo aparente cuando se presentó un nuevo personaje: “¿Son una pareja esos chicos?” “No, es solo un matón leal al jefe de la familia del crimen. Son heterosexuales”.

Se introducen tantos personajes nuevos que regularmente respondo a sus preguntas diciendo: “No sabemos quién es. Nunca lo habíamos visto antes”.

“¿Quién conduce su coche?!?” preguntó ayer cuando un personaje solitario se detuvo en una casa y salió de un automóvil. Sonreí, le di unas palmaditas en la pierna, y dije: “Están en el Reino Unido. Conducen por el otro lado”. “Oh”, se rió.

Un momento después dijo: “¿Pero quién está todavía en el coche entonces?”

“Ese es el reposacabezas”.

Un rato después, se encontró un cuerpo no identificable tirado en el suelo. “¿Es el hermano de la hermana que tuvo el bebé?” preguntó.

“No, esa fue la temporada 1. Esta es la temporada 2.”

¿No es esta la temporada 3?”

“No. Temporada 2.”

Pero, el detective todavía está en la historia”.

Sí, es uno de los personajes principales. Pero la historia ha cambiado. Son diferentes crímenes cada temporada”.

Más tarde, ¡San Gerardo notó alegremente que estábamos en medio del episodio cinco de la tres! Oh, ¿y el matón y el monstruo? Eran amantes. No tengo idea de cómo lo supo. Puede que necesite ayuda. Realmente me quema el culo cuando él tiene razón.

Y hablando de quemarme el culo, hay una tabla inclinada en la playa que no parece muy práctica para los calurosos días de verano en la Costa del Sol. Compartí una foto a continuación.

PREGUNTA:
¿“Me quema el culo” significa lo mismo en español (como Eso me molesta.)?

What could go wrong with a reflective, metallic incline board on the Costa del Sol. Talk about burning some fat.
¿Qué podría salir mal con una placa inclinada metálica reflectante en la Costa del Sol? Habla de quemar grasa.
Last Sunday’s moon in a sunset sky.
La luna del domingo pasado en un cielo al atardecer.

Go fly a kite! / ¡Ve a volar una cometa!

La versión en español está después de la versión en inglés.

DO YOU REMEMBER WHEN THE worst thing you could say to someone when you were really angry was “Go fly a kite”? Was the phrase ever even used in the UK? I don’t think it’s used in Spain. (It’s like saying, “Go away and leave me alone!”)

I believe I was around 12 when certain words began to creep into my vocabulary. My father had already taught me a Yiddish expression, which I loved. It went: “Du zol vaksn a trolley car in deyn boykh un drek transfers,” which means “You should grow a trolley car in your belly and shit transfers.” I found it a lot more effective than the insult some of my friends had learned: “Gay kaken ofn yahm!” That meant: Go shit in the ocean! Big deal.

I know I was 13 when I called my 16-year-old sister Dale a bum and she slapped me across the face and snapped, “Don’t ever use that language with me!” Well, ‘damn,’ I thought, she used the word all the time. She even regularly told me to go to hell.

My language is much more colourful and much less creative now. Dale would not approve. Her language never progressed beyond damn, bum, and hell (as far as I know).

The only reason I mention any of this is because someone was flying a kite on the beach yesterday in the early evening and, at the time, Moose was driving me crazy because I refused to follow him into the kitchen to kneel down and pet him while he ate. Yes, I have been trained to do that. He had gotten so insistent that I turned to him and snapped, “Oh, go fly a kite!” To which he responded, even louder, “MA-ROW!!!” And, no, he did not win. Score one for me.

Before the pandemic hit, I had been trying to tame my language. In recent years, I’ve found I mutter to myself when someone does something annoying on the street. I had worried that, even if they couldn’t hear what I was saying, they could see my lips move — and my facial expression. Lately, I’ve been muttering (quietly) to my heart’s content behind my mask and sunglasses. I’m going to get in a lot of trouble when covid-19 is finally history.

.

¿RECUERDA CUANDO LO PEOR QUE le podía decir a alguien cuando estaba realmente enojado era “Ve a volar una cometa”? ¿Se usó la frase en el Reino Unido? No creo que se use en España. (Es como decir: “¡Vete y déjame en paz!”)

Creo que tenía alrededor de 12 años cuando ciertas palabras comenzaron a introducirse en mi vocabulario. Mi padre ya me había enseñado una expresión yiddish, que me encantaba. Decía: “Du zol vaksn a trolley car in deyn boykh un drek transfers”, que significa “Deberías hacer crecer un tranvía en tu barriga y caga trasferencias”. Lo encontré mucho más efectivo que el insulto que algunos de mis amigos habían aprendido: “¡Gay kaken ofn yahm!” Eso significaba: ¡Vete a la mierda en el océano! Vaya cosa.

Sé que tenía 13 años cuando llamé vagabunda [bum] a mi hermana Dale, de 16 años, y ella me abofeteó y espetó, “¡Nunca uses ese idioma conmigo!” Bueno, ‘maldita sea’ [damn], pensé. Ella usaba la palabra todo el tiempo. Incluso me decía con regularidad que me fuera al infierno.

Mi lenguaje es mucho más colorido y menos creativo ahora. Dale no lo aprobaría. Su lenguaje nunca progresó más allá de la maldición [damn], el vagabundo [bum], y el infierno [hell] (al menos que yo sepa).

La única razón por la que menciono esto es porque alguien estaba volando una cometa en la playa ayer temprano en la noche y, en ese momento, Moose me estaba volviendo loco porque me negué a seguirlo a la cocina para arrodillarme y acariciarlo mientras comió. Sí, me han entrenado para hacer eso. Se había vuelto tan insistente que me volví hacia él y le espeté: “¡Oh, ve a volar una cometa!” A lo que respondió, aún más fuerte, “¡¡¡MA-ROW!!!” Y no, no ganó. Anote uno para mí.

Antes de que ocurriera la pandemia, había estado tratando de dominar mi idioma. En los últimos años, me he dado cuenta de que murmuro para mí mismo cuando alguien hace algo molesto en la calle. Me había preocupado que, incluso si no pudieran escuchar lo que estaba diciendo, pudieran ver mis labios moverse y mi expresión facial. Últimamente, he estado murmurando (en voz baja) al contenido de mi corazón detrás de mi mascarilla y gafas de sol. Me voy a meter en muchos problemas cuando el covid-19 finalmente sea historia.

Thursday’s sunrise.
El amanecer del jueves.
Blocking my exit from the bedroom. “Pet me!”
Bloqueando mi salida del dormitorio. “¡Acariciarme!”