Lockdown Day 16: Grow House / Encierro Día 16: Casa de Cultivo

La versión español está después de la versión inglés.

IN AMERICAN ENGLISH, a “grow house” most commonly refers to a suburban home primarily used for the production of marijuana. The only reason I mention this is because I had originally planned to share photos of what’s blooming and growing around our house. No marijuana; we don’t live in the suburbs.

But my friend Susan sent me a meme this morning that sent my brain in a different direction momentarily. So along with just a taste of what’s thriving on our terrace and in our hallway during lockdown, I’ve shared the meme. The photo above is of Moose and Dudo enjoying the view from my office. To the left of the window (out of view) is the entrance to our apartment. I usually keep the blinds drawn, but privacy is not an issue with no one coming and going in the hall. The barred window seems appropriate right now.

UPDATE ON THE ANKLE
Yesterday wasn’t as great as day as I had expected. The ankle was significantly improved but it started to ache within moments of lowering it from its elevated position. I sat briefly at my desk with my foot elevated, but it wasn’t the most comfortable position to work. I didn’t take a trip to the recycling bins yesterday and again spent another day lounging and being waited on by San Geraldo. I wish I had Bonbons. This morning, the ankle is significantly better than yesterday, so I’m not at all concerned. I’m just going to take things a bit more slowly than I usually would. And, yes, San Geraldo is a saint, just like his 22-greats grandfather King Ferdinand III.

Click the images for a closer look.

.

EN INGLÉS AMERICANO, una “casa de cultivo” se refiere más comúnmente a una casa suburbana utilizada principalmente para la producción de marihuana. (Un “green house” [“casa verde”] es una casa de cultivo como en España.) La única razón por la que menciono esto es porque originalmente había planeado compartir fotos de lo que está floreciendo y creciendo en nuestra casa. Sin marihuana; no vivimos en los suburbios.

Pero mi amiga Susan me envió un meme esta mañana que envió mi cerebro en una dirección diferente momentáneamente. Entonces, junto con una muestra de lo que está prosperando en nuestra terraza y en nuestro pasillo durante el cierre, he compartido el meme. La foto de arriba es de Moose y Dudo disfrutando de la vista desde mi oficina. A la izquierda de la ventana (fuera de la vista) está la entrada a nuestro apartamento. Por lo general, mantengo las persianas cerradas, pero la privacidad no es un problema ya que nadie entra y sale del pasillo. La ventana enrejada parece apropiada en este momento.

ACTUALIZACIÓN EN EL TOBILLO
Ayer no fue tan bueno como el día como esperaba. El tobillo mejoró significativamente, pero comenzó a doler a los pocos minutos de bajarlo de su posición elevada. Me senté brevemente en mi escritorio con el pie elevado, pero no era la posición más cómoda para trabajar. No hice un viaje a los contenedores de reciclaje ayer y nuevamente pasé otro día descansando y siendo atendido por San Geraldo. Desearía tener bombones. Esta mañana, el tobillo está significativamente mejor que ayer, así que no estoy preocupado en absoluto. Voy a tomar las cosas un poco más despacio de lo normal. Y sí, San Geraldo es un santo, al igual que su 22-bisabuelo (22-tatarabuelo? No sé que es correcto), el Rey Fernando III.

Haz clic en las imágenes para verlas más de cerca.

Lockdown Day 14: Last Step is a Doozy / Encierro Día 14: Ultimo Paso es un Problema

La versión español está después de la versión inglés.

MY FRIEND NATALIE (of Bee Meadow Farm) recently shared some good advice passed down by a nurse for how to stay out of the ER during the covid-19 crisis. One recommendation: “If your to-do list task requires a ladder. Skip it.” I wish Natalie had mentioned stairs.

I carried a huge bag of cat litter down to the trash before lunch Friday. With the addition of some other trash I’d guess the unwieldy bag weighed about 30 pounds (13 kilos). For me, it was a great opportunity for a brief workout, so I took the stairs.

Since the bag was so large, I couldn’t easily see my feet, so I stopped as I neared each and every landing and peered to the side to make sure I didn’t miss that final step. Well, each and every landing until I reached the lobby. There, I forgot to look and missed the final step to the lobby floor. My foot hit the edge of the step and made a sharp twist in a direction it shouldn’t really twist. I thought, ‘Oh, shit! I broke my ankle!’ (Don’t worry, I’m fine.)

It’s amazing how many thoughts can quickly fly through your head in moments like these. My immediate thought was, ‘I’m going to the ER, Natalie!’ I thought about how much it hurt. And the fact that I was flying through the air with an unstable bag of cat litter in my arms. And that the effects of the marble floor might end up being worse than the broken ankle.

However, thanks to the cat litter, as and far as I can remember, the only part of me that came in hard contact with the floor was my left knee and shin, which are bruised. My head missed by inches crashing mid-air into the large, square support column just past the bottom of the stairs. After some moments on the floor wondering if I would be able to get up, I wiggled my toes and moved my foot a bit and realized my ankle was obviously not broken. I didn’t have to go to the ER. Oh, and since this was one of the first questions San Geraldo asked when I hobbled backed upstairs (using the elevator): The bag did not break!

It took a bag of frozen, “very tender baby peas,” being waited on by SG as I lounged on the divan (aka the swooning sofa) over lunch, 1,000 mg of Paracetamol, and four hours knocked out in bed (I’m a lightweight) with my foot elevated to appreciate that it’s not a bad sprain. More paracetamol and my leg propped up on a folded-up comforter helped me make it through the night and left me with a paracetamol hangover. It’s still a bit swollen but it doesn’t hurt all that much. My left side is kind of sore, so I guess I’m not clear on precisely how I landed. And now, every time I take out the trash I’m going to hear, “Be careful now.” (Just like I hear every time I pick up a sharp object… like a knife. I’m a danger to myself.)

.

MI AMIGA NATALIE (de Bee Meadow Farm) recientemente compartió algunos buenos consejos transmitidos por una enfermera sobre cómo mantenerse fuera de la sala de emergencias durante la crisis de covid-19. Una recomendación: “Si su tarea de lista de tareas requiere una escalera. Saltarlo.” Ojalá hubiera mencionado las escaleras.

Llevé una enorme bolsa de arena para gatos a la basura antes del almuerzo el viernes. Con la adición de alguna otra basura, supongo que la bolsa difícil de manejar pesaba alrededor de 13 kilos (30 libras). Para mí, fue una gran oportunidad para un breve entrenamiento, así que subí las escaleras.

Como la bolsa era tan grande, no podía ver fácilmente mis pies, así que me detuve al acercarme a cada rellano y me asomé a un lado para asegurarme de no perder ese último paso. Bueno, todos y cada uno de los rellanos hasta que llegué al vestíbulo. Allí, olvidé mirar y perdí el último paso hacia el piso del vestíbulo. Mi pie golpeó el borde del escalón e hizo un giro brusco en una dirección que realmente no debería girar. Pensé, ‘¡Oh, mierda! ¡Me rompí el tobillo!’ (No te preocupes, estoy bien).

Es sorprendente cuántos pensamientos pueden volar rápidamente por tu cabeza en momentos como estos. Mi siguiente pensamiento fue: “Voy a la sala de emergencias, Natalie”. Pensé en cuánto me dolía. Y el hecho de que estaba volando por el aire con una bolsa inestable de arena para gatos en mis brazos. Y que los efectos del piso de mármol podrían terminar siendo peores que el tobillo roto.

Sin embargo, gracias a la arena para gatos, por lo que puedo recordar, la única parte de mí que entró en contacto con el piso fue mi rodilla y espinilla izquierdas, que están magulladas. Mi cabeza erró por centímetros al estrellarse en el aire en la gran columna de soporte cuadrada justo al final de la escalera. Después de algunos momentos en el piso preguntándome si sería capaz de levantarme, moví los dedos del pie y moví un poco el pie y me di cuenta de que mi tobillo obviamente no estaba roto. No tuve que ir a la sala de emergencias. Ah, y como esta fue una de las primeras preguntas que hizo San Geraldo cuando cojeé, retrocedí escaleras arriba (usando el elevador): ¡La bolsa no se rompió!

Tomó una bolsa de “muy tiernos baby peas” congelados, mientras SG me esperaba mientras descansaba en el diván (también conocido como el sofá desmayado) durante el almuerzo, 1.000 mg de paracetamol, y cuatro horas noqueado en la cama (estoy un peso ligero) con el pie elevado para apreciar que no es un esguince malo. Más paracetamol y mi pierna apoyada en un edredón doblado me ayudaron a pasar la noche y me dejaron con una resaca de paracetamol. Todavía está un poco hinchado, pero no duele tanto. Mi lado izquierdo está un poco adolorido, así que supongo que no tengo claro exactamente cómo aterricé. Y ahora, cada vez que saque la basura, voy a escuchar: “Ten cuidado ahora”. (Tal como escucho cada vez que levanto un objeto afilado … como un cuchillo. Soy un peligro para mí mismo).

Lockdown Day 8: Are We There Yet? / Encierro Día 8: ¿Ya Llegamos?

WE FINALLY HAD some sunshine Saturday. It didn’t last all day and Mother Nature continued to break wind, but we had some hours of sun. Dudo was ecstatic. He spent a good part of the day on the terrace. He hasn’t done that all week given the wind pounding the windows, the dreary skies, and the lack of warmth.

I found the day kind of draining, more than previous days. Perhaps because it was a great day for a long walk. Oh well. I exercised at home again, and did some cleaning and laundry. But, of special excitement was my trot down and up the stairs when I took out the trash and recycling.

Moose loves the fact that we’re home all day. Dudo, who rarely eats from his bowl … or poops or pees … if we’re nearby, would like us to leave every now and then, I think. However, he does seem to say at times, “As long as you’re here…”

Like right now, Dudo is currently sitting at my office door crunching on the plastic (thankfully) body of a black, furry mouse. A glance in my direction now and then means, “Come on. Let’s play fetch.” …

… Oh, sorry, I had to step away for a few minutes. When the mouse-crunching didn’t work, Dudo brought me his string. So, I played.

Anyway, the usual routine is I go out for coffee between 11 and 11:30. San Geraldo meets me, usually, around noon. I return around 1. Dudo and Moose expect their mid-day treat when I come home, before I go out for a walk. But, as long I’m here, Dudo figures he should get his treat at 11:15. I don’t agree. Unlike Moose, who is currently roaming the house meowing (in full voice), Dudo isn’t much of a talker. He makes little sounds to let us know what he’s thinking. In this case, every minute or so I’ll hear what sounds like “mwerp” and I’ll turn to see Dudo staring at me. And staring. And staring. It’s unsettling to say the least. After a while, Moose joins in with the staring. I make them wait until 12:30 at least. And I feel like I’ve won. But Dudo knows the truth.

Click the images to experience “the stare.”

.

FINALMENTE TUVIMOS UN poco de sol el sábado. No duró todo el día y la Madre Naturaleza continuó rompiendo el viento, pero tuvimos algunas horas de sol. Dudo estaba extasiado. Pasó buena parte del día en la terraza. No ha hecho eso en toda la semana dado el viento que golpeaba las ventanas, los cielos tristes y la falta de calor.

El día me pareció un poco agotador, más que los días anteriores. Quizás porque fue un gran día para una larga caminata. Oh bien. Volví a hacer ejercicio en casa e hice algo de limpieza y lavandería. Pero, de especial emoción fue mi trote por las escaleras cuando saqué la basura y el reciclaje.

A Moose le encanta el hecho de que estamos en casa todo el día. Dudo, que rara vez come de su tazón … o caca o orina … si estamos cerca, nos gustaría que nos vayamos de vez en cuando, creo. Sin embargo, parece decir a veces: “Mientras estés aquí …”

Como ahora, Dudo está sentado en la puerta de mi oficina crujiendo sobre el plástico (afortunadamente) cuerpo de un ratón negro y peludo. Una mirada en mi dirección de vez en cuando significa: “Vamos. Juguemos a buscar ”…

… Oh, lo siento, tuve que alejarme unos minutos. Cuando el crujido del ratón no funcionó, Dudo me trajo su cuerda. Entonces, jugué.

De todos modos, la rutina habitual es que salgo a tomar café entre las 11 y las 11:30. San Geraldo se encuentra conmigo, por lo general, alrededor del mediodía. Regreso alrededor de 1. Dudo y Moose esperan su aperitivo de medio día cuando llegue a casa, antes de salir a caminar. Entonces … mientras esté aquí, Dudo cree que debería recibir su regalo a las 11:15. No estoy de acuerdo A diferencia de Moose, que actualmente deambula por la casa maullando (en voz alta), Dudo no habla mucho. Hace pequeños sonidos para hacernos saber lo que está pensando. En este caso, cada minuto oiré lo que suena como “mwerp” y me volveré para ver a Dudo mirándome. Y mirando fijamente. Y mirando fijamente. Es inquietante por decir lo menos. Después de un rato, Moose se une a la mirada. Los hago esperar hasta las 12:30 como mínimo. Y siento que he ganado. Pero Dudo sabe la verdad.

Click the images to experience “the stare.”

I can still see you staring, Dudo! / Todavía puedo verte mirando, ¡Dudo!

Pay No Attention / ¡No Le Prestes!

La versión español está después de la versión inglés.

IT’S A COMMON occurrence around our house. Dudo is on the terrace and San Geraldo calls to him to come inside. Dudo either completely ignores him, walks in another direction, or sits and stares at him as if he’s speaking a foreign language (and Dudo is bilingual, trilingual if you include cat).

I then call from inside, “Come on, Dudo,” and he comes running.

Today, SG was watering plants in the front hall. Dudo joined him. When SG was done I heard him say, “Come on, Dudo… Dudo, time to come inside… Dudo. Come on… [hand clap]… Dudo, let’s go… Dudo.”

“Do you want me to get him?” I asked. “Yes, please.”

I walked to the door and called, “Come on, Dudes.” He ran by me into the apartment.

SG was in the kitchen. As Dudo passed, I’m sure I saw him stick out his tongue.

I said to San Geraldo, “I’ve been training him to ignore you.”

Who says you can’t train a cat?

.

ES ALGO COMÚN en nuestra casa. Dudo está en la terraza y San Geraldo lo llama para que entre. Dudo lo ignora por completo, camina en otra dirección, o se sienta y lo mira como si estuviera hablando un idioma extranjero (y Dudo es bilingüe, trilingüe si se incluye al gato).

Luego llamo desde adentro, “Vamos, Dudo”, y él viene corriendo.

Hoy, SG estaba regando plantas en el vestíbulo. Dudo se unió a él. Cuando SG terminó, lo escuché decir: “Vamos, Dudo … Dudo, es hora de entrar … Dudo. Vamos … [aplauso] … Dudo, vámonos … Dudo”.

“¿Quieres que lo atrape?” Yo pregunté.

“Sí por favor.”

Caminé hacia la puerta y llamé: “Vamos, Dudes”.

Corrió a mi lado hacia el apartamento.

SG estaba en la cocina. Cuando Dudo pasó, estoy seguro de que lo vi sacar la lengua. Le dije a San Geraldo: “Lo he estado entrenando para ignorarte”.

¿Quién dice que no puedes entrenar a un gato?

About to pounce. / A punto de saltar.
He also listens, when I say, “No stairs.”
También escucha, cuando digo: “No escaleras”.
And, sometimes, he even listens when I say, “Don’t pick on your brother.” (Moose always plays the injured party.)
Y, a veces, incluso escucha cuando le digo: “No molestes a tu hermano”. (Moose siempre juega la parte lesionada).

The Coming Cat-aclysm / Gato-clismo

La versión español está después de la versión inglés.

AFTER SPILLING MY guts yesterday, I promised you a reward today for your troubles — something light and cheery, like cats. As promised:

The cats had a siesta with me the other afternoon. In the first photos below, you can see the heart they formed with their brotherly love. But then, Moose licked Dudo. And then, Dudo licked Moose. And, as usual, the gentle, loving strokes grew broader and more aggressive with each passing moment. It was obvious what was coming. War!

One of Moose’s legs wrapped around Dudo’s neck. ‘Here it comes,’ I thought. He picked up the pace of his licking. But, suddenly, he seemed to doze off.

Dudo took over. Aggressively. But he heard a noise from another room. He stopped and looked. Back to licking. Another noise. Another pause. And the next thing I knew they were both fast asleep. The little angels. Will wonders never cease?

.

DESPUÉS DE DERRAMAR mis agallas ayer, hoy te prometí una recompensa por tus problemas, algo ligero y alegre, como los gatos. Como fue prometido:

Los gatos tuvieron una siesta conmigo la otra tarde. En las primeras fotos a continuación, puedes ver el corazón que formaron con su amor fraternal. Pero entonces, Moose lamió a Dudo. Y entonces, Dudo lamió a Moose. Y, como de costumbre, los golpes suaves y amorosos se hicieron más amplios y agresivos con cada momento que pasaba. Era obvio lo que se avecinaba. ¡Guerra!

Una de las piernas de Moose se envolvió alrededor del cuello de Dudo. “Aquí viene”, pensé. Aceleró el ritmo de sus lamidas. Pero, de repente, pareció quedarse dormido.

Dudo se hizo cargo. Agresivamente. Pero escuchó un ruido de otra habitación. Se detuvo y miró. De vuelta a lamer. Otro ruido. Otra pausa. Y lo siguiente que supe fue que ambos estaban profundamente dormidos. Los angelitos. ¿Las maravillas nunca cesarán?