You’re the one that I want / Eres el que quiero

La versión en español está después de la versión en inglés.

I MANAGED A LONG FAST-PACED walk around Los Boliches yesterday evening and, on my way home, I bumped into our friend Elena. She and Tynan were meeting at Mesón Salvador for an after-work drink, so I joined them. What a pleasure that was — even if we can’t hug. Air hugs are getting so old.

I texted San Geraldo to let him know where I was. He had just put a chicken in the oven and suggested I pick up something for dessert. So, Sergio packed up two big slices of cheesecake for me. It was a great meal. Tonight SG plans to cook something special, which I hope to tell you about tomorrow.

The rain, clouds, sun, and wind all come and go today. We nearly got blown away walking over to Mesón Salvador and it’s again whistling through the glass curtain and the windows in the hall. More rain is apparently on the way, but the worst (best) is supposed to again occur overnight. I hate to miss it.

Photos today are from a walk on the beach Wednesday, sunset from our back hall Wednesday evening, the cats during some of my time in bed during the week, and some local color. I try to not check the news every 15 minutes. It’s not easy, but then neither am I. (And I know the ones that I want.)

.

AYER POR LA TARDE, MANEJÉ una caminata larga y rápida por Los Boliches y, de camino a casa, me encontré con nuestra amiga Elena. Ella y Tynan se estaban reuniendo en Mesón Salvador para tomar una copa después del trabajo, así que me uní a ellos. Qué placer fue eso, incluso si no podemos abrazarnos. Los abrazos de aire se están volviendo tan viejos.

Le envié un mensaje de texto a San Geraldo para hacerle saber dónde estaba. Acababa de poner un pollo en el horno y me sugirió que comprara algo de postre. Entonces, Sergio empacó dos grandes porciones de tarta de queso para mí. Fue una gran comida. Esta noche SG planea cocinar algo especial, de lo que espero contarles mañana.

La lluvia, las nubes, el sol y el viento van y vienen hoy. Casi nos quedamos impresionados caminando hacia Mesón Salvador. Aparentemente, hay más lluvia en camino, pero se supone que lo peor (lo mejor) volverá a ocurrir durante la noche. Odio perderlo.

Las fotos de hoy son de un paseo por la playa el miércoles, la puesta de sol desde nuestro pasillo trasero el miércoles por la noche, los gatos durante parte de mi tiempo en la cama durante la semana y algo de color local. Intento no mirar las noticias cada 15 minutos. No es fácil, pero yo tampoco. (Y sé los que quiero).

During the international fair a few years ago, these two arrived and many spectators thought they were part of the parade. They always dress like this and always look happy. I’ve been told they’re from Finland (the happiest country in the world)
Durante la feria internacional hace unos años, estos dos llegaron y muchos espectadores pensaron que eran parte del desfile. Siempre se visten así y siempre se ven felices. Me han dicho que son de Finlandia (el país más feliz del mundo)

.

Intense chocolate nightmare / Pesadilla de chocolate intenso

La versión en español está después de la versión en inglés.

I LOVE MAGNUM CHOCOLATE ICE cream. I never knew about Magnum until we arrived in Spain. It’s a Belgian brand of ice cream owned by a British-Dutch company, and originally developed and produced by a Danish company in the city of Aarhus. Doesn’t that make perfect sense?

The ice cream bars are delicious but the pints (half litres) of ice cream are even more fun. The entire tub is lined with a hardened chocolate coating. To eat the ice cream, you must first break through the chocolate coating on top. The tubs are plastic, so you can squeeze the sides to break up the chocolate lining. San Geraldo bought us each a pint the other night.

I recalled that when I eat it I don’t sleep well, but I had forgotten that it wasn’t simply a problem of digestion. So two nights in a row, to add to my depressive mood, I had terrible, horrible, unsettling nightmares. All night. I woke up this morning confused and for a moment didn’t even know where I was. The bedroom wasn’t familiar and I went through a couple of California cities before I remembered we lived in Spain and finally where we lived in Spain.

My next thought was: No more Magnus intense dark chocolate ice cream. But then I stepped back for a moment and realised it was simply no more Magnus intense dark chocolate ice cream just before bed time.

After giving the cats their treats and having my own breakfast, I met my student, JD, for another English lesson. It was again a pleasure and I plan to hold onto this feeling for the rest of the day.

While helping JD with her English, I learn quite a bit of Spanish. A well-known adage in English is: What doesn’t kill you makes you stronger. It turns out the Spanish version is slightly different: What doesn’t kill you, makes you fat. I wonder which is more true.

Stirring out of my nightmare this morning made me think of Emily Dickenson who said: “Adrift! A little boat adrift! And night is coming down! Will no one guide a little boat. Unto the nearest town?”

Here are boats I’ve seen from our terrace in recent weeks — on hazy mornings, sunny afternoons, and somber evenings — and other boats in our history. Will no one guide me unto the nearest town?

.

ME ENCANTA EL HELADO DE chocolate Magnum. Nunca supe de Magnum hasta que llegamos a España. Es una marca belga de helado propiedad de una empresa británico-holandesa, y originalmente desarrollada y producida por una empresa danesa en la ciudad de Aarhus. ¿No tiene perfecto sentido?

Las barras de helado están riquísimas pero las pintas (medio litro) de helado son aún más divertidas. Toda el envase está revestida con una capa de chocolate endurecido. Para comer el helado, primero debes romper la capa de chocolate en la parte superior. Los envases son de plástico, por lo que puede apretar los lados para romper el revestimiento de chocolate. San Geraldo nos compró unas pintas la otra noche.

Recordé que cuando lo como no duermo bien, pero había olvidado que no era simplemente un problema de digestión. Así que dos noches seguidas, para aumentar mi estado de ánimo depresivo, tuve pesadillas terribles, horribles e inquietantes. Toda la noche. Me desperté esta mañana confundido y por un momento ni siquiera supe dónde estaba. El dormitorio no me resultaba familiar y pasé por un par de ciudades de California antes de recordar que vivíamos en España y donde vivíamos en España.

Mi siguiente pensamiento fue: No más helado de chocolate negro intenso Magnus. Pero luego di un paso atrás por un momento y me di cuenta de que era simplemente que no debería tomar más helado de chocolate negro intenso Magnus justo antes de la hora de dormir.

Después de darles a los gatos sus aperitivos y de desayunar yo mismo, conocí a mi estudiante, JD, para otra lección de inglés. De nuevo fue un placer y planeo aferrarme a este sentimiento por el resto del día.

Mientras ayudo a JD con su inglés, aprendo bastante español. Un adagio muy conocido en inglés es: Lo que no te mata te hace más fuerte. Resulta que la versión en español es ligeramente diferente: Lo que no te mata engordo. Me pregunto cuál es más cierto.

Salir de mi pesadilla esta mañana me hizo pensar en Emily Dickenson, quien dijo: “¡A la deriva. ¡A la deriva! ¡Un barquito a la deriva! ¡Y la noche está al caer! ¿Nadie guiará un barquito. Hasta el pueblo más cercana?

Aquí hay barcos que he visto desde nuestra terraza en las últimas semanas — en mañanas brumosas, tardes soleadas, y noches sombrías — y otros barcos de nuestra historia. ¿Nadie me guiará al pueblo más cercano?

Neptune Lines several weeks ago.
Neptune Lines hace varias semanas.
And Neptune Lines late this morning.
Y Neptune Lines a última hora de esta mañana.
1991. Connecticut River. That’s the back of Judyshannon’s head in foreground. San Geraldo had just paddled me face first into and then out of the reeds. I was laughing. I hadn’t fully recovered from total facial paralysis from Lyme Disease, so my expression is Botox-like.
1991. Rio Connecticut. Esa es la parte posterior de la cabeza de Judyshannon en primer plano. San Geraldo acababa de empujarme de cara, primero dentro y luego fuera de los juncos. Me estaba riendo. No me había recuperado por completo de la parálisis facial total de la enfermedad de Lyme, por lo que mi expresión es similar a la de Botox.
1992. Lake Quonnipaug in our town of Guilford, Connecticut, right after we paddled over a giant snapper turtle and SG yelled, “Paddle fast!” The turtle’s shell was wider than our canoe.
1992. Lago Quonnipaug en nuestro pueblo de Guilford, Connecticut, justo después de que remamos sobre una tortuga pargo gigante y SG gritó: “¡Rema rápido!” El caparazón de la tortuga era más ancho que la canoa.
1947. My parents’ honeymoon. My mother labeled this photo “Davie getting disgusted.”
1947. La luna de miel de mis padres. Mi madre etiquetó esta foto como “Davie disgustado”.
1992. We wanted our own canoe, so we bought the car to put it on. Then we found a canoe to match it. Another canoe trip; this one to the Saco River in Maine.
1992. Queríamos nuestra propia canoa, así que compramos el coche para ponerla. Luego encontramos una canoa a juego. Otro viaje en canoa; éste al río Saco en Maine.

Fishing for compliments / En busca del aplauso

La versión en español está después de la versión én inglés.

I EXERCISE FOR MY HEALTH. I live with clinical depression and I know regular physical activity significantly improves my mental health. I also know the importance of exercise in recovering from injury (like when I jump/fall off a wall, or fly through the air and land face-down on a marble floor), as well as to combat aches and pains (lately, sciatica).

Sometimes, although I have always loved exercise (mostly solitary) and thrive on it, during a depressive phase it’s not easy to find the motivation. As you can imagine, these months of pandemic have made that a challenge. But I’m trying.

I also exercise for my self-esteem. I can be ridiculously self-critical and usually don’t like what I see in the mirror. By the time I was 15 and purchased my first weight bench, I knew every one of my “flaws.” My Mother the Dowager Duchess, who herself lacked self-esteem, inadvertently passed many of her own insecurities on to me.

Most of my extended family (one aunt in particular) constantly said I was too skinny; that aunt said it was my mother’s fault for not knowing how to cook (she did know how to cook; I simply had “issues” … and genes).

But The Duchess went beyond my weight. For example: My neck was too long and would never be normal; my Adam’s apple was too big; my legs were too long and skinny. “Unlike your brother, you’ve got no chest. He’s built so much better than you.” He was 9 the first time she said that. My face was too narrow. When I was a teen, my skin wasn’t clear — like hers had always been. And then there was my profile. I mentioned recently that my mother got tears in her eyes when she saw me in silhouette in a bar mitzvah photo and realized I was developing a “bump” in my nose.

The Duchess wasn’t consistent, however. She told me that when I was 18, I would stop growing (I was always tall for my age) and I would finally gain weight. When I turned 18 and that didn’t happen, she told me to wait until I was 21. When I was 21, she said 25. And when I was 25, she said, “What are you complaining about?!? Most people would give anything to be thin like you!”

As for my nose, hers was so perfect people were convinced she had had a nose job. But despite her disappointment that I would not end up with a nose like hers, she said, “Well, a man wouldn’t look good with such a delicate nose anyway.”

When I was openly self-critical, The Duchess would say, “Now you’re fishing for compliments.” However, she would proudly boast, especially in later years (after, as she told me, I had a normal neck) that she had the most handsome son of all her friends — and her friends agreed. Oh well.

This is all completely ridiculous. But, I exercise. I moisturise. I got braces on my teeth at the age of 62. And when I see a fishing boat at 6:45 in the morning (like this one today), I think of fishing for compliments. How’s your self image?

.

HAGO EJERCICIO PARA MI SALUD. Vivo con depresión clínica y sé que la actividad física regular mejora significativamente mi salud mental. También conozco la importancia del ejercicio para recuperarme de una lesión (como cuando salto / caigo de una pared, o volando por el aire y aterrizo boca abajo sobre un piso de mármol), así como para combatir dolores y molestias (últimamente, ciática ).

A veces, aunque siempre me ha gustado el ejercicio (en solitario), durante una fase depresiva no es fácil encontrar la motivación. Como puede imaginar, estos meses de pandemia lo han convertido en un desafío. Pero lo estoy intentando.

También hago ejercicio para mi autoestima. Puedo ser ridículamente autocrítico y normalmente no me gusta lo que veo en el espejo. Cuando cumplí 15 años y compré mi primer banco de pesas, conocía cada uno de mis “defectos”. Mi Madre la Duquesa Vidua, que carecía de autoestima, sin querer me transmitió muchas de sus propias inseguridades.

La mayor parte de mi familia extendida (una tía en particular) decía constantemente que yo era demasiado delgado; esa tía dijo que era culpa de mi madre por no saber cocinar (ella sabía cocinar; yo simplemente tenía “problemas” … y genes).

Pero La Duquesa fue más allá de mi peso. Por ejemplo: Mi cuello era demasiado largo y nunca sería normal; mi nuez de Adán era demasiado grande; mis piernas eran demasiado largas y delgadas. “A diferencia de tu hermano, no tienes cofre. Él ha construido mucho mejor que tú”. Tenía 9 años la primera vez que dijo eso. Mi rostro era demasiado estrecho. Cuando era adolescente, mi piel no estaba clara, como la de ella siempre lo había sido. Y luego estaba mi perfil. Recientemente mencioné que a mi madre se le llenaron los ojos de lágrimas cuando me vio con la silueta en una foto de bar mitzvah y se dio cuenta de que se me estaba formando un “bulto” en la nariz.

Sin embargo, La Duquesa no fue consistente. Me dijo que a los 18 años dejaría de crecer (siempre fui alta para mi edad) y finalmente ganaría peso. Cuando cumplí 18 años y eso no sucedió, ella me dijo que esperara hasta los 21 años. Cuando tenía 21 años, dijo 25. Y cuando tenía 25, dijo: “¿De qué te quejas?!? ¡La mayoría de la gente daría cualquier cosa por estar delgada como tú!

En cuanto a mi nariz, la suya era tan perfecta que la gente estaba convencida de que se había operado la nariz. Pero a pesar de su decepción porque yo no terminaría con una nariz como la de ella, dijo: “Bueno, un hombre no se vería bien con una nariz tan delicada de todos modos”.

Cuando yo era abiertamente autocrítica, La Duquesa decía acusadoramente: “Ahora estás pescando cumplidos” (que significa “Estás en busca del aplauso”). Sin embargo, se jactaría con orgullo, especialmente en los últimos años (después, como ella me dijo, yo tuve un cuello normal), de tener el hijo más guapo de todos sus amigas, y sus amigas estuvieron de acuerdo. Oh bien.

Todo esto es completamente ridículo. Pero, hago ejercicio. Yo hidrato. Me pusieron frenillos cuando tenía 62 años. Y cuando veo un barco de pesca a las 6:45 de la mañana (como este de hoy), pienso en buscar (pescar) del aplauso. ¿Cómo es tu imagen de ti mismo?

I had photos of a local hunk working out here. I lost those when I fixed my computer. My apologies.
Tenía fotos de un galán local trabajando aquí. Los perdí cuando arreglé mi ordenador. Mis disculpas.
This morning at 6:45. Fishing for compliments — or something better.
Está mañana a las 6:45. Pescando cumplidos — o algo mejor.

Jack Sprat

La versión en español está después de la versión en inglés.

SAN GERALDO AND I ARE a study in contrasts, although those contrasts are not quite as extreme as they used to be. Still, he sleeps in a T-shirt under a comforter; I sleep in nothing and under nothing. He enjoys food he can eat with his fingers, like fried chicken and corn on the cob; I use a knife and fork for the chicken and little holders for my corn. I love all nuts; he loathes most of them. He likes his bread darkly toasted (nearly burnt); I prefer mine barely warmed.

We went to El Corte Inglés, the department store, yesterday to pick up some things. We love having lunch at their upstairs restaurant. We both had their “Sandwich Cortty,” which they’ve been serving since 1970 — three layers of bread, chicken, bacon, tomato, lettuce, and fried egg — and they did them perfectly — more toasted for SG and less toasted for me. For some reason, I always think of the nursery rhyme, Jack Sprat, when we order toast.

I learned the reason that loggerhead turtle laid her 73 eggs on our beach (click here). These turtles traditionally nest on Cape Verde, in the central Atlantic off the west coast of Africa, but have been nesting further north thanks to global warming. Sea turtles tend to return to nest where they themselves were born.

I slept until 9 this morning (when Moose started yowling for me to get up), so I missed my walk/run on the beach. I also missed the little rain we had overnight after a dramatic lightning storm before we went to bed.

So, here are our Cortty sandwiches plus some shots of the hibiscuses on our terrace, a view of Dudo from the street the other day, and a fishing boat I saw before I went back to bed at 5:45 this morning (which is why I then slept until 9). The photo above is the fishing boat with a great big zoom and shake (the zoom was intentional, the shake was not).

.

SAN GERALDO Y YO SOMOS un estudio de contrastes, aunque esos contrastes no son tan extremos como solían ser. Aún así, duerme con una camiseta debajo de un edredón; duermo en nada y debajo de nada. Le gusta la comida que puede comer con los dedos, como pollo frito y mazorcas de maíz; utilizo un cuchillo y un tenedor para el pollo y titulares de maíz. Amo todas las nueces; detesta a la mayoría de ellos. Le gusta el pan tostado oscuro (casi quemado); prefiero el mío apenas calentado.

Ayer fuimos a El Corte Inglés, los grandes almacenes, a recoger algunas cosas. Nos encanta almorzar en su restaurante de arriba. Ambos comimos su “Sandwich Cortty”, que han estado sirviendo desde 1970 — (tres capas de pan, pollo, tocino, tomate, lechuga, y huevo frito) y lo hicieron a la perfección — más tostado para SG y menos tostado para mí. Por alguna razón, siempre pienso en la canción infantil, Jack Sprat, cuando pedimos tostadas.

Me enteré de la razón por la que la tortuga boba puso sus 73 huevos en nuestra playa (haz clic aquí). Estas tortugas anidan tradicionalmente en Cabo Verde, en el Atlántico central frente a la costa oeste de África, pero han estado anidando más al norte gracias al calentamiento global. Las tortugas marinas tienden a regresar al nido donde ellas mismas nacieron.

Dormí hasta las 9 esta mañana (cuando Moose comenzó a aullarme para que me levantara), así que me perdí mi caminata / carrera en la playa. También extrañé la poca lluvia que tuvimos durante la noche después de una dramática tormenta eléctrica antes de irnos a la cama.

Entonces, aquí están nuestros sándwiches Cortty más algunas fotos de los hibiscos en nuestra terraza, una vista de Dudo desde la calle el otro día, y un bote de pesca que vi antes de volver a la cama a las 5:45 esta mañana (por eso Luego dormí hasta las 9). La foto de arriba es el barco de pesca con un gran zoom y movimiento (el zoom fue intencional, el movimiento no lo fue).

Of course, I put the lid back on the egg before I ate it — with a knife and fork.
Por supuesto, volví a poner la tapa al huevo antes de comerlo, con cuchillo y tenedor.

.

NOTE:
I always assumed from the nursery rhyme that Jack Sprat’s wife, who could eat no lean, survived on scones with clotted cream, cakes, sweets, and fried foods. This “contemporary child-friendly” version has her preferring vegetables. Oh, please! (And then there’s Jack eating fried chicken.)
NOTA:
Siempre asumí por la canción infantil que la esposa de Jack Sprat, que no podía comer magro, sobrevivía con bollos con crema coagulada, pasteles, dulces, y alimentos fritos. Esta versión “contemporánea para los niños” la hace preferir las verduras. ¡Oh por favor! (Y luego está Jack comiendo pollo frito).

Monday, Monday / Lunes, Lunes

La versión en español está después de la versión en inglés.

I’M HAVING A “MONDAY.” I live on the Mediterrean Sea — with a man who is not only descended from a saint (Saint Ferdinand III of Spain), but is himself a saint.

I have lots of interests and plenty to keep me busy, physically and mentally. Besides all that, I’m retired. In the ways that count, Monday is no different from Sunday or Thursday or even Wednesday, or the rest. But, still, I’m having a Monday. It’s nearly 2:00 and I haven’t been out of the house.

I was up at 7 and saw a beautiful sunrise. I thought, “I should go out for an exercise walk now while it’s still coolish and there aren’t many people around. Instead, I went back to bed and slept another three hours.

I’m not liking people much since the summer crowd arrived over the weekend. Many aren’t following the “rules of the masks.” I’ve heard that people are being fined for disobeying the law, but I haven’t seen it myself. I’ve only been along the Paseo in recent days. San Geraldo said people seem to be much more diligent away from the beach. I’ll have to escape after lunch, despite the afternoon heat.

.

ESTOY TENIENDO UN “LUNES”. VIVO en el mar Mediterráneo, con un hombre que no solo desciende de un santo (San Fernando Rey de España), sino que también es un santo.

Tengo muchos intereses y mucho para mantenerme ocupado, física y mentalmente. Además de todo eso, estoy jubilado. En las formas que cuentan, el lunes no es diferente del domingo o jueves o incluso el miércoles, o el resto. Pero aún así, estoy teniendo un lunes. Son casi las 2:00 (14:00) y no he estado fuera de la casa.

Me levanté a las 7 y vi un hermoso amanecer. Pensé: “Debería salir a hacer una caminata de ejercicio ahora que todavía es genial y no hay mucha gente alrededor.” En cambio, volví a la cama y dormí otras tres horas.

No me gustan mucho la gente desde que llegó la multitud de verano durante el fin de semana. Muchos no siguen las “reglas de las mascarillas”. He oído que se está multando a las personas por desobedecer la ley, pero no lo he visto yo mismo. Solo he estado en el Paseo en los últimos días. San Geraldo dijo que la gente parece ser mucho más diligente lejos de la playa. Tendré que escapar después del almuerzo, a pesar del calor de la tarde.

San Geraldo asked if I wanted cake for lunch Saturday. I knew what he meant but said anyway that I thought I might prefer it after lunch. The last slice. I’m so glad it’s gone. I told SG to not listen to me the next time I beg him to bake a chocolate cake.
San Geraldo me preguntó si quería almorzar tarta el sábado. Sabía lo que quería decir, pero de todos modos dije que pensé que podría preferirla después del almuerzo. La última. Estoy tan contento de que se haya ido. Le dije a SG que no me escuchara la próxima vez que le suplicara que horneara una tarta de chocolate. Es demasiado bueno.
He realized one cheek was hanging out. He adjusted and they both were.
Se dio cuenta de que una mejilla colgaba. Se ajustó y los dos estaban.
Unmasking the unmasked. (And Fuengirola fashion.)
Desenmascarando lo desenmascarado. (Y la moda de Fuengirola).
As I aimed my camera, I saw the man quickly grab his own mask from his pocket and then whisper to the woman. This was the result. I wonder what he said.
Mientras apuntaba mi cámara, vi al hombre rápidamente agarrar su propia mascarilla de su bolsillo y luego susurrarle a la mujer. Este fue el resultado. Me pregunto qué dijo él.
Obviously, it’s still pretty good for a Monday.
Obviamente, todavía es bastante bueno para un lunes.
I slept on this briefly last night. I keep telling Dudo to not do his pedicures while in bed. Ouch!
Dormí brevemente en esta anoche. Sigo diciéndole a Dudo que no haga sus pedicuras mientras está en la cama. ¡Ay!