One More Day / Un Día Más

La versión español está después de la versión inglés.

OK, THE TITLE should really be “Two Months More,” but no one wrote that song. Monday afternoon, I was back at the orthodontist for my monthly appointment. I got my first set of Invisalign braces in October 2016. I was told the entire course would last between 18 and 20 months. Now, 39 months later, I’ve been told I have just two months to go. I guess that was 18 to 20, more or less.

At least I no longer have the sets of plastic braces to remove every time I want to eat or drink something. When the orthodontist attached this one final wire to six of my bottom teeth two months ago, she told me I would have it for two or three months, which I figured meant six. I don’t like her math(s) skills but I finally understand. Besides, I love how my teeth look. Also, the price was fixed. So I haven’t paid a single centimo in 19 months.

San Geraldo usually drives me over and I walk home. It’s only about 3.5 km (2+ miles), but the entire staff was very concerned this time because I didn’t have a hat, hood, or gloves for protection and it was extremely cold outside. I assured them I’d be OK and would even stop and buy a hat if I found the weather too harsh. I toughed it out, though, and arrived home without frostbite — in the 15C (59F) chill. Oddly, my ears were cold by the time I got home.

Tuesday morning I woke with the crag martins to another dramatic winter sunrise on the Alboran Sea, our part of the Mediterranean Sea. One more dawn.

Go ahead. Click the images and watch the sunrise with me.

.

OK, EL TÍTULO realmente debería ser “Dos Meses Más”, pero nadie escribió esa canción. El lunes por la tarde, volví al ortodoncista para mi cita mensual. Obtuve mi primer frenillos Invisalign en octubre 2016. Me dijeron que todo el curso duraría entre 18 y 20 meses. Ahora, 39 meses después, me han dicho que me quedan solo dos meses. Supongo que fue de 18 a 20, más o menos.

Al menos ya no tengo los juegos de aparatos de plástico para quitar cada vez que quiero comer o beber algo. Cuando el ortodoncista conectó este último cable a seis de mis dientes inferiores hace dos meses, me dijo que lo tendría durante dos o tres meses, lo que supuse que significaba seis. No me gustan sus habilidades matemáticas, pero finalmente lo entiendo. Además, me encanta cómo se ven mis dientes. Además, el precio fue fijo. Así que no he pagado ni un solo céntimo en 19 meses.

San Geraldo generalmente me conduce y, después, yo camino a casa. Son solo unos 3,5 km (2+ millas), pero esta vez todo el personal estaba muy preocupado porque no tenía sombrero, capucha, o guantes para protegerme y hacía mucho frío afuera. Les aseguré que estaría bien e incluso me detendría y compraría un sombrero si el clima fuera demasiado duro. Sin embargo, lo saqué y llegué a casa sin congelación, en el frío de 15C (59F). Curiosamente, mis oídos estaban fríos cuando llegué a casa.

El martes por la mañana me desperté con los roqueros con otro dramático amanecer invernal en el Mar de Alborán, nuestro parte del Mar Mediterráneo. Un amanecer más.

Adelante. Haz clic en las imágenes y mira el amanecer conmigo.

.

Not The Last Supper / No La Ultima Cena

ON MY WAY home from the orthodontist this evening, I was elated to discover that sand sculptor Paul Blane’s last Last Supper was not in actuality his LAST Last Supper. He’s back on the beach here in Fuengirola creating another meal for Semana Santa. And I hope this one is also not his last. I’ll be back with more photos later in the week. I’m guessing Paul will have this year’s creation completed by Maundy Thursday in time to commemorate that other Last Supper.

.

EN MI CAMINO a casa del ortodoncista esta tarde, me alegré al descubrir que la última Última Cena de Paul Blane, el escultor de arena, no fue en realidad su ÚLTIMA Última Cena. Él está de vuelta en la playa aquí en Fuengirola creando otra comida para Semana Santa. Y espero que éste tampoco sea el último. Volveré con más fotos más adelante en la semana. Supongo que Paul tendrá la creación de este año completada por el Jueves Santo a tiempo para conmemorar la Última Cena oficial

Paul, getting more water. / Paul, consiguiendo más agua.

Well, Did You Ever / ¿Alguna Vez Has?

La versión español está después de la versión inglés.

IT’S BEEN SEVERAL days of confusion and petty annoyances around here. First is the health center that scheduled — without asking — a medical appointment that San Geraldo can’t make (because we won’t be in the country) and then doesn’t answer the phone number they provided for changes. When I finally found another number and got an actual human being (that was after more than a dozen attempts on the first number and conversations with three different people on three different numbers), I was told. “Well, if no one answers, you’ll just have to come to the center and take a number to change the appointment.” I won’t tell you what I said to that (but at least I waited until I was off the phone).

LAST NIGHT I was back at the orthodontist to pick up, or so I thought, my retainers. I have no idea what I have but, after waiting the usual half-hour-plus for the behind-schedule orthodontist, more attachments were cemented to my teeth and I have another 34 sets of braces (retainers?). Set number 1 is in my mouth. I’m back to wearing them up to 22 hours a day and I’ve apparently got another 8-1/2 months of this. The orthodontist was rushed and didn’t respond to my confusion and surprise, simply doing the work (messily) and running to the next patient. Based on the total cost of the Invisalign braces (including retainers), the monthly payments were amortized over 18 months. Next month is 18 months. I need to have a conversation with their business manager when we get back. No, I’m not paying any more than agreed.

But it’s all small stuff and I’m still smiling. Well, I’m smiling once again. This morning wasn’t pretty!

.

HAN PASADO VARIOS días de confusión y pequeñas molestias por aquí. Primero está el centro de salud que programó, sin preguntar, una cita médica que San Geraldo no puede asistir (porque no estaremos en el país) y luego no responde el número de teléfono que proporcionaron para los cambios. Cuando finalmente encontré otro número y obtuve un humano real (eso fue después de más de una docena de intentos en el primer número y conversaciones con tres personas diferentes en tres números diferentes), me dijeron. “Bueno, si nadie responde, solo tendrá que ir al centro y tomar un número para cambiar la cita”. No le diré lo que dije a eso (pero al menos esperé hasta que salí de la teléfono).

ANOCHE REGRESÉ AL ortodoncista para recoger, o eso creía, mis retenedores. No tengo idea de lo que tengo pero, después de esperar la media hora o más del ortodoncista atrasado, se me cimentaron más attaches a los dientes y tengo otros 34 juegos de brackets (¿retenedores?). Juego número 1 está en la boca. Volví a usarlos hasta 22 horas al día y aparentemente tengo otros 8-1/2 meses de esto. El ortodoncista fue apresurado y no respondió a mi confusión y sorpresa, simplemente hizo el trabajo (desordenado) y corrió al siguiente paciente. Los pagos mensuales por los brackets Invisalign (y los retenedores) se amortizaron durante 18 meses. El mes que viene es 18 meses. Tengo que tener una conversación con el gerente de negocios cuando regresemos de Las Vegas. No, no estoy pagando más de lo acordado.

Pero todas son cosas pequeñas y todavía estoy sonriendo. Bueno, estoy sonriendo una vez más. Esta mañana no fue bonita!

Dudo.
Moose… At least THEY’RE not giving me any shit. / Al menos ELLOS no me están dando ninguna mierda.

I Not Here! / ¡Yo No Aquí!

THE NEWS FROM the ophthalmologist Monday was better than I had hoped. My vision is “20/20 with a little work,” as the doctor said. No more glasses except for reading. I told him I saw the house  before I even sat down (click here). Unfortunately, the house turned out to be a sailboat this time. 

After the ophthalmologist I headed directly to the orthodontist. It’s been 16 months since I started wearing Invisalign braces (click here). The attachments (which looked like tooth pieces glued to the surface of my teeth) were removed. The retainers come in January.

Perfect vision. No more braces.  I’m sure the hair on my head will start growing  again tomorrow.

SAN GERALDO was at the dentist Tuesday. When the dental assistant stepped into the waiting room and called his name, he called back, “Yo no aquí! (which means “I not here!”) He forgot the verb but she knew what he meant. She took him by the arm and led him to the electric, I mean dentist’s, chair. He survived. 

Unlike San Geraldo, I love the dentist. An hour of sitting in a chair, being expected to do nothing and say nothing? When I was working, that was my idea of heaven.

LA NOTICIA DEL oftalmólogo el lunes fue mejor de lo que esperaba. Mi visión es “20/20 con un poco de trabajo”, como dijo el doctor. No más gafas excepto para leer. Le dije que vi la casa incluso antes de sentarme (haz clic aquí). Pero la casa resultó ser un velero esta vez.

Después del oftalmólogo me dirigí directamente al ortodoncista. Han pasado 16 meses desde que empecé a usar los brackets Invisalign (haz clic aquí). Se quitaron los accesorios (que parecían piezas de dientes pegados a la superficie de mis dientes). Los retenedores vienen en enero.

Visión perfecta. No más brackets. Estoy seguro de que el pelo de mi cabeza comenzará a crecer otra vez mañana.

San Geraldo fue al dentista el martes. Cuando el asistente dental entró en la sala de espera y llamó su nombre, él respondió: “¡Yo no aquí! Olvidó el verbo, pero ella sabía lo que quería decir. Ella lo tomó del brazo y lo llevó a la silla eléctrica, ay, perdón a la silla del dentista. Sobrevivió.

A diferencia de San Geraldo, me encanta el dentista. ¿Una hora de estar sentado en una silla, con nadie esperando que yo diga o haga algo.? Cuando estaba trabajando, esa era mi idea del cielo.