Four days on Venus / Cuatro días en Venus

La versión en español está después de la versión en inglés.

THE CHAIR HARDWARE ARRIVED FROM IKEA yesterday. We’re all very happy. The rugs were supposed to take four days to complete. Since Wednesday was 13 days (subtract two holidays and two weekends and it was still more than four days), I phoned the shop early that afternoon. I thought perhaps they were simply expecting us to show up. No, I was told, they’d be ready either Wednesday or Thursday and, yes, they would call me. Well, it’s Friday and still no rugs. If the owner had told us when we asked that it was going to take two months to fill our order, we would have said fine. But he told us four days. Maybe he meant four days on Venus, where one day is 5,832 hours.

At least the chair is now a real chair. I sat in it once yesterday. San Geraldo hasn’t had a turn. Dudo and Moose have taken it as their own and I think they’ve even written up a schedule because they haven’t had any problems sharing. I wonder if we can get slotted in.

We had dinner with Tynan and Elena last night at Mesón Salvador (two dinners out in one week). I had an exceptional salad — goat cheese, lettuce, spinach, walnuts, raisins. It was my first time and it won’t be my last. Delicious! San Geraldo and I shared a slice of cheesecake. We finished with our Pionono chupitos (shots). Lolo and Adrian made us feel loved.

I had a great walk yesterday afternoon, and I caught an excellent example of Fuengirola fashion (I suppose it should be called Fuengirola Foreigners Fashion). Today was English lesson with Jesica. She’s doing amazingly well, and I’m learning lots of new Spanish words.

.

LOS TORNILLOS DE LA SILLA llegó de IKEA ayer. Estamos todos muy felices. Se suponía que las alfombras tardarían cuatro días en completarse. Como el miércoles eran 13 días (reste dos días festivos y dos fines de semana y todavía eran más de cuatro días), llamé a la tienda temprano esa tarde. Pensé que quizás simplemente estaban esperando que nos presentáramos. No, me dijeron, estarían listos el miércoles o el jueves y, sí, me llamarían. Bueno, es viernes y todavía no hay alfombras. Si el propietario nos hubiera dicho cuando le preguntamos que tomaría dos meses completar nuestro pedido, habríamos dicho que estaba bien. Pero nos dijo cuatro días. Quizás se refería a cuatro días en Venus, donde un día son 5.832 horas.

Al menos la silla ahora es una silla real. Me senté en ella una vez ayer. No creo que San Geraldo haya tenido un giro. Dudo y Moose lo han tomado como propio y creo que incluso han escrito un horario porque no han tenido ningún problema para compartir. Me pregunto si podemos ubicarnos.

Cenamos con Tynan y Elena anoche en Mesón Salvador (dos cenas en una semana). Comí una ensalada excepcional: queso de cabra, lechuga, espinaca, nueces, pasas. Fue mi primera vez y no será la última. ¡Delicioso! San Geraldo y yo compartimos una pieza de tarta de queso. Terminamos con nuestros chupitos de Pionono. Lolo y Adrian nos hicieron sentir amados.

Ayer por la tarde tuve un gran paseo, y pude ver un excelente ejemplo de la moda de Fuengirola (supongo que debería llamarse Moda de Extranjeros de Fuengirola). Hoy fue una lección de inglés con Jesica. Lo está haciendo increíblemente bien y estoy aprendiendo muchas palabras nuevas en español.

Love from Lolo. / Amor de Lolo.
Love from Adrian. / Amor de Adrian.

Yeah, I got it / Sí, lo recibí

La versión en español está después de la versión en inglés.

I SPOKE WITH THE KID Brother Tuesday night. He was in a great mood, which meant he was willing to stay on the phone while I talked “at” him for most of 25 minutes. Of course he didn’t volunteer any information. I had to ask. “So, Chuck, did you get the box of goodies I sent you?”

“Yeah, I got it.”

“Did you like it?”

“Yeah, it was good.”

“Great. Do you have anything left?” It had been delivered Friday.

“I got pretzels and other stuff.”

“Did I pick things that you like?”

“Yeah, it’s good.”

I told him how I found the website and where I had tried to shop initially. “I know you like cashews. Were those good ones?”

“Yeah, they were good.”

“Is there anything you didn’t like that I shouldn’t buy again?”

“No. It was all good…. And those bars!”

“Were they lemon or apple? I can’t remember.”

“Apple.”

“So you like those?”

“Yeah, those are good.” High praise indeed!

We ended the conversation with a riff on an Abbott and Costello routine. I said, “Have a good day at work tomorrow, Chuck.”

He said, “Whatsamattah, ya don’t wanna tell me today?”

I switched to Newyorkese, “Ahm tellin’ ya!”

He roared: “Well, I don’t know! Third base! And I don’t care!”

“What was that?” I asked.

He replied,“I said, I don’t care!”

“Oh, that’s our short stop.”

“Doh!!!”

HABLÉ CON EL HERMANITO EL el martes por la noche. Él estaba de muy buen humor, lo que significaba que estaba dispuesto a quedarse al teléfono mientras yo hablaba con él durante la mayor parte de los 25 minutos. Por supuesto que no ofreció ninguna información. Tuve que preguntar. “Entonces, Chuck, ¿recibiste el paquete de cuidado que te envié?”

“Si, lo recibí.”

“¿Te gustó?”

“Sí, estuvo bien”.

“Excelente. ¿Te queda algo?” Había sido entregado el viernes.

“Tengo pretzels y otras cosas”.

“¿Elegí cosas que te gustan?”

“Sí es bueno.”

Le conté cómo encontré el sitio web y dónde había intentado comprar inicialmente. “Sé que te gustan los anacardos. ¿Eran buenos esos?

“Sí, estaban bien”.

“¿Hay algo que no te gustó que no debería volver a comprar?”

“No. Todo estuvo bien … ¡Y esos bares!”

“¿Eran limón o manzana? No puedo recordar”.

“Manzana.”

“¿Así que te gustan esos?”

“Sí, esos son buenos”. ¡Un gran elogio en verdad!

Terminamos la conversación con un riff de una rutina de Abbott y Costello. Le dije: “Que tengas un buen día en el trabajo mañana, Chuck”.

Él dijo: “¿Cuál es el problema, no me quieres decir hoy?”

“¡Te lo digo!”

Rugió: “¡Bueno, no lo sé! ¡Tercera base! ¡Y no me importa!”

“¿Qué fue eso?” Yo pregunté.

Él respondió: “Dije, ¡no me importa!”

“Oh, esa es nuestra shortstop [campocorto?].

And he said, “¡¡¡Doh !!!”

Mira el video y lo entenderás

Throwing the ball to “Who.” Angel Stadium near Los Angeles, 2010.
Lanzar el béisbol a “Quién”. Estadio Angel, cerca de Los Angeles, 2010.
“Who” signed the ball.”
“Quien” firmó el béisbol.”
• THE CLOWNS, BROOKLYN, 1968. He was 8 and I was 14. I’m in a Nehru shirt and the Kid Brother is wearing my granny glasses. Sister Dale took the photo.
I just realized: At left in photo are two WWII Army blankets I found on the top shelf of my mother’s linen closet in 2007. They were covered in mildew, rotting, and smelly. I emptied the entire closet and washed every surface with bleach. My mother was in hospital at the time having been hit by a car. That was the beginning of several purges I did in her apartment over the next 9 years. Memories!
• LOS PAYASOS, BROOKLYN, 1968. Él tenía 8 años y yo 14. Llevo una camisa Nehru y esas son mis gafas de sol. Hermana Dale hizo la foto.
Me acabo de dar cuenta: a la izquierda en la foto hay dos mantas del ejército de la Segunda Guerra Mundial que encontré en el estante superior del armario de ropa blanca de mi madre en 2007. Estaban cubiertos de moho, podridos y malolientes. Vacié todo el armario y lavé todas las superficies con lejía. Mi madre estaba en el hospital en ese momento después de haber sido atropellada por un automóvil. Ese fue el comienzo de varias purgas que hice en su apartamento durante los siguientes 9 años. ¡Recuerdos!

.

Let them eat cake! / ¡Que coman pasteles!

La versión en español está después de la versión en inglés.

NO MORE TECHNICAL REPORTS. MY computer is fine (today at least). It would appear to some that I’m a genius. To others, not so much. Maybe it was because I passed by the Virgin of Carmen yesterday before lunch. She is after all the patron saint of seafarers. And when it comes to solving technical problems, I am often at sea.

We had a perfect evening at Mesón Salvador. I had cravings for two of their dishes. So we three shared a plate of fried camembert with blueberry jam (I had most of it) and I then ordered a revuelto (a Spanish scramble of sorts, only better). They satisfied my cravings and exceeded my expectations.

I wasn’t pleased with Lulu and San Geraldo when they both declined coffee and dessert. However, I thanked San Geraldo on the way home because I realised I would have regretted it. Besides, SG sliced me a piece of apple cake after breakfast this morning. (Click here for the recipe.)

Remember how I said three weeks ago I needed to lose 4 pounds (1.8 kilos), and then last week I needed to lose 6.2 pounds (2.8 kilos)? Well, I lost those additional 2.2 pounds (1 kilo) this week. So I’m back to wanting to lose only the original 4 (1.8), and then my size 32s (42s Spain) won’t be so snug. Let them eat cake! (Well, let me eat cake!)

.

NO MÁS INFORMES TÉCNICOS. MI computadora está bien (al menos hoy). A algunos les parecería que soy un genio. Para otros, no tanto. Quizás fue porque pasé por la Virgen del Carmen ayer antes del almuerzo. Después de todo, es la santa patrona de la gente de mar. Y cuando se trata de resolver problemas técnicos, a menudo estoy en el mar (estoy confundido).

Pasamos una velada perfecta en Mesón Salvador. Tenía antojos por dos de sus platos. Así que los tres compartimos un plato de camembert frito con mermelada de arándanos (yo tenía la mayor parte) y luego pedí un revuelto (una especie de revuelto español, solo que mejor). Satisfacen mis antojos y superan mis expectativas.

No me complacieron Lulu y San Geraldo cuando ambos rechazaron el café y el postre. Sin embargo, le agradecí a San Geraldo de camino a casa porque me di cuenta de que me habría arrepentido. Además, SG me ha cortado un trozo de tarta de manzana después del desayuno esta mañana. (Haz clic aquí para la receta.)

¿Recuerdas que hace tres semanas dije que necesitaba perder 1,8 kilos (4 libras) y luego la semana pasada necesitaba perder 2,8 kilos (6,2 libras)? Bueno, perdí eso kilo adicional (2,2 libras) esta semana. Así que he vuelto a querer perder solo los 1,8 (4) originales, y luego mi talla 32 (42 España) no será tan ajustada. ¡Déjalos comer pastel! (¡Bueno, déjame comer pastel!)

I didn’t even have to leave flowers, or genuflect (which many people do as they pass).
Ni siquiera tuve que dejar flores o hacer una genuflexión (lo que muchas personas hacen cuando pasan).
Fried camembert with blueberry jam.
Queso frito con mermelada de arándanos.
Sergio makes everything taste better — although he could have given us a free refill on the camembert; we hadn’t used up the jam. Still, one of the most exceptional people.
Sergio hace que todo sepa mejor — aunque podría habernos dado una recarga gratis en el camembert; no habíamos agotado la mermelada. Aún así, es una de las personas más excepcionales que tenemos la suerte de conocer.
My revuelto of the house.
Mi revuelto de mesón.
San Geraldo’s swordfish. Lulu had the grilled salmon San Geraldo had last week (see yesterday’s post).
Pez espada de San Geraldo. Lulu comió el salmón a la parrilla que San Geraldo comió la semana pasada (ver la entrada de ayer).
Pionono.
Dessert after breakfast.
Postre después de desayuno.

It’s about time! / ¡Ya es hora!

La versión en español está después de la versión en inglés.

I SPOKE WITH THE KID Brother last night. We connected at 11:00 on the dot, 5 in the afternoon his time. Of course, his roommate Chris answered the phone. Like San Geraldo, The Kid Brother has a secretary. When Chris gave him the phone (he was standing right beside him), instead of saying “Hello,” he said, “Well, it’s about time!” I knew what he meant. He was impressed that I phoned him on the correct day at the precise minute. I said, “How do you like that, Chuck? It’s Tuesday and I’m right on time.” He said, “Yeah, I noticed! You got it right this time!” It was a pleasant conversation. He’s hoping the bowling alleys open soon, so he won’t miss his bowling season, especially since his softball season was cut short.

Last week’s call was a bit challenging. He was having a difficult time accepting I wouldn’t be there to visit in September. But we got through it, although I lost a couple of night’s sleep. I worry, often unnecessarily.

OUR ANNIVERSARY (#39) DINNER at Mesón Salvador was, of course, a pleasure. The food was excellent, as usual. The service, perfect. We feel like members of the family — and we’re always told we are. When we’re there, we’re home.

For our chupitos (after-dinner drinks) Adrián started us with something special, Ponche Caballero. A traditional Spanish liqueur, it’s a blend of Spanish brandy, oranges, plums, sultanas, cinnamon, and other dried fruit and spices. It was delicious. San Geraldo didn’t like it. I told Adrián we adore Pionono (from a village outside Granada and only served in Fuengirola at Mesón Salvador). He said he thought we might like a change sometimes. I told him it was a waste of time. He brought me Pionono. It was delicious. Next time we’re there, I’m asking for Ponche Caballero — for a change. SG never has more than a sip anyway.

.

ANOCHE HABLÉ CON EL HERMANITO. Conectamos a las 11:00 en punto, a las 5 de la tarde su hora. Por supuesto, su compañero de apartamento, Chris, contestó el teléfono. Como San Geraldo, El Hermanito tiene una secretaria. Cuando Chris le dio el teléfono (estaba de pie junto a él), en lugar de decir “Hola”, dijo: “¡Bueno, ya es hora!” Sabía lo que quería decir. Le impresionó que le llamara el día correcto en el minuto exacto. Le dije: “¿Qué te parece eso, Chuck? Es martes y llegué a tiempo”. Él dijo: “¡Sí, lo noté! ¡Lo hiciste bien esta vez!” Fue una conversación agradable. Espera que las boleras se abran pronto, para que no se pierda su temporada de bolos, especialmente porque su temporada de softbol se interrumpió.

La llamada de la semana pasada fue un poco desafiante. Estaba teniendo dificultades para aceptar que yo no estaría allí para visitarlo en septiembre. Pero lo superamos, aunque perdí un par de noches de sueño. Me preocupo, a menudo innecesariamente.

NUESTRA CENA DE ANIVERSARIO (# 39) en Mesón Salvador fue, por supuesto, un placer. La comida era excelente, como siempre. El servicio, perfecto. Nos sentimos como miembros de la familia, y siempre nos dicen que lo somos. Cuando estamos allí, estamos en casa.

Para nuestros chupitos, Adrián empezó con algo especial, Ponche Caballero. Un licor español tradicional, es una mezcla de brandy español, naranjas, ciruelas, pasas, canela y otras frutas secas y especias. Estaba delicioso. A San Geraldo no le gustó. Le dije a Adrián que adoramos a Pionono (de un pueblo en las afueras de Granada y solo servía en Fuengirola en Mesón Salvador). Dijo que pensaba que a veces nos gustaría un cambio. Le dije que era una pérdida de tiempo. Me trajo a Pionono. Estaba delicioso. La próxima vez que estemos allí, estoy preguntando por Ponche Caballero, para variar. SG nunca toma más de un sorbo de todos modos.

• My olives. Mesón Salvador always has the most delicious olives. These were made with rosemary. Even San Geraldo, who hates olives, thought they smelled wonderful (and nothing like olives).
Mis aceitunas. Mesón Salvador siempre tiene las aceitunas más deliciosas. Estos fueron hechos con romero. Incluso San Geraldo, que odia las aceitunas, pensó que olían muy bien (y nada como las aceitunas).
Our fried cod.
Nuestro bacalao frito.
San Geraldo’s ribs and chips (French fries, obviously).
Costillas y patatas fritas de San Geraldo.
My steak and vegetables.
Mi solomillo de ternera con verduras.
Adrián.
Tarta de la Abuela (Grandma’s cake).
Café con leche.

Ponche is Spanish for punch.
In 1830, José Caballero, came south from Galicia and started mixing up the traditional northern queimadas (a homemade liqueur) with other ingredients, for his family. It became so popular that the family began to sell it in 1917

En 1830, José Caballero, llegó al sur de Galicia y comenzó a mezclar las tradicionales queimadas del norte (un licor casero) con otros ingredientes, para su familia. Se hizo tan popular que la familia comenzó a venderlo en 1917.

Ponche Caballero.
Pionono (similar to Bailey’s Irish Cream, but so much better).
Pionono (similar a Bailey’s Irish Cream, pero mucho mejor).
Heading home to begin our 40th year.
Regresando a casa para comenzar nuestro 40º año.

Lockdown Day 85: When Spanish Eyes are Smiling / Encierro Día 85: Cuando Los Ojos Españoles Sonríen

La versión español está después de la versión inglés.

DINNER AT MESÓN SALVADOR! WE met friends, Elena and Tynan, and the “kids,” Paula and Alexander. Paula put aside her studies and Alexander, a lifeguard, came directly from working the beach all day.

The food was everything we had remembered. The service, the same. And the company could not have been better. José (the boss) was behind the bar while Adrián and Lolo charmingly worked the floor. It was reassuring to see the restaurant so busy.

The seafood case was a work of art. San Geraldo ordered grilled borriquete. We had never heard of the fish, but it looked good. José said it was similar in taste and texture to dorada. SG loved it. It turns out its common English name is “Rubber-lipped Grunt,” which is obviously why it’s known as borriquete. It’s on the left in the photo below.

I had a tragic moment at the end of dinner. We were served our chupitos (after-dinner shots) of Pionono, similar to Bailey’s only SO much better, and only available from one little village outside Córdoba. Mesón Salvador is the only place we know that serves it. Anyway, I was halfway through my chupito when I knocked it over. It was heartbreaking. Adrián saw how devastated I was. I figured he’d give me a refill. But he didn’t. He simply put the bottle on the table. I wonder if he noticed it under my shirt when we left the restaurant.

He may have been too preoccupied. Elena had told him that since we couldn’t see his charming smile through his mask, he needed to smile more with his eyes. He spent quite a bit of time on that, primarily because I kept asking for another take. As you’ll see below, he finally gave up on the smiling eyes and instead gave me the stink eye.

.

CENA EN MESÓN SALVADOR! CONOCIMOS a amigos, Elena y Tynan, y los “niños”, Paula y Alexander. Paula dejó de lado sus estudios. Alexander, un soccorista, vino directamente de trabajar en la playa todo el día.

La comida era todo lo que habíamos recordado. El servicio, lo mismo. Y la compañía no podría haber sido mejor. José (el jefe) estaba detrás de la barra mientras Adrián y Lolo trabajaban en el restaurante con encanto. Fue tranquilizador ver el restaurante tan ocupado.

El caso de mariscos tenía muy buena pinta. San Geraldo ordenó borriquete a la parrilla. Nunca habíamos oído hablar del pez, pero se veía bien. José dijo que era similar en sabor y textura a la dorada. A SG le encantó. Su nombre común en inglés, “Rubber-lipped Grunt”, significa “gruñido con labios de goma”, por lo que obviamente se conoce como borriquete. Está a la izquierda en la foto de abajo.

Tuve un momento trágico al final de la cena. Nos sirvieron nuestros chupitos de Pionono, similar a Bailey pero mejor, y solo disponible en un pueblo a las afueras de Córdoba. Mesón Salvador es el único lugar que sabemos que lo sirve. De todos modos, había bebido la mitad de mi chupito cuando lo volqué. Fue desgarrador. Adrián vio lo devastada que estaba. Pensé que me daría una recarga. Pero no lo hizo. Simplemente puso la botella sobre la mesa. Me pregunto si lo notó debajo de mi camisa cuando salimos del restaurante.

Puede haber estado demasiado preocupado. Elena le había dicho que, como no podíamos ver su encantadora sonrisa a través de su máscarilla, necesitaba sonreír más con sus ojos. Pasó bastante tiempo en eso, principalmente porque yo seguía pidiendo otra toma. Como verán a continuación, finalmente renunció a los ojos sonrientes y, en cambio, me dio el ojo apestoso.

My just dessert (I was the only one to have any): Milhojas (similar to a Napoleon).
Mi postre justo (yo fui el único en comer): Milhojas.