The Fifties / Los Cincuenta

La versión en español está después de la versión en inglés.

MY MOTHER THE DOWAGER DUCHESS had custom slip covers made for the furniture she chose for their first living room in 1950 (see yesterday’s post). She had the wing chair custom-sized so her arms were supported but not obstructed when she was knitting.

Most stories my mother told about those early years began with, “We had no money.” When I asked as an adult how they could afford custom slip covers and furniture, she explained: “Well, it was just the one chair. And you had to have slip covers for summer.” Yet another reason San Geraldo and I called her The Dowager Duchess.

Everything moved with us to the suburbs in 1956 and back to Brooklyn in 1964. I remember the slip covers being used but I don’t know for how many years. These photos are from my father’s 35mm slides. I wish there were more of the interiors. I find the style very cool. I think they were preparing me for Fuengirola fashion.

.

MI MADRE LA DUQUESA VIUDA hizo que se hicieran fundas personalizadas para los muebles que eligió para el primer salón en 1950 (ver la entrada de ayer). Tenía el sillón de orejas de tamaño personalizado para que sus brazos estuvieran apoyados pero no obstruidos cuando estaba tejiendo.

La mayoría de las historias que contaba mi madre sobre esos primeros años comenzaban con: “No teníamos dinero”. Cuando le pregunté cuando era adulto cómo podían pagar las fundas y los muebles personalizados, me explicó: “Bueno, era solo una silla. Y tenías que tener fundas antideslizantes para el verano”. Otra razón más por la que San Geraldo y yo la llamábamos La Duquesa Viuda.

Todo se mudó con nosotros a los suburbios en 1956 y de regreso a Brooklyn en 1964. Recuerdo que se usaron las fundas, pero no sé cuántos años. Estas fotos son de las diapositivas de 35 mm de mi padre. Ojalá hubiera más interiores. Aunque encuentro el estilo muy guay. Creo que me estaban preparando para la moda de Fuengirola.

Dale and the summer slip covers in 1952. The knitting chair at right.
Dale y las fundas de verano en 1952. La silla de tejer a la derecha.
Winter 1955. I can’t imagine I was allowed to play with that doll for very long.
Invierno de 1955. No puedo imaginarme que me permitieran jugar con esa muñeca por mucho tiempo.
No cats, so they installed a Dale door.
No hay gatos, así que instalaron una Puerta Dale.
1955. My eyes hadn’t yet adjusted to the patterns.
1955. Mis ojos aún no se habían adaptado a los patrones.

1950s decor / Decoración de los años 50

La versión en español está después de la versión en inglés.

YESTERDAY’S VINTAGE PHOTO OF MY mother got me thinking. I decided I would share some fashion photos from the 1940s. However, while browsing through my scans, I came across a set of photos of my parents in their first apartment in Brooklyn. It was 1950. They were married in late 1947 when my father was still in the Army. When he returned six months later, they stayed with my maternal grandparents until they could afford a place of their own. My father was 23 and my mother was 22.

.

LA FOTO VINTAGE DE AYER de mi madre me hizo pensar. Decidí compartir algunas fotos de moda de la década de 1940. Sin embargo, mientras revisaba mis escaneos, encontré un conjunto de fotos de mis padres en su primer piso en Brooklyn. Era 1950. Se casaron a finales de 1947 cuando mi padre todavía estaba en el ejército. Cuando regresó seis meses después, se quedaron con mis abuelos maternos hasta que pudieron pagar un lugar propio. Mi padre tenía 23 años y mi madre 22.

• My mother told me she didn’t even know how to make coffee when she was first married.
• Mi madre me dijo que ni siquiera sabía cómo hacer café cuando se casó por primera vez.
• The first time (and the last) I ever saw my father cook was in 1957 when my mother had a baby who died a week later. She was still in hospital. My father made Dale and me pancakes. I can remember the two of us sitting at the kitchen table in shock (and a bit of awe).
• La primera vez (y la última) que vi a mi padre cocinar fue en 1957 cuando mi madre tuvo un bebé que murió una semana después. Ella todavía estaba en el hospital. Mi padre nos hizo panqueques a Dale ya mí. Puedo recordarnos a los dos sentados a la mesa de la cocina en estado de shock (y un poco de asombro).
Electrical work, too. He did it all.
También trabajo eléctrico. Lo hizo todo.
• I found a receipt for the solid cherrywood bedroom furniture after my mother died in 2016. In 1950, they paid $846. In 2016 money, that was equivalent to $8,472.39. My mother (the Dowager Duchess, remember) always claimed they were poor.
• Encontré un recibo por los muebles de dormitorio de madera maciza de cerezo después de que mi madre murió en 2016. En 1950, pagaron $ 846. En dinero de 2016, eso equivalía a $ 8,472.39. Mi madre (la Duquesa Viuda, recuerda) siempre afirmó que eran pobres.
• The Singer sewing machine was brand new. My father read the instructions and taught my mother how to use it. Then, there was no stopping her. To give you an idea of scale, the sofa in background (dark area at left) was 9 feet long (3 meters).
• La máquina de coser Singer era nueva. Mi padre leyó las instrucciones y le enseñó a mi madre cómo usarlo. Entonces, nadie la detuvo. Para darte una idea de la escala, el sofá del fondo (área oscura a la izquierda) tenía 3 metros de largo (9 pies).
1953. On the street where we lived.
1953. En la calle donde vivíamos.
1951. What Dale thought of the kitchen wall paper?
¿Qué pensó Dale del papel de pared de la cocina?
Early 1955. I liked it. But that should have been a red balloon.
Principios de 1955. Me gustó. Pero eso debería haber sido un globo rojo.

Wednesday’s child / El niño del miércoles

La versión en español está después de la versión en inglés.

As the poem goes:
Monday's child is fair of face,
Tuesday's child is full of grace,
Wednesday's child is full of woe,
Thursday's child has far to go,
Friday's child is loving and giving,
Saturday's child works hard for a living,
And the child that is born on the Sabbath day
Is bonny and blithe, and good and gay.

IT TURNS OUT I’M WEDNESDAY’S child. Perhaps that’s no surprise. However, I’m not always full of woe. Today, a Wednesday, started off as a great day. I was out for a walk before sunrise. Temp was around 18/65 (up to 24/75 this evening). By the end of the walk, the breeze had picked up and it made my ears hurt. Woe is me. Still, a nice way to start the day.

I made coffee for San Geraldo (don’t get excited; it was instant) and tea for myself. The milk had gone sour. I dumped the tea. I grabbed another carton only to discover the expiration date was 1 September. I made coffee (black) for myself. Woe.

We’re getting rid of our two recliners in the living room (which we just bought last year). They’re comfortable and solid, they take up too much space, and we never use them. We’ll replace them with one comfy chair and a side table. Four years ago, after My Mother the Dowager Duchess died, we shipped her now 50-year-old Oriental rug here. The Duchess had lots of plants, many very large ones that she would cut back whenever they reached the ceiling. When we saw the underside of the rug here, we discovered mildew and rotting fibres. I taped a couple of areas, but it really needed a good cleaning and major repair. It has since deteriorated even more. I’ve been appalled that we who are so particular about things have a huge rug with a large, visible, masking-tape patch (and another hidden under a chair). When I recently took a look underneath, I discovered the rot had spread. Woe.

So, we’re also getting rid of the rug and will be selecting a new one, and one for the dining area while we’re at it. Something lighter and more subtle. We’ve been to one carpet store. The others I’ve found don’t custom-cut carpet and most specialise in Orientals. Maybe we’ll go back tomorrow and order something.

We’re giving the two recliners to friends. Since we would hire a mover anyway to donate them to charity, we decided to make that part of our gift. I spent yesterday afternoon, evening, and half of today searching out and hoping for a response from local movers. I finally got two responses but someone we know and love has a friend with a small truck and they’re doing the job Thursday morning. We’re happy to give the money to them rather than to strangers.

While looking for other rug shops nearby, and phoning and emailing local movers (two British-owned companies told me they were totally booked before I even told them what I wanted), I also had computer problems. No need to bore you with all the gory details. It’s not completely resolved but at least things are functional again.

So, that’s why I’m finally writing today’s blog post at 6:30 p.m. and I’m not even sharing a photo of San Geraldo dunking bread in his Coca Cola Zero at Mesón Salvador. Much to come on Thursday (and, you know, Thursday’s child has far to go). I should have been born on a Sunday. Don’t tell my grandmother, but it’s what the poem refers to as Sabbath Day — she always said that was Saturday). I’m good and gay. Of course, San Geraldo is Friday’s child — loving and giving.

.

Como dice el poema:
El niño del lunes es hermoso.
El niño del martes está lleno de gracia.
El niño del miércoles está lleno de dolor.
El niño del jueves tiene mucho por hacer.
El niño del viernes es cariñoso y generoso.
El niño del sábado trabaja duro para ganarse la vida.
Y el niño que nace en sábado
Es bonito y alegre, bueno y gay.

RESULTÓ QUE SOY HIJO DEL miércoles. Quizás eso no sea una sorpresa. Sin embargo, no siempre estoy lleno de dolor. Hoy, miércoles, ha comenzado como un gran día. Salí a caminar antes del amanecer. La temperatura estaba alrededor 18/60 (hasta 24/75 esta noche). Al final de la caminata, la brisa se había levantado y me dolía los oídos. Ay de mí. Aún así, es una buena forma de empezar el día.

Hice café para San Geraldo (no se emocionen, fue instantáneo) y té para mí. La leche se había agriado. Dejé el té. Agarré otra caja solo para descubrir que la fecha de vencimiento era el 1 de septiembre. Hice café (negro) para mí. Dolor.

Nos desharemos de nuestros dos sillones reclinables en la sala de estar (que compramos el año pasado). Son cómodos y sólidos, ocupan demasiado espacio y nunca los usamos. Los reemplazaremos por una cómoda silla y una mesa auxiliar. Hace cuatro años, después de la muerte de Mi madre, la duquesa viuda, enviamos aquí su alfombra oriental, que ahora tiene 50 años. La duquesa tenía muchas plantas, muchas muy grandes que recortaba cada vez que llegaban al techo. Cuando vimos la parte inferior de la alfombra aquí, descubrimos moho y fibras podridas. Grabé un par de áreas, pero realmente necesitaba una buena limpieza y una reparación importante. Desde entonces se ha deteriorado aún más. Me ha horrorizado que los que somos tan exigentes con las cosas tengamos una alfombra enorme con un parche grande y visible de cinta adhesiva (y otro escondido debajo de una silla). Cuando recientemente eché un vistazo debajo, descubrí que la podredumbre se había extendido. Dolor.

Le daremos los dos sillones reclinables a unos amigos. Como de todos modos contrataríamos a una empresa de mudanzas para donarlos a obras de caridad, decidimos hacer esa parte de nuestra donación. Pasé ayer por la tarde, la noche y la mitad de hoy buscando y esperando una respuesta de los transportistas locales. Finalmente obtuve dos respuestas, pero alguien que conocemos y amamos tiene un amigo con una camioneta pequeña y están haciendo el trabajo el jueves por la mañana. Nos complace darles el dinero a ellos en lugar de a extraños.

Mientras buscaba otras tiendas de alfombras cercanas, y llamaba y enviaba correos electrónicos a la mudanza local (dos compañías de propiedad británica me dijeron que estaban totalmente ocupadas antes de que yo les dijera lo que quería), también tuve problemas con la computadora. No hay necesidad de aburrirte con todos los detalles sangrientos. No está completamente resuelto, pero al menos las cosas vuelven a funcionar.

Por eso, finalmente estoy escribiendo la entrada de blog de hoy a las 6:30 p.m. y ni siquiera comparto una foto de San Geraldo mojando pan en su Coca Cola Zero en Mesón Salvador. Mucho por venir el jueves (y, ya sabes, el hijo del jueves tiene mucho por hacer). Debería haber nacido en domingo. No se lo digas a mi abuela, pero es a lo que el poema se refiere como día de reposo (ella siempre decía que era sábado). Soy bueno y gay. Por supuesto, San Geraldo es el niño del viernes, amante y generoso.

Ticked / La Garrapata

La versión español está después de la primera foto.

I told this story in August 2017 about my experience with Lyme Disease, but when I went to share the link yesterday, I discovered the post, although still on blogger, was not on WordPress. So here it is again.

WHILE LIVING IN WHAT WE called “the country” in Guilford, Connecticut in the late ’80s and early ’90s, we were always working outside in our gardens. More than half our property was wooded. We also regularly went hiking, spending a lot of time in nature. And we were in the heart of what was at the time Lyme Disease country — just a hop, skip, and a tick-jump from the town of Lyme, Connecticut, where the syndrome, Lyme Disease, got its name.

Lyme Disease is transmitted to humans by ticks that are carried on other mammals, such as deer and birds. The tick is commonly known as a deer tick. If you’re interested in learning about it in detail, check out the information on Wikipedia here. Most people who are bitten by a tick do not contract the disease. I was not so lucky. It’s a longish story with a happy ending.

Lyme Disease isn’t readily diagnosed because the symptoms vary and resemble so many other illnesses. Mine started with severe pain in my head. Not a headache. Severe pain. Thankfully, I can’t really remember it well enough to describe it, but I know it was awful. I didn’t sleep even a moment for three days. On the third day, a dull and constant ache appeared in my right shoulder.

Since my sister Dale had brain cancer when she was 26 before dying of bone cancer at 29, I of course thought my turn had come. I kept the thought to myself.

I went to my doctor after the second day. He did a bunch of tests. So, all I could do was wait. San Geraldo’s mother was visiting and we drove down to New York as planned to visit The Dowager Duchess, who gave up her bed for me. They went out to theatre (my aunt Lilly used my ticket) and I went to bed. After a while, incredibly, I slept. I woke up in the morning rested and pain-free. I was elated. I walked into the kitchen to announce the good news and San Geraldo looked at me and said, “What’s the matter with your face?”

‘The face I’ve always had and had never really been happy with?’ I thought.

“Nothing, it’s as perfect as always,” I joked.

“One side is drooping.”

I looked in the mirror and saw he was right. Bell’s Palsy, I thought. The Kid Brother had it. But then I thought again, ‘No, just another sign of a brain tumor.’

My mother insisted we pose for a photo together. I knew exactly what she was thinking.

Click here for the rest of the story.

.

Conté esta historia en agosto de 2017 sobre mi experiencia con la enfermedad de Lyme, pero cuando fui a compartir el enlace ayer, descubrí que la publicación, aunque todavía estaba en blogger, no estaba en WordPress. Así que aquí está de nuevo.

MIENTRAS VIVIÁMOS EN LO QUE considerábamos “el campo” en Guilford, Connecticut, a finales de los 80 y principios de los 90, siempre trabajábamos afuera en nuestros jardines. Más de la mitad de nuestra propiedad estaba arbolada. También íbamos de excursión con regularidad, pasando mucho tiempo en la naturaleza. Y estábamos en el corazón de lo que era entonces el país de la “Enfermedad de Lyme” (en inglés, Lyme Disease) muy cerca de los pueblos de Lyme y Old Lyme, Connecticut, donde el síndrome recibió su nombre.

La Enfermedad de Lyme se transmite a los humanos por las garrapatas que se llevan a otros animales, como ciervos y aves. La garrapata se conoce comúnmente como garrapata de venado. Si tienes interés en aprender más, haz clic aquí. La mayoría de las personas que son mordidas por una garrapata no contraen la enfermedad. No tuve tanta suerte. Es una historia larga con un final feliz.

La enfermedad de Lyme no se diagnostica fácilmente porque los síntomas varían y se parecen a muchas otras enfermedades. El mío comenzó con un dolor severo en la cabeza. Afortunadamente, no puedo recordarlo lo suficientemente bien como para describirlo, pero sé que fue horrible. No dormí ni un momento durante tres días. Al tercer día, apareció un dolor sordo y constante en mi hombro derecho.

Fui a mi médico después del segundo día. Hizo un montón de pruebas. Entonces, todo lo que pude hacer fue esperar. La madre de San Geraldo estaba de visita y condujimos hasta Nueva York como estaba planeado para visitar a la duquesa viuda, quien me cedió su cama. Salieron al teatro (mi tía Lilly usó mi boleto) y me fui a la cama. Después de un tiempo, increíblemente, me dormí. Me desperté por la mañana descansado y sin dolor. Estaba eufórico. Entré a la cocina para anunciar la buena noticia y San Geraldo me miró y me dijo: “¿Qué te pasa en la cara?

¿La cara que siempre he tenido y nunca había sido realmente feliz?’ pensé.

“Nada, es tan perfecto como siempre”, bromeé.

“Un lado ha caído”, me dijo.

Me miré al espejo y vi que tenía razón. Parálisis de Bell, pensé. El Hermanito lo tenía. Pero entonces pensé otra vez: ‘No, sólo otro signo de un tumor cerebral’.

Mi madre insistió en posar para una foto juntos. Sabía exactamente lo que estaba pensando.

Haz clic aquí para ver el resto de la historia.

Our place in Guilford.

Nuestro hogar en Guilford.

1990. The imperfect face.

1990. La cara imperfecta.

1977. After Dale’s first cancer diagnosis and just before her surgery. Kermit the Frog says it all.

1977. Después del primer diagnóstico de Dale y antes de su cirugía. Kermit el Rana lo dice todo.

A deer tick, actually the size of a sesame seed.

Una garrapata de venado, en realidad del tamaño de una semilla de sésamo.

Sears Catalog / Catálogo de Sears

La versión en español está después de la versión en inglés.

MY WONDERFUL BLOGGING FRIEND JUDY (who calls herself “The Other Judy” so as not to be confused with my wonderful friend Judyshannon), is an avid researcher of Sears Modern Homes. These were catalog and kit houses sold mostly through mail order in the United States.

There were more than 370 different designs and styles, and more than 70,000 homes were sold from around 1908 to 1940. Many of the homes still exist, but are not always easy to find. Some were simple and charming. Others were quite grand. Judy is expert in what to look for and even finds Sears homes on her travels by simply recognizing and comparing original features. Be sure to check out Judy’s blog “Sears House Seeker” (click here). You’ll be amazed by what you could build from a kit 100 years ago.

Judy recently discovered a website of New York City Historical Records (click here if you’re interested). She immediately emailed me knowing I might have an interest.

My great-grandparents (my maternal grandmother’s parents) owned a home in Brooklyn, in which my Aunt Sylvie was born in 1922. I didn’t know until recent years that my great-grandmother lived in the house until her death in 1951. Nor did I know the house was still standing. I had found a brick row house at the address, but the online information had the date of construction incorrect, so I thought it was a newer house.

Well, thanks to Judy, I found a tax photo from 1940, when my greats still owned the house. I was able to compare that to the current Google Maps photo and it’s clearly the same house. Very exciting. A distant cousin, who was born in Brooklyn, but left very young for the West Coast, told another cousin that our great-grandparents lived on a farm outside the city. We knew that wasn’t the case, but we now know where that memory came from. When I shared the photo with another cousin, she remembered they had a large vegetable garden (you can see part of it beside the house). Although they also lived in Brooklyn, they were perhaps 45 minutes away by car, and much more by subway or bus. So, it must have seemed to her like they were driving into the countryside.

I’m so grateful to Judy for thinking of me. I love the history and it brought back memories for two of my cousins and my aunt. I remember looking at the Sears Catalog when I was young (and, especially, the photos of men in underwear), but I don’t remember my parents shopping from it.

San Geraldo’s family made good use of the catalog. He told me the pages were especially good as toilet paper in the outhouses on the farm. However, he said it was important to crumple the pages aggressively between your hands to remove the slick finish from the paper (I’m pretty sure, BEFORE, you used it; although I’ve never asked). I’m SO glad I didn’t grow up on a farm.

.

MI MARAVILLOSA AMIGA DE BLOGGING Judy (que se hace llamar “La Otra Judy” para no confundirse con mi maravillosa amiga Judyshannon), es una ávida investigadora de Sears Modern Homes. Estas fueron catálogos y casas de kit vendidas principalmente a través de pedidos por correo en los Estados Unidos.

Hubo más de 370 diseños y estilos diferentes, y se vendieron más de 70,000 casas desde 1908 hasta 1940. Muchas de las casas todavía existen, pero no siempre son fáciles de encontrar. Algunas eran simples y encantadores. Otros fueron bastante grandiosas. Judy es experta en qué buscar e incluso encuentra hogares de Sears en sus viajes simplemente reconociendo y comparando características originales. Asegúrese de visitar el blog de Judy “Sears House Seeker” (haz clic aquí). Te sorprenderá lo que podrías construir a partir de un kit hace 100 años.

Judy descubrió recientemente un sitio web de Registros Históricos de la Ciudad de Nueva York (haz clic aquí si está interesado). Judy me envió un correo electrónico sabiendo que podría tener un interés.

Mis bisabuelos (los padres de mi abuela materna) eran dueños de una casa en Brooklyn, en la que nació mi tía Sylvie en 1922. No supe hasta hace pocos años que mi bisabuela vivía en la casa hasta su muerte en 1951. Ni sabía que la casa todavía estaba alli. Había encontrado una casa de ladrillo en la dirección, pero la información en línea tenía la fecha de construcción incorrecta, así que pensé que era una casa más nueva.

Bueno, gracias a Judy, encontré una foto de impuestos de 1940, cuando mis bisabuelos aún eran dueños de la casa. Pude comparar eso con la foto actual de Google Maps y es claramente la misma casa. Muy emocionante. Una prima lejana, que nació en Brooklyn, pero se fue muy joven a la costa oeste, le dijo a otra prima que nuestros bisabuelos vivían en una granja en las afueras de la ciudad. Sabíamos que ese no era el caso, pero ahora sé de dónde vino ese recuerdo. Cuando compartí la foto con otra prima, ella recordó que tenían un gran huerto (se puede ver parte de él al lado de la casa). Aunque también vivían en Brooklyn, quizás estaban a 45 minutos en coche, y mucho más en metro o autobús. Entonces, debe haberle parecido que estaban conduciendo hacia el campo.

Estoy muy agradecido con Judy por pensar en mí. Me encanta la historia y me trajo recuerdos para dos de mis primos y mi tía. Recuerdo haber visto el Catálogo de Sears cuando era joven (y, especialmente, las fotos de hombres en ropa interior), pero no recuerdo que mis padres lo compraran.

La familia de San Geraldo hizo buen uso del catálogo. Me dijo que las páginas eran especialmente buenas como papel higiénico en las dependencias de la granja. Sin embargo, dijo que era importante arrugar las páginas agresivamente entre sus manos para eliminar el acabado liso del papel (estoy bastante seguro, ANTES, que lo usó; aunque nunca lo he preguntado). Estoy tan contento de no haber crecido en una granja.

In 2019, under renovation. No more vegetable garden; a new house instead. Too bad the stained glass enclosed porch didn’t survive.
En 2019, en proceso de renovación. No más huerto; una casa nueva en su lugar. Lástima que el porche cerrado de vidrieras no sobrevivió.
Aunt Sylvie and Uncle Harry’s wedding, 1946. Behind Sylvie, from left, my great-grandparents, my grandmother, and my grandfather (in top hat and tails). The couple behind Harry are his parents. Sylvie told me Harry grabbed her for a dramatic kiss, which was very inappropriate in front of her grandparents. My great-grandmother doesn’t look very comfortable.
La boda de tía Sylvie y tío Harry, 1946. Detrás de Sylvie, desde la izquierda, mis bisabuelos, mi abuela, y mi abuelo (con sombrero de copa y cola). La pareja detrás de Harry son sus padres. Sylvie me dijo que Harry la agarró para un beso dramático, que era muy inapropiado frente a mis bisabuelos. Mi bisabuela no se ve muy cómoda.