Rug hooker / Enganchador de alfombra

La versión en español está después de la versión en inglés.

THERE’S A 1-PERCENT CHANCE OF rain from now until 7 this evening when it goes up to 2 percent before peaking at 5 percent during the wee hours. The sky is a vivid blue unbroken by a single cloud. I can’t look out to sea from inside the house without putting on my sunglasses.

My good mood lasted most of yesterday. So far, so good today — except for an “off” stomach keeping me close to home. It’s nothing to worry about. I was well enough to have left-over pizza before my breakfast of yogurt, peach slices, a clementine, and Special-K (the cereal, not the horse tranquilizer).

I called the rug shop yesterday. I had “words” with the owner, although I kept my cool. Apparently the rugs are on their way from Valencia (a six-hour drive). They were put on the truck yesterday afternoon and will be in the shop for pick-up “Monday… or Tuesday… or maybe Wednesday.” I said I found it odd that the day we ordered the rugs — 24 days ago — he told us they could be picked up in four days. Now that they’re done, it might take five days for them to get here. He didn’t get my point.

.

HAY UNA PROBABILIDAD DE 1 POR ciento de lluvia desde ahora hasta las 7 de esta tarde, cuando sube al 2 por ciento antes de alcanzar un máximo del 5 por ciento durante la madrugada. El cielo es de un azul vivo que no se ve interrumpido por una sola nube. No puedo mirar al mar desde el interior de la casa sin ponerme las gafas de sol.

Mi buen humor duró la mayor parte de ayer. Hasta ahora, todo va bien hoy, excepto por un estómago “mal” que me mantiene cerca de casa. No hay nada de qué preocuparse. Estaba lo suficientemente bien como para tener pizza sobrante esta mañana antes de mi desayuno de yogur, rodajas de melocotón, una clementina y Special-K (el cereal, no el tranquilizante para caballos).

Ayer llamé a la tienda de alfombras. Tuve “palabras” con el dueño, aunque mantuve la calma. Aparentemente, las alfombras están de camino desde Valencia (un viaje de seis horas). Los subieron a la camioneta ayer por la tarde y estarán en la tienda para recogerlos “el lunes … o el martes … o tal vez el miércoles”. Le dije que me pareció extraño que el día que pedimos las alfombras, hace 24 días, nos dijo que podían recogerlas en cuatro días. Ahora que ya terminaron, podrían tardar cinco días en llegar. No entendió mi punto.

NOTA:
En inglés, la palabra “hooker” puede significar enganchador/a o prostituto/a.

Hook in hand and weaving our rug. No wonder it’s taking so long.
Gancho en mano y tejiendo nuestra alfombra. No es de extrañar que esté tardando tanto.
• This tamarind was cut down to a stump last year. It’s now the happiest one in town. (And it will soon be trimmed to within an inch of its life.)
• Este tamarindo fue cortado a un tocón el año pasado. Ahora es el más feliz de la ciudad. (Y pronto se recortará a una pulgada de su vida útil).
Another one about to bite the dust (or the puddle).
Otro a punto de morder el polvo (o el charco).
The third-floor view of Wednesday’s sunset from the corner of our back hall.
La vista del tercer piso del atardecer del miércoles desde la esquina de nuestro pasillo trasero.
Caught it! Moose even surprised himself. He’s quick for a … Moose.
¡Cogido! Moose incluso se sorprendió a sí mismo. Es rápido para un … Moose.

A Crapper of My Own / Mi Propio Caganer

La versión español está después de la versión inglés.

I FINALLY JOINED in a Catalonian tradition this year. Barcelona, a 9.5-hour drive north from here, is in Catalonia. Some of you may remember the first time I learned about The Caganer. It was our first Christmas in Fuengirola. I was admiring the window display in a wonderful shop, called Moreno, in the center of town when I noticed an animated outhouse (click here) (and here for a Caganer from 2017). When the door opened, I saw a figure “doing his business.” I learned he’s called The Caganer (which means “The Pooper”) and has appeared in nativity scenes since the late 17th century in Catalonia and Catalan areas in Andorra, Valencia, and Southern France. The tradition even spread to Murcia (Spain), Portugal, and Naples (Italy). It’s become so popular that you can find most contemporary public figures as “El Caganer.”

This year, after making another video of The Caganer in the window of Moreno, I went inside and bought myself a little figurine. The most traditional Caganer is a peasant wearing a red stocking hat, a white shirt, and black trousers. I suppose I could have stuck with tradition, but my ceramic figurine is wearing an actual fabric hat. Besides, he had a much more substantial “purge.” Ah, the magic of Christmas.

.

FINALMENTE ME UNÍ a una tradición catalana este año. Barcelona, a 9,5 horas en coche hacia el norte desde aquí, se encuentra en Cataluña. Algunos de vosotros recordaráis la primera vez que aprendí sobre El Caganer. Fue nuestra primera Navidad en Fuengirola. Estaba admirando el escaparate de una maravillosa tienda, llamada Moreno, en el centro de la ciudad cuando noté una letrina animada (haz clic aquí) (y aqui para un Caganer de 2017). Cuando se abrió la puerta, vi una figura “haciendo su trabajo”. Me enteré de que se llamaba El Caganer y ha aparecido en belenes desde finales del siglo XVII en Cataluña y zonas catalanas en Andorra, Valencia, y el sur de Francia. La tradición incluso se extendió a Murcia (España), Portugal, y Nápoles (Italia). Se ha vuelto tan popular que puedes encontrar figuras públicas más contemporáneas como “El Caganer”.

Este año, después de hacer otro video del Caganer en la ventana de Moreno, entré y me compré una figurita. El Caganer más tradicional es un campesino que usa un gorro rojo, una camisa blanca, y pantalones negros. Supongo que podría haber quedado con la tradición, pero mi figura de cerámica lleva un sombrero de tela real. Además, tenía una “purga” mucho más sustancial. Ah, la magia de la Navidad.