Lockdown Day 12: Fabulous Fran / Encierro Día 12: Fran Fabuloso

La versión español está después de la versión inglés.

MANY OF YOU may remember our friend Fran whom we met at Restaurante Primavera (click here, here, and here). If you did meet Fran, believe me, you’d remember him. Fran is a local boy, a former fireman, phenomenal waiter, actor, model, and more, who studied at both the University of Sevilla and the University of Málaga (where he also studied law, I think). A true Renaissance man.

Fran left for Madrid several months ago to continue his professional development, perfecting his craft in front of and behind the camera. We miss him, but have been happy to know he’s been thriving in Madrid.

Fran shared a clip yesterday that surprised even us, who thought we couldn’t be surprised by the breadth of his talents. He qualifies his performance with a statement in Spanish, that I’ve translated below:

“Clearly I’m not a musician but I wanted to put myself in a musician’s shoes and feel for myself how complex it is to give birth to a song. In today’s challenge I have ‘composed’ a song with rhythm and lyrics, and I’ve interpreted it with my best intentions. I hope your ears forgive me. I’m proud to feel part of this world and I’m proud of all its artists.”

.

MUCHOS DE VOSOTROS recordaráis a nuestro amigo Fran, a quien conocimos en Restaurante Primavera (haz clic aquí, aquí, y aquí). Si conocieras a Fran, créeme, lo recordarías. Fran es un chico local, un ex bombero, un camarero fenomenal, actor, modelo y más, que estudió tanto en la Universidad de Sevilla como en la Universidad de Málaga (donde también estudió derecho, creo). Un verdadero hombre renacentista.

Fran se fue a Madrid hace varios meses para continuar su desarrollo profesional, perfeccionando su oficio delante y detrás de la cámara. Lo extrañamos, pero nos alegra saber que ha prosperado en Madrid.

Fran compartió un clip ayer que nos sorprendió incluso a nosotros, que pensaron que no podíamos sorprendernos por la amplitud de sus talentos.

.

.

.

The photo at the top of the story was grabbed a few minutes ago this beautiful (finally) morning from Webcam Fuengirola on Plaza de la Constitución.
La foto en la parte superior de la historia fue hecho hace unos minutos esta hermosa (finalmente) mañana desde Webcam Fuengirola en la Plaza de la Constitución.

Lockdown Day 10: The Toilet / Encierro Día 10: El Inodoro

La versión español está después de la versión inglés.

IT’S STILL RAINING. I sure hope the dreary weather doesn’t last as long as the lockdown, but it’s not looking very promising. The 10-day forecast indicates rain every day but one. This is the Costa del Sol (Coast of the Sun)! We do have moments of sunshine here and there most days, and that helps. As a matter of fact, there’s a bit of blue sky at this very moment. Never mind. It’s gone.

Today’s post takes us back to late January when I visited Malaga’s Museo Unicaja de Artes y Costumbres Populares (Unicaja Museum of Arts and Popular Customs). I shared the ceramics with you at that time (click here), but not much else. So, today, let’s all go to the toilet.

Have you ever seen a Cushy Tushy toilet seat? It’s padded. San Geraldo’s parents had one. It was covered in soft plastic. The plastic was cracked after years of being compressed by tushies of all sizes. The cracks pinched your tushy when you sat down. It was awful.

Anyway, the traditional one at the museum had a padded seat covered in leather. The original Cushy Tushy? Very classy. It also had constipation handles. Hold on tight and push! (OK, I made that up.) But I have to say, if that’s what I had to use at home, I’d always be constipated.

After the toilet — and with nowhere to wash my hands — I visited some other rooms, the charming courtyard, and, finally, the kitchen. The recreated rooms were a very small part of the museum, which shared examples of life and livelihoods in earlier times in Andalucía. Other than the toilet, the rooms didn’t much interest me. The rest of the museum did.

I just remembered, in the late ’60s, My Mother the Dowager Duchess had a carpet toilet seat cover in her and my father’s bathroom. It was shaggy and charcoal gray and matched the rug. It wasn’t around very long. I never sat on it.

After you click the images, don’t forget to wash your hands.

.

TODAVÍA ESTÁ LLOVIENDO. Espero que el clima triste no dure tanto como el cierre, pero no parece muy prometedor. El pronóstico de 10 días indica lluvia todos los días menos uno. ¡Esta es la Costa del Sol (Costa del Sol)! Tenemos momentos de sol aquí y allá la mayoría de los días, y eso ayuda. De hecho, hay un poco de cielo azul en este mismo momento. No importa. Se fue.

Mi blog de hoy nos lleva a fines de enero cuando visité el Museo Unicaja de Artes y Costumbres Populares de Málaga. Compartí la cerámica con vosotros en ese momento (haz clic aquí), pero no mucho más. Entonces, hoy, vamos todos al baño.

¿Alguna vez has visto un asiento de inodoro Cushy Tushy? Es acolchado. Los padres de San Geraldo tenían uno. Estaba cubierto de plástico blando. El plástico se rompió después de años de ser comprimido por traseros de todos los tamaños. Las grietas pellizcaron tu trasero cuando te sentaste. Fue horrible.

De todos modos, el tradicional en el museo tenía un asiento acolchado cubierto de cuero. El original Cushy Tushy? Muy elegante. También tenía asas de estreñimiento. ¡Agárrate fuerte y empuja! (OK, lo inventé). Pero tengo que decir que si eso es lo que tenía que usar en casa, siempre estaría estreñido.

Después del inidoro, y sin ningún lugar para lavarme las manos, visité otras habitaciones, el encantador patio y, finalmente, la cocina. Las salas recreadas eran una parte muy pequeña del museo, que compartía ejemplos de la vida y el sustento de épocas anteriores en Andalucía. Aparte del baño, las habitaciones no me interesaban demasiado. El resto del museo lo hizo.

Acabo de recordar, a finales de los años 60, que Mi Madre la Duquesa Viuda tenía una cubierta de asiento de inodoro alfombrado en el baño de ella y de mi padre. Era peludo y gris carbón y hacía juego con la alfombra. No fue por mucho tiempo. Nunca me senté en eso.

Después de hacer clic en las imágenes, no olvides lavarte las manos.

Class and Camp In Clay / Fina y Fabulosa

La versión español está después de la versión inglés.

FOR A LONG time, I’d been meaning to visit Málaga’s Museo Unicaja de Artes y Costumbres Populares (Unicaja Museum of Arts and Popular Customs) and I finally made it. Unicaja, the Málaga bank, is a recent addition to the name and the company’s investment in this museum is obvious. I simply thought I should check it out because it’s there. And because it’s in an interesting-looking old house.

I usually breeze through this type of museum. After a short while, I find the staged rooms unexciting. But that didn’t happen this time. First of all, the rooms aren’t all filled with what once would have been in the house. One, for example, was filled with wine-making equipment. Another contained a “jabega,” a traditional fishing boat, and other historic fishing equipment. There was a carriage house. Antique fire-fighting equipment. Even antique local raisins in their original boxes. (Don’t worry. I’ll share some with you soon.)

But the highlight for me was the collection of local ceramic figurines. So here they are. Some of the poses were, I thought, quite camp. Click the images and see if you agree.

.

DURANTE MUCH TIEMPO, tenía la intención de visitar el Museo Unicaja de Artes y Costumbres Populares de Málaga y finalmente lo logré. Unicaja, el banco de Málaga, es una adición reciente al nombre y la inversión de la compañía en este museo es obvia. Simplemente pensé que debería comprobarlo porque está allí. Y porque está en una casa antigua de aspecto interesante.

Normalmente paso a través de este tipo de museo. Después de un corto tiempo, encuentro las salas escenificadas poco emocionantes. Pero eso no sucedió esta vez. En primer lugar, las habitaciones no están todas llenas de lo que una vez hubiera sido en la casa. Uno, por ejemplo, estaba lleno de equipo para hacer vino. Otro contenía una “jabega”, un barco pesquero tradicional, y otros equipos de pesca históricos. Había una cochera. Antiguos equipos contra incendios. Incluso pasas locales antiguas en sus cajas originales. (No se preocupe. Compartiré algo con usted pronto).

Pero lo más destacado para mí fue la colección de figuras de cerámica locales. Así que aquí están. Algunas de las poses eran, pensé, bastante acampadas. Haz clic en las imágenes y vea si estás de acuerdo.

Grown-up Tastes / Gustos Adultos

La versión español está después de la versión inglés.

FOR SOMEONE WHO doesn’t cook, I sure do enjoy looking at all the ingredients. Málaga has a few large public markets and, whenever I can, I visit the one closest to the train station in the old town center. It’s called Mercado Ataranzas, which means “shipyard market,” and that makes perfect sense since it was originally a shipyard built in the 14th century when the Mediterranean Sea reached right to the front wall. That changed in the 18th century when the area was filled in. The sea is now .5 km (.3 miles) away. In 1487, the newly empowered Catholics set up a convent on the site. But apparently they found themselves too distracted from prayers by the noise of the waves, so it was then a fort for weapons storage, a hospital, and then a medical school, until in 1868, one arch from the original seven 14th-century Moorish arches was saved from demolition and the public market was built with modern iron.

I could have loaded up with so much goodness, but having only just begun my wanderings, I limited myself to a couple of fresh empanadas for lunch, walked to a nearby plaza, and sat on a bench in the sunshine. Then I headed off for some more culture.

Don’t forget to click the photos to increase the deliciousness. The video at the end is a commercial jingle from 1979 that has been running through my head for days. I have no idea why (although I did love Peek Freans).

.

PARA ALGUIEN QUE que no cocina, me encanta mirar todos los ingredientes. Málaga tiene algunos mercados públicos grandes y, cada vez que puedo, visito el más cercano a la estación de tren en el casco antiguo. Se llama Mercado Ataranzas, y eso tiene mucho sentido ya que originalmente era una ataranza construido en el siglo XIV cuando el Mar Mediterráneo llegó hasta la pared frontal. Eso cambió en el siglo XVIII. El mar está ahora a .5 km (.3 millas) de distancia. En 1487, los católicos recién empoderados establecieron un convento en el sitio. Pero aparentemente se encontraron demasiado distraídos de las oraciones por el ruido de las olas, por lo que era un fuerte para el almacenamiento de armas, un hospital, y luego una escuela de medicina, hasta que en 1868, un arco de los siete arcos moros originales del siglo XIV fue salvado de la demolición y el mercado público fue construido con hierro moderno.

Podría haber cargado con tanta bondad, pero apenas comencé a pasear, me limité a un par de empanadas frescas para almuerzo, caminé hacia una plaza cercana, y me senté en un banco al sol. Luego me dirigí a un poco más de cultura.

No olvides hacer clic en las fotos para aumentar la delicia. El video al final es un tintineo comercial de 1979 que ha estado corriendo por mi cabeza durante días. No tengo idea de por qué (aunque me encantó Peek Freans).

.

Las Letras de la Canción:
Peek Freans son una galleta muy seria.
Están hechos para gustos adultos.
Peek Freans son demasiado buenos para desperdiciarlos en los niños.
Oh, son serios, muy serios.
Peek Freans son extraordinariamente serios.
Si eres un adulto o planeas serlo, sabrás a qué nos referimos.
Peek Freans son una galleta muy seria.

NOTA:
En inglés estadiounidense, “galleta” es “cookie.” En ingles britanico, es “biscuit,” Biscuit es algo completamente diferente en los Estados Unidos.

Calder-Picasso: Composing Emotions / Componiendo Emociones

La versión español está después de la versión inglés.

AMERICAN ARTIST ALEXANDER Calder (1898–1976) said: “Just as one can compose colors or forms, so one can compose emotions.” And for me, he and Pablo Picasso (1881–1973) did and still do just that. My very creative and talented mother, the Dowager Duchess, introduced me to Picasso’s and Calder’s works in the 1960s. Having easy access to the great museums of New York City was a gift. I was enthralled. My childhood art, none of which has been saved, was inspired by both. When I was around 11, I started creating my own Calder-like mobiles out of wire clothes hangers and attachments. They hung from the ceiling in my bedroom (the Scotch-taped/Sellotaped ceilings didn’t please my father).

My art has always, I think, shown Picasso’s and Calder’s influence — not that I’m comparing myself to Picasso or Calder. Although The Duchess often praised my artistic talents, she also often reminded me I would never be “one of them.” Oh well, I think she was simply projecting her own feelings of inferiority onto her son.

So getting to experience on Thursday the exceptional Calder-Picasso Exhibition currently on display at Málaga’s Picasso Museum, brilliantly exploring their creative connections, brought back a lot of emotions. The way I felt when I first discovered them both. The way I felt when I took some artistic inspiration from them. The bliss of lying in bed and watching my Calder-like mobiles swirl overhead. Sadness at realizing I would never be as good or as special as either of them — because someone told me so. And then, finally, gratitude for their creations, for their genius, and for the fact that I survived it all and can be so overwhelmed by an art exhibit.

If you can’t see these in-person, I hope you can feel some of what I felt simply by clicking the images.

.

EL ARTISTA ESTADOUNIDENSE Alexander Calder (1898–1976) dijo: “Así como uno puede componer colores o formas, también puede componer emociones”. Y para mí, él y Pablo Picasso (1881–1973) hicieron y siguen haciendo exactamente eso. Mi madre, la muy creativa y talentosa Duquesa Viuda, me presentó las obras de Picasso y Calder en la década de 1960. Tener un fácil acceso a los grandes museos de la ciudad de Nueva York fue un regalo. Estaba cautivado. Mi arte de la infancia, ninguno de los cuales se ha guardado, se inspiró en ambos. Cuando tenía alrededor de 11 años, comencé a crear mis propios móviles tipo Calder con perchas de alambre y accesorios. Colgaban del techo de mi habitación (los techos con cinta adhesiva no complacían a mi padre).

Creo que mi arte siempre ha demostrado la influencia de Picasso y Calder — no es que me esté comparando con Picasso o Calder. Aunque la duquesa a menudo elogió mis talentos artísticos, también me recordó que nunca sería “uno de ellos”. Oh, bueno, creo que simplemente estaba proyectando sus propios sentimientos de inferioridad hacia su hijo.

Así que experimentar el jueves la excepcional Exposición Calder-Picasso que se exhibe actualmente en el Museo Picasso de Málaga, explorando brillantemente sus conexiones creativas, trajo muchas emociones. La forma en que me sentí cuando los descubrí por primera vez. La forma en que me sentí cuando tomé un poco de inspiración artística de ellos. La dicha de estar acostado en la cama y ver cómo mis móviles parecidos a Calder se arremolinan en lo alto. Tristeza al darme cuenta de que nunca sería tan bueno o tan especial como cualquiera de ellos, porque alguien me lo dijo. Y luego, finalmente, gratitud por sus creaciones, por su genio, y por el hecho de que sobreviví a todo y puedo estar tan abrumado por una exhibición de arte.

Si no puedes verlos en persona, espero que puedas sentir algo de lo que sentí simplemente haciendo clic en las imágenes.