Finding Nemo? / ¿Buscando a Nemo?

La versión español está después de la versión inglés.

IN 1993, OUR first year living in San Diego, San Geraldo and I went to Disneyland, 45 minutes away [oops I had that wrong, it was 90 minutes away] — with a couple of friends. At Splash Mountain, the log flume, we saw that we could get a souvenir photo of our ride. San Geraldo thought that would be great for our first holiday card from Southern California. He asked our friends if the ride was at all wild. “No!” they said. “It’s all inside until the end and, except for the steep plunge you can see, which is over in a second, it’s very bucolic.” So, we hopped on board.

Well, it wasn’t all inside and, early on, there was a sudden turn and drop. I thought it was nothing, but San Geraldo screamed, “YOU LIED!!!” He was serious and he immediately went into all out panic mode.

We passed animatronic characters from the 1946 [racist] Disney film “Song of the South.” One character said something that caused San Geraldo to shriek, “SHE SAID ‘GO BACK’!!!” (I don’t think that’s really what she said, but I couldn’t swear to it.)

Finally, we made the slow climb to the top of the mountain. During the quick descent, I began to turn to my left thinking that’s where the automatic camera would be. The camera snapped sooner than I expected and, unfortunately, it was on the right. But it really didn’t matter. As you’ll see in the photo, San Geraldo had completely forgotten about the holiday card.

When we hit bottom and everything was suddenly quiet, San Geraldo gasped, “I made it.” Seriously.

Several months later, San Geraldo’s mother and two sisters surprised me by coming to town for my 40th birthday. After his youngest sister headed home, we remaining four went to Disneyland. Linda and I (oops… I told her I wouldn’t mention her name), went on Splash Mountain. Once had been more than enough for San Geraldo. The resulting photo would have made an incredible holiday card for our second year in Southern California, but Linda said, “Don’t you dare buy that.” (I didn’t listen that time either.) Sadly, I lost track of both photos for more than 25 years. I thought they had been lost for good and then, last week, I found them in a mislabeled album. So, I’m getting the holiday cards out early this year.

Seasons greetings from Disneyland!

.

EN 1993, NUESTRO primer año viviendo en San Diego, San Geraldo y yo fuimos a Disneyland, a 90 minutos de distancia, con dos amigos. En Splash Mountain, el canal de troncos, vimos que podíamos obtener una foto de recuerdo. San Geraldo pensó que sería genial para nuestra primera tarjeta navideña del sur de California. Preguntó a nuestros amigos si el viaje fue salvaje. “¡No!” Dijeron. “Todo está adentro hasta el final y, excepto por la fuerte caída que puedes ver, que termina en un segundo, es muy bucólico”. Entonces, subimos a bordo.

Bueno, no todo estaba dentro y, al principio, hubo un repentino giro y caída. Pensé que no era nada, pero San Geraldo gritó: “¡¡¡MENTISTEIS!!!”. Él hablaba en serio e inmediatamente entró en modo de pánico.

Pasamos personajes animatrónicos de la película [racista] de Disney de 1946 “Song of the South”. Un personaje dijo algo que hizo que San Geraldo gritara: “¡¡¡ELLA DIJO ‘REGRESA’!!!” (No creo que eso sea realmente lo que dijo ella, pero no podía jurarlo.)

Finalmente, comenzamos la lenta subida a la cima de la montaña. Durante el rápido descenso, comencé a girar a mi izquierda pensando que allí estaría la cámara automática. La cámara se quebró antes de lo que esperaba y, desafortunadamente, estaba a la derecha. Pero realmente no importó. Como verá en la foto, San Geraldo se había olvidado por completo de la tarjeta navideña.

Cuando tocamos fondo y de repente todo estaba en silencio, San Geraldo jadeó, “Lo logré”. En serio.

Varios meses después, la madre y las dos hermanas de San Geraldo me sorprendieron al venir a la ciudad para mi 40 cumpleaños. Después de que su hermana menor se fue a casa, los cuatro restantes fuimos a Disneyland. Linda y yo (¡Ay! Le dije que no mencionaría su nombre) fuimos en Splash Mountain. Una vez había sido más que suficiente para San Geraldo. La foto resultante habría sido una tarjeta navideña increíble para nuestro segundo año en el sur de California, pero Linda dijo: “No te atrevas a comprar eso” (tampoco escuché esa vez). Pero perdí las dos fotos durante más de 25 años. Pensé que se había perdido para siempre y luego, la semana pasada, lo encontré en un álbum mal etiquetado. Entonces, voy a sacar las tarjetas navideñas a principios de este año.

¡Felices fiestas de Disneyland!

Photo Credit: Cd637 at English Wikipedia, CC BY-SA 3.0
https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=58648866

Those Who Cannot Change Their Minds / Aquellos Que No Pueden Cambiar de Opinión

La versión español está después de la versión inglés.

GEORGE BERNARD SHAW wrote: “Those who cannot change their minds, cannot change anything.” I’m sure his intent was something profound, however, since our arrival in Spain in the summer of 2011, we have had three different sets of dining room furniture. We bought the first at IKEA in Sevilla when we arrived. That came with us to Fuengirola less than two years later and was quickly replaced by a contemporary glass and chrome table. The glass and chrome table became my office desk when we decided to live without a dining room and get a piano instead.

Well, we’re back to having a dining room. I’m so happy I even polished the brass candlesticks. More importantly, though, the cats are happy. And isn’t that why we exist? (Anyway, that’s what Dudo and Moose tell me and why would they lie?)

.

GEORGE BERNARD SHAW escribió: “Aquellos que no pueden cambiar de opinión, no pueden cambiar nada”. Estoy seguro de que su intención fue algo profundo, sin embargo, desde nuestra llegada a España en el verano de 2011, hemos tenido tres juegos diferentes de comedor. Compramos el primero en IKEA en Sevilla cuando llegamos. Eso vino con nosotros a Fuengirola menos de dos años después y fue reemplazado rápidamente por una mesa contemporánea de vidrio y cromo. La mesa de cristal y cromo se convirtió en el escritorio de mi oficina cuando decidimos vivir sin un comedor y comprar un piano.

Bueno, volvimos a tener un comedor. Estoy tan feliz que incluso pulí las velas de latón. Sin embargo, lo más importante es que los gatos son felices. ¿Y no es por eso que existimos? (De todos modos, eso es lo que Dudo y Moose me dicen y ¿por qué mentirían?)

.

Some of our dining rooms over the years. Three sets of furniture and 13 homes from 1981 to 2011. Three more sets and only two homes from 2011 to 2019.
Algunos de nuestros comedores a lo largo de los años. Tres juegos de muebles y 13 hogares de 1981 a 2011. Tres juegos más y solo dos hogares de 2011 a 2019.

A Mucus Plug and a Vagina Monologue / Un Tapón Mucoso y un Monólogo de la Vagina

La versión español está después de la versión inglés.

I CAN’T BELIEVE that in all my years on this planet and despite all the pregnant women I have known, it took our friend Kathleen to teach me about a mucus plug. If you don’t know what it is, I won’t go into graphic detail (that’s what the internet is for), but I will tell you it’s kind of like a cork. During pregnancy, it seals the cervix and, along with the amniotic sac, helps protect the baby. It’s only about the size of a euro or an American quarter. And it “pops out” on its own as the cervix expands in preparation for labor. Many women don’t even know it’s happened. Despite the popping of the cork, it could still be a couple of weeks before labor begins. So, Luke’s little brother has still not arrived. (Luke recently asked, “Once the baby is here, how long will we keep it?”)

But the mucus plug takes me back to a story about My Mother The Dowager Duchess that I was unable to tell while she was still living.

IN 1998, THE DUCHESS and her sister, my aunt Sylvie, were visiting us in San Diego, California, when we decided to take them for a weekend in Palm Springs. We rented an elegant two-bedroom condo in a complex with a large pool/spa area where a pancake breakfast was served. During breakfast, we noticed some women soaking in the spa. I had tested the water when we walked by and it wasn’t even as warm as bath water. In addition, the jets were so weak, you could hardly tell the water was moving.

Among the women soaking while we had our breakfast was one who appeared to be about six months pregnant. My Mother The Dowager Duchess said, “She shouldn’t be in the hot tub when she’s pregnant.”

I said, “I’m sure she knows what she’s doing. Besides, the water is luke warm and the jets are very weak.”

“It’s still not good for the baby!”

I decided to drop the subject while we finished our breakfast. As we headed back to the apartment, The Duchess had to say something . “You shouldn’t be in there. It’s not healthy,” she said directly to the woman.

The mother-to-be was very gracious. She smiled and said, “Oh, it’s cooler than a bathtub and the jets are weak.”

“It’s still not good for the baby.”

I hustled my mother away while smiling and rolling my eyes. The pregnant woman winked and smiled.

The Duchess was still complaining about it as we left the patio. “Mom,” I said. “It’s cooler and calmer than a bathtub!”

“That’s not the issue,” she barked. “The chemicals get up the vagina!”

Obviously, The Dowager Duchess knew nothing about the mucus plug.

ALSO, THAT IS THE one and only time I ever heard my mother say the word “vagina.” I wanted to die.

.

NO PUEDO CREER que en todos mis años en este planeta y a pesar de todas las mujeres embarazadas que conozco, le tomó a nuestra amiga Kathleen enseñarme sobre un tapón mucoso. Si no sabe qué es, no entraré en detalles gráficos (para eso es Internet), pero le diré que es como un corcho. Durante el embarazo, sella el cuello uterino y, junto con el saco amniótico, ayuda a proteger al bebé. Solo tiene el tamaño de un euro o un cuarto estadounidense. Y “sobresale” por sí solo a medida que el cuello uterino se expande en preparación para el parto. Muchas mujeres ni siquiera saben que ha sucedido. A pesar del estallido del corcho, aún podrían pasar un par de semanas antes de que comience el parto. Entonces, el hermanito de Luke aún no ha llegado. (Luke preguntó recientemente, “Cuando el bebé está aquí, ¿Cuánto tiempo lo mantendremos?”)

Pero esto me lleva de vuelta a una historia sobre Mi Madre La Duquesa Viuda que no pude contar mientras ella aún vivía.

EN 1998, LA DUQUESA y su hermana, mi tía Sylvie, nos estaban visitando en San Diego en California cuando decidimos llevarlas a pasar un fin de semana en Palm Springs. Alquilamos un condominio elegante de dos habitaciones en un complejo muy agradable con una gran área de piscina / spa donde se sirve un desayuno de panqueques. Durante el desayuno, notamos a algunas mujeres sumergirse en el spa. Yo había probado el agua cuando pasamos y ni siquiera estaba tan caliente como el agua del baño. Además, los chorros eran tan débiles que apenas se notaba que el agua se movía.

Entre las mujeres que se remojaron mientras desayunábamos había una que parecía estar embarazada de unos seis meses. Mi Madre La Duquesa Viuda dijo: “No debería estar en la bañera de hidromasaje cuando está embarazada”.

Le dije: “Estoy seguro de que ella sabe lo que está haciendo. Además, el agua está tibia y los chorros son muy débiles”.

“¡Todavía no es bueno para el bebé!

Decidí dejar el tema mientras terminamos nuestro desayuno. Mientras nos dirigíamos de regreso al apartamento, la Duquesa tuvo que decir algo. “No deberías estar allí. No es saludable”, dijo directamente a la mujer.

La futura madre fue muy amable. Ella sonrió y dijo: “Oh, hace más frío que una bañera y los chorros son débiles”.

“Todavía ¡no es bueno para el bebé”!

Alejé a mi madre mientras sonreía y rodaba los ojos. La mujer embarazada guiñó un ojo y sonrió.

La duquesa seguía hablando de eso cuando salimos del patio. “Mamá”, le dije. “¡Es más fresco y tranquilo que una bañera!”

“Ese no es el problema”, ladró. “¡Los químicos le suben por la vagina!”

Obviamente, La Duquesa Viuda no sabía nada sobre el tapón mucoso.

ADEMÁS, ESA ES LA única vez que escuché a mi madre decir la palabra “vagina”. Yo quería morir.

A Titanic Exhibit / Un Exposición Titánico

La versión español está después de la versión inglés.

WHEN THE BLOCKBUSTER film “Titanic” was released in 1997, San Geraldo’s mother Alice was visiting us in San Diego. It turned out to be one of my all-time, LEAST-liked films. OK. I thought the sets were exceptional but that was it. I hated the story line, the writing, even the acting. By the time the ship hit the iceberg I thought, “Oh, get on with it.” I felt about ready to explode. So, sitting between the tear-filled San Geraldo and Alice, clutching handkerchiefs to their eyes, was just too much for me. As the ship began its climb to vertical, I couldn’t take it anymore. I turned to San Geraldo and I muttered, “The ship DOES sink!” (And he let me live to tell the tale.)

You DO know, don’t you, that there was room on that floating door for 17-year-old Rose and Jack… both? Oh, and THEN 100-year-old Rose went and tossed that multi-million-dollar diamond into the ocean!

ANYWAY, I WENT THURSDAY with my pal Luke and his parents to see “Europe’s largest” Lego exhibit. Among the creative constructions, we found the Titanic — all 500,000 pieces. But not Rose’s diamond.

.

CUANDO LA PELÍCULA “Titanic” se estrenó en 1997, Alice, la madre de San Geraldo, nos visitaba en San Diego. Resultó ser una de mis películas menos favoritas. Pensé que los escenas eran excepcionales pero eso fue todo. Odiaba la trama, la escritura, incluso la actuación. Cuando el barco golpeó el iceberg, pensé: “Oh, sigue adelante”. Sentí que estaba a punto de explotar. Así que, sentarme entre las lágrimas de San Geraldo y Alice, apretando sus pañuelos a sus ojos, era demasiado para mí. Cuando el barco comenzó su ascenso a la vertical, no pude soportarlo más. Me dirigí a San Geraldo y murmuré: “¡El barco SE DETIENE!” (Y él me dejó vivir para contarlo).

Sabes, ¿verdad, que había espacio en la puerta flotante para los dos, Rose, de 17 años y Jack — los dos? ¡Ah, y ENTONCES Rose de 100 años arrojó ese diamante multimillonario al mar!

DE CUALQUIER MANERA, FUI el jueves con mi compadre Luke y sus padres para ver la exhibición de Lego “más grande de Europa”. Entre las construcciones creativas, encontramos el Titanic — todas las 500.000 piezas. Pero no el diamante de Rose.

Diagnosing Lockjaw / Diagnóstico del Trismo

La versión español está después de la versión inglés.

THE YEAR WAS 1997. San Geraldo and I were heading north from downtown to our jobs at the University of California, San Diego, in La Jolla. San Geraldo was behind the wheel when he asked, “How can you tell if you have lockjaw?”

“Why? Do you think you have lockjaw?”

He nodded and said pathetically, “Uh huh.”

“And WHY do you think you have lockjaw?” I asked softly.

“Because my jaw is tight and it hurts.”

“Breathe and relax your jaw,” I calmly instructed.

We drove on in silence for a few minutes and then, “How’s that lockjaw?,” I asked.

“It’s gone.”

It was a miracle!

.

EL AÑO FUE de 1997. San Geraldo y yo nos dirigíamos hacia el norte desde el centro de la ciudad hacia nuestros trabajos en la Universidad de California, San Diego, en La Jolla. San Geraldo estaba conduciendo cuando se le preguntó: “¿Cómo pude saber si tiene el trismo [la mandíbula bloqueada]?”

¿Por qué? ¿Crees que tienes el trismo?”

Él asintió y dijo: “Uh huh”.

“¿Y POR QUÉ crees que tienes el trismo?” Le pregunté en voz baja.

“Porque mi mandíbula está apretada y me duele”.

“Respira y relaja tu mandíbula”, le dije con calma.

Condujimos en silencio durante unos minutos y luego, “¿Cómo está ese trismo ”, le pregunté.

“Se fue.”

¡Un milagro!












A couple of years before the lockjaw.
Dos años antes del trismo.