Food, friends, and felines / Festín, familia, y felinos

La versión en español está después de la versión en inglés.

AS I MENTIONED A FEW days ago, our friends from Madrid, Alfonso and Cristina, were here for a long weekend with their daughter María. We met them at Mesón Salvador a year and a half ago when María was just a month old and we became immediate friends. We feel honoured they want to spend time with us whenever they visit. We met every morning at Mesón Salvador and then again one night for dinner. It’s become home away from home for them, as well. My mood crash Sunday could be explained by the fact that they went home.

There’s been a little book fair on the plaza near us and I picked up a couple of books in Spanish and English for María. I figured her parents could read stories to her from the books but she had a great time reading them herself, as you can see from the photos.

Dinner at Mesón Salvador was excellent as always. We have dinner at home most nights now and San Geraldo always makes me glad to follow after him in the kitchen for clean-up. My size 32s (42 Spanish) have gotten a bit snug, so it’s time to burn off about 5 pounds (2 kilos) of contentment.

Our 40 percent chance of rain yesterday brought us 12 seconds of drizzle. I didn’t see it. The current probability of rain is now 3 percent. That number will climb (slowly) as the week progresses. Maybe Friday’s 80 percent chance will come through.

The pilot light on our water heater won’t stay lit. It happens around the same time every year and just needs a simple cleaning. The plumber is on his way and the cats were driving me crazy because I wouldn’t give them their treats. If I did, they’d fly out of the kitchen when the doorbell rang. I tried explaining to them, but they just didn’t get it. So, I served them in SG’s office. And, of course, the plumber didn’t arrive. (But he’s here now, so excuse me while I welcome him.)

.

COMO HE MENCIONADO hace unos días, nuestros amigos de Madrid, Alfonso y Cristina, estuvieron aquí un fin de semana largo con su hija María. Los conocimos en Mesón Salvador hace un año y medio cuando María tenía apenas un mes y nos hicimos amigos de inmediato. Nos sentimos honrados de que quieran pasar tiempo con nosotros cada vez que nos visitan. Nos reuníamos todas las mañanas en Mesón Salvador y luego una noche para cenar. También se ha convertido en un hogar lejos del hogar para ellos. Mi crisis de humor el domingo podría explicarse por el hecho de que se fueron a casa.

Ha habido una pequeña feria del libro en la plaza cercana a nosotros y compré un par de libros en español e inglés para María. Supuse que sus padres podrían leerle historias de los libros, pero ella se lo pasó genial leyéndolas ella misma, como se puede ver en las fotos.

La cena en Mesón Salvador fue excelente como siempre. Ahora cenamos en casa la mayoría de las noches y San Geraldo siempre me alegra seguirlo en la cocina para limpiar. Mi talla 42 Levis (32 Americano) se ha ajustado un poco, así que es hora de quemar unos 2 kilos (5 libras) de satisfacción.

Nuestro 40 por ciento de probabilidad de lluvia ayer nos trajo 12 segundos de llovizna. No lo vi. La probabilidad actual de lluvia es ahora del 3 por ciento. Ese número aumentará (lentamente) a medida que avance la semana. Quizás el 80 por ciento de posibilidades del viernes se materialice.

La luz piloto de nuestro calentador de agua no permanece encendida. Ocurre aproximadamente en la misma época todos los años y solo necesita una limpieza simple. El fontanero está en camino y los gatos me estaban volviendo loco porque no les daría sus golosinas. Si lo hiciera, saldrían volando de la cocina cuando sonara el timbre. Intenté explicárselo, pero no lo entendieron. Entonces, les serví en la oficina de SG. Y, por supuesto, el fontanero no llegó mientras comían. (Pero él está aquí ahora, así que discúlpeme mientras le doy la bienvenida).

Saturday night, my Secreto Iberico at Mesón Salvador (a cut of Iberian pork).
La noche del sábado, mi Secreto Iberico en Mesón Salvador.
San Geraldo’s meaty ribs.
Carnosas costillas de San Geraldo.
Maria’s octopus croquettes.
Croquettas de pulpo de Maria.
The family’s bacalao salad.
Ensalada de bacalao de la familia.
Friday night: My tropical salad.
La noche de viernes: Mi ensalada tropical.
Pionono!
San Geraldo’s non-alcoholic chupito.
Chupito sin alcohol de San Geraldo.
Maria with the books I picked up.
María con los libros que recogí.
Two books at once… And one sideways!
Dos libros a la vez … ¡Y uno de lado!
These two stayed until dark last night.
Estos dos se quedaron anoche hasta que anocheció.
Stir-fry dinner at home.
Cena salteada en casa.
Dudo (front) and Moose are the only ones around here that actually sit at the dining room table.
Dudo (frente) y Moose son los únicos por aquí que realmente se sientan a la mesa del comedor.

Happy Feet

La versión en español está después de la versión en inglés.

MY FEET (AND HIP) REMAIN happy today and I keep reminding myself to sit, stand, and step freely. I had no idea how tentative I’d become (except when it comes to jumping off walls — click here). The sciatica still reminds me it’s there, but I might never have noticed it in the first place had the discomfort been at this level. Physio Susana (whom I’ll see again next week) has filled me with hope — and with new stretches for my arsenal. Some of the stretches are ones I’ve done for years. But I can’t believe there are stretches I haven’t done yet.

I had a great walk yesterday afternoon and have shared below photos of some of the houses in the neighbourhood so you can get an idea of the look just minutes away from the beach. I danced off and onto every curb. The air has cooled, the breezes have arrived and the windows are open to take it all in. Even the cats are enjoying the fresher air. At top is Moose showing off his happy feet.

.

MIS PIES (Y CADERA) SIGUEN felices hoy y sigo recordándome que debo sentarme, estar de pie y caminar libremente. No tenía idea de lo indeciso que me habría vuelto (excepto cuando se trata de saltar de las paredes, haz clic aquí). La ciática todavía me recuerda que está ahí, pero es posible que nunca la hubiera noted si el malestar hubiera sido de este nivel. La fisioterapeuta Susana (a quien volveré a ver la semana que viene) me ha llenado de esperanza y de nuevos tramos para mi arsenal. Algunos de los estiramientos son los que he hecho durante años. Pero no puedo creer que haya tramos que no haya hecho todavía.

Ayer por la tarde tuve un gran paseo y he compartido a continuación las fotos de algunas de las casas del barrio para que puedas hacerte una idea del aspecto a pocos minutos de la playa. Bailé en cada bordillo. El aire se ha enfriado, ha llegado la brisa y las ventanas están abiertas para absorberlo todo. Hasta los gatos están disfrutando del aire fresco. En la parte superior está Moose mostrando sus pies felices.

Sunday’s moonrise.
Salida de la luna del domingo.
Monday’s moonrise.
Salida de la luna del lunes.
As the sky changed color.
Mientras el cielo cambiaba de color.

.

Lockdown Days 97 & 98: Where Have I Been? / Encierro Días 97 & 98: ¿Dónde He Estado?

La versión español está después de la versión inglés.

ASK ME HOW MY DAY was yesterday. Go ahead. Ask me. [“So, Mitchell, how was your day yesterday?”] Uff! Don’t ask! Just imagine a combination of sciatica and severe constipation. That’s what kind of day I had. I’ll let you wonder if that description is literal or figurative.

My hip continues to ache, but not terribly. Walking in the sand has seemed to help, so instead of getting out of bed and heading right to my computer where I would sit and eat breakfast, I had a protein bar and headed out for an early-ish walk on the beach. I walked more than two kilometers as rapidly as I could without having to avoid anyone else. The sun was shining. The sand wasn’t yet hot. I worked up a sweat. My body felt great. All was well.

I returned home and had a quick, healthy breakfast before throwing on fresh shorts and a T-shirt and heading to Mesón Salvador for coffee with San Geraldo. I felt better than the day before. (Don’t even get me started on the day before.) I figured I’d blog after lunch, and then go on a little shopping expedition to Plaza Mayor.

After lunch, we discovered the internet was down. No problem. It sometimes happens. I rebooted both boxes. Four times. That’s when I began phoning Movistar (our internet provider). I won’t bother telling you how many times I dialed and was immediately disconnected, or how many times I made it through one, two, or even three prompts only to get disconnected again. I won’t tell you because I lost count.

I tried using my mobile [phone] to connect to Movistar’s website. The website didn’t respond. I texted Technical Support. An hour later, I received a text reply telling me it would be easier if I simply logged into Movistar’s website! Oh yeah?!? And then my mobile lost its connection.

So, I joined San Geraldo for a siesta. Dudo was just getting settled. San Geraldo began slapping the bed and saying to Moose, “Come on. You can come up. Come on.” Slap slap slap. “Come on. Come on.” Slap slap slap. I considered slapping SG but I instead slapped the bed. Hard. Twice. He said to Moose, “Well! I guess we can’t do that anymore.” Moose left the room. We settled down. Sort of. Dudo suddenly flew from the bed to the dresser to look out the window, which was closed because we had the air conditioning on.

A very short time later, SG decided to get up. He left the room, closing the door behind him. Dudo doesn’t like closed doors. He immediately ran to the door and slapped it with his paws a few times. And then he meowed. And meowed. He jumped on the bed and meowed directly in my face. I got up. I won’t tell you what I said. I opened the door. I won’t tell you what I said next. Dudo ran out. I closed the door. I said something that surprised even me. And I settled back down for my siesta.

Less than a half hour later, Dudo was back in the room. Yowling. In my face. He wanted to go out in the hall. I muttered something else I won’t bother repeating. Dudo and I went out together. He cuddled. He explored. I phoned Movistar. I got through! I was put on hold for an agent. I held and held. No problem. The agent came on and I stupidly asked if he spoke English. I said my Spanish was fine, “but it’s been a long afternoo…” He interruped and said, “No problem. I’ll connect you with an agent who speaks English. “No, no… no… We can do this in Spanish…” I whimpered. But it was too late. Miraculously, although I was on hold a while longer, I didn’t get disconnected. Finally, another agent picked up. He spoke Spanish. I asked if he spoke English. “No,” he said, “but I can connect you…” “NO, no, no!” I blurted. “That’s OK, I can speak Spanish!” I explained the problem. He told me it was part of a very large issue and they were working on it. And that was the end of the conversation and four hours of frustration.

San Geraldo then commented that maybe we could watch regular TV. I had forgotten that we pay for a TV package that we never use. Typical of us. So, after a bunch of hunting and pecking with our two remote controls, I remembered how to get the TV stations. We found something to watch. And that’s when SG’s mobile beeped and we realized we had internet service again. Don’t ask what I muttered at that point. Seriously, don’t even ask.

San Geraldo suggested pasta for dinner. I suggested going out. We stayed home and had pasta. It turned out to be a good idea. I don’t think I was actually ready for the public.

And that’s why this entry is both for Lockdown Day 97 (yesterday) and Lockdown Day 98 (today). I just got back from this morning’s walk on the beach. I’m going to Plaza Mayor after lunch (I think). Our State of Alarm officially ends today and the New Normal begins tomorrow. We’re thankful the New Normal comes with its own set of restrictions. I promise to tell you what “normal” feels like in the coming days.

Do you suppose the New Normal will be any better than the Old Normal?

.

PREGÚNTAME CÓMO FUE MI DÍA de ayer. Adelante. Preguntame. [“Entonces, Mitchell, ¿cómo fue tu día ayer?”] ¡Uff! ¡No preguntes! Solo imagine una combinación de ciática y estreñimiento severo. Ese es el tipo de día que tuve. Te dejaré preguntarte si esa descripción es literal o figurativa.

Mi cadera sigue doliendo, pero no terriblemente. Caminar en la arena parece haber ayudado, así que en lugar de levantarme de la cama y dirigirme directamente a mi ordenador donde me sentaría a desayunar, tomé una barra de proteínas y salí a dar un paseo temprano por la playa. Caminé más de dos kilómetros tan rápido como pude sin tener que evitar a nadie más. El sol brillaba. La arena aún no estaba caliente. Me sudaba mucho. Mi cuerpo se sintió genial. Todo estuvo bien.

Regresé a casa y tomé un desayuno rápido y saludable antes de ponerme pantalones cortos frescos y una camiseta y dirigirme a Mesón Salvador para tomar un café con San Geraldo. Me sentí mejor que el día anterior. (Ni siquiera empiece el día anterior). Me imaginé que bloguearía después del almuerzo, y luego iría a una pequeña expedición de compras a Plaza Mayor.

Después del almuerzo, descubrimos que Internet estaba caído. No hay problema. A veces sucede. Reinicié ambas cajas. Cuatro veces. Fue entonces cuando comencé a llamar a Movistar (nuestro proveedor de internet). No le diré cuántas veces marqué e inmediatamente me desconecté, o cuántas veces logré pasar una, dos o incluso tres indicaciones solo para desconectarme nuevamente. No te lo diré porque perdí la cuenta.

Intenté usar mi móvil para conectarme al sitio web de Movistar. El sitio web no respondió. Envié un mensaje de texto a soporte técnico. Una hora después, recibí una respuesta de texto que me decía que sería más fácil si simplemente iniciara sesión en el sitio web de Movistar. ¿¡¿Oh si?!? Y luego mi móvil perdió su conexión.

Entonces, me uní a San Geraldo para una siesta. Dudo se estaba acomodando. San Geraldo comenzó a bofetar la cama y le dijo a Moose: “Vamos. Puedes subir. Venga.” Bofeta bofeta bofeta. “Venga. Venga.” Bofeta bofeta bofeta. Pensé en abofetear a SG, pero en su lugar golpeé la cama. Fuerte. Dos veces. Le dijo a Moose: “¡Bueno! Supongo que ya no podemos hacer eso”. Moose salió de la habitación. Nos instalamos. Algo así como. Dudo repentinamente voló de la cama al tocador para mirar por la ventana, que estaba cerrada porque teníamos el aire acondicionado encendido.

Poco tiempo después, SG decidió levantarse. Salió de la habitación y cerró la puerta detrás de él. A Dudo no le gustan las puertas totalmente cerradas. Inmediatamente corrió hacia la puerta y la golpeó con las patas varias veces. Y luego maulló. Y maullado. Saltó sobre la cama y maulló directamente en mi cara. Me levanté. No te diré lo que dije. Abrí la puerta. No te diré lo que dije a continuación. Dudo salió corriendo. Yo cerré la puerta. Dije algo que incluso me sorprendió. Y me instalé de nuevo para mi siesta.

Menos de media hora después, Dudo había vuelto a la habitación. Aullando En mi cara. Quería salir al pasillo. Murmuré algo más que no me molestaría en repetir. Dudo y yo salimos juntos. Él se acurrucó. El exploró. Llamé a Movistar. ¡Lo logré! Me pusieron en espera de un agente. Lo sostuve y lo sostuve. No hay problema. El agente entró y le pregunté estúpidamente si hablaba inglés. Dije que mi español estaba bien, “pero ha sido una tarde larga …” Interrumpió y dijo: “No hay problema. Le conectaré con un agente que hable inglés. “No, no … no … podemos hacer esto en español …” gemí. Pero fue demasiado tarde. Milagrosamente, aunque estuve en espera un poco más, no me desconecté. Finalmente, otro agente recogió. El hablaba español. Le pregunté si hablaba inglés. “No”, dijo, “pero puedo conectarle …” “¡NO, no, no!” solté. “Está bien, ¡puedo hablar español!” Le expliqué el problema. Me dijo que era parte de un problema muy grande y que estaban trabajando en ello. Y ese fue el final de la conversación y cuatro horas de frustración.

San Geraldo luego comentó que tal vez podríamos ver la televisión regular. Había olvidado que pagamos un paquete de TV que nunca usamos. Típico de nosotros. Entonces, después de un montón de cazar y picotear con nuestros dos mandos, recordé cómo obtener las estaciones de televisión. Encontramos algo para mirar. Y fue entonces cuando el móvil de SG sonó y nos dimos cuenta de que teníamos servicio de internet nuevamente. No preguntes qué murmuré en ese momento. En serio, ni siquiera preguntes.

San Geraldo sugirió pasta para la cena. Sugerí salir. Nos quedamos en casa y comimos pasta. Resultó ser una buena idea. No creo que estuviera realmente listo para el público.

Y es por eso que esta entrada es tanto para el Día de bloqueo 97 (ayer) como para el Día de bloqueo 98 (hoy). Acabo de regresar de la caminata de esta mañana en la playa. Voy a Plaza Mayor después del almuerzo (creo). Nuestro Estado de Alarma termina oficialmente hoy y la Nueva Normal comienza mañana. Agradecemos que la Nueva Normalidad tenga su propio conjunto de restricciones. Prometo decirte lo que se siente “normal” en los próximos días.

¿Crees que la Nueva Normal será mejor que la Vieja Normal?

.

Serenity, now! / Serenidad, ¡ahora!

Lockdown Day 29: About Nothing / Encierro Día 29: Sobre Nada

La versión español está después de la versión inglés.

TODAY’S POST MIGHT SEEM LIKE an episode of the TV show “Seinfeld,” the American comedy series that was said to be about nothing. Sunday wasn’t really an exciting day here for us in Los Boliches. (I should speak for myself, San Geraldo had an exciting day discovering more famous ancestors.)

For the last couple of days, my attitude hasn’t been great. The sore ankle had gotten to me. But, oh woe is me, that’s the most I’ve had to complain about, and I know how lucky I am. So, I’m over it.

And although I haven’t been on my feet a lot, I did manage to do some very fascinating things. The selection of photos explains it all. But the icing on the cake is demonstrated in the video, which came about while I again made coffee and tea — simultaneously — Sunday morning.

When I brought San Geraldo’s coffee to him in his office, he thanked me profusely. Seriously. He told me he couldn’t begin to express how meaningful it was that I did that for him. Again, seriously. I have nothing to complain about.

Above is what one day of sunshine did for the flowers across the street. Click the images below and you might even feel some excitement.

.

LA ENTRADA DE HOY PUEDE parecer como un episodio del programa de televisión “Seinfeld”, la serie de comedia estadounidense que se dice que no trata de nada. El domingo no fue realmente un día emocionante para nosotros aquí en Los Boliches (debo hablar por mí mismo, San Geraldo tuvo un día emocionante para encontrar antepasados ​​famosos adicionales).

Durante los últimos días, mi actitud no ha sido excelente. El dolor de tobillo me había afectado. Pero, ay de mí, eso es lo máximo de lo que me he quejado, y sé lo afortunado que soy. Entonces, ya lo superé.

Y aunque no he estado mucho de pie, logré hacer algunas cosas muy fascinantes. La selección de fotos lo explica todo. Pero la guinda del pastel se demuestra en el video, que surgió mientras nuevamente preparaba café y té — simultáneamente — el domingo por la mañana. Cuando le traje el café de San Geraldo en su oficina, me dio las gracias profusamente. Seriamente. Me dijo que no podía comenzar a expresar lo significativo que era que lo hiciera por él. De nuevo, en serio. No tengo nada de qué quejarme.

Arriba está lo que un día de sol hizo por las flores al otro lado de la calle. Haz clic en las imágenes a continuación e incluso puede sentir algo de emoción.

.

Hypnotic.
Hipnótico.

How Many Times? / ¿Cuantas Veces?

La versión español está después de la versión inglés.

WE HAD SOME rainy days before Christmas week began, including gusting winds that regularly changed direction. We get winds off the mountains, winds from the east and west, and off the sea. Amazing to watch. No serious damage here this time. Just lots of flying branches and palm fronds, and a downed already dead tamarind tree here and there. Still, the sunsets and sunrises have been breathtaking. I try to stay in bed most mornings, but sometimes I just can’t help myself and I stand on the terrace with my camera. Walking on the beach at sunset is a better option. The palm tree images were at sunrise one windy morning before Christmas and on a recent calm morning. The other images were during a much calmer sunset.

After the broken trees, click the images to see Mother Nature in all her glory.

.

TUVIMOS ALGUNOS DÍAS lluviosos antes de que comenzara la semana de Navidad, incluidos vientos con ráfagas que cambiaban regularmente de dirección. Tenemos vientos desde las montañas, vientos del este y oeste, y del mar. Increíble de ver. No hay daños graves aquí esta vez. Solo muchas ramas voladoras y hojas de palmera, y un tamarindo ya muerto aquí y allá. Aún así, los atardeceres y amaneceres han sido impresionantes. Trato de quedarme en la cama la mayoría de las mañanas, pero a veces no puedo evitarlo y me paro en la terraza con mi cámara. Caminar por la playa al atardecer es una mejor opción. Las imágenes de la palmera estaban al amanecer una mañana ventosa antes de Navidad y en una mañana tranquila y reciente. Las otras imágenes fueron durante una puesta de sol mucho más tranquila.

Después de los árboles rotos, haz clic en las imágenes para ver a la Madre Naturaleza en todo su esplendor.

.