Left Holding the Bag / Me Queda Sosteniendo el Bolso

La versión español está después de la versión inglés.

ALTHOUGH MY AFTERNOON at Plaza Mayor was very pleasant, I didn’t have a huge shopping spree. There’s really nothing I need and I’m trying to stop impulse buying. Especially when it comes to clothing. I have no room in the house and not enough days to wear what I have.

But, as planned, I did buy myself another bottle of Rituals Bleu Byzantin cologne, which has become my latest “signature” fragrance. That, unfortunately, was retail. But I spent enough to receive a free gift set and I was also given a couple of samples. So I came home happy — even if the free samples were anti-aging and anti-wrinkle formulas. Was there a message there?!?

In the outlet mall itself, I went into the Tumi luggage shop with the hope of finding a new daily use shoulder bag for San Geraldo. His is in terrible shape. I know he prefers brown leather with lots of pockets, large enough to fit his iPad and an assortment of other things. I found a bag I knew he would like, but I wasn’t confident it was quite large enough. To top it off, despite being hugely discounted, it was still a lot more money than I would normally spend on something like that. It wasn’t, however, more than SG would spend. His current bag was around the same price and nowhere near the same quality. So, I took my chances and bought it; I could return it for store credit if it didn’t work (which honestly wasn’t very useful since there’s nothing else I need from Tumi). I even had it monogrammed.

As I expected, SG loved the bag. However, it wasn’t quite large enough and didn’t have enough zippered pockets for him. I had been so excited to have this special gift and to make him happy that I was more disappointed than he was. However, he told me if I really wanted to make him happy I would keep it. I debated — a lot — and finally agreed. I was going to go back to the shop and have it monogrammed for myself, but I think I’ll keep San Geraldo’s initials on it. I still have to find a new bag for San Geraldo. Otherwise, I’ll fill like a self-serving little stinker.

.

AUNQUE MI TARDE en Plaza Mayor fue muy agradable, no tuve una gran cantidad de compras. Realmente no necesito nada y estoy tratando de detener la compra por impulso. Especialmente cuando se trata de ropa. No tengo espacio en la casa y no tengo suficientes días para usar lo que tengo.

Pero, según lo planeado, me compré otra botella de colonia Rituals Bleu Byzantin, que se ha convertido en mi última fragancia “firma”. Eso, desafortunadamente, fue minorista. Pero gasté lo suficiente para recibir un juego de regalo gratis y también me dieron un par de muestras. Así que llegué feliz a casa, incluso si las muestras gratuitas eran fórmulas antienvejecimiento y antiarrugas. ¿Hubo un mensaje allí?

En el Outlet, entré en la tienda de equipaje Tumi con la esperanza de encontrar un nuevo bolso de hombro de uso diario para San Geraldo. El suyo está en una forma terrible. Sé que prefiere el cuero marrón con muchos bolsillos, lo suficientemente grande como para caber en su iPad y una variedad de otras cosas. Encontré un bolso que sabía que le gustaría, pero no estaba segura de que fuera lo suficientemente grande. Para colmo, a pesar de tener un gran descuento, todavía era mucho más dinero del que normalmente gastaría en algo así. Sin embargo, no fue más de lo que SG gastaría. Su bolso actual tenía el mismo precio y ni mucho menos la misma calidad. Entonces, me arriesgué y lo compré; podría devolverlo para crédito de la tienda si no funcionara (lo que sinceramente no fue muy útil ya que no necesito nada más de Tumi). Incluso lo tenía monograma.

Como esperaba, a SG le encantó la bolsa. Sin embargo, no era lo suficientemente grande y no tenía suficientes bolsillos con cremallera para él. Estaba tan emocionado de tener este regalo especial y hacerlo feliz que estaba más decepcionado que él. Sin embargo, me dijo que si realmente quería hacerlo feliz, me lo quedaría. Discutí, mucho, y finalmente acepté. Iba a volver a la tienda y tenía un monograma para mí, pero creo que mantendré las iniciales de San Geraldo. Todavía tengo que encontrarle un bols0 nuevo. De lo contrario, me llenaré como un hombre egoísta.

My reward for finding the bag for SG.
Mi recompensa por encontrar el bolso para SG.
Art glass and antiques not included.
Arte en vidrio y antigüedades no incluidas.

So Last Year / Tan El Año Pasado

La versión español está después de la versión inglés.

HERE’S ONE LAST look at Fuengirola Fashion 2019. I wonder what 2020 has in store. The top shot was taken along the paseo one day in summer. The trash was picked up a few minutes later. So was the divan. I don’t know what happened to the man on the divan; I haven’t seen him since.

.

AQUÍ HAY UN último vistazo a Fuengirola Fashion 2019. Me pregunto qué traerá 2020. La foto principal fue tomada a lo largo del Paseo un día en verano. La basura fue recogida unos minutos más tarde. Así fue el diván. No sé qué le pasó al hombre del diván; no lo he visto desde entonces.

Yeah, Baby, She’s Got It / Sí, Bebé, Ella Lo Tiene

La versión español está después de la versión inglés.

THE FIRST PHOTO below was taken in early May of 2013, less than three months after our arrival in Fuengirola. She was the subject of my first Fuengirola Fashion blog post (click here). Little did I know how much more was to come. I was told at the time that she was from Finland. I don’t think she lives here year-round, but I have seen her again over the years. Well, I’m pleased to report she’s back again. And she’s still got it.

.

LA PRIMERA FOTO a continuación fue tomada a principios de mayo de 2013, menos de tres meses después de nuestra llegada aquí a Fuengirola. Ella fue el tema de mi primera entrada sobre la Moda Fuengirola (haz clic aquí). Poco sabía cuánto más vendría. En ese momento me dijeron que era de Finlandia. No creo que viva aquí todo el año, pero la he vuelto a ver a lo largo de los años. Bueno, me complace informar que ha vuelto otra vez. Y ella todavía lo tiene.

May 2013 / mayo 2013
November 2019 / noviembre 2019

.

According to Emily Dickinson / De Acuerdo a Emily Dickinson

La versión español está después de la versión inglés.

I’VE BEEN A bit moody lately. Can you imagine?
If you know me at all, you can imagine.

I’ve tried to figure out what’s bringing me down THIS time.

Summer is over.
But I live on the Costa del Sol where it often feels like summer even when it’s not.

Our months of activity and travel have settled down.
But I wanted them to settle down.

We are surrounded by some pretty wonderful people.
We’re also surrounded by the rest of the human race (not all so wonderful).

San Geraldo has been suffering with seasonal allergies.
But, he made his excellent chicken soup (OK, that’s still kind of sad; SOMEONE should have made it FOR him). Although I did buy nice rolls at the bakery and Häagen-Dazs ice cream for dessert.

And, finally, it’s November and winter is approaching.
American poet Emily Dickinson (1830–1886) once wrote to a friend: “November always seemed to me the Norway of the year.” I wish this November would seem that way to me. THEN I’d be happy (maybe).

Speaking of Norway, I recently finished that book I bought for San Geraldo at Cousin Tora’s favorite bookstore in Trondheim (click here). Just as the title said: They [DO] both die at the end! Poor choice?

And speaking of choices, take a walk around town with me.

.

HE ESTADO UN poco malhumorado últimamente. ¿Puedes imaginar?
Si me conoces, te lo puedes imaginar.

He tratado de descubrir qué me está deprimiendo ESTA VEZ.
Se acabó el verano. Pero vivo en la Costa del Sol, donde el verano a menudo parece verano incluso cuando no lo es.

Nuestros meses de actividad y viajes se han calmado.
Pero quería que se establecieran.

Estamos rodeados de gente maravillosa.
También estamos rodeados por el resto de la raza humana (no todos son tan maravillosos).

San Geraldo sufre de alergias estacionales.
Pero, él hizo su excelente sopa de pollo (OK, eso todavía es un poco triste; ALGUIEN debería haberlo hecho por
ÉL). Aunque compré buenos panecillos en la panadería y el helado Häagen-Dazs para el postre.

Y, finalmente, es noviembre y se acerca el invierno.
La poeta estadounidense Emily Dickinson (1830-1886) le escribió una vez a una amiga: “Noviembre siempre me pareció la Noruega del año”.
Deseo que este noviembre me parezca así. ENTONCES sería feliz (quizas).

Hablando de Noruega, recientemente terminé el libro que compré para San Geraldo en la librería favorita de Prima Tora en Trondheim (haz clic aquí).
Y como dice el título: ¡Ambos mueren al final! ¿Mala elección?

Y hablando de opciones, dé un paseo por la ciudad conmigo.