Needs wants / Necesita quiere

La versión en español está después de la versión en inglés.

I SEEM TO BE RUNNING behind lately. Adobe Creative Cloud problems have caused the most delays. But I’m getting it figured out and I’m managing to get things done, just hours later than intended.

Jesica and I had a wonderful time together again today for English lessons. She is different from my other friend Jessica who I gave English lessons several years ago. I don’t know if it’s the name but, despite the spelling variants, these are two of the kindest, most interesting people I have ever met. I’m having a great time. And I, too, learn so much every time we meet. I’ll tell you soon about some of the things I’ve learned.

I’m longing to get out of town, even for a day trip, but San Geraldo and I seem to be more comfortable playing it close to home for now. After Jesica’s English lesson this morning, San Geraldo and I had lunch at home and then went furniture and rug shopping. At Grut Carpet Center, The Empire of Asia, we ordered matching custom-cut rugs for the living room and dining room. We did find a lot of things at Grut we thought were ‘interesting’. But we bought today what we believe we need and not what we might possibly want. After Grut, we did a bit more shopping but struck out on our initial search for a new chair and side table for the living room. Let me know if you see anything below you can’t live without.

.

PARECE ESTAR CORRIENDO ATRASADO ÚLTIMAMENTE. Los problemas de Adobe Creative Cloud han causado la mayoría de los retrasos. Pero lo estoy resolviendo y estoy logrando hacer las cosas, solo horas más tarde de lo previsto..

Jesica y yo pasamos un tiempo maravilloso juntos nuevamente hoy durante su clase de inglés. Ella es diferente de mi otra amiga Jessica a quien di lecciones de inglés hace varios años. No sé si es el nombre pero, a pesar de las variantes de ortografía, estas son dos de las personas más amables e interesantes que he conocido. Me lo estoy pasando genial. Y yo también aprendo mucho cada vez que nos encontramos. Pronto les contaré algunas de las cosas que he aprendido.

Estoy deseando salir de la ciudad, incluso para una excursión de un día, pero San Geraldo y yo parecemos estar más cómodos jugando cerca de casa por ahora. Después de la lección de inglés de Jesica esta mañana, San Geraldo y yo almorzamos en casa y luego fuimos a comprar muebles y alfombras. Pedimos alfombras de corte personalizado a juego para la sala de estar y el comedor y nos pusimos en marcha en nuestra búsqueda de una nueva silla y mesa auxiliar para la sala de estar. Encontramos muchas cosas en Grut que pensamos que eran ‘interesantes’. Pero hoy compramos lo que creemos que necesitamos y no lo que posiblemente desearíamos. Después de Grut, hicimos un poco más de compras, pero emprendimos la búsqueda inicial de una nueva silla y mesa auxiliar para la sala de estar. Avísame si ves algo a continuación sin el que no puedas vivir.

Before we ordered our custom-cut solid-colour rugs, we were tempted by this one. But we weren’t in love.
Antes de ordenar nuestras alfombras de color liso de corte personalizado, esta nos tentó. Pero nosotros no estábamos enamorados.
About 5 feet tall (152 cm).
Aproximadamente 152 cm de altura (5 pies).
I don’t know if there was a connection between the lady in red and the sanitiser. Should we have used it before or after?
No sé si hubo una conexión entre la mujer en roja y el desinfectante. ¿Deberíamos haberlo usado antes o después?
More than 5 feet tall (152 cm) and only 450 euros. We want it, have no need for it, and probably no space either.
Mas que 152 cm (5 pies) de altura y solo 450 euros. Realmente lo queremos, no lo necesitamos, y probablemente tampoco espacio.
We really wanted this. And only 2,000 euros. But if we don’t have room for the vase, we have no idea where this would go!
Realmente, realmente queríamos esto. Y solo 2.000 euros. Pero si no tenemos espacio para el jarrón, ¡no tenemos idea de adónde iría!

All you wish for yourself / Todo lo que deseas para ti

La versión en español está después de la versión en inglés.

MY MOTHER THE DOWAGER DUCHESS was a woman of many talents. One thing she loved to do was paint watercolours. Before my father died in 1987, the duchess worked in oils — on large canvases as well as on small remnants of wood paneling (click here for one we shipped to Spain).

Years ago, the duchess began creating paintings on heavy watercolour stock that she would then fold into cards. She collected blank envelopes of all sizes and created her artwork to fit. Whenever an occasion arrived, she’d go through the box and select a card she felt was appropriate. I have the box of blank cards and envelopes, and used many of them as thank-you cards after she died. But I just came across six watercolour cards sent to us over the years — for our birthdays and our anniversary.

It was entertaining to read the messages. Of the six cards, four read: “Good luck in your new home,” and all but one read “I wish you all you wish for yourself/selves.” One read, “Good luck in another new home. Looking forward to my visit in February.” She always complained she didn’t know what to write.

She sometimes included The Kid Brother in her sign-off, but mostly did not. Although we called him Chuck and Chucky, he has had a number of other nicknames. After his first year at summer camp, we were required to call him CB; he would answer to nothing else. At work he’s known as Charlie. She was Mom to me and Mim to San Geraldo. So she signed every card Mom/Mim. When we packed up her apartment in 2016, I laughed when I saw all the cards and letters she had saved over the years. If the duchess could see me now!

Anyway, whatever the occasion, I wish you all you wish for yourself.

.

MI MADRE LA DUQUESA VIUDA era una mujer de muchos talentos. Una cosa que le encantaba hacer era pintar acuarelas. Antes de la muerte de mi padre en 1987, la duquesa trabajaba al óleo, tanto en lienzos grandes como en pequeños restos de paneles de madera (haz clic aquí para ver uno que enviamos a España).

Hace años, comenzó a crear pinturas en acuarela pesada que luego doblaba en tarjetas. Recogió sobres en blanco de todos los tamaños y creó su obra de arte a la medida. Siempre que llegaba una ocasión, revisaba la caja y seleccionaba una tarjeta que consideraba apropiada. Tengo la caja de tarjetas en blanco y sobres, y usé muchos de ellos como tarjetas de agradecimiento después de su muerte. Pero me encontré con seis tarjetas de acuarela que nos enviaron a lo largo de los años, para nuestros cumpleaños y nuestro aniversario.

Fue entretenido leer los mensajes. De las seis tarjetas, cuatro decían: “Buena suerte en su nuevo hogar”, y todas menos una decían “Te deseo todo lo que deseas para ti”. Una estaba escrito: “Buena suerte en otro hogar nuevo. Espero mi visita en febrero”. Siempre se quejaba de que no sabía qué escribir.

A veces incluía El Hermanito en su aprobación, pero la mayoría de las veces no lo hacía. El nombre formal de él es Charles (como Carlos). Y aunque lo llamábamos Chuck y Chucky (que son apodos comunes para Charles), ha tenido otros apodos. Después de su primer año en el campamento de verano, se nos pidió que lo llamáramos CB; no respondería a nada más. En el trabajo se le conoce como Charlie. Ella era mamá para mí y Mim para San Geraldo. Entonces ella firmó cada tarjeta Mom / Mim. Cuando empacamos su piso en 2016, me reí cuando vi todas las tarjetas y cartas que ella había guardado a lo largo de los años. ¡Si pudiera verme ahora!

De todos modos, sea cual sea la ocasión, te deseo todo lo que deseas para ti.

Pencil. / Lápiz.
Oddly, she spelled The Kid Brother’s name wrong.
Extrañamente, escribió mal el nombre de El Hermanito.
No new home that month!
¡No hay casa nueva ese mes!

Banana boats / Barcos de plátano

La versión en español está después de la versión en inglés.

I RETURNED TO THE PODIATRIST, José, Monday afternoon. I love technology. I was surprised to learn how unevenly I walk. Most of the pressure of my steps land at the center of my left heel, as you can see from the red area in the first image below. José then showed me where that pressure goes. Surprise. Surprise. Directly to my left hip. My sciatica. My left knee gets twisted with each step, as I saw from the stop-action video. And, not surprisingly, that’s also where I sometimes have twinges of pain (I hadn’t mentioned those). José introduced me to his physiotherapist, Susana, and I’m going to see her next week to see what she can do to more quickly address the sciatica.

I wear a size 46 shoe (size 11 in the USA) so, given my height, I don’t have unusually large feet. And they’re nicely proportioned, too. San Geraldo on the other hand (other foot?) does have unusually large feet. He wears a size 48 (14 in the USA). His feet are wide and his arches are far forward, so it’s very difficult for him to find shoes that fit well (if he can even find his size in the first place). The only reason I mention San Geraldo’s feet is because he baked banana bread Monday evening. And that made me think of banana boats, which he has and I do not.

Banana-boat feet made me think of the ice cream parlour, Emack and Bolios, I used to visit on Newbury Street in Boston. They had what they called a banana barge (as opposed to a simple banana split). The photo at top is the only one I could find; it doesn’t do it justice. It was enough to share with a couple of friends. I didn’t share. And thinking of Emack and Bolio in Boston reminded me of my childhood after we moved to Brooklyn.

Jahn’s Ice Cream Parlor (and restaurant) on Nostrand Avenue had the best ice cream creations. My Mother the Dowager Duchess could have survived on ice cream alone. When she was dieting, if she did well in the first half of the day, she rewarded herself with a bowl of ice cream for lunch. When she wasn’t in the mood to cook, we had waffles and ice cream for dinner. It was the one thing she never limited. So, we would go to Jahn’s (not for the food, but for the ice cream) and I would order something from the menu that was described as being for two or even three people. And I wouldn’t share.

I always wanted to order “The Kitchen Sink,” whose ingredients were “everything but.” Once, when I was around 18, I went with a group of friends and finally ordered it. The Kitchen Sink was supposed to serve up to 6 people, although one waiter had suggested 8. Four of us shared. I ate half. I distinctly remember one friend, Bruce, saying he didn’t want nuts and I announced to the hardboiled waitress that I would eat his.

All this talk of bananas, reminded me of my banana drawings done with pen & ink and watercolour markers in May 1980 at my friend Mary’s apartment on Charles Street in Boston.

This stroll down Memory Lane is sponsored by José and the Centro Podólogo Fuengirola.

.

REGRESÉ AL PODÓLOGO, JOSÉ, EL lunes por la tarde. Amo la tecnología. Me sorprendió saber lo desigual que camino. La mayor parte de la presión de mis pasos aterriza en el centro de mi talón izquierdo, como puede ver en el área roja en la primera imagen a continuación. José luego me mostró a dónde va esa presión. Sorpresa. Sorpresa. Directamente a mi cadera izquierda. Mi ciática. Mi rodilla izquierda se tuerce con cada paso, como vi en el video de stop-action. Y, como era de esperar, ahí es también donde a veces tengo punzadas de dolor (no las había mencionado). José me presentó a su fisioterapeuta, Susana, y yo la veremos la semana que viene para ver qué puede hacer para abordar más rápidamente el dolor ciático.

Llevo un zapato de la talla 46 (talla 11 en los EE. UU.), Así que, dada mi altura, no tengo pies inusualmente grandes. Y también están bien proporcionados. San Geraldo por otro lado (¿otro pie?) Tiene pies inusualmente grandes. Lleva una talla 48 (14 en EE. UU.). Sus pies son anchos y sus arcos están muy hacia adelante, por lo que es muy difícil para él encontrar zapatos que le queden bien (si es que puede encontrar su talla en primer lugar). La única razón por la que menciono los pies de San Geraldo es porque horneó pan de plátano el lunes por la noche. Y eso me hizo pensar en los barcos de plátano, que él tiene y yo no.

Los pies de un barco de plátano me hicieron pensar en la heladería, Emack y Bolios, que solía visitar en Newbury Street en Boston. Tenían lo que llamaron una banana barge [barcaza banana]. La foto de arriba es la única que pude encontrar; no le hace justicia. Fue suficiente para compartir con un par de amigos. No lo compartí. Y pensar en Emack y Bolio en Boston me recordó mi infancia después de mudarnos a Brooklyn.

La heladería (y restaurante) Jahn’s tenía las mejores creaciones de helados. Mi Madre La Duquesa Viuda podría haber sobrevivido solo con helado. Cuando estaba a dieta, si la iba bien en la primera mitad del día, se recompensaba con un tazón de helado para el almuerzo. Cuando ella no estaba de humor para cocinar, cenamos gofres y helado. Era lo único que nunca limitó. Entonces, íbamos a Jahn’s (no por la comida, sino por el helado) y yo pedía algo del menú que se describía como para dos o incluso tres personas. Y no lo compartiría.

Siempre quise pedir “The Kitchen Sink” [el fregadero de la cocina], cuyos ingredientes eran “todo menos”. Una vez, cuando tenía alrededor de 18 años, fui con un grupo de amigos y finalmente lo pedí. Se suponía que el fregadero de la cocina serviría hasta 6 personas, aunque un camarero había sugerido 8. Cuatro de nosotros compartimos. Me comí la mitad. Recuerdo claramente a un amigo, Bruce, diciendo que no quería nueces y le anuncié a la camarera que me comería las suyas.

Toda esta charla sobre los plátanos me recordó a mis dibujos de plátanos hechos con boli y marcadores de acuarela en mayo de 1980 en el piso de mi amiga Mary en Charles Street en Boston.

Este paseo por El Mundo del Recuerdo está patrocinado por José y el Centro Podólogo Fuengirola.

My left foot. Notice the improvement?
Mi pie izquierdo. ¿Notas la mejora?

Calder-Picasso: Composing Emotions / Componiendo Emociones

La versión español está después de la versión inglés.

AMERICAN ARTIST ALEXANDER Calder (1898–1976) said: “Just as one can compose colors or forms, so one can compose emotions.” And for me, he and Pablo Picasso (1881–1973) did and still do just that. My very creative and talented mother, the Dowager Duchess, introduced me to Picasso’s and Calder’s works in the 1960s. Having easy access to the great museums of New York City was a gift. I was enthralled. My childhood art, none of which has been saved, was inspired by both. When I was around 11, I started creating my own Calder-like mobiles out of wire clothes hangers and attachments. They hung from the ceiling in my bedroom (the Scotch-taped/Sellotaped ceilings didn’t please my father).

My art has always, I think, shown Picasso’s and Calder’s influence — not that I’m comparing myself to Picasso or Calder. Although The Duchess often praised my artistic talents, she also often reminded me I would never be “one of them.” Oh well, I think she was simply projecting her own feelings of inferiority onto her son.

So getting to experience on Thursday the exceptional Calder-Picasso Exhibition currently on display at Málaga’s Picasso Museum, brilliantly exploring their creative connections, brought back a lot of emotions. The way I felt when I first discovered them both. The way I felt when I took some artistic inspiration from them. The bliss of lying in bed and watching my Calder-like mobiles swirl overhead. Sadness at realizing I would never be as good or as special as either of them — because someone told me so. And then, finally, gratitude for their creations, for their genius, and for the fact that I survived it all and can be so overwhelmed by an art exhibit.

If you can’t see these in-person, I hope you can feel some of what I felt simply by clicking the images.

.

EL ARTISTA ESTADOUNIDENSE Alexander Calder (1898–1976) dijo: “Así como uno puede componer colores o formas, también puede componer emociones”. Y para mí, él y Pablo Picasso (1881–1973) hicieron y siguen haciendo exactamente eso. Mi madre, la muy creativa y talentosa Duquesa Viuda, me presentó las obras de Picasso y Calder en la década de 1960. Tener un fácil acceso a los grandes museos de la ciudad de Nueva York fue un regalo. Estaba cautivado. Mi arte de la infancia, ninguno de los cuales se ha guardado, se inspiró en ambos. Cuando tenía alrededor de 11 años, comencé a crear mis propios móviles tipo Calder con perchas de alambre y accesorios. Colgaban del techo de mi habitación (los techos con cinta adhesiva no complacían a mi padre).

Creo que mi arte siempre ha demostrado la influencia de Picasso y Calder — no es que me esté comparando con Picasso o Calder. Aunque la duquesa a menudo elogió mis talentos artísticos, también me recordó que nunca sería “uno de ellos”. Oh, bueno, creo que simplemente estaba proyectando sus propios sentimientos de inferioridad hacia su hijo.

Así que experimentar el jueves la excepcional Exposición Calder-Picasso que se exhibe actualmente en el Museo Picasso de Málaga, explorando brillantemente sus conexiones creativas, trajo muchas emociones. La forma en que me sentí cuando los descubrí por primera vez. La forma en que me sentí cuando tomé un poco de inspiración artística de ellos. La dicha de estar acostado en la cama y ver cómo mis móviles parecidos a Calder se arremolinan en lo alto. Tristeza al darme cuenta de que nunca sería tan bueno o tan especial como cualquiera de ellos, porque alguien me lo dijo. Y luego, finalmente, gratitud por sus creaciones, por su genio, y por el hecho de que sobreviví a todo y puedo estar tan abrumado por una exhibición de arte.

Si no puedes verlos en persona, espero que puedas sentir algo de lo que sentí simplemente haciendo clic en las imágenes.

The Godfather / El Padrino

La versión español está después de la versión inglés.

NOW THAT THE summer crowds are gone, I’m back to walking on the beach, not just alongside it. The weather has continued to be summer-like and it’s not easy to keep me indoors, although I have a lot of things I should be doing. Most things can be ignored but I’m in the middle of proofreading and editing the first of San Geraldo’s two books and I need to pay more attention to that.

Although, maybe I should take my sweet time. When asked recently what he was going to do once he finished the two books, San Geraldo responded, “Then I die.” (No real worries though; he’s now got a third book in mind.)

Anyway, while walking on the beach, I spotted Ivo, a sand sculptor I hadn’t seen for a few years. He made me “an offer I couldn’t refuse” (take a look at his work below and you’ll understand).

Click the images for a closer look.

.

AHORA QUE LAS multitudes de verano se han ido, vuelvo a caminar por la playa, no solo a su lado. El clima ha seguido siendo veraniego y no es fácil mantenerme adentro, aunque tengo muchas cosas que debería hacer. La mayoría de las cosas se pueden ignorar, pero estoy revisando y editando el primero de los dos libros de San Geraldo y necesito prestar más atención a eso.

Aunque, tal vez debería tomarme mi dulce tiempo. Cuando se le preguntó recientemente qué iba a hacer una vez que terminara los dos libros, San Geraldo respondió: “Entonces me muero”. Sin embargo, no hay preocupaciones reales; ahora tiene un tercer libro en mente.

De todos modos, mientras caminaba por la playa, vi a Ivo, un escultor de arena que no había visto en unos años. Me hizo “una oferta que no pude rechazar” (eche un vistazo a su trabajo a continuación y lo comprenderá).

Haz clic en las imágenes para verlas más de cerca.