Lockdown Day 39: Like Pulling Teeth / Encierro Día 39: Hay Que Sacarle las Palabras con Sacacorchos

La versión español está después de la versión inglés.

I SPOKE WITH THE KID Brother last night. Some conversations are, surprisingly, pleasant. Some are, unfortunately, not so pleasant. And at other times, having a conversation with The Kid Brother is like pulling teeth. [NOTE: A literal translation of this is not used in Spanish. The eqiuvalent in Spanish might be que sacarle las palabras con sacacorchos (you have to get the words out with a corkscrew).]

Last night went like this. “How’s the weather today, Chuck?”

“Nice.”

“Have you been outside?”

“Yeah.”

“Did you go shopping in your neighborhood?”

“Yeah. And then it rained!” That was the longest sentence he spoke.

“Did you already have dinner?” [it was 4 in the afternoon]

“I had it.”

“What did you have?”

“Something I had.”

I told him some stories about what we’ve been up to and how I also got caught in the rain. Everything I said received a grunt in response.

But he’s “fine.” Work is “fine.” The store is “busy.” (But that’s “fine.”) People in New York are “good.” And he’s up “early.”

So let’s look at some other things (mostly long before lockdown) that also have me shaking my head. Click and they get bigger.

.

ANOCHE HABLÉ CON EL HERMANITO. Algunas conversaciones son, sorprendentemente, agradables. Algunos, desafortunadamente, no son tan agradables. Y en otras ocasiones, tener una conversación con El Hermanito y puede ser que sacar las palabras con sacacorchos. [NOTA: Una traducción literal en inglés es como sacar las muelas.].

Anoche fue así. “¿Cómo está el clima hoy, Chuck?”

“Bien.”

“¿Has estado afuera?”

“Si.”

“¿Fuiste de compras a tu vecindario?”

“Estaba fuera y luego llovió!” Esa fue la oración más larga que pronunció.

Luego le conté algunas historias sobre lo que hemos estado haciendo y cómo también me pilló bajo la lluvia. Todo lo que dije recibió un gruñido en respuesta.

Pero él está “bien”. El trabajo está “bien”. La tienda está “ocupada”. (Pero eso está “bien”). La gente en Nueva York está “bien”. Y se levanta “temprano”.

Así que echemos un vistazo a otras cosas (principalmente antes del encierro) que también me dejaron sacudiendo la cabeza. Haz clic y se hacen más grandes.

Lockdown Day 13: You Are My Sunshine / Encierro Día 13: Eres Mi Sol

La versión español está después de la versión inglés.

I SHARED MUSIC by Fran (aka Francisco) yesterday. So, today, it seems only fitting to tell you about the music of Frances. She’s a memory from my childhood, an elderly neighbor who had an apartment with her husband, Eddie, on the same floor as ours.

Since the co-op was brand new when we moved in, everyone knew everyone else very well for a number of years. At times, they were even neighborly. We visited with Frances politely when we saw her, but that was about it. She wasn’t easy to take in big doses.

Frances and Eddie were originally from Poland and had escaped during the holocaust. They were both about 5-feet-tall. They both spoke heavily accented English. Frances had a shrill voice and always spoke at high volume. Eddie had a deep and crusty voice. And a hearing aid, which he regularly turned off (without telling Frances).

Frances, in only her bra and girdle (that covered most of her body), would often sneak into the hall to take the trash to the incinerator chute, when she thought no one was around. She would invariably forget her keys and get locked out. She would then frantically ring the bell, bang on the door, and yell, “Eh-DEE! Oh-pum Op!” (“Eddie, open up!”)

My sister Dale’s bedroom window shared an inside corner with Frances and Eddie’s living room window. We couldn’t see in, but if someone stood at the window, we could see each other (so Dale kept the blinds drawn). When Frances was locked out, Dale and I would peak through the blinds to see Eddie standing at the living room window smiling… and pretending not to hear. He usually let her stand out in the hall for five or ten minutes before going to the door and saying, “Frencis, vat ahr you doeeink oht dere?” (“Francis, what are you doing out there?”)

Then there was the time Frances hired a decorator. As Frances described it, she was “mekking dee apahrtment SO fency.” One afternoon, she rang our bell because she was excited for us to see the new “Muriel.” I thought that was the decorators’s name. We all obediently followed as she ran around the corner. Her decorator had covered one dining room wall in a “mural.” Even the Dowager Duchess didn’t bother to correct her. I remember “Muriel” having a lot of flowers, trees, and Victorian people. And horses with carriages. It was all a bit much. Frances was ecstatic.

But that’s not what made me think today about Frances. Yesterday, the sun was shining. Yesterday, the sky was blue. (Today, it’s gray, raining, and windy again.) I went out and dumped the trash — no bra and girdle; and, no, not naked either. I remembered a song we once heard Frances sing (shriek) through the wall during a New Year’s Eve party she hosted. Between verses, she’d wail, “Everybody sing!” Forever after, Dale and I couldn’t hear the song without laughing, and Dale would shriek in Frances’ accent, “Everybody sing!” I wish I had a recording — of Frances AND us.

Everybody sing! (And click the sunshiney images.)

.

COMPARTÍ MÚSICA DE Fran (también conocido como Francisco) ayer. Entonces, hoy, solo parece apropiado contarte sobre la música de Frances. Es un recuerdo de mi infancia, una vecina anciana que tenía un departamento con su esposo, Eddie, en el mismo piso que el nuestro.

Como la cooperativa era completamente nueva cuando nos mudamos, todos conocieron a todos muy bien durante varios años. A veces, incluso eran amables. Visitamos a Frances cortésmente cuando la vimos, pero eso fue todo. No fue fácil tomar grandes dosis.

Frances y Eddie eran originarios de Polonia y habían escapado durante el holocausto. Ambos tenían unos 5 pies de altura. Ambos hablaban un inglés muy acentuado. Frances tenía una voz aguda y siempre hablaba a gran volumen. Eddie tenía una voz profunda y crujiente. Y un audífono, que apagaba regularmente (sin decirle a Frances).

Frances, solo en su sostén y faja (que cubría la mayor parte de su cuerpo), a menudo se colaba en el pasillo para llevar la basura al conducto del incinerador, cuando creía que no había nadie cerca. Ella invariablemente olvidaría sus llaves y quedaría bloqueada. Luego tocaba el timbre frenéticamente, golpeaba la puerta, y gritaba: “¡Eh-DEE! Abre!”

La ventana de la habitación de mi hermana, Dale, compartía una esquina interior con la ventana de la sala de Frances y Eddie. No podíamos ver adentro, pero si alguien se paraba en la ventana, podríamos vernos (así que Dale mantuvo las persianas cerradas). Cuando Frances estaba encerrada, Dale y yo miramos a través de las persianas para ver a Eddie parado en la ventana de la sala sonriendo … y fingiendo no escuchar. Por lo general, la dejaba estar en el pasillo durante cinco o diez minutos antes de ir a la puerta y decir: “¡Frances, ¿qué estás haciendo ahí afuera?”)

Luego llegó el momento en que Frances contrató a un decorador. Como Frances lo describió, ella estaba “haciendo el apartamento TAN elegante”. Una tarde, llamó al timbre porque estaba emocionada de que viéramos la nueva “Muriel”. Pensé que ese era el nombre de decoradora. Todos la seguimos obedientemente mientras ella daba la vuelta a la esquina. Su decoradora había cubierto una pared del comedor en un “mural”. Incluso La Duquesa Viuda no se molestó en corregirla. Recuerdo que “Muriel” de Frances tenía muchas flores, árboles, y gente victoriana. Y caballos con carruajes. Todo fue un poco demasiado. Frances estaba extasiada.

Pero eso no es lo que me hizo pensar hoy en Frances. Ayer, el sol brillaba. Ayer, el cielo era azul. (Hoy vuelve a estar gris, llueve y hace viento.) Salí y tiré la basura, sin sujetador y faja; pero sí, completamente vestida, y recordé una canción que una vez escuchamos a Frances cantar (chillar) a través de la pared durante una fiesta de Nochevieja que organizó. Entre versos, ella se lamentaba, “¡Todos canten!” Para siempre, Dale y yo no podíamos escuchar la canción sin reír, y Dale gritaba con el acento de Frances: “¡Todos canten!” Desearía tener una grabación de Frances y nosotros.

¡Todos canten! (Y haz clic en las imágenes soleadas).

.

But, wait, I think I found Frances! Oh, never mind. This singer is way too good.
Pero, espera, ¡creo que encontré a Frances! Oh no importa. Esta cantante es demasiado bueno.

Lockdown Day 5: Getting Naked / Encierro Día 5: Desnudarse

La versión español está después de la versión inglés.

I RECEIVED EMAIL yesterday (two messages, actually) from someone who calls herself Emma. She wants to get naked with me. Apparently, she doesn’t know I’m in lockdown. Apparently, she doesn’t know much. Sorry, Emma. Even if it hadn’t been such bad timing, you’d still be blocked.

Speaking of getting naked: Today’s photos are from my father’s 35mm slides. The first photo wouldn’t get me into any trouble. I’ve included the second photo because I wanted you to see the 1950s-vintage wallpaper in our East New York (Brooklyn) bathroom. The photo is censored to avoid any controversy (and overexposure). It was NOT censored when I was 10 years old and my father, while reviewing his slide collection not long after we moved back to Brooklyn from Long Island, projected it on the living room wall for our family and two of my new and also 10-year-old friends. When I appeared in all my glory, my friends burst out laughing until My Mother the Dowager Duchess stunned them into silence by saying, “Oh, I remember when that photo was taken. Our neighbor Nettie had stopped by. She took one look and said, ‘Oy! He does his father such an honor!’” I wanted to die. Now I’d like to thank The Duchess for giving my juvenile reputation a boost.

.

AYER RECIBÍ UN correo electrónico (dos mensajes, en realidad) de alguien que se hace llamar Emma. Ella quiere desnudarse conmigo. Aparentemente, ella no sabe que estoy encerrado. Aparentemente, ella no sabe mucho. Lo siento, Emma. Incluso si no hubiera sido un mal momento, aún estarías bloqueado.

Hablando de desnudarme: Las fotos de hoy son de las diapositivas de 35 mm de mi padre. La primera foto no me metería en problemas. Incluí la segunda foto porque quería que vieras el papel tapiz vintage de los años 50 en nuestro baño del East New York (un barrio de Brooklyn). La foto está censurada para evitar cualquier controversia (y sobreexposición). NO fue censurada cuando tenía 10 años y mi padre, mientras revisaba su colección de diapositivas poco después de que nos mudáramos a Brooklyn desde Long Island, la proyecté en la pared de la sala para nuestra familia y dos de mis nuevos amigos, también de 10 años. Cuando aparecí en todo mi esplendor, mis amigos se echaron a reír hasta que Mi Madre La Duquesa Viuda, los aturdió en silencio al decir: “Oh, recuerdo cuándo se tomó esa foto. Nuestro vecino Nettie se había detenido. Ella echó un vistazo y dijo: “¡Oy! ¡Le hace un honor a su padre!’” Quería morir. Ahora me gustaría agradecer a La Duquesa por impulsar mi reputación juvenil.

Wednesday night at 8:30. Not a soul in sight. I could have taken out the trash naked!
Miércoles a las 8:30 de la noche. Ni un alma a la vista. ¡Podría haber estado desnudo para sacar la basura!

It’s All About That Tan / Se Trata de Eso Bronceado

La versión español está después de la versión inglés.

THESE ARE SOME examples of how tan lines (and tattoos) can be more important to some people than style and grace… and sanitation.

When I was a tween and in my early teens in Brooklyn, I listened to 77 WABC AM Radio while I tanned/burned on the beach. As a public service, at regular intervals, they’d announce turn-over time and you’d see many people flip simultaneously to tan/burn the other side.

.

ESTOS SON ALGUNOS ejemplos de cómo las líneas de bronceado (y los tatuajes) pueden ser más importantes para algunas personas que el estilo y la gracia … y el saneamiento.

Cuando era un adolescente en Brooklyn, escuché 77 WABC AM Radio mientras me bronceaba/quemaba en la playa. Como servicio público, a intervalos regulares, anuncian el tiempo de rotación y verá a muchas personas voltear simultáneamente para broncearse/quemarse al otro lado.

Beach volley ball. Not Lionel Messi.
Voleibol de playa. No son Lionel Messi.
And not Cristiano Ronaldo; I’m simply protecting the innocent.
Y no Cristiano Ronaldo; simplemente estoy protegiendo a los inocentes.
They found a comfortable slope for sunbathing and didn’t care what it sloped TO.
Encontraron una inclinación cómoda para tomar el sol y no les importaba hacia dónde se inclinaba.

.

Click the below image for the full moon.
Haz clic en la imagen de abajo para la luna llena.

.

From 26 to 30 / Desde 26 a 30

La versión español está después de la versión inglés.

MY DEAR OLD friend Mary (we’ve been friends since 1973) sent me some photos. I’m still waiting for her to scan them for me — ahem — but these skewed and distorted images will have to do until Mary gets her scanner working.

I drove up from Brooklyn in November 1979 to visit Mary who had moved to Boston. I fell in love with the city, found a job, and moved four months later. The photos on the street were taken in 1980. I think it was the 4th of July parade.

Mary introduced me to Brian, her best friend who became my dear and (first gay) friend, although I was still dating women at the time.

My sister Dale died 12 months after I arrived in Boston. I came out of the closet. Five months later I met San Geraldo. Fifteen months after that, he and I moved to Los Angeles. Seven months later, we were living in Washington, D.C. where I worked for U.S.News & World Report.

And that takes us to the final photo of me on a sofa with my feet on Mary’s lap.

It was 1984. Brian and Mary were sharing an apartment. I was in Boston on business and spent an extra two nights with them before heading home. Brian was not the best influence, but he was a true friend and I loved him. I won’t tell you what I did that night (partly because I have no idea what I did that night), but I was feeling no pain. Until the next morning!

That was the last time I saw Mary. She and Brian moved to Hawaii a few months later. Mary met the love of her life, married, and moved to the middle of the country. She’s still there, raised a son while earning more advanced degrees, and has been working with learning disabled teens ever since.

SG and I finally got to Hawaii in 1986, but Mary was already gone and Brian, our dear wonderful friend the “serial monogamist,” was living with his latest boyfriend. He eventually moved to San Diego so we were elated when SG got his job there in early 1993. But, at that same time, Brian was ill and returned to his family home in Massachusetts. We drove up to see him a couple of times. He died before we left for San Diego.

And that’s what ran through my head when I saw these pictures. Whenever, I think about what might have been — like taking my education more seriously and choosing a university better suited to my interests, I always think, ‘But then I never would have met Mary. And that was an exceptional friendship. And had I never met Mary, I never would have met Brian. Or moved to Boston. Or met San Geraldo.’ And I’m filled with gratitude for what I’ve had and have, for Dale, for Brian, for Mary, and for San Geraldo, and for so many other people in my life. All that from a few 40-year-old photos.

.

MI QUERIDA VIEJA amiga Mary (hemos sido amigos desde 1973) me envió algunas fotos. Todavía estoy esperando que los escanee por mí, ejem, pero estas imágenes distorsionadas tendrán que funcionar hasta que Mary haga funcionar su escáner.

Conduje desde Brooklyn en noviembre de 1979 para visitar a Mary, que se había mudado a Boston. Me enamoré de la ciudad, encontré un trabajo, y me mudé cuatro meses después. Las fotos en la calle fueron tomadas en 1980. Creo que fue el desfile del 4 de julio, el día de la independencia.

Mary me presentó a Brian, su mejor amigo que se convirtió en mi querido y (primer gay) amigo, aunque todavía estaba saliendo con mujeres en ese momento.

Mi hermana Dale murió 12 meses después de mi llegada a Boston. Salí del armario. Conocí a San Geraldo cinco meses después. Él y yo nos mudamos a Marina del Rey, California, 15 meses después de que nos conocimos. Siete meses después, vivíamos en Washington, D.C., donde trabajé para U.S.News & World Report.

Y eso nos lleva a la foto final de mí en un sofá con los pies en el regazo de Mary.

Era 1984. Brian y Mary estaban compartiendo un apartamento. Estuve en Boston por negocios y pasé dos noches con ellos antes de regresar a casa. Brian no fue la mejor influencia, pero era un verdadero amigo y lo amaba. No te diré lo que hice esa noche (en parte porque no tengo idea de lo que hice esa noche), pero no sentía dolor. Hasta la mañana siguiente!

Esa fue la última vez que vi a Mary. Ella y Brian se mudaron a Hawai unos meses después. Mary conoció al amor de su vida, se casó y se mudó a la mitad de los Estados Unidos. Ella todavía está allí, crió a un hijo mientras obtenía títulos más avanzados, y ha estado trabajando con adolescentes con discapacidades de aprendizaje desde entonces.

SG y yo finalmente llegamos a Hawai en 1986, pero Mary ya se había ido y Brian, nuestro querido y maravilloso amigo el “monogamista en serie”, estaba con un nuevo novio. Eventualmente se mudó a San Diego, así que estábamos eufóricos cuando SG consiguió su trabajo allí a principios de 1993. Pero, al mismo tiempo, Brian estaba enfermo y regresó a la casa de su familia en Massachusetts. Fuimos a verlo un par de veces. Murió antes de que nos fuéramos a San Diego.

Y eso fue lo que me pasó por la cabeza cuando vi estas fotos. Siempre que pienso en lo que podría haber sido, como tomar mi educación más en serio y elegir una universidad más adecuada para mis intereses, siempre pienso: ‘Pero entonces nunca habría conocido a Mary. Y si nunca hubiera conocido a Mary, nunca habría conocido a Brian. O se mudó a Boston. O conocí a San Geraldo’. Y estoy lleno de gratitud por lo que he tenido y tengo, por Dale, por Brian, por Mary, y por San Geraldo, y por muchas otras personas en mi vida. Todo eso de algunas fotos de 40 años.

Subtítulo de Mary: Verano – 1980. Nuestro primer año en Boston juntos.