Calder-Picasso: Composing Emotions / Componiendo Emociones

La versión español está después de la versión inglés.

AMERICAN ARTIST ALEXANDER Calder (1898–1976) said: “Just as one can compose colors or forms, so one can compose emotions.” And for me, he and Pablo Picasso (1881–1973) did and still do just that. My very creative and talented mother, the Dowager Duchess, introduced me to Picasso’s and Calder’s works in the 1960s. Having easy access to the great museums of New York City was a gift. I was enthralled. My childhood art, none of which has been saved, was inspired by both. When I was around 11, I started creating my own Calder-like mobiles out of wire clothes hangers and attachments. They hung from the ceiling in my bedroom (the Scotch-taped/Sellotaped ceilings didn’t please my father).

My art has always, I think, shown Picasso’s and Calder’s influence — not that I’m comparing myself to Picasso or Calder. Although The Duchess often praised my artistic talents, she also often reminded me I would never be “one of them.” Oh well, I think she was simply projecting her own feelings of inferiority onto her son.

So getting to experience on Thursday the exceptional Calder-Picasso Exhibition currently on display at Málaga’s Picasso Museum, brilliantly exploring their creative connections, brought back a lot of emotions. The way I felt when I first discovered them both. The way I felt when I took some artistic inspiration from them. The bliss of lying in bed and watching my Calder-like mobiles swirl overhead. Sadness at realizing I would never be as good or as special as either of them — because someone told me so. And then, finally, gratitude for their creations, for their genius, and for the fact that I survived it all and can be so overwhelmed by an art exhibit.

If you can’t see these in-person, I hope you can feel some of what I felt simply by clicking the images.

.

EL ARTISTA ESTADOUNIDENSE Alexander Calder (1898–1976) dijo: “Así como uno puede componer colores o formas, también puede componer emociones”. Y para mí, él y Pablo Picasso (1881–1973) hicieron y siguen haciendo exactamente eso. Mi madre, la muy creativa y talentosa Duquesa Viuda, me presentó las obras de Picasso y Calder en la década de 1960. Tener un fácil acceso a los grandes museos de la ciudad de Nueva York fue un regalo. Estaba cautivado. Mi arte de la infancia, ninguno de los cuales se ha guardado, se inspiró en ambos. Cuando tenía alrededor de 11 años, comencé a crear mis propios móviles tipo Calder con perchas de alambre y accesorios. Colgaban del techo de mi habitación (los techos con cinta adhesiva no complacían a mi padre).

Creo que mi arte siempre ha demostrado la influencia de Picasso y Calder — no es que me esté comparando con Picasso o Calder. Aunque la duquesa a menudo elogió mis talentos artísticos, también me recordó que nunca sería “uno de ellos”. Oh, bueno, creo que simplemente estaba proyectando sus propios sentimientos de inferioridad hacia su hijo.

Así que experimentar el jueves la excepcional Exposición Calder-Picasso que se exhibe actualmente en el Museo Picasso de Málaga, explorando brillantemente sus conexiones creativas, trajo muchas emociones. La forma en que me sentí cuando los descubrí por primera vez. La forma en que me sentí cuando tomé un poco de inspiración artística de ellos. La dicha de estar acostado en la cama y ver cómo mis móviles parecidos a Calder se arremolinan en lo alto. Tristeza al darme cuenta de que nunca sería tan bueno o tan especial como cualquiera de ellos, porque alguien me lo dijo. Y luego, finalmente, gratitud por sus creaciones, por su genio, y por el hecho de que sobreviví a todo y puedo estar tan abrumado por una exhibición de arte.

Si no puedes verlos en persona, espero que puedas sentir algo de lo que sentí simplemente haciendo clic en las imágenes.

Even If You Can’t Dance / Incluso Si No Puedes Bailar

La versión español está después de la versión inglés.

AS MANY OF you know, I majored in art and grew up wanting to be, simply, an artist. My Mother the Dowager Duchess, although proud of my talents, told me being an artist was not an acceptable career choice (unless, of course, I was the next Picasso, “… and we all know that will never happen” she said). I have a feeling my father would have supported my choice, but that’s water under the bridge. He even wanted me to get my master’s in fine arts, but I thought, “What’s the point?” I worked at times as a graphic artist, as an illustrator in Medical Illustration, and in publishing and publications design in many different capacities. For a while, I continued to carry a sketchbook wherever I went and was never shy about sketching in public even if people looked over my shoulder. But time passed, I built a career, and I rarely pulled out the sketchbook. Years later, when I tried, I was much too self-conscious. And my attempts at sketching in private frustrated me. “You can’t draw!” I would tell myself.

I’ve been talking for a while about getting back into drawing for my own pleasure. I did a sketch for a local (retired) gallery manager here and didn’t disappoint myself (click here). Finally, I’m back to it. And with each passing day, I’m happier. And I don’t care whether I think I can draw or not. I can draw if I want to.

I pulled out an old sketchbook to carry around, having no idea how old it actually was. I found the image above and the first two below within its pages. I remember sketching at our friend’s house on Cape Cod, Massachusetts around 1990. And I remember stopping after saying to myself, “You can’t draw!” and putting the book away. Since moving to Spain, I tried again in the same book — without even noticing there were other sketches there; I was dissatisfied, and I again put the book away. The final image is what I’m currently happily doodling. I’ve never thought I could dance either, but I don’t seem to care so much anymore.

.

COMO MUCHO DE vosotros ya sabráis, me especialicé en arte y crecí queriendo ser, simplemente, un artista.. Mi Madre La Duquesa Viuda aunque orgullosa de mi talento, me dijo que ser artista no era una opción de carrera aceptable (a menos que, por supuesto, yo fuera el próximo Picasso, “… y todos sabemos que eso nunca sucederá”, dijo. ). Tengo la sensación de que mi padre hubiera apoyado mi elección, pero eso es agua debajo del puente. Incluso quería que obtuviera mi maestría en bellas artes, pero pensé: “¿Cuál es el punto?” Trabajé a veces como artista gráfico, como ilustrador en ilustración médica, y en diseño de publicaciones en muchas capacidades diferentes. Por un tiempo, continué llevando un cuaderno de bocetos donde quisiera y nunca tuve miedo de dibujar en público, incluso si la gente miraba por encima de mi hombro. Pero el tiempo pasó, construí una carrera y rara vez saqué el cuaderno de bocetos. Años después, cuando lo intenté, yo era demasiado consciente de mí mismo. Y mis intentos de dibujar en privado me frustraron. “¡No puedes dibujar!”, me decía a mí mismo.

He estado hablando un rato mientras volvía a dibujar por mi propio placer. Hice un dibujo para un gerente (retirado) de galerías aquí y no me decepcioné (haz clic aquí). Así que, finalmente, estoy de vuelta a eso. Y con cada día que pasa, soy más feliz. Y no me importa si creo que puedo dibujar o no. Puedo dibujar si quiero!

Saqué un viejo cuaderno de bocetos para llevar, sin tener idea de la antigüedad que tenía. Encontré la imagen de arriba y las dos primeras debajo de sus páginas. Recuerdo dibujar en la casa de nuestro amigo en Cape Cod, Massachusetts, alrededor de 1990. …. Y recuerdo que me detuve después de decirme: “¡No puedes dibujar!” y de guardar el cuaderno. Desde que me mudé a España, lo intenté de nuevo en el mismo cuaderno, sin darme cuenta de que había otros bocetos allí; estaba insatisfecho y guardé el cuaderno otra vez. La imagen final es la que actualmente estoy felizmente garabateando. Nunca pensé que pudiera bailar tampoco, pero parece que ya no me importa mucho.

Unfinished: Maggie, our friend’s dog.
Inacabada: Maggie, la perra de nuestra amiga.
Unfinished: I tried again I think about 7 years ago and said, again, “You can’t draw!”
Inacabado: Lo intenté de nuevo, creo que hace unos 7 años y dije de nuevo: “¡No puedes dibujar!”
In progress: And, now, I can if I want to.
En progreso: Y, ahora, puedo si quiero.

Van Gogh Alive (Barely) / Van Gogh Viva (Apenas)

La versión español está después de la versión inglés.

WE WENT TO Málaga Friday afternoon to catch Van Gogh Alive before it left town. A traveling show in a temporary building, it was only here until Sunday before heading to Valencia.

As an art student, I studied Van Gogh. I read Van Gogh. Sometimes I wanted to BE Van Gogh with all his talent and his even greater tragedies. San Geraldo and I had seen videos and images of the brilliant, engaging exhibit from Amsterdam and Paris and didn’t want to miss it.

The traveling exposition was nothing like what we had seen online. In my opinion at least, “Van Gogh Constrained and Sedentary” would be a better name. We expected to be surrounded by and walking among giant projected imagery accompanied by powerful classical music. What we got instead were bean bag chairs and some backless benches for sitting and viewing shimmying screens (air currents made them shake and one projector was off-kilter) and constrained floor panels. We left extremely disappointed.

We took the train into Málaga’s main station (Maria Zambrano) and taxied from there. On the way home, however, there were no taxis by the lighthouse at the end of the port where the exhibit was housed. We started walking. It’s a bit of a hike from the lighthouse to the main road. No taxis. So we continued walking to the nearest train station (Centro Alameda). More than a half hour. It’s not easy to get San Geraldo to do one of these treks. It was hot and sunny. The wind was blowing and the pollen was visible and blasting our faces and eyes. I told him he didn’t need to bring a hat because we wouldn’t be outside for long. San Geraldo didn’t OPENLY complain but, I feel like I wasted a chit!

Still, if we didn’t find the exhibit itself engaging, I thought the way some of the audience, although stationary, were absorbed into the images was quite arty.

.

FUIMOS A MÁLAGA el viernes para ver “Van Gogh Alive” (Van Gogh Viva) antes de que saliera de la ciudad. Un espectáculo itinerante en un edificio temporal, solo estuvo aquí hasta el domingo antes de dirigirse a Valencia.

Como estudiante de arte, estudié Van Gogh. Leí Van Gogh. A veces quise SER Van Gogh con todo su talento y sus tragedias aún mayores. San Geraldo y yo habíamos visto videos e imágenes de una brillante y atractiva exhibición de Ámsterdam y Paris, y no queríamos perdérnosla.

La exposición itinerante no se parecía en nada a lo que habíamos visto en línea. En mi opinión al menos, “Van Gogh Constreñido y Sedentario” sería un nombre mejor. Esperábamos estar rodeados y caminando entre imágenes gigantescas proyectadas acompañadas de poderosa música clásica. Lo que obtuvimos en cambio fueron las sillas puf y algunas bancas sin respaldo para sentarnos y ver pantallas temblorosas (las corrientes de aire las hicieron temblar y uno de los proyectores estaba descentrado) y paneles de piso restringidos. Nos fuimos muy decepcionados.

Tomamos el tren hasta la estación principal de Málaga (María Zambrano) y nos dirigimos desde allí. En el camino a casa, sin embargo, no había taxis en el faro al final del puerto donde se encontraba la exposición. Empezamos a caminar. Es una caminata desde el faro hasta la carretera principal. No hay taxis. Así que seguimos caminando hasta la estación de tren más cercana (Centro Alameda). Más de media hora. No es fácil lograr que San Geraldo realice una de estas caminatas. Estaba soleado y caluroso. El viento soplaba y el polen era visible y arruinaba nuestras caras y los ojos. Le dije que no necesitaba traer un sombrero porque no estaríamos afuera por mucho tiempo. San Geraldo no se quejó abiertamente pero, me siento como si hubiera desperdiciado una ficha!

Aún así, si no encontramos que la exposición en sí sea atractiva, pensé que la forma en que la audiencia, aunque estacionario, estaba absorta en las imágenes era bastante artística.

.

Below is a short video of what we had expected to experience.
A continuación se muestra un breve video de lo que esperábamos experimentar.

What’s for Supper, Jerry? / ¿Que Hay Para Cenar, Jerry?

La versión español está después de la versión inglés.

San Geraldo walked into my office the other night and said, “I have chicken breasts in the refrigerator. I can make…”

“Pizza?!?”

“No…”

“Popcorn?!? Can you put the chicken in the microwave and press the popcorn button? I hav…”

“Mitchell…”

“I haven’t had popcorn in ages!”

“Here are the options. They all involve chicken.”

I think I sometimes exhaust San Geraldo. (We went out for pizza.)

.

LA OTRA NOCHE, San Geraldo entró en mi oficina y dijo: “Tengo pechugas de pollo en el refrigerador. Yo puedo hacer…”

“Pizza?!?”

“No…”

“¿¡¿Palomitas de maiz?!? ¿Puedes poner el pollo en el microondas y presionar el botón de palomitas de maíz? No he ten… ”

“Mitchell.”

“¡No he tenido palomitas de maíz en años!”

“Mitchell, aquí están las opciones. Todos incluyen pollo.”

Creo que a veces agoto a San Geraldo. (Salimos a comer pizza.)

“He finally settled on a finger. I’m pretty sure it was the wrong one.”

“Finalmente se estableció en un dedo. Estoy bastante seguro de que era el equivocado.”