Fishing Before Surfing / Pesca Antes De Surfear

BEFORE THE SURF was up Sunday, the fisherman were. Fuengirola has a number of annual fishing competitions and there was one on our beach in Los Boliches from sunrise until noon. High surf, gusting winds, and rain arrived at 1:00. Perfect timing. (I have no idea what they were fishing for nor what the prize was.)

LOS PESCADORES ESTABAN despiertos el domingo por la mañana antes de que las olas subieran. Fuengirola tiene varios concursos anuales de pesca y había uno en la playa de Los Boliches (nuestro barrio) desde el amanecer hasta el mediodía. El oleaje alto, los vientos fuertes y la lluvia llegaron a la una. Sincronización perfecta. (No tengo idea de qué estaban pescando ni cuál era el premio.)

YESTERDAY/AYER…
…AND TODAY/Y HOY.
YESTERDAY/AYER…
…AND TODAY/Y HOY.

I THOUGHT HE WAS STANDING AT A LAPTOP. WHAT A SET-UP FOR HIS FISHING SUPPLIES!
PENSÉ QUE ÉL ESTABA PARADO EN UNA PORTÁTIL. ¡QUÉ BUENA CONFIGURACIÓN PARA SUS SUMINISTROS DE PESCA!

A Fish Story / Una Historia De Peces

La versión español está después de la versión inglés.

THESE LOCAL FISHING boats brought back memories of fishing with San Geraldo’s parents in Minnesota in 1982. His father, Jim, was an avid fisherman and had a small boat he took out on the local lakes. His mother, Alice, enjoyed fishing sometimes and had actually won a “proud angler” trout competition in South Dakota.

In November 2011, I told the story of my first fishing adventure with my new extended family. You can read it by clicking here. The old version is only in English. I’ll translate it soon to Spanish for those that are interested.

I was thinking about how kind, welcoming, and loving San Geraldo’s family was to me. It had been 14 months since my sister had died and I had nearly been broken, only 9 months since San Geraldo and I had met and I realized I might survive. That first trip was when I learned about joy and unconditional love. I was 27.

All this because I saw some fishing boats in Fuengirola.

ESTAS BARCOS DE pesca trajeron recuerdos de la pesca con los padres de San Geraldo en Minnesota en 1982. Su padre, Jim, era un ávido pescador y tenía un bote pequeño que sacaba en los lagos locales. Su madre, Alice, disfrutó de la pesca a veces y en realidad había ganado una competencia de pesca de trucha en Dakota del Sur y fue nombrada una “pescadora orgullosa.”

En noviembre de 2011, conté la historia de mi primera aventura de pesca con mi nueva familia extendida. Puedes leerlo haciendo clic aquí. Está en inglés. Lo traduciré pronto al español para aquellos que estén interesados.


Estaba pensando en lo amable, acogedor, y amarosa que era la familia de San Geraldo. Habían pasado 14 meses desde la muerte de mi hermana y casi me habían roto, solo 9 meses desde que San Geraldo y yo nos conocimos y me di cuenta de que podría sobrevivir.  Ese primer visite con su familia fue cuando aprendí sobre la alegría y el amor incondicional. Tenía 27 años.

Todo esto porque vi algunos barcos de pesca en Fuengirola.

ALICE AND HER TROUT — IN THE NEWSPAPER.
ALICE Y SU TRUCHA — EN EL PERIÓDICO.
AND GUESS WHAT THE CATS ARE DOING WHILE I TELL FISH STORIES.
Y ADIVINAS LO QUE ESTAN HACIENDO LOS GATOS MIENTRAS YO CUENTO HISTORIAS DE PECES.