Rug hooker / Enganchador de alfombra

La versión en español está después de la versión en inglés.

THERE’S A 1-PERCENT CHANCE OF rain from now until 7 this evening when it goes up to 2 percent before peaking at 5 percent during the wee hours. The sky is a vivid blue unbroken by a single cloud. I can’t look out to sea from inside the house without putting on my sunglasses.

My good mood lasted most of yesterday. So far, so good today — except for an “off” stomach keeping me close to home. It’s nothing to worry about. I was well enough to have left-over pizza before my breakfast of yogurt, peach slices, a clementine, and Special-K (the cereal, not the horse tranquilizer).

I called the rug shop yesterday. I had “words” with the owner, although I kept my cool. Apparently the rugs are on their way from Valencia (a six-hour drive). They were put on the truck yesterday afternoon and will be in the shop for pick-up “Monday… or Tuesday… or maybe Wednesday.” I said I found it odd that the day we ordered the rugs — 24 days ago — he told us they could be picked up in four days. Now that they’re done, it might take five days for them to get here. He didn’t get my point.

.

HAY UNA PROBABILIDAD DE 1 POR ciento de lluvia desde ahora hasta las 7 de esta tarde, cuando sube al 2 por ciento antes de alcanzar un máximo del 5 por ciento durante la madrugada. El cielo es de un azul vivo que no se ve interrumpido por una sola nube. No puedo mirar al mar desde el interior de la casa sin ponerme las gafas de sol.

Mi buen humor duró la mayor parte de ayer. Hasta ahora, todo va bien hoy, excepto por un estómago “mal” que me mantiene cerca de casa. No hay nada de qué preocuparse. Estaba lo suficientemente bien como para tener pizza sobrante esta mañana antes de mi desayuno de yogur, rodajas de melocotón, una clementina y Special-K (el cereal, no el tranquilizante para caballos).

Ayer llamé a la tienda de alfombras. Tuve “palabras” con el dueño, aunque mantuve la calma. Aparentemente, las alfombras están de camino desde Valencia (un viaje de seis horas). Los subieron a la camioneta ayer por la tarde y estarán en la tienda para recogerlos “el lunes … o el martes … o tal vez el miércoles”. Le dije que me pareció extraño que el día que pedimos las alfombras, hace 24 días, nos dijo que podían recogerlas en cuatro días. Ahora que ya terminaron, podrían tardar cinco días en llegar. No entendió mi punto.

NOTA:
En inglés, la palabra “hooker” puede significar enganchador/a o prostituto/a.

Hook in hand and weaving our rug. No wonder it’s taking so long.
Gancho en mano y tejiendo nuestra alfombra. No es de extrañar que esté tardando tanto.
• This tamarind was cut down to a stump last year. It’s now the happiest one in town. (And it will soon be trimmed to within an inch of its life.)
• Este tamarindo fue cortado a un tocón el año pasado. Ahora es el más feliz de la ciudad. (Y pronto se recortará a una pulgada de su vida útil).
Another one about to bite the dust (or the puddle).
Otro a punto de morder el polvo (o el charco).
The third-floor view of Wednesday’s sunset from the corner of our back hall.
La vista del tercer piso del atardecer del miércoles desde la esquina de nuestro pasillo trasero.
Caught it! Moose even surprised himself. He’s quick for a … Moose.
¡Cogido! Moose incluso se sorprendió a sí mismo. Es rápido para un … Moose.

Lady of the Evening / Dama de Noche

La versión en español está después de la versión en inglés.

I HAVE A FEW MORE views of last week’s walk to Los Pacos (click here). Skies are blue again today. The wind is blowing and seas remain a bit rough. But, so far at least, yellow flags are flying on the beach as opposed to the red flags of yesterday. I slept in, so I plan to take a walk on the beach this afternoon during siesta.

Yesterday was the 9th anniversary of our arrival in Spain. Here’s a link to my very first blog post in Spain on this day in 2011. I’ve updated the original post with the Spanish translation. May you find a little bit of beauty in every day and something, always, to make you smile.

.

TENGO ALGUNAS VISTAS MÁS DE la caminata de la semana pasada a Los Pacos (haz clic aquí). Los cielos son azules otra vez hoy. El viento sopla y los mares siguen siendo un poco agitados. Pero, al menos hasta ahora, las banderas amarillas ondean en la playa en lugar de las banderas rojas de ayer. Dormí, así que planeo dar un paseo por la playa esta tarde durante la siesta.

Ayer fue el noveno aniversario de nuestra llegada a España. Aquí hay un enlace a mi primera publicación de blog en España en este día de 2011. He actualizado la publicación original con la traducción al español. Que encuentres un poco de belleza en cada día y algo, siempre, para hacerte sonreír.

Yucca in bloom.
Yuca en flor.
Viewed from the dog park in Los Pacos. A city art project gone to seed?
Visto desde el parque para perros en Los Pacos. ¿Un proyecto de arte de la ciudad se ha ido a la semilla?
About half-way home.
A mitad de camino a casa.
My favorite: A street in Los Pacos called “Lady of the Night.” I have a feeling it was named for the flowering shrub (native to the West Indies). But, if those walls could talk.
Mi favorito: Una calle en Los Pacos llamada “Dama de la Noche”. Tengo la sensación de que se llama así por el arbusto en flor (nativo de las Indias Occidentales). Pero, si esas paredes pudieran hablar.

.

Lockdown Day 19: He Still Has the Scar / Encierro Día 19: Él Todavía Tiene la Cicatriz

MONDAY, I TOLD you about some of my injuries, especially the wounds I suffered in my numerous knife fights over the years. I also told you about San Geraldo’s problem with blood. That brought to mind an accident San Geraldo had a few years before we met. [NOTE: Don’t worry. If you have a problem with blood, this story shouldn’t disturb you.]

SG was in his late 20s and living alone in Seattle after finishing graduate school. He was in the kitchen chopping vegetables with a newly sharpened knife (something I try to avoid) when he sliced his finger. As he describes it, “It was a serious wound.” He immediately wrapped his finger tightly in a dish towel and called a friend. “You have to pick me up and drive me to the hospital,” he said. “I cut my finger and it’s serious. I need stitches.”

His friend rushed over and they drove quickly to the emergency room. It was, thankfully, quiet. SG walked up to the desk and told the nurse on duty, “I cut my finger with a very sharp knife and it’s really bad.” She said, “Well, let’s have a look.”

He slowly and carefully unwrapped the dish towel. He said, “It’s right here…”

SG stared at his finger. The nurse stared at his finger. He turned his hand in different directions to catch the light. He looked at his other fingers. The nurse waited. He went back to the original finger and said sheepishly, “Well, it was right here.”

The nurse smiled (Seattle, you know) and said “I think you’ll live. Would you like me to put a Band-Aid on it?” Of course he said “yes.”

The part I really can’t understand is that whenever he tells this story, SG holds up a finger (I’m convinced it’s not always the same one) and says, “I still have the scar.”

I spoke with The Kid Brother last night. He’s fine. I was surprised to learn he’s still working. He had just gotten home and he was tired. So it wasn’t the easiest of conversations. I asked how work [at Rite-Aid Pharmacy] was. He said, “Really busy.” I asked if they controlled the number of people that can be in the store at one time. He said. “It’s not too crowded.” I tried again. “Do people have to wait outside or stand far away from each other in line?” “It’s not that busy,” was his response. “Oh.”

Yesterday was a beautiful day here and my ankle has improved enough for me to [carefully] take out the recycling and to walk [carefully] to the pharmacy. As you can see in a few of the photos, many of the tamarind trees are still dead. Click the images.

.

EL LUNES, TE dije sobre algunas de mis heridas, especialmente las heridas que sufrí en mis numerosas peleas con cuchillos a lo largo de los años. También te conté sobre el problema de sangre de San Geraldo. Eso me recordó un accidente que San Geraldo tuvo unos años antes de que nos conociéramos. [NOTA: No te preocupes. Si tienes un problema con la sangre, esta historia no debería molestarte]

SG tenía entre 25 y 30 años y vivía solo en Seattle después de terminar la escuela de posgrado. Estaba en la cocina cortando verduras con un cuchillo recién afilado (algo que trato de evitar) cuando se cortó el dedo. Como él lo describe, “fue una herida grave”. Inmediatamente envolvió su dedo con fuerza en un paño de cocina y llamó a un amigo. “Tienes que recogerme y llevarme al hospital”, dijo. “Me corté el dedo y es grave. Necesito puntos de sutura.”

Su amigo se apresuró y condujeron rápidamente a la sala de emergencias. Era, afortunadamente, tranquilo. SG se acercó al escritorio y le dijo a la enfermera de turno: “Me corté el dedo con un cuchillo muy afilado y es realmente malo”. Ella dijo: “Bueno, echemos un vistazo”.

Lenta y cuidadosamente desenvolvió el paño de cocina. Él dijo: “Está justo aquí …”

SG se miró el dedo. La enfermera se miró el dedo. Giró su mano en diferentes direcciones para captar la luz. Miró sus otros dedos. La enfermera esperó. Volvió al dedo original y dijo tímidamente: “Bueno, estaba justo aquí”.

La enfermera sonrió (Seattle, ya sabes) y dijo: “Creo que vivirás. ¿Le gustaría que le pusiera una tirita?” Por supuesto que dijo “sí”.

La parte que realmente no puedo entender es que cada vez que él cuenta esta historia, SG levanta un dedo (seguro que no siempre el mismo) y dice: “Todavía tengo la cicatriz”.

Anoche hablé con El Hermanito. Él está bien. Me sorprendió saber que todavía está trabajando. Acababa de llegar a casa y estaba cansado. Así que no fue la conversación más fácil. Le pregunté cómo era el trabajo [en Rite-Aid Farmacia]. Él dijo: “Muy ocupado”. Pregunté si controlaban la cantidad de personas que pueden estar en la tienda al mismo tiempo. Él dijo. “No está demasiado lleno”. Lo intenté de nuevo. “¿La gente tiene que esperar afuera o pararse lejos unos de otros en la fila?” “No está tan ocupado”, fue su respuesta. “Oh.”

Ayer fue un día hermoso aquí y mi tobillo ha mejorado lo suficiente como para que [cuidadosamente] saque el reciclaje y camine [cuidadosamente] a la farmacia. Como puede ver en algunas de las fotos, muchos de los árboles de tamarindo todavía están muertos. Haz clic en las imágenes.

Valderi Valdera

La versión español está después de la versión inglés.

AS THE SONG says, I love to go a-wandering, although not always along a mountain track. Here’s just a bit of the beauty I’ve recently seen around town. Coming soon are photos of what’s blooming and budding at our place.

The first video at the end is Myron Floren performing the song “The Happy Wanderer.” He is best known as the accordionist on The Lawrence Welk Show — a television program San Geraldo grew up loving and I grew up laughing at. Lawrence Welk was from Strasburg, a German-speaking community in North Dakota. Floren performed at SG’s Sunday School in the 1950s. One of the highlight’s of his life (SG’s, not Myron Floren’s — well maybe for both).

.

COMO DICE LA canción, me encanta andar errante, aunque no siempre a lo largo de una pista de montaña. Aquí hay un poco de la belleza que he visto recientemente en la ciudad. Próximamente hay fotos de lo que está floreciendo en nuestro lugar.

El primer video al final es Myron Floren interpretando la canción “The Happy Wanderer”. Él es mejor conocido como el acordeonista en The Lawrence Welk Show, un programa de televisión que San Geraldo creció amando y yo crecí riéndome. Lawrence Welk era de Strasburg, una comunidad de habla alemana en Dakota del Norte. Floren actuó en la escuela dominical de SG en la década de 1950. Uno de los mejores momentos de su vida (de SG, no de Myron Floren — bueno quizás para ambos).

.

Good Things

While walking in sunshine the other day (before the storm, the rain, the clouds, and the rough seas), I was listening to music on my 15-year-old iPod. “Good Thing” by the Fine Young Cannibals came on. A great workout song.

I heard “Good thing, where have you gone?” and an image of my sister Dale flashed in my head.

I started crying.

I kept on walking at my vigourous, happy pace. I kept on crying.

It’s been 36 years (March 7) since she died. My good thing, you’ve been gone too long.

Dale would have adored San Geraldo and these other two good things in my life.

SIBLINGS…