Lockdown Day 93: Open a New Door / Encierro Día 93: Abre una Nueva Puerta

NOT LONG AFTER WE MOVED in (more than seven years ago — the longest we have ever lived anyplace in our nearly 39 years together), we had vertical blinds installed in all the windows. SG uses them all the time in his office to reduce the glare on his computer screen. I use them in my office for privacy since that window looks onto our entry hall. We use them in the bedroom so the sun won’t wake us up in the morning. The only time they’re closed in the living room is when we watch TV. I don’t really like having the TV in the living room, but having two offices and one bedroom, and no den, it’s our only choice. Besides, we’ve taken to having lunch and dinner in front of the set.

We didn’t plan very well, however, and didn’t buy totally opaque blinds. San Geraldo, who’s eyes are very sensitive to the light, watched TV with his sunglasses on. And if we watched film noire, or a dramatically lit series, we couldn’t even see the images on the screen. So, finally, I ordered new blinds and they were installed today. We just watched another episode of “Blindspot” on HBO and we saw every little detail. No blind spots! I also had the new blinds start at the ceiling instead of right above the doors. It gives the room more height.

I’m off one more time for the orthodontist. If this is not the last visit, you may hear me pop my cork — no matter how far away you live. I’ve been saving up for one summation of my experience. At least I’ll get another walk home along the Mediterranean Sea on this warm, sunny, summer-like day.

At top is a shot from yesterday’s walk on the beach. The sand was so hot I burned the bottoms of my feet before putting my sandals back on. Oh, feel sorry for me!

.

NO MUCHO DESPUÉS DE MUDARNOS (hace más de siete años, el más largo que hemos vivido en un lugar en nuestros casi 39 años juntos), teníamos persianas verticales instaladas en todas las ventanas. San Geraldo los usa todo el tiempo en su oficina para reducir el brillo en la pantalla de su ordenador. Los uso en mi oficina por privacidad ya que esa ventana da a nuestro pasillo de entrada. Los usamos en la habitación para que el sol no nos despierte por la mañana. La única vez que están cerrados en la salón es cuando vemos la televisión. Realmente no me gusta tener el televisión en la salón, pero tener dos oficinas y un dormitorio, y no un estudio, es nuestra única opción. Además, comenzamos a almorzar y cenar frente al set.

Sin embargo, no planificamos muy bien y no compramos persianas totalmente opacas. San Geraldo, cuyos ojos son muy sensibles a la luz, miraba la televisión con sus gafas de sol. Y si viéramos una película negra o una serie dramáticamente iluminada, ni siquiera podríamos ver las imágenes en la pantalla. Entonces, finalmente, ordené nuevas persianas y se instalaron hoy. Acabamos de ver otro episodio de “Blindspot” (Punto Ciego) en HBO y vimos cada pequeño detalle. No hay puntos ciegos! También hice que las nuevas persianas comenzaran en el techo en lugar de justo encima de las puertas. Le da a la habitación más altura.

Me voy ahora, una vez más, al ortodoncista. Si esta no es la última visita, es posible que me escuches gritar sin importar qué tan lejos vivas. He estado ahorrando para un resumen de mi experiencia. Al menos volveré a casa caminando por el mar Mediterráneo en este día cálido, soleado y veraniego.

En la parte superior hay una foto del paseo de ayer por la playa. La arena estaba tan caliente que me quemé las plantas de los pies antes de volver a ponerme las sandalias. ¡Oh, lástima por mí!

.

Lockdown Day 60: Buckets of Rain (and Flowers) / Encierro Día 60: Baldes de Lluvia (y Flores)

La versión español está después de la versión inglés.

AFTER SOME HEAVY RAIN YESTERDAY morning, the sun came out in the afternoon. And then, after darkness overnight (OK, there was a clear, bright moon), the sun returned in all its glory today.

These photos are from yesterday’s walk through town in the drizzle when I returned from the orthodontist. My ankle was a bit achy during the night. So I returned to the beach for this morning’s walk. Barefoot in the sand feels better. Who knows what damage I’m actually doing?

Our friend Judyshannon, who broke her ankle badly some years back told me a good flexibility exercise is to write the letters of the alphabet (cursive) with your toes. I found that boring, so I wrote swear words. And that showed me how uncreative my language can be. So, I started writing swear words in Spanish, too. I clearly need to increase my colorful vocabulary… in both languages. Can you swear in other languages?

Click the frickin’ images already.

.

DESPUÉS DE ALGUNAS FUERTES LLUVIAS ayer por la mañana, salió el sol por la tarde. Y luego, después de la oscuridad durante la noche (OK, había una luna clara y brillante), el sol volvió en toda su gloria hoy. Estas fotos son del paseo de ayer por la ciudad en la llovizna cuando regresé del ortodoncista. Me dolía un poco el tobillo durante la noche. Así que regresé a la playa para caminar esta mañana. Descalzo en la arena se siente mejor. ¿Quién sabe qué daño estoy haciendo realmente?

Nuestra amiga Judyshannon, quien se rompió el tobillo hace algunos años, me dijo que un buen ejercicio de flexibilidad es escribir las letras del alfabeto (cursiva) con los dedos del pie. Me pareció aburrido, así que escribí malas palabras. Y eso me mostró cuán poco creativo puede ser mi lenguaje. Entonces, comencé a escribir malas palabras en español también. Claramente necesito aumentar mi colorido vocabulario … en ambos idiomas.

¿Puedes jurar en otros idiomas?

Haz clic en las malditas imágenes ya.

.

Lockdown Day 59: Too Long at the Fair / Encierro Día 59: Demasiado Tiempo en la Feria

La versión español está después de la versión inglés.

SUNDAY, I DECIDED TO WALK to the fairgrounds for my session of “free play.” I’ve been walking on the beach most days to avoid the congestion on the Paseo, where most people tend to be. I assumed the fairgrounds would be deserted, which they were not since others had the same idea, but they were still very pleasant to roam. No crowds and easy to keep one’s distance. I always enjoy walking around the fairgrounds when they’re empty.

This morning, I was at long last back at the orthodontist. I had to complete an email questionnaire a couple of days ago. I was instructed to arrive right on time, not early and not late, which struck me as funny since I usually spend 45 minutes or more in the waiting room. I didn’t today.

No jewelry or metal was permitted. So the earrings and wedding ring were left at home; I don’t have any other body jewelry. ‘Why ruin a perfectly good nipple?’ I ask. And as for piercing other parts, ouch is all I’ve got to say.

Upon arrival, I was warmly welcomed. Then I was disinfected (just hand sanitizer). My temperature was taken, 98.6F (37C). I was told I was perfect; everyone else’s temperature was just slightly off (but still within the normal range). No one would ever call me slightly off.

More significantly, I had the wire and attachments removed from those six bottom teeth — the wire and attachments that were supposed to be there for perhaps two months but had lasted seven.

I had been looking forward to the 45-minute walk to the office and then home again, but it was raining heavily. So, San Geraldo gave me a lift. I told him not to wait the hour it might take, intending to take a taxi but it was only misting sporadically when I was done, so I walked home. I saw parts of town I haven’t seen in more than two months.

The photo at the top of the page is my reward for having no more braces. It’s not that I haven’t been enjoying everything even with my braces, it’s simply what San Geraldo served to me when I arrived home. San Geraldo tried a new brownie recipe yesterday. It doesn’t have an entire pound of sugar, and butter, and chocolate like his Beacon Hill brownies (click here for that recipe). Still, it’s exceptionally delicious and much easier (and quicker) to prepare. Click here for the new recipe (video).

Then, click the images and experience the fair. (If there’s no fair at the moment, does that make it unfair?)

.

DOMINGO, DECIDÍ QUE CAMINAR al recinto ferial para mi sesión de “juego libre”. He estado caminando en la playa la mayoría de los días para evitar la congestión en el Paseo, donde la mayoría de la gente tiende a estar. Asumí que el recinto ferial estaría desierto, lo cual no era así ya que otros tenían la misma idea, pero aún así eran muy agradables para recorrer. No hay multitudes y es fácil mantener la distancia. Siempre disfruto caminando por el recinto ferial cuando están vacíos.

Esta mañana, por fin estaba de vuelta en el ortodoncista. Tuve que completar un cuestionario por correo electrónico hace dos días. Se me indicó que llegara a tiempo, no temprano ni tarde, lo que me pareció divertido, ya que generalmente paso 45 minutos o más en la sala de espera. No lo hice hoy.

No se permitían joyas ni metales. Entonces los pendientes y el anillo de bodas se quedaron en casa; No tengo ninguna otra joya para el ‘¿Por qué arruinar un pezón perfectamente bueno?’ pregunto. Y en cuanto a perforar otras partes, ‘ay’ es todo lo que tengo que decir.

Al llegar, me dieron una cálida bienvenida. Luego me desinfectaron (solo desinfectante para manos). Me tomaron la temperatura: 37C (98.6F). Me dijeron que era perfecto.

Más significativamente, me quitaron el cable y los accesorios de esos seis dientes inferiores: el cable y los accesorios que se suponía que debían estar allí durante unos dos meses, pero habían durado siete.

Había estado esperando la caminata de 45 minutos a la oficina y después a casa, pero estaba lloviendo mucho. Entonces, San Geraldo me dio un aventón. Le dije que no esperara la hora que podría tomar, con la intención de tomar un taxi, pero solo estaba empañado esporádicamente cuando terminé, así que caminé a casa. Vi partes de la ciudad que no había visto en más de dos meses.

La foto en la parte superior es mi recompensa por no tener más frenillos. No es que no haya estado disfrutando todo incluso con mis frenillos, es simplemente lo que me sirvió San Geraldo cuando llegué a casa. San Geraldo probó ayer una nueva receta de brownie. No tiene 1/2 kilo de azúcar, de mantequilla y de chocolate como sus brownies de Beacon Hill (haz clic aquí para ver la receta). Aún así, es excepcionalmente delicioso y mucho más fácil (y mas rápido) de preparar. Haz clic aquí para la nueva receta (video).

Luego, haz clic en las imágenes y experimente la feria.

.

One More Day / Un Día Más

La versión español está después de la versión inglés.

OK, THE TITLE should really be “Two Months More,” but no one wrote that song. Monday afternoon, I was back at the orthodontist for my monthly appointment. I got my first set of Invisalign braces in October 2016. I was told the entire course would last between 18 and 20 months. Now, 39 months later, I’ve been told I have just two months to go. I guess that was 18 to 20, more or less.

At least I no longer have the sets of plastic braces to remove every time I want to eat or drink something. When the orthodontist attached this one final wire to six of my bottom teeth two months ago, she told me I would have it for two or three months, which I figured meant six. I don’t like her math(s) skills but I finally understand. Besides, I love how my teeth look. Also, the price was fixed. So I haven’t paid a single centimo in 19 months.

San Geraldo usually drives me over and I walk home. It’s only about 3.5 km (2+ miles), but the entire staff was very concerned this time because I didn’t have a hat, hood, or gloves for protection and it was extremely cold outside. I assured them I’d be OK and would even stop and buy a hat if I found the weather too harsh. I toughed it out, though, and arrived home without frostbite — in the 15C (59F) chill. Oddly, my ears were cold by the time I got home.

Tuesday morning I woke with the crag martins to another dramatic winter sunrise on the Alboran Sea, our part of the Mediterranean Sea. One more dawn.

Go ahead. Click the images and watch the sunrise with me.

.

OK, EL TÍTULO realmente debería ser “Dos Meses Más”, pero nadie escribió esa canción. El lunes por la tarde, volví al ortodoncista para mi cita mensual. Obtuve mi primer frenillos Invisalign en octubre 2016. Me dijeron que todo el curso duraría entre 18 y 20 meses. Ahora, 39 meses después, me han dicho que me quedan solo dos meses. Supongo que fue de 18 a 20, más o menos.

Al menos ya no tengo los juegos de aparatos de plástico para quitar cada vez que quiero comer o beber algo. Cuando el ortodoncista conectó este último cable a seis de mis dientes inferiores hace dos meses, me dijo que lo tendría durante dos o tres meses, lo que supuse que significaba seis. No me gustan sus habilidades matemáticas, pero finalmente lo entiendo. Además, me encanta cómo se ven mis dientes. Además, el precio fue fijo. Así que no he pagado ni un solo céntimo en 19 meses.

San Geraldo generalmente me conduce y, después, yo camino a casa. Son solo unos 3,5 km (2+ millas), pero esta vez todo el personal estaba muy preocupado porque no tenía sombrero, capucha, o guantes para protegerme y hacía mucho frío afuera. Les aseguré que estaría bien e incluso me detendría y compraría un sombrero si el clima fuera demasiado duro. Sin embargo, lo saqué y llegué a casa sin congelación, en el frío de 15C (59F). Curiosamente, mis oídos estaban fríos cuando llegué a casa.

El martes por la mañana me desperté con los roqueros con otro dramático amanecer invernal en el Mar de Alborán, nuestro parte del Mar Mediterráneo. Un amanecer más.

Adelante. Haz clic en las imágenes y mira el amanecer conmigo.

.

Not The Last Supper / No La Ultima Cena

ON MY WAY home from the orthodontist this evening, I was elated to discover that sand sculptor Paul Blane’s last Last Supper was not in actuality his LAST Last Supper. He’s back on the beach here in Fuengirola creating another meal for Semana Santa. And I hope this one is also not his last. I’ll be back with more photos later in the week. I’m guessing Paul will have this year’s creation completed by Maundy Thursday in time to commemorate that other Last Supper.

.

EN MI CAMINO a casa del ortodoncista esta tarde, me alegré al descubrir que la última Última Cena de Paul Blane, el escultor de arena, no fue en realidad su ÚLTIMA Última Cena. Él está de vuelta en la playa aquí en Fuengirola creando otra comida para Semana Santa. Y espero que éste tampoco sea el último. Volveré con más fotos más adelante en la semana. Supongo que Paul tendrá la creación de este año completada por el Jueves Santo a tiempo para conmemorar la Última Cena oficial

Paul, getting more water. / Paul, consiguiendo más agua.