Memories attached / Recuerdos adjuntos

La versión en español está después de la versión en inglés.

I DWELL. MY MIND GETS caught up in past experiences and I then dwell and, often, I’m miserable. To get my mind out of that loop, I have a couple of songs I sing in my head. One is “Move On” from the Broadway musical, “Sunday in the Park with George.” The other, which is often even more helpful, is “No Day But Today” from the show and film, “Rent.”

But I do enjoy many of my memories and I love sharing the stories, as you’ve probably noticed. We have plenty of momentos around the house. I try to display only the ones that make me smile. Here are a few and their stories, with many more to come.

.

YO DETENGO. MI MENTE SE encuentra atrapada en experiencias pasadas y luego habito y, a menudo, soy miserable. Para sacar mi mente de ese ciclo, tengo un par de canciones que canto en mi cabeza. Uno es “Move On” del musical de Broadway, “Sunday in the Park with George”. El otro, que a menudo es aún más útil, es “No hay más que hoy” del musical de Broadway y la película “Rent”. 

Pero disfruto muchos de mis recuerdos y me encanta compartir las historias, como probablemente hayas notado. Tenemos muchos momentos en casa. Intento mostrar solo los que me hacen sonreír. Aquí hay algunas y sus historias, y muchas más por venir.

• In 1971, when I was 17 and about to head off to university 400 miles from home. I was driving down Neptune Avenue in Brooklyn to meet a friend when I spotted my sister, Dale, waiting at a bus stop at the corner of Coney Island Avenue. I pulled over to gave her a lift home. She had been out shopping, a common occurrence, and had a going away gift for me. I can remember opening it in the car before pulling away. This is it above. Dale was 19. A confession: My first semester at school, the statue fell off my dorm dresser and broke. I was crushed and immediately repaired it. When Dale was 26, she had a brain tumor at the base of her skull right at the top of her spine. I looked at the cracks on the figurine and was convinced the brain cancer was my fault. (This will even be news to San Geraldo.) The figure sits on my desk and I think of her more than “now and then.”
• En 1971, cuando tenía 17 años y estaba a punto de ir a la universidad a 400 millas de casa. Estaba conduciendo por Neptune Avenue en Brooklyn para encontrarme con un amigo cuando vi a mi hermana, Dale, esperando en una parada de autobús en la esquina de Coney Island Avenue. Me detuve para llevarla a casa. Ella había estado de compras, algo común, y tenía un regalo de despedida para mí. Recuerdo haberlo abierto en el auto antes de alejarme. Este es el de arriba. El mensaje dice: “En esos momentos tranquilos en los que estás solo contigo mismo… piensa en mí de vez en cuando.” Dale tenía 19 años. Una confesión: Mi primer semestre en la escuela, la estatua se cayó de la cómoda de mi dormitorio y se rompió. Me aplastaron y lo reparé de inmediato. Cuando Dale tenía 26 años, tenía un tumor cerebral en la base del cráneo, justo en la parte superior de la médula espinal. Miré las grietas de la figura y me convencí de que el cáncer de cerebro era culpa mía. (Esto incluso será noticia para San Geraldo). La figura se sienta en mi escritorio y pienso en ella más que “de vez en cuando”.
• In 1979, I produced some business graphics as a favor for the wife of a colleague in another department at Downstate Medical Center. He had a tiny glass frame (2-3/4″ square) on his desk containing a photo of his wife. I had admired the frame and he gave me one as a thank-you for the artwork. I immediately placed this photo of Dale. It will soon be faded beyond recognition but I have a good quality scan that I’ll print when the time comes. The frame sat on my desk at every job I had since that time. It now sits on a shelf in my office.
• En 1979, realicé unos gráficos comerciales como un favor para la esposa de un colega en otro departamento en Downstate Medical Center. Tenía un pequeño marco de vidrio (7-cm cuadrado) en su escritorio que contenía una foto de su esposa. Yo había admirado el marco y me dio uno como agradecimiento por los gráficos. De inmediato coloqué esta foto de Dale. Pronto se desvanecerá irreconocible, pero tengo un escaneo de buena calidad que imprimiré cuando llegue el momento. El marco se sentó en mi escritorio en cada trabajo que tuve desde entonces. Ahora se encuentra en un estante en mi oficina .
• The parents of our friend Judyshannon had an idyllic cabin on Lopez Island in the San Juans north of Seattle, Washington. The cabin sat at the end of a long winding dirt driveway at the edge of the woods on a high ridge above the water. We went to the cabin with Judy a couple of times. She bought this stone face and named her Olivia de Lopez. Olivia hung for years outside near the door. When her parents were no longer able to visit the cabin, they sold it. Judy saved Olivia for us. She’s now Olivia de Lopez Sevilla y Fuengirola.
• Los padres de nuestra amiga Judyshannon tenían una cabaña idílica en Lopez Island en los San Juan al norte de Seattle, Washington. La cabaña estaba al final de un camino de tierra largo y sinuoso al borde del bosque en una loma alta sobre el agua. Fuimos a la cabaña con Judy unas veces. Compró esta cara de piedra y la llamó Olivia de López. Olivia colgó durante años fuera, cerca de la puerta. Cuando sus padres ya no pudieron visitar la cabaña, la vendieron. Judy salvó a Olivia para nosotros. Ahora es Olivia de Lopez Sevilla y Fuengirola.

.

Rain in Spain / Lluvia en España

La versión en español está después de la versión en inglés.

I’VE BEEN MEANING TO SHARE my rainy photos for a while now. We did have one really good soaker of a day last week, but we’re back to sunshine mixed with clouds, 18C (65F), and a 1 percent chance of rain. At least I got to walk in some puddles (which reminded me I need new water-resistant shoes).

Our elevator shafts are being enlarged and new elevators are being installed. The work began on the 11th floor and today they reached us on the 3rd. My office windows face that hall. It’s more than I like for white noise. A lot more. And we still have the second elevator to go. It appears it will be about seven weeks per elevator.

So, ask me how’s my mood this morning. Go ahead. Ask.

“How’s your mood this morning?”

“Ugh. Don’t ask.” Time to get out for a walk.

I’ve got my weekly phone call with The Kid Brother tonight. And, thanks mostly to the postcards so many of you have sent, I can actually look forward to a pleasant (if confusing) conversation. The boutique hotel I prefer in downtown Brooklyn, NU Hotel, was offering tremendous discounts through September 2021 if I booked before Thursday. So, I did. I paid about 40 percent of what I usually pay. I’m assuming all will be well for safe travel to the States by then. And even though it’s nearly 10 months away, The Kid Brother will be elated. Besides that, he received a big care package from me since we last spoke.

Wow. I’m already feeling better about life. I’ll save my walk for after lunch when the chance of rain will be up to 2 percent.

.

HACE UN TIEMPO QUE TENÍA la intención de compartir mis fotos lluviosas. La semana pasada tuvimos un buen día de remojo, pero volvimos al sol mezclado con nubes, 18 ° C (65 ° F) y un 1 por ciento de probabilidad de lluvia. Al menos pude caminar en algunos charcos (lo que me recordó que necesito zapatos nuevos resistentes al agua).

Nuestros huecos de ascensores se están ampliando y se están instalando nuevos ascensores. El trabajo comenzó en el piso 11 y hoy nos alcanzaron en el 3er. Las ventanas de mi oficina dan a ese pasillo. Es más de lo que me gusta para el ruido blanco. Mucho más. Y todavía nos queda el segundo ascensor. Parece que serán unas siete semanas por ascensor.

Entonces, pregúntame cómo está mi estado de ánimo esta mañana. Adelante. Pregúntame.

“¿Cómo está tu estado de ánimo esta mañana?”

“Ugh. No preguntes”.

Es hora de salir a caminar. Tengo mi llamada telefónica semanal con El Hermanito esta noche. Y, sobre todo gracias a las postales que muchos de vostros haís enviado, puedo esperar una conversación agradable (aunque confusa). El hotel boutique que prefiero en el centro de Brooklyn, NU Hotel, ofrecía enormes descuentos hasta septiembre de 2021 si reservé antes del jueves. Así que lo hice. Pagué alrededor del 40 por ciento de lo que suelo pagar. Supongo que todo estará bien para un viaje seguro a Estados Unidos para entonces. Y aunque faltan casi 10 meses, The Kid Brother estará eufórico. Además de eso, recibió un gran caja de mi parte desde la última vez que hablamos.

Guau. Ya me siento mejor con la vida. Guardaré mi caminata para después del almuerzo, cuando la probabilidad de lluvia sea de hasta el 2 por ciento.

I love that dirty water.
Amo esa agua sucia.
Got some flotsam.
Restos flotantes.
A Fuengirola flotsam eater.
Un devorador de restos flotantes de Fuengirola.

.

Santa Fe Pionono

La versión en español está después de la versión en inglés.

JESICA AND I MET FOR another English session Tuesday morning. It was the highlight of my day. Well, that and the fact that she and Sergio (her husband, click here) were just in Granada and brought us a treat.

I regularly share photos of my shots (chupitos) of Pionono, a liqueur served at Mesón Salvador (that tastes like Bailey’s Irish Cream… only better). Pionono is made in the town of Santa Fe outside the city of Granada and, although Granada is less than two hours away, Pionono isn’t sold in liquor stores here. Mesón Salvador special orders it. The liqueur is based on a Santa Fe specialty pastry of the same name (that’s also not available down here).

Sergio knows how much we love Pionono, the liqueur, and being from Granada himself, he knows all about the pastry. So that’s what they brought us. I had it once before when we visited Granada with our friend Judyshannon (click here) but never an entire package. I’m in hog heaven! When I told Jesica the gift wasn’t necessary, she replied: “Gifts aren’t supposed to be necessary.”

Before we get to the Pionono, however, check out some local color.

.

JESICA Y YO NO REUNIMOS para otra sesión de inglés el martes por la mañana. Fue lo más destacado de mi día. Bueno, eso y el hecho de que ella y Sergio (su marido, haz clic aquí) estaban en Granada y nos trajeron un regalo.

Comparto regularmente fotos de mis chupitos de Pionono, un licor que se sirve en el Mesón Salvador (que sabe a Bailey’s Irish Cream … solo que mejor). Pionono se elabora en el pueblo de Santa Fe de las afueras de la ciudad de Granada y, aunque Granada está a menos de dos horas, no se vende Pionono en licorerías aquí. Mesón Salvador lo encarga. El licor se basa en una especialidad granadina (de Santa Fe) del mismo nombre, y que tampoco está disponible aquí). Es una capa de masa enrollada en un cilindro, empapada con diferentes tipos de almíbar y cubierta con crema tostada.

Sergio sabe lo mucho que nos gusta Pionono, el licor, y siendo él mismo granadino, lo sabe todo sobre la repostería. Así que eso es lo que nos trajeron. Lo tuve una vez antes cuando visitamos Granada con nuestra amiga Judyshannon (haz clic aquí) pero nunca un paquete completo. ¡Estoy en el paraíso de los cerdos! Cuando le dije a Jessica que el regalo no era necesario, ella respondió: “Se supone que los regalos no son necesarios”.

Sin embargo, antes de llegar al Pionono, echa un vistazo a algunos colores locales.

A mother and son out for their daily stroll.
Una madre y su hijo en su paseo diario.
On a Tuesday afternoon in October social distancing is not a problem on the beach.
Un martes por la tarde de octubre el distanciamiento social no es un problema en la playa.
• I wanted to get a shot of the empty Paseo in the foreground, but then some guy got in the way and ruined it. On closer inspection, I decided he didn’t really ruin the shot.
Quería hacer una foto del Paseo vacío en primer plano, pero luego un tipo se interpuso y la arruinó. Tras una inspección más cercana, decidí que realmente no arruinó la foto.
I guess he’s one of those aliens who doesn’t breath through his nose. (The jerk!)
Supongo que es uno de esos extranjeros (extraterrestres) que no respira por la nariz. (¡El patán!)
• An unflattering photo of a beautiful Jesica, but she’s holding a box of piononos! (She’s wearing a sweater on a chilly autumn day; only 70°F (21C).
• Una foto poco halagadora de una hermosa Jesica, ¡pero ella sostiene una caja de piononos! (Lleva un suéter en un frío día de otoño; solo 21°C (70F).

And It Wasn’t My Fault / Y No Fue Mi Culpa

La versión español está después de la versión inglés.

SO, HERE I WAS, SITTING at my desk working on today’s blog post (it was about Fuengirola fashion) peacefully enjoying the first couple of sips from my oversized mug (beaker) of tea and having just finished breakfast and two slices of San Geraldo’s delicious banana bread. The cats nestled at my feet, making it impossible for me to move my chair, while they waited (not quietly) for their treats.

Suddenly, my oversized mug made a loud POP and I was left holding one piece of ceramic handle. The other piece and the mug were on the rug at my feet (the cats were gone). The tea (thankfully not scalding hot) was all over me (my face, my clothes), the desk, the rug, the floor, the chair next to the desk, the sandals sitting under the chair.

I threw my tea-covered clothes in a pile on the floor. Both cats had flown from the room in a blur before I even grasped what had happened. Dudo immediately returned to inspect (and walk through the puddles of tea). Moose nervously shook the tea off his paws, kept his distance, and watched me clean.

The splatter was even in the hall outside my office. And Dudo noticed it on the wall and closet door (thank you, Dudo).

After I finished cleaning (or so I thought), I discovered it had also flown over my head and behind me. I should have realized that. It was, after all, running down my back.

We have beautiful, normal-sized mugs (beakers) given to us by our friend Jessica. We love them. But in the morning we like A LOT of tea (coffee for San Geraldo) and I hate having to “cook” two cups for each of us. I spotted these mugs at Dunne’s Department Store last year and grabbed them. They were only €6.95 each. Microwave and dishwasher safe. How could I go wrong?

As my sister Dale always said, “You pay for what you get.” You’ve probably heard it as “You get what you pay for.” Well, either way.

And now, if you’ll excuse me, I’m going to shower. I feel kind of sticky and the milk in my beard is beginning to curdle.

.

ENTONCES, AQUÍ ME ESTABA SENTANDO en mi escritorio trabajando en mi blog de hoy (era sobre la moda de Fuengirola) disfrutando pacíficamente de los primeros sorbos de mi taza-de-gran-tamaño de té y acababa de terminar el desayuno y dos rebanadas del delicioso pan de plátano de San Geraldo.. Los gatos se acurrucaron a mis pies, por lo que me era imposible mover mi silla, mientras esperaban (no en silencio) sus aperetivos.

De repente, la taza hizo un fuerte POP y me quedé sosteniendo una pieza de mango de cerámica. La otra pieza y la taza estaban en la alfombra a mis pies (los gatos se habían ido). El té (afortunadamente no hirviendo) estaba sobre mí (mi cara, mi ropa), el escritorio, la alfombra, el suelo, la silla al lado del escritorio, las sandalias debajo de la silla.

Tiré mi ropa cubierta de té en una pila en el suelo. Ambos gatos habían salido volando de la habitación en un borrón incluso antes de que comprendiera lo que había sucedido. Dudo volvió inmediatamente a inspeccionar (y caminar a través de los charcos de té). Moose nerviosamente sacudió el té de sus patas, mantuvo su distancia, y me observó limpio.

La salpicadura estaba incluso en el pasillo fuera de mi oficina. Y Dudo lo notó en la pared y en la puerta del armario (gracias, Dudo).

Descubrí que también había volado sobre mi cabeza y detrás de mí. Debería haberme dado cuenta de eso. Después de todo, estaba corriendo por mi espalda.

Tenemos hermosas tazas de tamaño normal que nos dio nuestra amiga Jessica. Los amamos. Pero en la mañana nos gusta MUCHO té (café para San Geraldo) y odio tener que “cocinar” dos tazas para cada uno de nosotros. Vi estas tazas en el emporio de Dunne el año pasado y agarré eran solo 6,95 € cada uno. Aptos para microondas y lavavajillas. ¿Cómo podría salir mal?

Como mi hermana Dale siempre decía: “Pagas por lo que obtienes”. Probablemente lo hayas escuchado como: “Obtienes lo que pagas”. Bueno, de cualquier manera.

Y ahora, si me disculpan, me voy a duchar. Me siento un poco pegajosa y la leche en mi barba comienza a cuajarse.

Left Holding the Bag / Me Queda Sosteniendo el Bolso

La versión español está después de la versión inglés.

ALTHOUGH MY AFTERNOON at Plaza Mayor was very pleasant, I didn’t have a huge shopping spree. There’s really nothing I need and I’m trying to stop impulse buying. Especially when it comes to clothing. I have no room in the house and not enough days to wear what I have.

But, as planned, I did buy myself another bottle of Rituals Bleu Byzantin cologne, which has become my latest “signature” fragrance. That, unfortunately, was retail. But I spent enough to receive a free gift set and I was also given a couple of samples. So I came home happy — even if the free samples were anti-aging and anti-wrinkle formulas. Was there a message there?!?

In the outlet mall itself, I went into the Tumi luggage shop with the hope of finding a new daily use shoulder bag for San Geraldo. His is in terrible shape. I know he prefers brown leather with lots of pockets, large enough to fit his iPad and an assortment of other things. I found a bag I knew he would like, but I wasn’t confident it was quite large enough. To top it off, despite being hugely discounted, it was still a lot more money than I would normally spend on something like that. It wasn’t, however, more than SG would spend. His current bag was around the same price and nowhere near the same quality. So, I took my chances and bought it; I could return it for store credit if it didn’t work (which honestly wasn’t very useful since there’s nothing else I need from Tumi). I even had it monogrammed.

As I expected, SG loved the bag. However, it wasn’t quite large enough and didn’t have enough zippered pockets for him. I had been so excited to have this special gift and to make him happy that I was more disappointed than he was. However, he told me if I really wanted to make him happy I would keep it. I debated — a lot — and finally agreed. I was going to go back to the shop and have it monogrammed for myself, but I think I’ll keep San Geraldo’s initials on it. I still have to find a new bag for San Geraldo. Otherwise, I’ll fill like a self-serving little stinker.

.

AUNQUE MI TARDE en Plaza Mayor fue muy agradable, no tuve una gran cantidad de compras. Realmente no necesito nada y estoy tratando de detener la compra por impulso. Especialmente cuando se trata de ropa. No tengo espacio en la casa y no tengo suficientes días para usar lo que tengo.

Pero, según lo planeado, me compré otra botella de colonia Rituals Bleu Byzantin, que se ha convertido en mi última fragancia “firma”. Eso, desafortunadamente, fue minorista. Pero gasté lo suficiente para recibir un juego de regalo gratis y también me dieron un par de muestras. Así que llegué feliz a casa, incluso si las muestras gratuitas eran fórmulas antienvejecimiento y antiarrugas. ¿Hubo un mensaje allí?

En el Outlet, entré en la tienda de equipaje Tumi con la esperanza de encontrar un nuevo bolso de hombro de uso diario para San Geraldo. El suyo está en una forma terrible. Sé que prefiere el cuero marrón con muchos bolsillos, lo suficientemente grande como para caber en su iPad y una variedad de otras cosas. Encontré un bolso que sabía que le gustaría, pero no estaba segura de que fuera lo suficientemente grande. Para colmo, a pesar de tener un gran descuento, todavía era mucho más dinero del que normalmente gastaría en algo así. Sin embargo, no fue más de lo que SG gastaría. Su bolso actual tenía el mismo precio y ni mucho menos la misma calidad. Entonces, me arriesgué y lo compré; podría devolverlo para crédito de la tienda si no funcionara (lo que sinceramente no fue muy útil ya que no necesito nada más de Tumi). Incluso lo tenía monograma.

Como esperaba, a SG le encantó la bolsa. Sin embargo, no era lo suficientemente grande y no tenía suficientes bolsillos con cremallera para él. Estaba tan emocionado de tener este regalo especial y hacerlo feliz que estaba más decepcionado que él. Sin embargo, me dijo que si realmente quería hacerlo feliz, me lo quedaría. Discutí, mucho, y finalmente acepté. Iba a volver a la tienda y tenía un monograma para mí, pero creo que mantendré las iniciales de San Geraldo. Todavía tengo que encontrarle un bols0 nuevo. De lo contrario, me llenaré como un hombre egoísta.

My reward for finding the bag for SG.
Mi recompensa por encontrar el bolso para SG.
Art glass and antiques not included.
Arte en vidrio y antigüedades no incluidas.