The out-of-towners / Desde fuera de la ciudad

WE DROVE TO PLAZA MAYOR yesterday afternoon. There’s a Mediamarkt there and San Geraldo needed toner for his printer. Unfortunately, that was the only HP toner not in stock. So, we went to Starbucks and treated ourselves to Mocha Frappuccinos. In addition, San Geraldo had a chocolate-chocolate chip muffin and I had lemon pound cake. San Geraldo isn’t much of a shopper, so the walk to Starbuck’s enabled him to at least see the new outlet mall in Plaza Mayor (click here).

We then stopped in one shop in the main mall where he bought a collection of new casual shirts. The mall was still a bit busier than we would have liked. We didn’t consider the fact that, although August has ended, and many people are back to work, there are still summer stragglers until the third week in September. We also forgot it was Friday, and weekenders had already returned. The parking lot behind our building doesn’t have reserved spaces nor enough for everyone when the building is full. There were about a dozen empty spots when we left and only one when we returned. That was a relief.

One of our local knife sharpeners (click here) was walking along the Paseo earlier today offering his services. I caught a quick shot and a very brief video of his talents on the pan flute. (I think the tune is known as the Call of the Knife Sharpener.) I turned to find Dudo watching me watch the knife sharpener and clearly wondering why he wasn’t the center of my attention. Before that, two more views of Thursday’s cloudy sunrise

.

FUIMOS A LA PLAZA MAYOR ayer por la tarde. Hay un Mediamarkt allí y San Geraldo necesitaba tóner para su impresora. Desafortunadamente, ese era el único tóner HP que no estaba en stock. Entonces, fuimos a Starbucks y nos dimos un capricho con Mocha Frappuccinos. Además, San Geraldo comió un muffin de chocolate con chispas de chocolate y yo comí tarta de limón. San Geraldo no es un gran comprador, por lo que caminar hasta Starbuck’s le permitió al menos ver el nuevo centro comercial en la Plaza Mayor (haz clic aquí).

Luego paramos en una tienda en el centro comercial principal donde compró una colección de camisas informales nuevas. El centro comercial todavía estaba un poco más concurrido de lo que nos hubiera gustado. No pensamos en el hecho de que, aunque agosto ha terminado y mucha gente ha vuelto al trabajo, todavía hay rezagados de verano hasta la tercera semana de septiembre. También olvidamos que era viernes, y los fines de semana ya habían regresado. El estacionamiento detrás de nuestro edificio no tiene espacios reservados ni suficientes para todos cuando el edificio está lleno. Había alrededor de una docena de lugares vacíos cuando nos fuimos y solo uno cuando regresamos. Eso fue un alivio.

Uno de nuestros afiladores de cuchillos locales (haz clic aquí) caminaba hoy por el Paseo ofreciendo sus servicios. Capté una foto y un video muy breve de su talento en la flauta de pan. (Creo que la melodía se conoce como La llamada del afilador de cuchillos.) Me volví para encontrar a Dudo mirándome mirar el afilador de cuchillos y claramente preguntándose por qué él no era el centro de mi atención. Antes, dos vistas más del amanecer nublado del jueves.

In a rush or just don’t feel like washing another cereal bowl? Simply pour the Special K directly into the yogurt container.
¿Tiene prisa o simplemente no tiene ganas de lavar otro tazón de cereal? Simplemente vierta el Special K directamente en el recipiente de yogur.
At Plaza Mayor entering McArtherGlen Outlet Mall.
En la Plaza Mayor entrando en McArthurGlen Outlet Mall.
Tempting at Starbucks, but who needs “mini caramel waffles” when we’ve got a Dutch market a few streets away where I can buy the full size originals?
Tentador en Starbucks, pero ¿quién necesita “mini waffles de caramelo” cuando tenemos un mercado holandés a unas calles de distancia donde puedo comprar los originales de tamaño completo?

.

¿Por qué viajan los personas equivocadas? — Noel Coward

Lockdown Day 34: San Geraldo’s Wiener / Encierro Día 34: El Salchicha de San Geraldo

La versión español está después de la versión inglés.

I’VE MENTIONED BEFORE, WE SHOP regularly at two large supermarkets nearby. San Geraldo does most of the grocery shopping (and I put everything away when he gets home).

The nearer supermarket, El Corte Inglés Supercor, is our favorite. It’s known for being a bit high-end and at times more expensive. The other, Mercadona, is also a good chain but neither of us find it as pleasant for shopping. The primary reason San Geraldo goes there is because, unlike El Corte Inglés, Mercadona sells cottage cheese (his breakfast staple) and a decent selection of frozen fruit.

At the start of the pandemic, people here, like people in so many places, were panic shopping. Fortunately, it didn’t last long locally and we can easily find whatever we need. However, the day before lockdown began, San Geraldo innocently went to Mercadona.

The supermarket was a disaster. People were running in every direction. There was no toilet paper. No bottled water. The meat department was nearly barren. At first, SG thought they were doing inventory. But when he asked a staff person, he was told, “Oh, crazy coronavirus panic.”

San Geraldo is not one to horde anything, let alone toilet paper, bottled water, or even baked beans. He shares whatever he has. However, the anxiety was contagious.

When he got home and I was about to unpack the groceries, he exclaimed, “You won’t believe what I bought.” He reached into the bag to show me, “Wieners!” he said. “Mob mentality! Everyone else was panicking and it rubbed off on me. So I bought wieners! We don’t even eat wieners!”

I have never called them “wieners.” They are either hot dogs or frankfurters. But where (and when) SG grew up, they were commonly called wieners. He told his sister Linda, who still lives in South Dakota, what he had done and she howled. She thought the word he used was funnier than what he had done. “Wieners?!?” she squawked, “I haven’t heard anyone call them wieners in years!” Even South Dakota had become more sophisticated (well, to a degree).

I stored the wieners in the freezer, expecting they wouldn’t be used anytime soon — if ever. However, San Geraldo made lentil soup Thursday and he added some wieners. And, no surprise: SG’s soup and wiener are delicious.

Here’s the recipe San Geraldo found at recipetineats.com.

.

HE MENCIONADO ANTES DE QUE compramos regularmente en dos grandes supermercados en nuestro barrio. San Geraldo hace la mayor parte de las compras (y guardo todo cuando llega a casa).

El supermercado más cercano, El Corte Inglés Supercor, es nuestro favorito. Es conocido por ser un poco sofisticado y, a veces, más caro. El otro, Mercadona, también es bueno, pero ninguno de nosotros lo encuentra tan agradable para ir de compras. La razón principal por la que San Geraldo va allí es porque, a diferencia de El Corte Inglés, Mercadona vende “cottage cheese” (requesón?) y una buena selección de fruta congelada.

Al comienzo de la pandemia, la gente de aquí, como la gente de muchos lugares, estaba comprando el pánico. Afortunadamente, no duró mucho localmente. Sin embargo, el día antes de que comenzara el encierro, San Geraldo fue inocentemente a Mercadona.

El supermercado fue un desastre. La gente corría en todas las direcciones. No había papel higiénico. No había agua embotellada. El departamento de carne era casi vacío. Al principio, SG pensó que estaban haciendo inventario. Pero cuando le preguntó a un miembro del personal, le dijeron: “Oh, loco pánico por coronavirus”.

San Geraldo no es uno para hordear nada, ni hablar de papel higiénico, agua embotellada o incluso frijoles horneados. Él comparte lo que tiene. Sin embargo, la ansiedad era contagiosa.

Cuando llegó a casa y yo estaba a punto de desempacar los comestibles, exclamó: “No vas a creer lo que compré”. Metió la mano en la bolsa para mostrarme: “¡Wieners!” él dijo. “Mentalidad de masas. Todos los demás estaban en pánico y se me contagiaron. ¡Así que compré wieners! ¡Ni siquiera comemos wieners!”

“Wiener” en partes de los Estados Unidos es otra palabra para hot dog or frankfurter. La palabra también se usa para referirse a un pene, no tan vulgar como la polla, más como la salchicha. Nunca los he llamado “wieners”. Pero dónde (y cuando) creció SG, comúnmente se les llamaba wieners. Le contó a su hermana Linda, que todavía vive en Dakota del Sur, lo que había hecho y ella aulló. Ella pensó que la palabra que él usaba era más divertida que lo que había hecho.

“¿¡¿Wieners?!?” ella chilló: “¡No he oído a nadie llamarlos wieners en años!” Incluso Dakota del Sur se había vuelto más sofisticado (bueno, hasta cierto punto).

Guarde los wieners en el congelador, esperando que no se usen pronto, si es que alguna vez. Sin embargo, San Geraldo hizo sopa de lentejas el jueves y agregó algunas wieners. Y, no es de extrañar: la sopa de SG y su wiener son deliciosos.

.

Lockdown Day 12: Fabulous Fran / Encierro Día 12: Fran Fabuloso

La versión español está después de la versión inglés.

MANY OF YOU may remember our friend Fran whom we met at Restaurante Primavera (click here, here, and here). If you did meet Fran, believe me, you’d remember him. Fran is a local boy, a former fireman, phenomenal waiter, actor, model, and more, who studied at both the University of Sevilla and the University of Málaga (where he also studied law, I think). A true Renaissance man.

Fran left for Madrid several months ago to continue his professional development, perfecting his craft in front of and behind the camera. We miss him, but have been happy to know he’s been thriving in Madrid.

Fran shared a clip yesterday that surprised even us, who thought we couldn’t be surprised by the breadth of his talents. He qualifies his performance with a statement in Spanish, that I’ve translated below:

“Clearly I’m not a musician but I wanted to put myself in a musician’s shoes and feel for myself how complex it is to give birth to a song. In today’s challenge I have ‘composed’ a song with rhythm and lyrics, and I’ve interpreted it with my best intentions. I hope your ears forgive me. I’m proud to feel part of this world and I’m proud of all its artists.”

.

MUCHOS DE VOSOTROS recordaráis a nuestro amigo Fran, a quien conocimos en Restaurante Primavera (haz clic aquí, aquí, y aquí). Si conocieras a Fran, créeme, lo recordarías. Fran es un chico local, un ex bombero, un camarero fenomenal, actor, modelo y más, que estudió tanto en la Universidad de Sevilla como en la Universidad de Málaga (donde también estudió derecho, creo). Un verdadero hombre renacentista.

Fran se fue a Madrid hace varios meses para continuar su desarrollo profesional, perfeccionando su oficio delante y detrás de la cámara. Lo extrañamos, pero nos alegra saber que ha prosperado en Madrid.

Fran compartió un clip ayer que nos sorprendió incluso a nosotros, que pensaron que no podíamos sorprendernos por la amplitud de sus talentos.

.

.

.

The photo at the top of the story was grabbed a few minutes ago this beautiful (finally) morning from Webcam Fuengirola on Plaza de la Constitución.
La foto en la parte superior de la historia fue hecho hace unos minutos esta hermosa (finalmente) mañana desde Webcam Fuengirola en la Plaza de la Constitución.

Lockdown Day 10: The Toilet / Encierro Día 10: El Inodoro

La versión español está después de la versión inglés.

IT’S STILL RAINING. I sure hope the dreary weather doesn’t last as long as the lockdown, but it’s not looking very promising. The 10-day forecast indicates rain every day but one. This is the Costa del Sol (Coast of the Sun)! We do have moments of sunshine here and there most days, and that helps. As a matter of fact, there’s a bit of blue sky at this very moment. Never mind. It’s gone.

Today’s post takes us back to late January when I visited Malaga’s Museo Unicaja de Artes y Costumbres Populares (Unicaja Museum of Arts and Popular Customs). I shared the ceramics with you at that time (click here), but not much else. So, today, let’s all go to the toilet.

Have you ever seen a Cushy Tushy toilet seat? It’s padded. San Geraldo’s parents had one. It was covered in soft plastic. The plastic was cracked after years of being compressed by tushies of all sizes. The cracks pinched your tushy when you sat down. It was awful.

Anyway, the traditional one at the museum had a padded seat covered in leather. The original Cushy Tushy? Very classy. It also had constipation handles. Hold on tight and push! (OK, I made that up.) But I have to say, if that’s what I had to use at home, I’d always be constipated.

After the toilet — and with nowhere to wash my hands — I visited some other rooms, the charming courtyard, and, finally, the kitchen. The recreated rooms were a very small part of the museum, which shared examples of life and livelihoods in earlier times in Andalucía. Other than the toilet, the rooms didn’t much interest me. The rest of the museum did.

I just remembered, in the late ’60s, My Mother the Dowager Duchess had a carpet toilet seat cover in her and my father’s bathroom. It was shaggy and charcoal gray and matched the rug. It wasn’t around very long. I never sat on it.

After you click the images, don’t forget to wash your hands.

.

TODAVÍA ESTÁ LLOVIENDO. Espero que el clima triste no dure tanto como el cierre, pero no parece muy prometedor. El pronóstico de 10 días indica lluvia todos los días menos uno. ¡Esta es la Costa del Sol (Costa del Sol)! Tenemos momentos de sol aquí y allá la mayoría de los días, y eso ayuda. De hecho, hay un poco de cielo azul en este mismo momento. No importa. Se fue.

Mi blog de hoy nos lleva a fines de enero cuando visité el Museo Unicaja de Artes y Costumbres Populares de Málaga. Compartí la cerámica con vosotros en ese momento (haz clic aquí), pero no mucho más. Entonces, hoy, vamos todos al baño.

¿Alguna vez has visto un asiento de inodoro Cushy Tushy? Es acolchado. Los padres de San Geraldo tenían uno. Estaba cubierto de plástico blando. El plástico se rompió después de años de ser comprimido por traseros de todos los tamaños. Las grietas pellizcaron tu trasero cuando te sentaste. Fue horrible.

De todos modos, el tradicional en el museo tenía un asiento acolchado cubierto de cuero. El original Cushy Tushy? Muy elegante. También tenía asas de estreñimiento. ¡Agárrate fuerte y empuja! (OK, lo inventé). Pero tengo que decir que si eso es lo que tenía que usar en casa, siempre estaría estreñido.

Después del inidoro, y sin ningún lugar para lavarme las manos, visité otras habitaciones, el encantador patio y, finalmente, la cocina. Las salas recreadas eran una parte muy pequeña del museo, que compartía ejemplos de la vida y el sustento de épocas anteriores en Andalucía. Aparte del baño, las habitaciones no me interesaban demasiado. El resto del museo lo hizo.

Acabo de recordar, a finales de los años 60, que Mi Madre la Duquesa Viuda tenía una cubierta de asiento de inodoro alfombrado en el baño de ella y de mi padre. Era peludo y gris carbón y hacía juego con la alfombra. No fue por mucho tiempo. Nunca me senté en eso.

Después de hacer clic en las imágenes, no olvides lavarte las manos.

Class and Camp In Clay / Fina y Fabulosa

La versión español está después de la versión inglés.

FOR A LONG time, I’d been meaning to visit Málaga’s Museo Unicaja de Artes y Costumbres Populares (Unicaja Museum of Arts and Popular Customs) and I finally made it. Unicaja, the Málaga bank, is a recent addition to the name and the company’s investment in this museum is obvious. I simply thought I should check it out because it’s there. And because it’s in an interesting-looking old house.

I usually breeze through this type of museum. After a short while, I find the staged rooms unexciting. But that didn’t happen this time. First of all, the rooms aren’t all filled with what once would have been in the house. One, for example, was filled with wine-making equipment. Another contained a “jabega,” a traditional fishing boat, and other historic fishing equipment. There was a carriage house. Antique fire-fighting equipment. Even antique local raisins in their original boxes. (Don’t worry. I’ll share some with you soon.)

But the highlight for me was the collection of local ceramic figurines. So here they are. Some of the poses were, I thought, quite camp. Click the images and see if you agree.

.

DURANTE MUCH TIEMPO, tenía la intención de visitar el Museo Unicaja de Artes y Costumbres Populares de Málaga y finalmente lo logré. Unicaja, el banco de Málaga, es una adición reciente al nombre y la inversión de la compañía en este museo es obvia. Simplemente pensé que debería comprobarlo porque está allí. Y porque está en una casa antigua de aspecto interesante.

Normalmente paso a través de este tipo de museo. Después de un corto tiempo, encuentro las salas escenificadas poco emocionantes. Pero eso no sucedió esta vez. En primer lugar, las habitaciones no están todas llenas de lo que una vez hubiera sido en la casa. Uno, por ejemplo, estaba lleno de equipo para hacer vino. Otro contenía una “jabega”, un barco pesquero tradicional, y otros equipos de pesca históricos. Había una cochera. Antiguos equipos contra incendios. Incluso pasas locales antiguas en sus cajas originales. (No se preocupe. Compartiré algo con usted pronto).

Pero lo más destacado para mí fue la colección de figuras de cerámica locales. Así que aquí están. Algunas de las poses eran, pensé, bastante acampadas. Haz clic en las imágenes y vea si estás de acuerdo.