He’s so cold / Él es tan frío

La versión en español está después de la versión en inglés.

I WAS BACK AT THE orthodontist yesterday. Last week, when I stopped off for an unexpected drink with Elena and Tynan, I popped my bottom retainer into a napkin and slipped it in a side pocket of my bag. Somehow, it cracked.

My previous orthodontist had to try seven times until she successfully produced proper moulds for my first pair of retainers. She tried form after form every time until she found the correct size. Then she didn’t pour correctly. Then she didn’t order them correctly. There was a one-week wait (each time) for the retainers to be produced from the moulds. Once the work was finally completed — all payments having been made — I switched to this highly recommended orthodontist. I wish I had started with her.

My appointment took all of five minutes. And, five hours later, I received a call that the new retainer was already in. I’ll pick it up after morning coffee at Mesón Salvador — while Isabel makes our apartment beautiful. Since the office is in Benalmádena, I have a justification letter to show the police if we’re stopped for crossing from one municipality to another.

Speaking of our latest covid rules, the request by Mijas and Fuengirola to have “urban nucleus” status has been denied by the government of Andalucía. I’m sure there are dozens of municipalities all over the region with the same problem — some with much more limited services than we have here. It would create a nightmare for the administration to begin to consider all the exceptions to the restrictions that we hope will last only until 23 November.

I took 92 photos of Thursday morning’s sunrise. I trimmed that number down to 32 before saving them to my computer. Here are my five favorites for your viewing pleasure. You’re welcome. The beer can is from the pulled pork (click here) SG made Wednesday. And now we’re off to Mesón Salvador for coffee — with Lulu.

.

AYER REGRESÉ AL ORTODONCISTA. LA semana pasada, cuando me detuve para tomar una copa inesperada con Elena y Tynan, metí mi retenedor inferior en una servilleta y lo deslicé en un bolsillo lateral de mi bolso. De alguna manera, se rompió.

Mi ortodoncista anterior tuvo que intentarlo siete veces hasta que produjo con éxito los moldes adecuados para mi primer par de retenedores. Intentó forma tras forma cada vez hasta que encontró el tamaño correcto. Entonces ella no sirvió correctamente. Entonces no los ordenó correctamente. Hubo una espera de una semana (cada vez) para que los retenedores se produjeran a partir de los moldes. Una vez que finalmente se completó el trabajo — habiendo realizado todos los pagos — me cambié a este ortodoncista altamente recomendado. Ojalá hubiera comenzado con ella.

Mi cita duró cinco minutos. Y, cinco horas después, recibí una llamada que me decía que el nuevo retenedor ya estaba. Lo recogeré después del café de la mañana en Mesón Salvador, mientras Isabel vuelve a embellecer nuestro apartamento. Como la oficina está en Benalmádena, tengo una carta de justificación para mostrar a la policía si nos paran por cruzar de un municipio a otro.

Hablando de nuestras últimas reglas de covid, la solicitud de Mijas y Fuengirola de tener el estatus de “núcleo urbano” ha sido denegada por el gobierno de Andalucía. Estoy seguro de que hay docenas de municipios en toda la región con el mismo problema, algunos con servicios mucho más limitados que los que tenemos aquí. Sería una pesadilla para la administración comenzar a considerar todas las excepciones a las restricciones que esperamos duren solo hasta el 23 de noviembre.

Hice 92 fotos del amanecer del jueves por la mañana. Recorté ese número a 32 antes de guardarlos en mi ordenador. Aquí están mis cinco favoritos para su placer visual. De nada. La lata de cerveza es del cerdo desmenuzado (haz clic aquí) SG hecho el miércoles. Y ahora nos vamos a Mesón Salvador a tomar un café, con Lulu.

I met San Geraldo for coffee after my appointment. It was 66F (18C). We were inside.
Me reuní con San Geraldo para tomar un café después de mi cita. Hacía 18C (66F). Estábamos adentro.

.

Four days on Venus / Cuatro días en Venus

La versión en español está después de la versión en inglés.

THE CHAIR HARDWARE ARRIVED FROM IKEA yesterday. We’re all very happy. The rugs were supposed to take four days to complete. Since Wednesday was 13 days (subtract two holidays and two weekends and it was still more than four days), I phoned the shop early that afternoon. I thought perhaps they were simply expecting us to show up. No, I was told, they’d be ready either Wednesday or Thursday and, yes, they would call me. Well, it’s Friday and still no rugs. If the owner had told us when we asked that it was going to take two months to fill our order, we would have said fine. But he told us four days. Maybe he meant four days on Venus, where one day is 5,832 hours.

At least the chair is now a real chair. I sat in it once yesterday. San Geraldo hasn’t had a turn. Dudo and Moose have taken it as their own and I think they’ve even written up a schedule because they haven’t had any problems sharing. I wonder if we can get slotted in.

We had dinner with Tynan and Elena last night at Mesón Salvador (two dinners out in one week). I had an exceptional salad — goat cheese, lettuce, spinach, walnuts, raisins. It was my first time and it won’t be my last. Delicious! San Geraldo and I shared a slice of cheesecake. We finished with our Pionono chupitos (shots). Lolo and Adrian made us feel loved.

I had a great walk yesterday afternoon, and I caught an excellent example of Fuengirola fashion (I suppose it should be called Fuengirola Foreigners Fashion). Today was English lesson with Jesica. She’s doing amazingly well, and I’m learning lots of new Spanish words.

.

LOS TORNILLOS DE LA SILLA llegó de IKEA ayer. Estamos todos muy felices. Se suponía que las alfombras tardarían cuatro días en completarse. Como el miércoles eran 13 días (reste dos días festivos y dos fines de semana y todavía eran más de cuatro días), llamé a la tienda temprano esa tarde. Pensé que quizás simplemente estaban esperando que nos presentáramos. No, me dijeron, estarían listos el miércoles o el jueves y, sí, me llamarían. Bueno, es viernes y todavía no hay alfombras. Si el propietario nos hubiera dicho cuando le preguntamos que tomaría dos meses completar nuestro pedido, habríamos dicho que estaba bien. Pero nos dijo cuatro días. Quizás se refería a cuatro días en Venus, donde un día son 5.832 horas.

Al menos la silla ahora es una silla real. Me senté en ella una vez ayer. No creo que San Geraldo haya tenido un giro. Dudo y Moose lo han tomado como propio y creo que incluso han escrito un horario porque no han tenido ningún problema para compartir. Me pregunto si podemos ubicarnos.

Cenamos con Tynan y Elena anoche en Mesón Salvador (dos cenas en una semana). Comí una ensalada excepcional: queso de cabra, lechuga, espinaca, nueces, pasas. Fue mi primera vez y no será la última. ¡Delicioso! San Geraldo y yo compartimos una pieza de tarta de queso. Terminamos con nuestros chupitos de Pionono. Lolo y Adrian nos hicieron sentir amados.

Ayer por la tarde tuve un gran paseo, y pude ver un excelente ejemplo de la moda de Fuengirola (supongo que debería llamarse Moda de Extranjeros de Fuengirola). Hoy fue una lección de inglés con Jesica. Lo está haciendo increíblemente bien y estoy aprendiendo muchas palabras nuevas en español.

Love from Lolo. / Amor de Lolo.
Love from Adrian. / Amor de Adrian.

He has asparagus / Él tiene espárragos

La versión en español está después de la versión en inglés.

YESTERDAY AFTERNOON, I WENT BACK to Torreblanca Heights (click here). I decided to get there early enough to explore some of the hiking trails I had encountered last week. It was around 27°C (80F) here on the beach but felt a lot hotter once I headed into the hills. The air felt even a bit “closer” when I started to walk the first trail.

And then the flying insects found me. Just as I decided it clearly wasn’t the season for me to check out these trails some kind of fly bit behind my knee so hard I swore out loud (I met Tynan and Elena in the evening and Elena immediately knew what word I used). I remember bites like that from Crane Beach north of Boston during green fly and black fly season. I very quickly exited the nature preserve and walked higher in the neighbourhood instead.

The pavement can be steep and irregular at times. I wasn’t watching where I was going and I twisted my ankle. My right ankle this time (click here). But it was just a twist. Still, it’s a bit sore today. A moment later, I twisted my left ankle (an even more minor twist), the one that’s still sensitive since the major sprain in March. It’s no worse today. I decided I needed to watch where I was going, which is something I would recommend to anyone in motion. Still, it was a good walk.

San Geraldo and I finally went for a short walk the other evening and treated ourselves to ice cream at our nearest artisan ice cream place called La Peseta (it’s across the Paseo from the monument to Spain’s former currency, the peseta). Too many delicious and unusual flavours to choose from. San Geraldo had two scoops, one of Belgian chocolate and one of dark chocolate. I had Belgian chocolate and pistachio (with other ingredients I don’t remember). I tasted the dark chocolate. All flavours were exquisite. I want to go back and try some of their exotic choices.

But, I mentioned recently that my size 32s (42) are a bit snug. When I weighed myself two weeks ago, I decided I needed to lose 4 pounds (1.8 kilos). Nothing really. I weighed myself today. I now need to lose 6.2 pounds (2.8 kilos). Unless I strike a pose, I’ve lost all definition where I used to see abs. I know it’s nothing really, but I have always seen myself as undernourished. So, I turned down a slice of banana bread after breakfast today and I need to get much more active than I’ve been lately.

As I mentioned, I met Tynan and Elena for a drink in the evening. Elena told me about a friend of hers who was doing some wonderful things for her teen-aged son. “He has asparagus,” she explained. She continued telling her story while I dwelt on the fact that it was important to tell me an 18-year-old had asparagus. ‘Did he grow asparagus?’ I wondered. ‘Did he collect it? Did he have a curio cabinet filled with ceramic asparagus? Asparagus pillows? Needlepoint?’

Of course I quickly understood. But, I was having too good a time in my head to let it go. I interrupted and asked, “He has asparagus?” She laughed and said, “Asperger! I pronounced it the Spanish way.” Honestly, it sounds in Spanish almost exactly like it sounds in English, just a bit more precise.

San Geraldo just sang to me. That means I have more fractured song lyrics to tell you about tomorrow.

.

AYER POR LA TARDE, REGRESÉ a Torreblanca Alta (haz clic aquí). Decidí llegar lo suficientemente temprano para explorar algunas de las rutas de senderismo que había encontrado la semana pasada. Hacía alrededor de 27°C (80F) aquí en la playa, pero sentí mucho más calor una vez que me dirigí a las colinas. El aire se sintió un poco más “cerca” cuando comencé a caminar por el primer sendero.

Y luego los insectos voladores me encontraron. Justo cuando decidí que claramente no era la temporada para que revisara estos senderos, una especie de mosca me mordió la rodilla con tanta fuerza que juré en voz alta (conocí a Tynan y Elena por la noche y Elena supo de inmediato la palabra que usé). Recuerdo picaduras como esa de Playa Crane, al norte de Boston, durante la temporada de moscas verdes y moscas negras. Salí rápidamente de la reserva natural y caminé más alto en el vecindario.

El pavimento puede ser empinado e irregular en ocasiones. No estaba mirando hacia dónde iba y me torcí el tobillo. Mi tobillo derecho esta vez (haz clic aquí). Pero fue solo un giro. Aún así, hoy me duele un poco. Un momento después, me torcí el tobillo izquierdo, el que todavía está sensible desde el esguince mayor de marzo. Hoy no es peor. Decidí que tenía que vigilar por dónde me dirigía, que es algo que recomendaría a cualquiera que esté en movimiento. Aún así, fue un buen paseo.

San Geraldo y yo finalmente fuimos a dar un paseo la otra noche y nos dimos un capricho con un helado en nuestra heladería artesanal más cercana llamada La Peseta (está al otro lado del Paseo del monumento a la antigua moneda de España, la peseta). Demasiados deliciosos e inusuales sabores para elegir. San Geraldo tenía chocolate belga y chocolate negro. Yo tenía chocolate belga y pistacho (con otros ingredientes que no recuerdo). Probé el chocolate negro. Todos los sabores eran exquisitos. Quiero volver y probar algunas de sus exóticas opciones.

Pero, mencioné recientemente que mi talla 42 (32 en EEUU) es un poco ajustada. Cuando me pesé hace dos semanas, decidí que necesitaba perder 1,8 kilos (4 libras). Nada en realidad. Hoy me pesé. Ahora necesito perder 2,8 kilos (6,2 libras). A menos que haga una pose, he perdido toda definición donde solía ver abdominales. Sé que en realidad no es nada, pero siempre me he visto desnutrido. Entonces, rechacé una rebanada de pan de plátano después del desayuno hoy y necesito estar mucho más activo de lo que he estado últimamente.

Como mencioné, conocí a Tynan y Elena para tomar una copa por la noche. Elena me habló de una amiga suya que estaba haciendo cosas maravillosas por su hijo adolescente. “Tiene espárragos”, explicó. Continuó contando su historia mientras yo insistía en el hecho de que era importante decirme que una joven de 18 años tenía espárragos. ‘¿Cultivó espárragos?’, Me pregunté. ‘¿Lo recogió? ¿Tenía un gabinete de curiosidades lleno de espárragos de cerámica? ¿Almohadas de espárragos? ¿Punto del aguja?’

Por supuesto que lo entendí rápidamente. Pero lo estaba pasando demasiado bien en mi cabeza como para dejarlo pasar. Lo interrumpí y le pregunté: “¿Tiene espárragos?” Ella se rió y dijo: “¡Asperger! Lo pronuncié a la manera española.” Honestamente, suena en español casi exactamente como suena en inglés, solo que un poco más preciso.

San Geraldo me acaba de cantar. Eso significa que tengo más letras fracturadas de una cancion que contarte mañana.

You are here (in yellow).
Usted está aquí (en amarillo).
Looking back from my cloud of flies and debating if I should leave.
Mirando hacia atrás desde mi nube de moscas y debatiendo si debería irme.
F€@#! No more debating. I’ll be back in winter.
¡¡¡F€@#!!! No más debates. Regresaré en invierno.

Peacock and banana palm / Pavo real y palmera plátano

La versión en español está después de la versión en inglés.

WE HAD ROUGH SEAS FOR a couple of days with yellow flags flying. Late Tuesday afternoon while I was out walking, the flags were changed to red and lifeguards called random swimmers back in. Only the surfers remained. In one direction the sky was cloudy and blue. In the other, it looked threatening, but nothing came of it except the rough seas.

By Wednesday morning it was back to yellow flags and a late morning walk for me. I came upon a fruit-bearing banana palm on the beach. I wonder how long that will last before someone picks them.

My sciatica isn’t going away quietly; well, that’s not true. Although I’m still aware of it, I’m no longer moaning and whinging when I make a move. So things around here are much more quiet. I’m back to happily (as opposed to painfully) working out and stretching.

To add to my happiness today, Isabel has been here and the apartment is immaculate; she has joined Toastmasters and practiced her first presentation with me (beautifully written and presented — an inspiration); we have a dinner out this evening with friends Tynan and Elena; and adorable Maria is back in town for a few days from Madrid with her parents (click here). I’m sending my mail-in ballot tomorrow morning for President Biden and Vice President Harris, and I’m hoping I’ll live to see a better world.

.

TUVIMOS MAREJADA DURANTE UNO DÍAS días con banderas amarillas ondeando. A última hora de la tarde del martes, mientras caminaba, las banderas se cambiaron a rojas y los salvavidas llamaron nadadores al azar. Solo quedaron los surfistas. En una dirección el cielo estaba nublado y azul. En el otro, parecía amenazador, pero nada salió de él excepto el mar embravecido.

El miércoles por la mañana había vuelto a las banderas amarillas y una caminata matutina para mí. Me encontré con una palmera de plátano frutal en la playa. Me pregunto cuánto tiempo durará antes de que alguien los recoja.

Mi ciática no desaparece silenciosamente; bueno, eso no es cierto. Aunque todavía soy consciente de ello, ya no me quejo ni me quejo cuando hago un movimiento. Así que las cosas por aquí están mucho más tranquilas. He vuelto a hacer ejercicio y estirarme felizmente (en lugar de dolorosamente).

Para agregar a mi felicidad hoy, Isabel ha estado aquí y el piso está inmaculado; se ha unido a Toastmasters y practicó su primera presentación conmigo (bellamente escrita y presentada — una inspiración); tenemos una cena esta noche con los amigos Tynan y Elena; y la adorable María vuelve a la ciudad por unos días desde Madrid con sus padres (haz clic aquí). Mañana por la mañana enviaré mi boleta electoral por correo para el presidente Biden y la vicepresidente Harris, y espero vivir para ver un mundo mejor.

After her 6-hour drive.
Después de su viaje de 6 horas.

.

.

Tuesday afternoon, Tuesday evening, and today.
El martes por la tarde y más tarde, y hoy.

A shot of rice pudding / Un chupito de arroz con leche

La versión en español está después de la versión en inglés.

LAST NIGHT AT 9, WE met Tynan and Elena at Mesón Salvador. I’m sorry I didn’t get photos of the laughter, silliness, and story telling. I did manage to grab two poor shots of Sergio as he paused at our table. He offered his elbow to the camera for some safe … affection.

Lolo and Cuñado were there as well to make us all happy (clearly that’s the only reason they work). Cuñado means brother-in-law. His real name is David and he’s Sergio’s brother-in-law. But Chef David is in the kitchen, so everyone, not just Sergio, calls him Cuñado to avoid confusion.

At the end of the evening, Sergio brought us chupitos (after dinner drinks) that looked like nothing more than shots of milk. And when we told him so, he said that’s what they were, but insisted we drink them because milk was good for digestion. We figured he was up to something, so we took a sip. It reminded us all of something (not milk so much) but we couldn’t place it. Cinnamon and spice… Delicious. He made us take a few guesses and then told us: Rice pudding liqueur. So good that it tasted like more.

I would have had dessert and coffee but no one would join me and I wasn’t going to do it alone — despite the fact that San Geraldo still hasn’t baked that chocolate cake (today, he says). Elena and Tynan both had to get up for work and, besides, I had to phone the Kid Brother.

I arrived home at the scheduled time and his roommate Chris answered after nine rings. He had been dozing in front of the television. The Kid Brother was right there. I asked, “Were you dozing, too?” “No, I’m awake!” “Well, then why’d you make Chris get up to answer the phone?” “He can do it.” Oh, that explains it.

I forgot to ask the Kid Brother if he received any mail. My friend Susan and I both send him a card or letter regularly. Before we hung up, he said, “I got a second letter from her.”

I didn’t know what he was talking about. I thought there were some official letters going to him. “A letter?” I asked.

“Yeah. It’s the second one.”

“From who?”

“You know who!” (The Kid Brother doesn’t say proper names.)

“Oh, wait. From Susan?!?”

“That’s right!”

“Oh, that’s great. She’ll be so happy to know another one finally got there.”

“Tell her to send a picture.”

“A picture? Oh, because it was a letter and not a postcard?”

“That’s right. But it’s OK.”

“Well, you know she had it custom printed with your name.”

“I know. It’s not easy to read.”

“Her handwriting?”

“It’s OK. And it’s apartment 2E!”

“Oh, no. Did she write the wrong apartment?”

“No.”

“Well, what did she write?”

“2E.”

“So, then the address and apartment number were correct?”

“Yeah!”

As always, it was clear as mud.

.

LA NOCHE PASADA A LAS 9, conocimos a Tynan y Elena en Mesón Salvador. Lo siento, no obtuve fotos de la risa, la tontería, y la narración de historias. Me las arreglé para tomar dos fotos pobres de Sergio mientras se detenía en nuestra mesa. Le ofreció su codo a la cámara por algo seguro … afecto.

Lolo y Cuñado también estuvieron allí para hacernos felices a todos (claramente esa es la única razón por la que trabajan). El verdadero nombre de Cuñado es David y es cuñado de Sergio. Pero el chef David está en la cocina, por lo que todos, no solo Sergio, lo llaman Cuñado para evitar confusiones.

Sergio nos trajo chupitos que no parecían más que tragos de leche. Y cuando se lo dijimos, dijo que eso era lo que eran, pero insistió en que los bebiéramos porque la leche era buena para la digestión. Supusimos que estaba haciendo algo, así que tomamos un sorbo. Nos recordó a todos algo (no tanta leche) pero no pudimos ubicarlo. Canela y especias … Delicioso. Nos hizo hacer algunas conjeturas y luego nos dijo: licor de arroz con leche. Tan bueno que sabía a más.

Yo habría tomado postre y café, pero nadie se uniría a mí y no iba a hacerlo solo, a pesar de que San Geraldo todavía no ha horneado esa tarta de chocolate (hoy, él dice). Elena y Tynan tuvieron que levantarse para trabajar y, además, tuve que llamar a El Hermanito.

Llegué a casa a la hora programada y su compañero de cuarto Chris respondió después de nueve timbres. Había estado dormitando frente a la televisión. El Hermanito estaba cerca. Le pregunté: “¿También dormitabas?” “¡No, estoy despierto!” “Bueno, entonces ¿por qué hiciste que Chris se levantara para contestar el teléfono?” “Él puede hacerlo.” Oh, eso lo explica.

Olvidé preguntarle al Kid Brother si recibió algún correo. Mi amiga Susan y yo le enviamos una tarjeta o carta regularmente. Antes de colgar, “Recibí una segunda carta de ella”.

No sabía de qué estaba hablando. Pensé que le iban a enviar algunas cartas oficiales. “¿Una carta?” Yo pregunté.

“Si. Es el segundo”.

“¿De quien?”

“¡Sabes quién!” (El Kid Brother no dice nombres propios).

“Oh, espera. ¿De Susan?”

“¡Así es!”

“Oh eso es genial. Ella estará muy feliz de saber que finalmente otro llegó”.

“Dile que envíe una foto”.

“¿Una foto? ¿Oh, porque era una carta y no una postal?”

“Así es. Pero está bien.”

“Bueno, sabes que ella lo imprimió con tu nombre”.

“Lo sé. No es fácil de leer”.

“¿Su letra?”

“Está bien. ¡Y es el apartamento 2E!”

“Oh no. ¿Escribió ella el apartamento equivocado?”

“No.”

“¿Qué escribió ella?”

“2E”.

“Entonces, ¿la dirección y el número de apartamento eran correctos?”

“¡Si!”

Como siempre, estaba claro como el barro.

SG’s avocado and shrimp.
Aguacate y gambas de SG.
My salmon rose.
Mi rosa de salmon.
Elena’s boquerones (white anchovies).
Tynan’s flamenquín.
SG and I shared a plate of fried cod.
SG y yo compartimos un plato de bacalao frito.