A Crapper of My Own / Mi Propio Caganer

La versión español está después de la versión inglés.

I FINALLY JOINED in a Catalonian tradition this year. Barcelona, a 9.5-hour drive north from here, is in Catalonia. Some of you may remember the first time I learned about The Caganer. It was our first Christmas in Fuengirola. I was admiring the window display in a wonderful shop, called Moreno, in the center of town when I noticed an animated outhouse (click here) (and here for a Caganer from 2017). When the door opened, I saw a figure “doing his business.” I learned he’s called The Caganer (which means “The Pooper”) and has appeared in nativity scenes since the late 17th century in Catalonia and Catalan areas in Andorra, Valencia, and Southern France. The tradition even spread to Murcia (Spain), Portugal, and Naples (Italy). It’s become so popular that you can find most contemporary public figures as “El Caganer.”

This year, after making another video of The Caganer in the window of Moreno, I went inside and bought myself a little figurine. The most traditional Caganer is a peasant wearing a red stocking hat, a white shirt, and black trousers. I suppose I could have stuck with tradition, but my ceramic figurine is wearing an actual fabric hat. Besides, he had a much more substantial “purge.” Ah, the magic of Christmas.

.

FINALMENTE ME UNÍ a una tradición catalana este año. Barcelona, a 9,5 horas en coche hacia el norte desde aquí, se encuentra en Cataluña. Algunos de vosotros recordaráis la primera vez que aprendí sobre El Caganer. Fue nuestra primera Navidad en Fuengirola. Estaba admirando el escaparate de una maravillosa tienda, llamada Moreno, en el centro de la ciudad cuando noté una letrina animada (haz clic aquí) (y aqui para un Caganer de 2017). Cuando se abrió la puerta, vi una figura “haciendo su trabajo”. Me enteré de que se llamaba El Caganer y ha aparecido en belenes desde finales del siglo XVII en Cataluña y zonas catalanas en Andorra, Valencia, y el sur de Francia. La tradición incluso se extendió a Murcia (España), Portugal, y Nápoles (Italia). Se ha vuelto tan popular que puedes encontrar figuras públicas más contemporáneas como “El Caganer”.

Este año, después de hacer otro video del Caganer en la ventana de Moreno, entré y me compré una figurita. El Caganer más tradicional es un campesino que usa un gorro rojo, una camisa blanca, y pantalones negros. Supongo que podría haber quedado con la tradición, pero mi figura de cerámica lleva un sombrero de tela real. Además, tenía una “purga” mucho más sustancial. Ah, la magia de la Navidad.

Not Enough Fumes / Pocos Humos

La versión español está después de la versión inglés.

During a dip in my “happiness” when we lived in Santa Barbara at the beginning of this century, I had suicidal thoughts. We lived in a pink townhouse. Life should have been rosey.

Usually, when I’m that low, I’m simply “passively suicidal.” I go to bed at night hoping I won’t wake up in the morning. Passive. But this time, I developed a plan. I was going to go downstairs, head out the back door, which led directly into the garage, and get in the car. I would start the engine. Carbon monoxide poisoning.

As I started down the stairs, I remembered that we had a Prius. A hybrid. Few fumes to begin with and, if the car were idle, it would simply switch to electric. I’m sure I wouldn’t have gone through with it anyway, but I’m very grateful for hybrid technology. And, yes, I did see the humor, even at the time.

A couple of years ago, we bought another Prius. It doesn’t really matter though; we don’t have a garage.

Durante un chapuzón en mi “felicidad” cuando vivíamos en Santa Bárbara a principios de este siglo, tuve pensamientos suicidas. Vivíamos en una casa rosa. La vida debería que haber sido “rosa.”

Por lo general, cuando estoy tan bajo, simplemente soy “pasivamente suicida”. Me acostaba por la noche esperando no despertarme por la mañana. Pasivo. Pero esta vez, desarrollé un plan. Iba a bajar las escaleras, salía por la puerta trasera que conducía directamente al garaje, y me subía al coche. Yo arrancaría el motor. Envenenamiento por monóxido de carbono.

Cuando empecé a bajar las escaleras, recordé que teníamos un Prius. Un híbrido. Para empezar, pocos vapores y, si el coche estuviera inactivo, simplemente cambiaría a eléctrico. Estoy seguro de que no lo habría superado de todos modos, pero estoy muy agradecido por la tecnología híbrida. Y, sí, vi el humor, incluso en ese momento.

Hace un par de años, compramos otro Prius. Aunque en realidad no importa; no tenemos garaje

Pink Cadillac / Cadillac Rosa

La versión español está después de la foto.

WHEN THE KID Brother was still a “kid” and was trying to learn simple addition and subtraction, he told Our Mother The Dowager Duchess that all he wanted was a “cock-a-rator.” She told him he couldn’t have a “calculator” because he needed to learn to add and subtract on his own. (He never really did.)

When I was in high school and learned to drive, I fantasized about buying (or having bought for me) a Porsche. When I showed the Kid Brother what I wanted, he began to hound my father to buy me one. But he also thought a “Catarac” (Cadillac) would be good.

Years later, The Kid Brother bought himself a cock-a-rator.

I just traded in my “catarac.” But not for a Porsche.

This all leads up to the fact that a common side effect of my vitrectomy surgery in May for a detached retina is cataracts. And — since I’m nothing if not common — my vitrectomy was followed six months later (yesterday) with cataract surgery (conventional, no lasers). All is well. I should be fully recovered in another few weeks — according to my cock-a-rations.

1560beforeafter
Before and After. I think maybe my new lenses are a bit much. / Antes y Después. Creo que tal vez mis nuevas lentes son un poco demasiado.

CUANDO EL HERMANITO era un niño y no podía hacer sumas y restas simples, le dijo a Nuestra Madre La Duquesa Viuda, que todo lo que quería era un “cock-a-rator” (calculator). Ella le dijo que no podía tener una “calculadora” porque necesitaba aprender a sumar y restar por su cuenta.

Cuando yo tenía 16 años y aprendí a conducir, fantaseaba con comprar (o haberme comprado) un Porsche. Cuando le mostré a El Hermanito qué tipo de coche quería, comenzó a acosar a nuestro padre para que me comprara uno. Pero también pensó que un “Catarac” (Cadillac) sería bueno.

Años después, El Hermanito se compró un “cock-a-rator”.

Acabo de cambiar mi “Catarac”. Pero no para un Porsche.

Todo esto lleva al hecho de que un efecto secundario común de mi cirugía de vitrectomía en mayo para una retina desprendida son las cataratas. Y — dado que no soy nada si no es común — mi vitrectomía fue seguida seis meses después (ayer) con cirugía de cataratas (convencional, sin láseres). Todo está bien. Debería estar completamente recuperado en otras 3 semanas — de acuerdo con mis cock-a-rations (cálculos).