Carpathian Cake / Tarta Karpatka

La versión en español está después de la versión en inglés.

SAN GERALDO WAS INSPIRED TO bake something new yesterday. As he began, he told me what he chose looked like it would be fun to make, should be delicious, and: “It’s not too unhealthy.”

I immediately decided that would be the title of my first cookbook. The “It’s Not Too Unhealthy Cookbook.” On second thought, maybe my first cookbook should be called: “I Hope This Doesn’t Kill You.”

Somehow, SG decided to make karpatka, a traditional Polish cream pie. In English, one of its common names is Carpathian Mountain Cream Cake. The rugged cake layers do look like the Carpathian Mountains, with a dusting of powdered sugar for snow. Karpatka is made with the same dough used for éclairs and cream puffs. Ironically, that’s what San Geraldo chose to bake, for his very first effort. At the age of 8. Cream puffs.

San Geraldo watched a video on YouTube to see how karpatka was made. The recipe wasn’t included, so he took notes. Karpatka is apparently the peasant version of the more refined kremówka, which is made with puff pastry. SG’s royal ancestors probably enjoyed kremówka. This peasant is perfectly content with San Geraldo’s delicious karpatka.

And, you know, he was right. It didn’t taste too unhealthy.

NOTE: San Geraldo told me not to share the recipe because he feels there’s too much flour in the custard filling. What do I know? I guess it’s back to the Carpathian Mountains for me.

.

SAN GERALDO FUE INSPIRADO A hornear algo nuevo ayer. Cuando comenzó, me dijo que lo que eligió parecía que sería divertido de hacer, que debería ser delicioso, y que: “No es muy poco sano”.

Inmediatamente decidí que ese sería el título de mi primer libro de cocina. “No Es Muy Poco Sano”. Pensándolo bien, quizás mi primer libro de cocina debería llamarse: “Espero Que Esto No Te Mate”.

De alguna manera, SG decidió cocinar karpatka, una tarta de crema tradicional polaca. Las capas de pastel resistentes se parecen a las montañas de los Cárpatos, con una capa de azúcar glaceado para nieve — de ahí el nombre. La karpatka está hecho con la misma masa utilizada para éclairs y hojaldres de crema. Irónicamente, eso es lo que San Geraldo eligió hornear, para su primer esfuerzo. A los 8 años. Hojaldres de crema.

San Geraldo vio un video en YouTube para ver cómo se hizo el karpatka. La receta no fue incluida. Entonces tomó notas. Karpatka es aparentemente la versión campesina del kremówka más refinado, que está hecho con hojaldre. Los antepasados ​​reales de SG probablemente disfrutaron de kremówka. Este campesino está perfectamente contento con la karpatka deliciosa de San Geraldo.

Y, ya sabes, tenía razón. No sabía demasiado poco saludable.

NOTA: San Geraldo me dijo que no compartiera la receta porque siente que hay demasiada harina en la rellena de crema pastelera. ¿Que sé yo? Supongo que ha vuelto a las montañas de los Cárpatos para mí.

Lockdown Day 20: Too Many Prunes / Encierro Día 20: Demasiadas Ciruelas Pasas

La versión español está después de la versión inglés.

SAN GERALDO NEEDED prunes. That’s a basic fact. So when he was at the supermarket last week, he bought some. But, as SG usually does when he shops, he bought too many. Three containers when one would have been more than enough.

Of course, he realized once he opened the first container that he would (and should) never get through all three. So, he went online and found a prune cake recipe. The cake was out of this world — and out of the pan very quickly.

Unfortunately, it didn’t even use half a container of prunes. So San Geraldo went online and found another prune cake recipe — even further out of this world than the first. I love SG’s mistakes.

WHEN MY FAMILY MOVED TO Brooklyn, two new bakeries opened, Allenby’s, just below our building, and Schlucker’s, across a broad avenue. This was my introduction to genuine New York Jewish bakeries.

We went to Schlucker’s Saturday mornings. Allenby Bakery was the more traditional of the two and was closed Saturdays in observation of the Sabbath. It was a busy, hectic and exciting place with a crowd of people working behind the counter to serve a store full of customers. It was the first time I saw people with numbers tattooed on their forearms. Most of the staff were survivors of concentration camps. The atmosphere was serious and efficient.

Every Sunday morning, my sister Dale and I went downstairs to buy newspapers and pastries for the family. A bag of Danish was the standard (although Dale always bought us both black and white cookies as a bonus). We also picked up a rye bread fresh from the oven. I enjoyed a sweet, fruit Danish of some sort. But Dale and our parents loved cheese or prune Danish. Dale had very adult tastes in food and I found these both to be adult choices. The Kid Brother (all of 4 years old when we moved to Brooklyn) loved them too, but he always had very strange taste, if you ask me. Anyway, I grew up to love cheese Danish, but never prune. San Geraldo’s prune CAKE, however …

Click the images to make them even prunier (and sunnier).

.

SAN GERALDO NECESITA ciruelas pasas. Eso es un hecho básico. Entonces, cuando estaba en el supermercado la semana pasada, compró algunos. Pero, como suele hacer SG cuando compra, compró demasiados. Tres cajas cuando uno hubiera sido más que suficiente.

Por supuesto, una vez que abrió el primer caja, se dio cuenta de que nunca (y debería) pasar por los tres. Entonces, se conectó y encontró una receta de tarta de ciruela. La tarta estaba fuera de este mundo — y fuera de la sartén muy rápidamente.

Desafortunadamente, ni siquiera usó medio contenedor de ciruelas pasas. Así que San Geraldo se conectó en línea y encontró otra receta de pastel de ciruelas pasas — aún más fuera de este mundo que la primera. Me encantan los errores de SG.

CUANDO MI FAMILIA SE MUDÓ a Brooklyn, se abrieron dos nuevas panaderías, Allenby, justo debajo de nuestro edificio, y Schlucker’s, al otro lado de una amplia avenida. Esta fue mi introducción a las auténticas panaderías judías de Nueva York.

Nosotros fuimos los sábados por la mañana a Schlucker. La Panadería de Allenby era la más tradicional de las dos y estaba cerrada los sábados. Era un lugar ocupado, agitado, y emocionante con una multitud de personas trabajando detrás del mostrador para atender una tienda llena de clientes. Era la primera vez que veía personas con números tatuados en sus antebrazos. La mayoría del personal eran sobrevivientes de campos de concentración. El ambiente era serio y eficiente.

Todos los domingos por la mañana, mi hermana Dale y yo bajábamos las escaleras para comprar periódicos y pasteles para la familia. Una bolsa de danés era el estándar (aunque Dale siempre nos compraba galletas blancas y negras como un bono). También recogimos un pan de centeno recién salido del horno. Disfruté un dulce, danés de frutas de algún tipo. Pero a Dale y a nuestros padres les encantaba las danesas con queso o con pasas de ciruelas. Dale tenía gustos muy adultos en la comida y encontré que ambos eran elecciones para adultos. El Hermanito (todos de 4 años cuando nos mudamos a Brooklyn) también amaba el danés con queso, pero siempre tuvo un sabor muy extraño, si me preguntas. De todos modos, crecí para amar el queso danés, pero nunca con pasas de ciruelas. Sin embargo, la TARTA de pasas de ciruelas de San Geraldo, …

Haz clic en las imágenes para más pasas de ciruelas y más sol.

A Piece of Cake That’s Easy As Pie / Un Pedazo de Pastel Que Es Tan Fácil Como Tarta

La versión español está después de la versión inglés.

WE HAD AN early Christmas dinner Friday night with our dear friends Elena and Tynan, and their dear kids (19 and 17), Alexander and Paula. A perfect meal at their home that started with chistorra, a fast-cure pork sausage flavored with garlic, salt, and paprika — from Aragon, the Basque Country (where Elena is from), and Navarra, all in northern Spain. That was followed by cinta de lomo (pork filet) roasted for hours with vegetables (and wine), and perfect roasted potatoes.

The wonderful company and conversation was capped off by two of San Geraldo’s specialty desserts, lemon-raspberry bars and Beacon Hill brownies. SG makes these look so easy. When the brownies were plated up, he told me they were “a piece of cake” to make. After he readied the lemon bars, he said “They’re easy as pie.” He’s told me in the past that producing one of his to-die-for chocolate cakes is also “[as] easy as pie.” I wonder how he would describe baking a pie. Well, I suppose that’s obvious: a piece of cake.

.

TUVIMOS UNA CENA de Navidad temprana la noche del viernes con nuestras queridas amigas Elena y Tynan, y sus queridos hijos (19 y 17), Alexander y Paula. Una comida perfecta en su hogar que comenzó con chistorra, una salchicha de cerdo de cura rápida con sabor a ajo, sal y pimentón — de Aragón, País Vasco (de donde es Elena), y Navarra, todo en el norte de España. Esto fue seguido por cinta de lomo asado durante horas con verduras (y vino), y papas asadas perfectas.

La maravillosa compañía y conversación culminaron con dos de los postres especiales de San Geraldo, las barras de limón y frambuesa y los brownies de Beacon Hill (nuestro barrio en Boston). SG hace que estos se vean tan fáciles. Cuando los brownies estaban cubiertos, me dijo que eran “un pedazo de pastel” (una expression inglés que significa “muy fácil”) para hacer. Después de preparar las barras de limón, dijo: “Son fáciles como una tarta” (otra expresión inglés similar). Me dijo en el pasado que producir uno de sus pasteles de chocolate para morirse es tambien “[tan] fácil como un pastel”. Me pregunto cómo describiría hacer una tarta. Bueno, supongo que es obvio: un pedazo de pastel.

Priorities / Prioridades

La versión español está después de la versión inglés.

MY PAL LUKE turned 4 in November. There was a kids’ party on the actual day. We adults finally had our own little celebration for him over the weekend. San Geraldo baked the cake; Luke was in the mood for vanilla this year. And SG did not disappoint. Just looking at the photos two days later and my mouth waters. Ditto the dinner. Pedro made an amazing paella.

UNSURPRISINGLY, LUKE WAS JUST A bit wired. He had a little pile of gifts to open. We couldn’t wait for his reaction to the interactive world globe we had gotten him. He loved it. Especially the bubble wrap and the box. Ah, to be 4.

.

MI AMIGUITO LUKE cumplió 4 años en noviembre. Hubo una fiesta infantil en el día real. Los adultos finalmente tuvimos nuestra pequeña celebración durante el fin de semana. San Geraldo horneó el pastel; Luke estaba de humor para la vainilla este año. Y SG no decepcionó. Solo mirando las fotos dos días después y se me hace la boca agua. Lo mismo ocurre con la cena. Pedro hizo una paella increíble.

LUKE ESTABA UN POCO CONECTADO, como era de esperar. Tenía una montañita de regalos para abrir. No podíamos esperar su reacción ante el globo terráqueo interactivo que le habíamos conseguido. Le encantó. Especialmente el plástico de burbujas y la caja. Ah, para ser 4.