More walls / Más paredes

La versión en español está después de la versión en inglés.

I HAVEN’T JUMPED OFF ANY walls this weekend. I think I’ve learned my lesson (click here). However, yesterday after my exercise walk, I decided to sit on the beach and relax without my mask for 15 minutes. I had done so the day before, which I’ll tell you about in a moment.

This time, I thought I’d sit on a wall across the street from us. It’s off to the side, away from people, and greatly elevated from the sand. My triceps are strong, so I knew I could easily hoist myself up. The jump down wouldn’t be bad from a sitting position especially with the sand below, but I figured I could also just turn myself around and exit on the pavement side, which is not at all high (seriously). I put both palms on the wall and pressed. Ouch!!! I forgot about my bruised left palm, swollen ring finger, and sore right wrist — because they had all improved significantly. The ring finger is now more swollen, the palm more bruised, and the wrist more sore. I nixed that idea and instead leaned against the wall and looked out to sea. Ten minutes later, I headed upstairs for more paracetamol.

The day before, I had the brilliant and simple idea of sitting on the very low wall of rocks around a mound of lawn that was created to frame the giant fingers sculpture — with a palm tree where the palm of the hand should be. (Get it? Palm Tree?) Unfortunately, when I got there I discovered the mound had depleted from the rains over the years and most of the rocks were now below sand level. So, I lowered myself carefully to the sloping grass instead. I am trainable.

.

NO HE SALTADO DE NINGUNA pared este fin de semana. Creo que aprendí mi lección (haz clic aquí). Sin embargo, ayer después de mi caminata de ejercicio, decidí sentarme en la playa y relajarme sin mi máscara durante 15 minutos. Lo había hecho el día anterior, de lo cual te hablaré en un momento.

Esta vez, pensé que me sentaría en una pared al otro lado de la calle de nosotros. Está a un lado, lejos de las personas y muy elevado desde la arena. Mis tríceps son fuertes, así que sabía que podría levantarme fácilmente. El salto hacia abajo no sería malo desde una posición sentada, especialmente con la arena debajo, pero pensé que también podría darme la vuelta y salir por el lado del pavimento, que no es del todo alto (en serio). Puse ambas palmas en la pared y presioné. ¡¡¡Ay!!! Olvidé mi palma izquierda magullada, el dedo anular hinchado, y la muñeca derecha adolorida — porque todos habían mejorado significativamente.. El dedo anular ahora está más hinchado, la palma más magullada, y la muñeca más dolorida. Yo rechacé esa idea y en su lugar me apoyé contra la pared y miré hacia el mar. Diez minutos después, subí las escaleras para tomar más paracetamol.

El día anterior, tuve la brillante y simple idea de sentarme en la pared muy baja de rocas alrededor de un montón de césped que fue creado para enmarcar la escultura de los dedos gigantes — con una palmera donde debería estar la palma de la mano. (¿Lo entiendes? ¿Palmera?) Desafortunadamente, cuando llegué allí, descubrí que el montículo se había agotado por las lluvias a lo largo de los años y que la mayoría de las rocas estaban ahora por debajo del nivel de la arena. Entonces, me bajé cuidadosamente a el cespéd inclinado. Soy entrenable.

The black dog kept trying to jump up on the wall for a peak.
El perro negro seguía intentando saltar en la pared para echar un vistazo.
Walls with hibiscus.
Paredes con hibiscos.
Friday, sitting on the grass.
El viernes, sentado en la césped.
Where I sat, in front of the “palm tree.”
Donde me senté, frente a la “palmera”.
A jump I knew I’d survive… and I did.
Un salto que sabía que sobreviviría … y lo hice.
Saturday, the view of where I sat on Friday.
Sábado, la vista de donde me senté el viernes.
The triceps weren’t the problem.
Los tríceps no eran el problema.

Drunk Monks / Hombrachos Barrachos

La versión español está después de la versión inglés.

I HAD TO go to the American Consulate this morning to get something notarized. Going to the American Consulate here is not usually a pleasant experience. By the time today’s task was completed, I was in serious need of a drink. And I hadn’t even had my morning coffee.

I headed back to our neighborhood (about a 30 minute walk) to meet San Geraldo at Mesón Salvador. I walked along the beach part of the way home and found my favorite sand sculptor, Paul Blane, at work on his latest project (and making repairs after recent wind damage). Given my need for a drink, the subject matter couldn’t have been more appropriate. “The Drunks at the Monastery.”

Unfortunately, the monks were drinking beer and wine and I had been hoping for something stronger. Brandy was on my mind. I promised to visit Paul again soon and continued on to Mesón Salvador, where I decided it probably wasn’t a good idea to have a drink when I was in that kind of mood. I stuck to coffee. Maybe next time Paul will give the monks (and me) some brandy.

Click the images and make your dreams come true (as long as all you dream of are larger photos).

.

TUVE QUE IR al Consulado de los Estados Unidos esta mañana para obtener algo notariado. Ir al nuestro Consulado aquí no suele ser una experiencia agradable. Para cuando se completó la tarea de hoy, tenía una gran necesidad de beber. Y ni siquiera había tomado mi café de la mañana.

Regresé a nuestro vecindario (unos 30 minutos a pie) para encontrarme con San Geraldo en Mesón Salvador. Caminé por la playa y encontré a mi escultor de arena favorito, Paul Blane, trabajando en su proyecto más reciente (y haciendo reparaciones después de los daños causados por el viento). Dada mi necesidad de una bebida, el tema no podría haber sido más apropiado. “Los borrachos en el monasterio”.

Desafortunadamente, los monjes estaban bebiendo cerveza y vino y yo esperaba algo más fuerte. Brandy estaba en mi mente. Prometí volver a visitar a Paul pronto y seguí a Mesón Salvador donde decidí que probablemente no era una buena idea tomar una copa cuando estaba de ese tipo de humor. Tomé mi café habitual. Tal vez la próxima vez Paul les dé a los monjes (y a mí) un poco de brandy.

Haga clic en las imágenes y haz realidad todos sus sueños (si todo lo que sueñas son fotos más grandes).

Calder-Picasso: Composing Emotions / Componiendo Emociones

La versión español está después de la versión inglés.

AMERICAN ARTIST ALEXANDER Calder (1898–1976) said: “Just as one can compose colors or forms, so one can compose emotions.” And for me, he and Pablo Picasso (1881–1973) did and still do just that. My very creative and talented mother, the Dowager Duchess, introduced me to Picasso’s and Calder’s works in the 1960s. Having easy access to the great museums of New York City was a gift. I was enthralled. My childhood art, none of which has been saved, was inspired by both. When I was around 11, I started creating my own Calder-like mobiles out of wire clothes hangers and attachments. They hung from the ceiling in my bedroom (the Scotch-taped/Sellotaped ceilings didn’t please my father).

My art has always, I think, shown Picasso’s and Calder’s influence — not that I’m comparing myself to Picasso or Calder. Although The Duchess often praised my artistic talents, she also often reminded me I would never be “one of them.” Oh well, I think she was simply projecting her own feelings of inferiority onto her son.

So getting to experience on Thursday the exceptional Calder-Picasso Exhibition currently on display at Málaga’s Picasso Museum, brilliantly exploring their creative connections, brought back a lot of emotions. The way I felt when I first discovered them both. The way I felt when I took some artistic inspiration from them. The bliss of lying in bed and watching my Calder-like mobiles swirl overhead. Sadness at realizing I would never be as good or as special as either of them — because someone told me so. And then, finally, gratitude for their creations, for their genius, and for the fact that I survived it all and can be so overwhelmed by an art exhibit.

If you can’t see these in-person, I hope you can feel some of what I felt simply by clicking the images.

.

EL ARTISTA ESTADOUNIDENSE Alexander Calder (1898–1976) dijo: “Así como uno puede componer colores o formas, también puede componer emociones”. Y para mí, él y Pablo Picasso (1881–1973) hicieron y siguen haciendo exactamente eso. Mi madre, la muy creativa y talentosa Duquesa Viuda, me presentó las obras de Picasso y Calder en la década de 1960. Tener un fácil acceso a los grandes museos de la ciudad de Nueva York fue un regalo. Estaba cautivado. Mi arte de la infancia, ninguno de los cuales se ha guardado, se inspiró en ambos. Cuando tenía alrededor de 11 años, comencé a crear mis propios móviles tipo Calder con perchas de alambre y accesorios. Colgaban del techo de mi habitación (los techos con cinta adhesiva no complacían a mi padre).

Creo que mi arte siempre ha demostrado la influencia de Picasso y Calder — no es que me esté comparando con Picasso o Calder. Aunque la duquesa a menudo elogió mis talentos artísticos, también me recordó que nunca sería “uno de ellos”. Oh, bueno, creo que simplemente estaba proyectando sus propios sentimientos de inferioridad hacia su hijo.

Así que experimentar el jueves la excepcional Exposición Calder-Picasso que se exhibe actualmente en el Museo Picasso de Málaga, explorando brillantemente sus conexiones creativas, trajo muchas emociones. La forma en que me sentí cuando los descubrí por primera vez. La forma en que me sentí cuando tomé un poco de inspiración artística de ellos. La dicha de estar acostado en la cama y ver cómo mis móviles parecidos a Calder se arremolinan en lo alto. Tristeza al darme cuenta de que nunca sería tan bueno o tan especial como cualquiera de ellos, porque alguien me lo dijo. Y luego, finalmente, gratitud por sus creaciones, por su genio, y por el hecho de que sobreviví a todo y puedo estar tan abrumado por una exhibición de arte.

Si no puedes verlos en persona, espero que puedas sentir algo de lo que sentí simplemente haciendo clic en las imágenes.

Kosher Bacon / Tocino Kósher

La versión español está después de la versión inglés.

PAUL BLANE, SAND sculptor extraordinaire of Fuengirola, is back on the beach with his own Nativity Scene. His creation, however, includes a mother pig and her seven piglets. Not because they were listed among the animals in the original manger (I don’t think any such list exists), but simply because he likes making piglets. Some purists aren’t happy with the presence of pigs in Paul’s manger (he’s done it before), which caused the two of us to have an interesting conversation on the subject. I wondered how anyone could know there were no pigs with them in the manger when Paul (with a master’s degree in philosophy) said, “Well, Mitch, you know they were Jewish.” Maybe I should go back to school.

When I was around 11 and we were newly living in Brooklyn in a predominantly Jewish neighborhood (after moving from a predominantly not-Jewish suburban neighborhood on Long Island), I was welcomed into a new friend’s apartment one Sunday morning to the smell of frying bacon. I said, “I thought you said your family was Kosher [pork products aren’t kosher]?” He said, “Yeah. It’s Kosher bacon.” I had no idea! But my mother later explained that it was just turkey made to look and smell like bacon; although, she added, “It’s not as good.” Turkey bacon was a rarity at that time, I think, but it’s much more common now, mostly because it’s thought to be healthier than real bacon. Anyway, I wonder what they had for breakfast at that inn in Bethlehem.

Click the images for a closer look at the manger.

.

PAUL BLANE, ESCULTOR de arena extraordinario de Fuengirola, vuelve a la playa con su propio Belén. Su creación, sin embargo, incluye un cerdo y sus siete cerditos. No porque estuvieran incluidos entre los animales en el belén original (no creo que exista tal lista), sino simplemente porque le gusta hacer lechones. Algunos puristas no están contentos con la presencia de cerdos en el belén de Paul (ya lo ha hecho antes), lo que nos hizo tener una conversación interesante sobre el tema. Me preguntaba cómo alguien podría saber que no había cerdos con ellos en el belén cuando Paul (con una maestría en filosofía) dijo: “Bueno, Mitch, sabes que eran judíos”. Tal vez debería volver a la escuela.

Cuando tenía alrededor de 11 años y recién vivíamos en Brooklyn en un vecindario predominantemente judío (después de mudarnos de un vecindario suburbano predominantemente no judío en Long Island), un domingo por la mañana me recibieron en el apartamento de un nuevo amigo con el olor a tocino frito. Le dije: “¿Creí que dijiste que tu familia era kosher [los productos de carne de cerdo no son kosher]?” Él dijo: “Sí. Es tocino kosher”. ¡No tenía idea! Pero mi madre luego explicó que era solo pavo hecho para que pareciera y tolerara a tocino; aunque, agregó, “no es tan bueno”. El tocino de pavo era una rareza en ese momento, creo, pero ahora es mucho más común, principalmente porque se cree que es más saludable que el tocino real. De todos modos, me pregunto qué desayunaron en esa posada de Belén.

Haz clic en las imágenes para ver más de cerca el belén.

.

Don Corleone by a lesser-known artist (click here).
Don Corleone por un artista menos conocido (haga clic aquí).

It looks like someone made him an offer he shouldn’t have refused.

Parece que alguien le hizo una oferta que no debería haber rechazado.


.

Happy Holidays!

Speaking of Art / Hablando de Arte

La versión español está después de la versión inglés.

WE ARRIVED HOME Friday night to discover a new addition to our collection of stone sculptures created by My Mother the Dowager Duchess. I don’t think it’s another one of hers, although it fits in so well.

I know it’s a sculpture and not really Dudo because he’s not allowed on the coffee table (that The Dowager Duchess called the cocktail table). When we got home Saturday night, someone had moved the new sculpture.

.

LLEGAMOS A CASA el viernes por la noche para descubrir una nueva adición a nuestra colección de esculturas de piedra creadas por Mi Madre La Duquesa Viuda. No creo que sea otra de las suyas, aunque encaja tan bien.

Sé que es una escultura y no es realmente Dudo porque no está permitido en la mesa de centro (que La Duquesa Viuda llama la mesa de cócteles). Cuando llegamos a casa el sábado por la noche, alguien había movido la nueva escultura.

Lifelike, isn’t it? / Realista, ¿no es así?