Fishing for compliments / En busca del aplauso

La versión en español está después de la versión én inglés.

I EXERCISE FOR MY HEALTH. I live with clinical depression and I know regular physical activity significantly improves my mental health. I also know the importance of exercise in recovering from injury (like when I jump/fall off a wall, or fly through the air and land face-down on a marble floor), as well as to combat aches and pains (lately, sciatica).

Sometimes, although I have always loved exercise (mostly solitary) and thrive on it, during a depressive phase it’s not easy to find the motivation. As you can imagine, these months of pandemic have made that a challenge. But I’m trying.

I also exercise for my self-esteem. I can be ridiculously self-critical and usually don’t like what I see in the mirror. By the time I was 15 and purchased my first weight bench, I knew every one of my “flaws.” My Mother the Dowager Duchess, who herself lacked self-esteem, inadvertently passed many of her own insecurities on to me.

Most of my extended family (one aunt in particular) constantly said I was too skinny; that aunt said it was my mother’s fault for not knowing how to cook (she did know how to cook; I simply had “issues” … and genes).

But The Duchess went beyond my weight. For example: My neck was too long and would never be normal; my Adam’s apple was too big; my legs were too long and skinny. “Unlike your brother, you’ve got no chest. He’s built so much better than you.” He was 9 the first time she said that. My face was too narrow. When I was a teen, my skin wasn’t clear — like hers had always been. And then there was my profile. I mentioned recently that my mother got tears in her eyes when she saw me in silhouette in a bar mitzvah photo and realized I was developing a “bump” in my nose.

The Duchess wasn’t consistent, however. She told me that when I was 18, I would stop growing (I was always tall for my age) and I would finally gain weight. When I turned 18 and that didn’t happen, she told me to wait until I was 21. When I was 21, she said 25. And when I was 25, she said, “What are you complaining about?!? Most people would give anything to be thin like you!”

As for my nose, hers was so perfect people were convinced she had had a nose job. But despite her disappointment that I would not end up with a nose like hers, she said, “Well, a man wouldn’t look good with such a delicate nose anyway.”

When I was openly self-critical, The Duchess would say, “Now you’re fishing for compliments.” However, she would proudly boast, especially in later years (after, as she told me, I had a normal neck) that she had the most handsome son of all her friends — and her friends agreed. Oh well.

This is all completely ridiculous. But, I exercise. I moisturise. I got braces on my teeth at the age of 62. And when I see a fishing boat at 6:45 in the morning (like this one today), I think of fishing for compliments. How’s your self image?

.

HAGO EJERCICIO PARA MI SALUD. Vivo con depresión clínica y sé que la actividad física regular mejora significativamente mi salud mental. También conozco la importancia del ejercicio para recuperarme de una lesión (como cuando salto / caigo de una pared, o volando por el aire y aterrizo boca abajo sobre un piso de mármol), así como para combatir dolores y molestias (últimamente, ciática ).

A veces, aunque siempre me ha gustado el ejercicio (en solitario), durante una fase depresiva no es fácil encontrar la motivación. Como puede imaginar, estos meses de pandemia lo han convertido en un desafío. Pero lo estoy intentando.

También hago ejercicio para mi autoestima. Puedo ser ridículamente autocrítico y normalmente no me gusta lo que veo en el espejo. Cuando cumplí 15 años y compré mi primer banco de pesas, conocía cada uno de mis “defectos”. Mi Madre la Duquesa Vidua, que carecía de autoestima, sin querer me transmitió muchas de sus propias inseguridades.

La mayor parte de mi familia extendida (una tía en particular) decía constantemente que yo era demasiado delgado; esa tía dijo que era culpa de mi madre por no saber cocinar (ella sabía cocinar; yo simplemente tenía “problemas” … y genes).

Pero La Duquesa fue más allá de mi peso. Por ejemplo: Mi cuello era demasiado largo y nunca sería normal; mi nuez de Adán era demasiado grande; mis piernas eran demasiado largas y delgadas. “A diferencia de tu hermano, no tienes cofre. Él ha construido mucho mejor que tú”. Tenía 9 años la primera vez que dijo eso. Mi rostro era demasiado estrecho. Cuando era adolescente, mi piel no estaba clara, como la de ella siempre lo había sido. Y luego estaba mi perfil. Recientemente mencioné que a mi madre se le llenaron los ojos de lágrimas cuando me vio con la silueta en una foto de bar mitzvah y se dio cuenta de que se me estaba formando un “bulto” en la nariz.

Sin embargo, La Duquesa no fue consistente. Me dijo que a los 18 años dejaría de crecer (siempre fui alta para mi edad) y finalmente ganaría peso. Cuando cumplí 18 años y eso no sucedió, ella me dijo que esperara hasta los 21 años. Cuando tenía 21 años, dijo 25. Y cuando tenía 25, dijo: “¿De qué te quejas?!? ¡La mayoría de la gente daría cualquier cosa por estar delgada como tú!

En cuanto a mi nariz, la suya era tan perfecta que la gente estaba convencida de que se había operado la nariz. Pero a pesar de su decepción porque yo no terminaría con una nariz como la de ella, dijo: “Bueno, un hombre no se vería bien con una nariz tan delicada de todos modos”.

Cuando yo era abiertamente autocrítica, La Duquesa decía acusadoramente: “Ahora estás pescando cumplidos” (que significa “Estás en busca del aplauso”). Sin embargo, se jactaría con orgullo, especialmente en los últimos años (después, como ella me dijo, yo tuve un cuello normal), de tener el hijo más guapo de todos sus amigas, y sus amigas estuvieron de acuerdo. Oh bien.

Todo esto es completamente ridículo. Pero, hago ejercicio. Yo hidrato. Me pusieron frenillos cuando tenía 62 años. Y cuando veo un barco de pesca a las 6:45 de la mañana (como este de hoy), pienso en buscar (pescar) del aplauso. ¿Cómo es tu imagen de ti mismo?

I had photos of a local hunk working out here. I lost those when I fixed my computer. My apologies.
Tenía fotos de un galán local trabajando aquí. Los perdí cuando arreglé mi ordenador. Mis disculpas.
This morning at 6:45. Fishing for compliments — or something better.
Está mañana a las 6:45. Pescando cumplidos — o algo mejor.

Call me Ishmael / Llamáime Ismael

La versión en español está después de la versión en inglés.

I DON’T KNOW ABOUT YOU, but I never made it all the way through the novel, “Moby Dick” by Herman Melville. When I was in high school, I skimmed it to the end. About 10 years ago, I tried again and I couldn’t even get myself to skim it. I simply gave up about 60 pages in.

I know it’s a classic. I know it’s brilliant. But I got the point. Ahab was obsessed. The whale was a metaphor. The book is open to a variety of interpretations. The characters names come from the bible. In that context, Ahab was an evil king who led his people astray. The story could refer to atheism; definitely racism. Maybe I actually read more than I realized. But, seriously, did Melville really need to go on so long?

Anyway, I do remember the opening line: “Call me Ishmael.” So, when I was out on my morning walk today and spotted this guy’s T-shirt, that’s what came to mind. Don’t worry. Although I was tempted, I didn’t call out “Ismael!” But, oh, I was so tempted.

THE OTHER DAY, I SAW a tall ship coming into port. It’s the Nao Victoria. Nao means carrack, which is a three- or four-masted sailing ship from the 14th and 15th centuries. Of course, this is a reproduction. But the ship was the first to circumnavigate the world. It was captained by Ferdinand Magellan (not Ahab) with a crew of 42, and set sail from Spain in 1519, returning in 1521 (without Magellan who was killed in a battle in the Phillipines in 1520). Victoria was part of a five-ship expedition and the only ship to complete the voyage. I paid to go onboard a few years ago. This time I just admired it from a distance.

.

NO SÉ SOBRE VOSOTROS, PERO nunca llegué a la novela “Moby Dick” de Herman Melville. Cuando estaba en la escuela secundaria, lo hojeé hasta el final. Hace unos 10 años, lo intenté de nuevo y ni siquiera pude leerlo. Simplemente dejé unas 60 páginas.

Sé que es un clásico. Sé que es brillante. Pero entendí el punto. Ahab estaba obsesionado. La ballena era una metáfora. El libro está abierto a una variedad de interpretaciones. Los nombres de los personajes provienen de la biblia. En ese contexto, Ahab fue un rey malvado que condujo a las personas a la idolatría. La historia podría referirse al ateísmo; definitivamente el racismo. Tal vez en realidad leí más de lo que me di cuenta. Pero, en serio, ¿Melville realmente necesitaba continuar tanto tiempo?

De todos modos, recuerdo la línea de apertura: “Llamáime Ismael”. Entonces, cuando salí a caminar por la mañana hoy y vi la camiseta de este tipo, eso fue lo que me vino a la mente. No te preocupes. Aunque estaba tentado, no grité “¡Ismael!” Pero, oh, estaba tan tentado.

EL OTRO DÍA, VI UN barco alto llegando a puerto. Es la Nao Victoria. Es un velero de tres o cuatro mástiles de los siglos XIV y XV. Por supuesto, esta es una reproducción. Pero el barco fue el primero en circunnavegar el mundo. Fue capitaneado por Fernando de Magallanes (no Ahab) con una tripulación de 42 personas, y zarpó España en 1519, regresando en 1521 (sin Magellanes, quien murió en una batalla en Filipinas en 1520). Victoria fue parte de una expedición de cinco barcos y el único barco que completó el viaje. Pagué para subir a bordo hace unos años. Esta vez lo admiré desde la distancia.

Call him Ishmael. / Llamáile Ismael.

I have no idea what to call this guy.

No tengo ni idea de cómo llamar a este tipo.










Lockdown Day 54: My Little Turn / Lockdown Day 54: Mi Pequeña Vuelta

La versión español está después de la versión inglés.

I’VE BEEN MONITORING THE VIEW from our terrace, as well as searching the masked (and unmasked) masses when I’m out. I had just about given up all hope of finding fashion on the streets of Fuengirola during Covid-19. People are casually dressed but I found no clashing plaids, no plaids with botanicals, no verticals with horizontal stripes, no camo with camo with plaid. It’s obvious the tourists are responsible for much of the “style” we usually see on the streets.

But Tuesday evening, I found one individual bucking the dull local fashion trend. The pattern rebel viewed from the terrace is not native. But she’s still here.

A while later, a couple passed right in front of me as I walked down another street in town. I managed to grab a quick photo of his one-leg-shorter-than-the-other shorts! All is not lost. Fuengirola still has it. Or doesn’t have it.

But to ensure we don’t sacrifice our reputation, I’ve been practicing at home. The photo above is a detail of the lounge wear (i.e., pajama pants) that are part of my ensemble below.

.

HE ESTADO MONITOREANDO LA VISTA desde nuestra terraza, así como buscando las masas enmascaradas (y sin máscarilla) cuando estoy fuera. Casi había renunciado a toda esperanza de encontrar moda en las calles de Fuengirola durante Covid-19. La gente está vestida de manera informal, pero no encontré cuadros con cuadros, cuadros con botánicos, sin verticales con rayas horizontales, sin camuflaje con camuflaje con cuadros. Es obvio que los turistas son responsables de gran parte del “estilo” que solemos ver en las calles.

Pero el martes por la noche, encontré a una individua resistiendo la aburrida tendencia de la moda local. La rebelde de patrón visto desde la terraza no es nativa. Pero ella todavía está aquí.

Un rato después, una pareja pasó justo frente a mí mientras caminaba por otra calle de la ciudad. ¡Me las arreglé para tomar una foto rápida de sus pantalones cortos de una pierna más cortos que los otros! No todo está perdido. Fuengirola todavía lo tiene. O no lo tiene.

Pero para asegurarnos de no sacrificar nuestra reputación, he estado practicando en casa. La foto de arriba es un detalle de las pantalones que forman parte de mi traje en la parte inferior.

Shirt by Desigual, Pants by Old Navy, sneakers (and socks, unseen) by Puma, Underwear by Calvin Klein. Hat by Touch & Go Spain.

Camisa de Desigual, pantalones de Old Navy, zapatillas (y calcetines, no vistos) de Puma, ropa interior de Calvin Klein, sombrero (del camino). Sombrero de Touch & Go España.







.

I’ve said it before and so have Right Said Fred.
Lo dije antes y también lo ha dicho Right Said Fred.