Fishing for compliments / En busca del aplauso

La versión en español está después de la versión én inglés.

I EXERCISE FOR MY HEALTH. I live with clinical depression and I know regular physical activity significantly improves my mental health. I also know the importance of exercise in recovering from injury (like when I jump/fall off a wall, or fly through the air and land face-down on a marble floor), as well as to combat aches and pains (lately, sciatica).

Sometimes, although I have always loved exercise (mostly solitary) and thrive on it, during a depressive phase it’s not easy to find the motivation. As you can imagine, these months of pandemic have made that a challenge. But I’m trying.

I also exercise for my self-esteem. I can be ridiculously self-critical and usually don’t like what I see in the mirror. By the time I was 15 and purchased my first weight bench, I knew every one of my “flaws.” My Mother the Dowager Duchess, who herself lacked self-esteem, inadvertently passed many of her own insecurities on to me.

Most of my extended family (one aunt in particular) constantly said I was too skinny; that aunt said it was my mother’s fault for not knowing how to cook (she did know how to cook; I simply had “issues” … and genes).

But The Duchess went beyond my weight. For example: My neck was too long and would never be normal; my Adam’s apple was too big; my legs were too long and skinny. “Unlike your brother, you’ve got no chest. He’s built so much better than you.” He was 9 the first time she said that. My face was too narrow. When I was a teen, my skin wasn’t clear — like hers had always been. And then there was my profile. I mentioned recently that my mother got tears in her eyes when she saw me in silhouette in a bar mitzvah photo and realized I was developing a “bump” in my nose.

The Duchess wasn’t consistent, however. She told me that when I was 18, I would stop growing (I was always tall for my age) and I would finally gain weight. When I turned 18 and that didn’t happen, she told me to wait until I was 21. When I was 21, she said 25. And when I was 25, she said, “What are you complaining about?!? Most people would give anything to be thin like you!”

As for my nose, hers was so perfect people were convinced she had had a nose job. But despite her disappointment that I would not end up with a nose like hers, she said, “Well, a man wouldn’t look good with such a delicate nose anyway.”

When I was openly self-critical, The Duchess would say, “Now you’re fishing for compliments.” However, she would proudly boast, especially in later years (after, as she told me, I had a normal neck) that she had the most handsome son of all her friends — and her friends agreed. Oh well.

This is all completely ridiculous. But, I exercise. I moisturise. I got braces on my teeth at the age of 62. And when I see a fishing boat at 6:45 in the morning (like this one today), I think of fishing for compliments. How’s your self image?

.

HAGO EJERCICIO PARA MI SALUD. Vivo con depresión clínica y sé que la actividad física regular mejora significativamente mi salud mental. También conozco la importancia del ejercicio para recuperarme de una lesión (como cuando salto / caigo de una pared, o volando por el aire y aterrizo boca abajo sobre un piso de mármol), así como para combatir dolores y molestias (últimamente, ciática ).

A veces, aunque siempre me ha gustado el ejercicio (en solitario), durante una fase depresiva no es fácil encontrar la motivación. Como puede imaginar, estos meses de pandemia lo han convertido en un desafío. Pero lo estoy intentando.

También hago ejercicio para mi autoestima. Puedo ser ridículamente autocrítico y normalmente no me gusta lo que veo en el espejo. Cuando cumplí 15 años y compré mi primer banco de pesas, conocía cada uno de mis “defectos”. Mi Madre la Duquesa Vidua, que carecía de autoestima, sin querer me transmitió muchas de sus propias inseguridades.

La mayor parte de mi familia extendida (una tía en particular) decía constantemente que yo era demasiado delgado; esa tía dijo que era culpa de mi madre por no saber cocinar (ella sabía cocinar; yo simplemente tenía “problemas” … y genes).

Pero La Duquesa fue más allá de mi peso. Por ejemplo: Mi cuello era demasiado largo y nunca sería normal; mi nuez de Adán era demasiado grande; mis piernas eran demasiado largas y delgadas. “A diferencia de tu hermano, no tienes cofre. Él ha construido mucho mejor que tú”. Tenía 9 años la primera vez que dijo eso. Mi rostro era demasiado estrecho. Cuando era adolescente, mi piel no estaba clara, como la de ella siempre lo había sido. Y luego estaba mi perfil. Recientemente mencioné que a mi madre se le llenaron los ojos de lágrimas cuando me vio con la silueta en una foto de bar mitzvah y se dio cuenta de que se me estaba formando un “bulto” en la nariz.

Sin embargo, La Duquesa no fue consistente. Me dijo que a los 18 años dejaría de crecer (siempre fui alta para mi edad) y finalmente ganaría peso. Cuando cumplí 18 años y eso no sucedió, ella me dijo que esperara hasta los 21 años. Cuando tenía 21 años, dijo 25. Y cuando tenía 25, dijo: “¿De qué te quejas?!? ¡La mayoría de la gente daría cualquier cosa por estar delgada como tú!

En cuanto a mi nariz, la suya era tan perfecta que la gente estaba convencida de que se había operado la nariz. Pero a pesar de su decepción porque yo no terminaría con una nariz como la de ella, dijo: “Bueno, un hombre no se vería bien con una nariz tan delicada de todos modos”.

Cuando yo era abiertamente autocrítica, La Duquesa decía acusadoramente: “Ahora estás pescando cumplidos” (que significa “Estás en busca del aplauso”). Sin embargo, se jactaría con orgullo, especialmente en los últimos años (después, como ella me dijo, yo tuve un cuello normal), de tener el hijo más guapo de todos sus amigas, y sus amigas estuvieron de acuerdo. Oh bien.

Todo esto es completamente ridículo. Pero, hago ejercicio. Yo hidrato. Me pusieron frenillos cuando tenía 62 años. Y cuando veo un barco de pesca a las 6:45 de la mañana (como este de hoy), pienso en buscar (pescar) del aplauso. ¿Cómo es tu imagen de ti mismo?

I had photos of a local hunk working out here. I lost those when I fixed my computer. My apologies.
Tenía fotos de un galán local trabajando aquí. Los perdí cuando arreglé mi ordenador. Mis disculpas.
This morning at 6:45. Fishing for compliments — or something better.
Está mañana a las 6:45. Pescando cumplidos — o algo mejor.

Jack Sprat

La versión en español está después de la versión en inglés.

SAN GERALDO AND I ARE a study in contrasts, although those contrasts are not quite as extreme as they used to be. Still, he sleeps in a T-shirt under a comforter; I sleep in nothing and under nothing. He enjoys food he can eat with his fingers, like fried chicken and corn on the cob; I use a knife and fork for the chicken and little holders for my corn. I love all nuts; he loathes most of them. He likes his bread darkly toasted (nearly burnt); I prefer mine barely warmed.

We went to El Corte Inglés, the department store, yesterday to pick up some things. We love having lunch at their upstairs restaurant. We both had their “Sandwich Cortty,” which they’ve been serving since 1970 — three layers of bread, chicken, bacon, tomato, lettuce, and fried egg — and they did them perfectly — more toasted for SG and less toasted for me. For some reason, I always think of the nursery rhyme, Jack Sprat, when we order toast.

I learned the reason that loggerhead turtle laid her 73 eggs on our beach (click here). These turtles traditionally nest on Cape Verde, in the central Atlantic off the west coast of Africa, but have been nesting further north thanks to global warming. Sea turtles tend to return to nest where they themselves were born.

I slept until 9 this morning (when Moose started yowling for me to get up), so I missed my walk/run on the beach. I also missed the little rain we had overnight after a dramatic lightning storm before we went to bed.

So, here are our Cortty sandwiches plus some shots of the hibiscuses on our terrace, a view of Dudo from the street the other day, and a fishing boat I saw before I went back to bed at 5:45 this morning (which is why I then slept until 9). The photo above is the fishing boat with a great big zoom and shake (the zoom was intentional, the shake was not).

.

SAN GERALDO Y YO SOMOS un estudio de contrastes, aunque esos contrastes no son tan extremos como solían ser. Aún así, duerme con una camiseta debajo de un edredón; duermo en nada y debajo de nada. Le gusta la comida que puede comer con los dedos, como pollo frito y mazorcas de maíz; utilizo un cuchillo y un tenedor para el pollo y titulares de maíz. Amo todas las nueces; detesta a la mayoría de ellos. Le gusta el pan tostado oscuro (casi quemado); prefiero el mío apenas calentado.

Ayer fuimos a El Corte Inglés, los grandes almacenes, a recoger algunas cosas. Nos encanta almorzar en su restaurante de arriba. Ambos comimos su “Sandwich Cortty”, que han estado sirviendo desde 1970 — (tres capas de pan, pollo, tocino, tomate, lechuga, y huevo frito) y lo hicieron a la perfección — más tostado para SG y menos tostado para mí. Por alguna razón, siempre pienso en la canción infantil, Jack Sprat, cuando pedimos tostadas.

Me enteré de la razón por la que la tortuga boba puso sus 73 huevos en nuestra playa (haz clic aquí). Estas tortugas anidan tradicionalmente en Cabo Verde, en el Atlántico central frente a la costa oeste de África, pero han estado anidando más al norte gracias al calentamiento global. Las tortugas marinas tienden a regresar al nido donde ellas mismas nacieron.

Dormí hasta las 9 esta mañana (cuando Moose comenzó a aullarme para que me levantara), así que me perdí mi caminata / carrera en la playa. También extrañé la poca lluvia que tuvimos durante la noche después de una dramática tormenta eléctrica antes de irnos a la cama.

Entonces, aquí están nuestros sándwiches Cortty más algunas fotos de los hibiscos en nuestra terraza, una vista de Dudo desde la calle el otro día, y un bote de pesca que vi antes de volver a la cama a las 5:45 esta mañana (por eso Luego dormí hasta las 9). La foto de arriba es el barco de pesca con un gran zoom y movimiento (el zoom fue intencional, el movimiento no lo fue).

Of course, I put the lid back on the egg before I ate it — with a knife and fork.
Por supuesto, volví a poner la tapa al huevo antes de comerlo, con cuchillo y tenedor.

.

NOTE:
I always assumed from the nursery rhyme that Jack Sprat’s wife, who could eat no lean, survived on scones with clotted cream, cakes, sweets, and fried foods. This “contemporary child-friendly” version has her preferring vegetables. Oh, please! (And then there’s Jack eating fried chicken.)
NOTA:
Siempre asumí por la canción infantil que la esposa de Jack Sprat, que no podía comer magro, sobrevivía con bollos con crema coagulada, pasteles, dulces, y alimentos fritos. Esta versión “contemporánea para los niños” la hace preferir las verduras. ¡Oh por favor! (Y luego está Jack comiendo pollo frito).

Monday, Monday / Lunes, Lunes

La versión en español está después de la versión en inglés.

I’M HAVING A “MONDAY.” I live on the Mediterrean Sea — with a man who is not only descended from a saint (Saint Ferdinand III of Spain), but is himself a saint.

I have lots of interests and plenty to keep me busy, physically and mentally. Besides all that, I’m retired. In the ways that count, Monday is no different from Sunday or Thursday or even Wednesday, or the rest. But, still, I’m having a Monday. It’s nearly 2:00 and I haven’t been out of the house.

I was up at 7 and saw a beautiful sunrise. I thought, “I should go out for an exercise walk now while it’s still coolish and there aren’t many people around. Instead, I went back to bed and slept another three hours.

I’m not liking people much since the summer crowd arrived over the weekend. Many aren’t following the “rules of the masks.” I’ve heard that people are being fined for disobeying the law, but I haven’t seen it myself. I’ve only been along the Paseo in recent days. San Geraldo said people seem to be much more diligent away from the beach. I’ll have to escape after lunch, despite the afternoon heat.

.

ESTOY TENIENDO UN “LUNES”. VIVO en el mar Mediterráneo, con un hombre que no solo desciende de un santo (San Fernando Rey de España), sino que también es un santo.

Tengo muchos intereses y mucho para mantenerme ocupado, física y mentalmente. Además de todo eso, estoy jubilado. En las formas que cuentan, el lunes no es diferente del domingo o jueves o incluso el miércoles, o el resto. Pero aún así, estoy teniendo un lunes. Son casi las 2:00 (14:00) y no he estado fuera de la casa.

Me levanté a las 7 y vi un hermoso amanecer. Pensé: “Debería salir a hacer una caminata de ejercicio ahora que todavía es genial y no hay mucha gente alrededor.” En cambio, volví a la cama y dormí otras tres horas.

No me gustan mucho la gente desde que llegó la multitud de verano durante el fin de semana. Muchos no siguen las “reglas de las mascarillas”. He oído que se está multando a las personas por desobedecer la ley, pero no lo he visto yo mismo. Solo he estado en el Paseo en los últimos días. San Geraldo dijo que la gente parece ser mucho más diligente lejos de la playa. Tendré que escapar después del almuerzo, a pesar del calor de la tarde.

San Geraldo asked if I wanted cake for lunch Saturday. I knew what he meant but said anyway that I thought I might prefer it after lunch. The last slice. I’m so glad it’s gone. I told SG to not listen to me the next time I beg him to bake a chocolate cake.
San Geraldo me preguntó si quería almorzar tarta el sábado. Sabía lo que quería decir, pero de todos modos dije que pensé que podría preferirla después del almuerzo. La última. Estoy tan contento de que se haya ido. Le dije a SG que no me escuchara la próxima vez que le suplicara que horneara una tarta de chocolate. Es demasiado bueno.
He realized one cheek was hanging out. He adjusted and they both were.
Se dio cuenta de que una mejilla colgaba. Se ajustó y los dos estaban.
Unmasking the unmasked. (And Fuengirola fashion.)
Desenmascarando lo desenmascarado. (Y la moda de Fuengirola).
As I aimed my camera, I saw the man quickly grab his own mask from his pocket and then whisper to the woman. This was the result. I wonder what he said.
Mientras apuntaba mi cámara, vi al hombre rápidamente agarrar su propia mascarilla de su bolsillo y luego susurrarle a la mujer. Este fue el resultado. Me pregunto qué dijo él.
Obviously, it’s still pretty good for a Monday.
Obviamente, todavía es bastante bueno para un lunes.
I slept on this briefly last night. I keep telling Dudo to not do his pedicures while in bed. Ouch!
Dormí brevemente en esta anoche. Sigo diciéndole a Dudo que no haga sus pedicuras mientras está en la cama. ¡Ay!

Class and Camp In Clay / Fina y Fabulosa

La versión español está después de la versión inglés.

FOR A LONG time, I’d been meaning to visit Málaga’s Museo Unicaja de Artes y Costumbres Populares (Unicaja Museum of Arts and Popular Customs) and I finally made it. Unicaja, the Málaga bank, is a recent addition to the name and the company’s investment in this museum is obvious. I simply thought I should check it out because it’s there. And because it’s in an interesting-looking old house.

I usually breeze through this type of museum. After a short while, I find the staged rooms unexciting. But that didn’t happen this time. First of all, the rooms aren’t all filled with what once would have been in the house. One, for example, was filled with wine-making equipment. Another contained a “jabega,” a traditional fishing boat, and other historic fishing equipment. There was a carriage house. Antique fire-fighting equipment. Even antique local raisins in their original boxes. (Don’t worry. I’ll share some with you soon.)

But the highlight for me was the collection of local ceramic figurines. So here they are. Some of the poses were, I thought, quite camp. Click the images and see if you agree.

.

DURANTE MUCH TIEMPO, tenía la intención de visitar el Museo Unicaja de Artes y Costumbres Populares de Málaga y finalmente lo logré. Unicaja, el banco de Málaga, es una adición reciente al nombre y la inversión de la compañía en este museo es obvia. Simplemente pensé que debería comprobarlo porque está allí. Y porque está en una casa antigua de aspecto interesante.

Normalmente paso a través de este tipo de museo. Después de un corto tiempo, encuentro las salas escenificadas poco emocionantes. Pero eso no sucedió esta vez. En primer lugar, las habitaciones no están todas llenas de lo que una vez hubiera sido en la casa. Uno, por ejemplo, estaba lleno de equipo para hacer vino. Otro contenía una “jabega”, un barco pesquero tradicional, y otros equipos de pesca históricos. Había una cochera. Antiguos equipos contra incendios. Incluso pasas locales antiguas en sus cajas originales. (No se preocupe. Compartiré algo con usted pronto).

Pero lo más destacado para mí fue la colección de figuras de cerámica locales. Así que aquí están. Algunas de las poses eran, pensé, bastante acampadas. Haz clic en las imágenes y vea si estás de acuerdo.