Lockdown Day 77: Peanut Soup / Encierro Día 77: Sopa de Cacahuete

La versión español está después de la versión inglés.

I GAVE SAN GERALDO A little lesson in cooking yesterday. Frightening, I know. Thursday, he didn’t feel like baking and I was in the mood for a pastry of some sort. So, he bought a packaged chocolate “brownie” at El Corté Ingles. It’s what we would have called a pound cake in the United States. It looks like a loaf of bread. This one was a bit dried out. What a disappointment.

Friday morning after breakfast, San Geraldo asked if I wanted another slice of the dried-out cake and I said, “Sure, I’ll put some butter on it and will microwave it. Better yet, I’ll use peanut butter.” San Geraldo made a face.

I said, “You know, you always claim to hate peanut butter, but the first time we went to Colonial Williamsburg [36 years ago] and we went to the King’s Arms Tavern, our first course was peanut soup. And you loved it. AND it tasted just like peanut butter.”

“Well, peanut soup doesn’t have butter in it.” he declared.

Huh? “Well, neither does peanut butter. It’s made with peanut oil.”

But then I wondered, “Your problem with peanut butter was that you thought it had butter in it? When did you stop liking butter?!?”

After all that, we realized the real reason he says he doesn’t like peanut butter is because his father always “contaminated” the jam jar with his peanut butter knife. That wouldn’t make me dislike peanut butter. It would just piss me off.

.

LE DI A SAN GERALDO una pequeña lección de cocina ayer. Atemorizante, lo sé. El jueves, SG no tenía ganas de hornear y yo estaba de humor para un postre. Entonces, compró un brownie de chocolate empaquetado en El Corté Inglés. Realmente no era un brownie, es lo que habríamos llamado un “pound cake” en los Estados Unidos. Parece una barra de pan. Este estaba un poco seco. Que decepcion.

Entonces, el viernes por la mañana después del desayuno, San Geraldo me preguntó si quería otra porción del pastel seco y le dije: “Claro, le pondré un poco de mantequilla y la pondré en el microondas. Mejor aún, usaré mantequilla de cacahuetes”. San Geraldo hizo una mueca.

Le dije: “Sabes, siempre dices que odias la mantequilla de maní, pero la primera vez que fuimos a Colonial Williamsburg [hace 36 años] y fuimos a King’s Arms Tavern (Taberna de Armas del Rey), nuestro primer plato fue la sopa de cacahuetes. Y te encantó. Y sabía a mantequilla de cacahuetes”.

“Bueno, la sopa de cacahuetes no tiene mantequilla”, él declaró.

¿Qué? “Bueno, tampoco la mantequilla de cacahuetes. Está hecho con aceite de cacahuetes.”

Pero luego me pregunté: “¿Tu problema con la mantequilla de cacahuetes fue que pensaste que tenía mantequilla? ¿Cuándo dejaste de gustarme la mantequilla?”

Después de todo eso, nos dimos cuenta de que la verdadera razón por la que dice que no le gusta la mantequilla de cacahuetes es porque su padre siempre “contaminó” el frasco de mermelada con su cuchillo de mantequilla de cacahuetes. Eso no me haría disgustar la mantequilla de maní. Simplemente me cabrearía.

With Alice, SG’s mother, around 1985 in Colonial Williamsburg. She liked the peanut soup, and she never contaminated the jam.

Con Alice, la madre de SG, alrededor de 1985 en Colonial Williamsburg. A ella le gustó la sopa de cacahuetes, y ella nunca contaminó la mermelada.

Lockdown Day 76: Free Gift with Purchase / Encierro Día 76: Regalo Gratis con Compra

La versión español está después de la versión inglés.

OUR VISIT YESTERDAY TO THE garden center, Viveros Guzman, was a success. Our walk around the multiple interconnected green houses was, of course, different this time. Wearing masks and plastic gloves, keeping our distance. It takes getting used to. But we appreciate the care being taken (and required if they want to do business).

We bought three more hibiscus to add to our collection. Plus some geraniums for a planter that’s been sitting empty for a while. Master Planter San Geraldo has his work cut out for him. He also had to lift the heavy bags of soil (which he calls dirt) into our two carts, then transfer them to the car, and then carry them all upstairs. Sciatica is good for something. (No, I don’t really enjoy not being the muscle.)

As I reached into my bag for my camera once we were home, I found that we had been given a free gift (or maybe it was an escapee). That’s it at the top of this page. I tossed it in my bathroom sink; I had unwittingly picked the little slimy thing up with my bare fingers!!! MY BARE FINGERS!!! It was a slug; and there was nothing sluggish about it. I quickly photographed it, ran hot water, and watched it go down the drain. Now I’m afraid to brush my teeth.

SPEAKING OF WHICH, DID I ever tell you about San Geraldo’s pet alligator? When we were kids, you could order baby alligators by mail. San Geraldo was given one as a gift. It ran away one day, never to be found again. But, this was South Dakota, so there were no concerns it would survive and grow to ginormous proportions.

Anyway, SG’s sister Linda is convinced to this day that Alice, their mother, flushed the baby alligator down the toilet. Every time she heard the accusation, Alice would gasp and say, “Do you think I would have ever sat on that stool again?!?”

.

NUESTRA VISITA AYER A LOS Viveros Guzmán, fue un éxito. Nuestro paseo por los múltiples invernaderos interconectados fue, por supuesto, diferente esta vez. Usando máscarillas y guantes de plástico, manteniendo nuestra distancia. Se necesita acostumbrarse. Pero apreciamos el cuidado que se está tomando (y se requiere si quieren hacer negocios).

Compramos tres hibiscos más para agregar a nuestra colección. Además de algunos geranios para una maceta que ha estado vacía por un tiempo. El maestro plantador San Geraldo tiene su trabajo hecho para él. También tuvo que levantar las pesadas bolsas de tierra en nuestros dos carros, luego transferirlas al coche, y luego llevarlas todas arriba. La ciática es buena para algo. (No, realmente no disfruto no ser el músculo).

Cuando busqué mi cámara en mi bolso una vez que estábamos en casa, descubrí que nos habían dado un regalo gratis (o tal vez era un fugitivo). Eso está en la parte superior de esta página. Lo tiré en el lavabo del baño; ¡Inconscientemente había recogido la pequeña cosa viscosa con mis dedos desnudos! Mis dedos desnudos !!! Era una babosa. Rápidamente lo fotografié, abrí agua caliente, y lo vi caer por el desagüe. Ahora tengo miedo de lavarme los dientes.

HABLANDO DE ESO, ¿ALGUNA VEZ te conté sobre el cocodrilo mascota de San Geraldo? Cuando éramos niños, podías pedir cocodrilos bebés por correo. San Geraldo recibió uno como regalo. Se escapó un día, para nunca ser encontrado de nuevo. Pero, eso era Dakota del Sur, por lo que no había dudas de que sobreviviría y crecería en proporciones descomunales.

De todos modos, la hermana de SG, Linda, está convencida hasta el día de hoy que Alice, su madre, arrojó el cocodrilo bebé por el inodoro. Cada vez que escuchaba la acusación, Alice jadeaba y decía: “¿¡¿Crees que alguna vez me habría sentado en ese inodoro?!?”

Photos from the garden center coming soon.
Fotos de los viveros proximamente.

Lockdown Day 10: The Toilet / Encierro Día 10: El Inodoro

La versión español está después de la versión inglés.

IT’S STILL RAINING. I sure hope the dreary weather doesn’t last as long as the lockdown, but it’s not looking very promising. The 10-day forecast indicates rain every day but one. This is the Costa del Sol (Coast of the Sun)! We do have moments of sunshine here and there most days, and that helps. As a matter of fact, there’s a bit of blue sky at this very moment. Never mind. It’s gone.

Today’s post takes us back to late January when I visited Malaga’s Museo Unicaja de Artes y Costumbres Populares (Unicaja Museum of Arts and Popular Customs). I shared the ceramics with you at that time (click here), but not much else. So, today, let’s all go to the toilet.

Have you ever seen a Cushy Tushy toilet seat? It’s padded. San Geraldo’s parents had one. It was covered in soft plastic. The plastic was cracked after years of being compressed by tushies of all sizes. The cracks pinched your tushy when you sat down. It was awful.

Anyway, the traditional one at the museum had a padded seat covered in leather. The original Cushy Tushy? Very classy. It also had constipation handles. Hold on tight and push! (OK, I made that up.) But I have to say, if that’s what I had to use at home, I’d always be constipated.

After the toilet — and with nowhere to wash my hands — I visited some other rooms, the charming courtyard, and, finally, the kitchen. The recreated rooms were a very small part of the museum, which shared examples of life and livelihoods in earlier times in Andalucía. Other than the toilet, the rooms didn’t much interest me. The rest of the museum did.

I just remembered, in the late ’60s, My Mother the Dowager Duchess had a carpet toilet seat cover in her and my father’s bathroom. It was shaggy and charcoal gray and matched the rug. It wasn’t around very long. I never sat on it.

After you click the images, don’t forget to wash your hands.

.

TODAVÍA ESTÁ LLOVIENDO. Espero que el clima triste no dure tanto como el cierre, pero no parece muy prometedor. El pronóstico de 10 días indica lluvia todos los días menos uno. ¡Esta es la Costa del Sol (Costa del Sol)! Tenemos momentos de sol aquí y allá la mayoría de los días, y eso ayuda. De hecho, hay un poco de cielo azul en este mismo momento. No importa. Se fue.

Mi blog de hoy nos lleva a fines de enero cuando visité el Museo Unicaja de Artes y Costumbres Populares de Málaga. Compartí la cerámica con vosotros en ese momento (haz clic aquí), pero no mucho más. Entonces, hoy, vamos todos al baño.

¿Alguna vez has visto un asiento de inodoro Cushy Tushy? Es acolchado. Los padres de San Geraldo tenían uno. Estaba cubierto de plástico blando. El plástico se rompió después de años de ser comprimido por traseros de todos los tamaños. Las grietas pellizcaron tu trasero cuando te sentaste. Fue horrible.

De todos modos, el tradicional en el museo tenía un asiento acolchado cubierto de cuero. El original Cushy Tushy? Muy elegante. También tenía asas de estreñimiento. ¡Agárrate fuerte y empuja! (OK, lo inventé). Pero tengo que decir que si eso es lo que tenía que usar en casa, siempre estaría estreñido.

Después del inidoro, y sin ningún lugar para lavarme las manos, visité otras habitaciones, el encantador patio y, finalmente, la cocina. Las salas recreadas eran una parte muy pequeña del museo, que compartía ejemplos de la vida y el sustento de épocas anteriores en Andalucía. Aparte del baño, las habitaciones no me interesaban demasiado. El resto del museo lo hizo.

Acabo de recordar, a finales de los años 60, que Mi Madre la Duquesa Viuda tenía una cubierta de asiento de inodoro alfombrado en el baño de ella y de mi padre. Era peludo y gris carbón y hacía juego con la alfombra. No fue por mucho tiempo. Nunca me senté en eso.

Después de hacer clic en las imágenes, no olvides lavarte las manos.

At First I Was Afraid / Al Principio Tenía Miedo

La versión español está después de la versión inglés.

HAVE I EVER told you how much I loathed the 1997 Hollywood blockbuster, multi-award-winning film, “Titanic”? San Geraldo’s mother, Alice, was visiting us in San Diego and we went to see it. I was seated between mother and son. I thought the love story, especially, was sappy and hard to believe. By the film’s mid-point, I was in serious need of a drink — or a tranquilizer. Just before the ship went vertical, I turned to my left and saw Alice with a soggy tissue to her tear-filled eyes. I turned to my right to see SG’s tear-streaked face as he blew his nose, again, into his handkerchief. I couldn’t help myself. I fiercely whispered to San Geraldo, “The ship DOES sink!”

Some Valentine’s decorations in our plaza here in Los Boliches in Fuengirola made me think of “Titanic” and Celine Dionne, and that’s not a good thing. The Christmas heart (click here ) is back. That’s actually, I think, kind of festive. But when it was installed for Christmas, instead of the usual Christmas tree, I thought it was odd. I now wonder if someone screwed up and mistakenly placed the heart on our plaza two months too early.

I said at the time I liked the heart but thought it would be better for Valentine’s Day. I wasn’t alone. Stranger still is that the the heart was un-installed mid-January only to reappear two weeks later. As Celine says, the heart will go on and on.

And then last weekend some other items joined the Christmas Heart on the plaza. There’s one of our public benches painted red and poorly positioned among the old ficus trees. The tree trunks are badly wrapped in red gauzy fabric. and, well, you can see in the below photos what else has been done to the bench. A romantic spot to pose for a photo?

Wood hearts have been attached to the lamp posts. On them are the stenciled words “Live Fuengirola with Love” (well, #VIVEFUENGIROLACONAMOR, to be more precise).

But the most peculiar for me is the red door (with the red picket fence and the orange and white traffic cones). The door has no handle and only opens in one direction. It, too, is imprinted with the Live Fuengirola with Love hashtag.

I was going to include with this post—after taking some strong medication—Celine Dionne singing “My Heart Will Go On.” But then I had a better idea. Go on now, go! Walk out the door!

.

¿ALGUNA VEZ TE dije cuánto detestaba la exitosa película de Hollywood de 1997, “Titanic”? Alice, la madre de San Geraldo, nos estaba visitando en San Diego y fuimos a verlo. Estaba sentado entre madre y hijo. Pensé que la historia de amor, especialmente, era cursi y difícil de creer. En el punto medio de la película, estaba en grave necesidad de una bebida — o un tranquilizante. Justo antes de que el barco se volviera vertical, giré a mi izquierda y vi a Alice con un pañuelo empapado en sus ojos llenos de lágrimas. Me giré a la derecha para ver la cara surcada de lágrimas de SG mientras se volvía a sonar la nariz con el pañuelo. No pude evitarlo. Le susurré ferozmente a San Geraldo: “¡El barco SE HUNDE!

Algunas decoraciones de San Valentín en nuestra plaza aquí en Los Boliches en Fuengirola me hicieron pensar en Celine Dionne, y eso no es algo bueno. El corazón de Navidad (haz clic aquí) está de vuelta. Eso es realmente, creo, algo festivo. Pero cuando se instaló para Navidad, en lugar del árbol de Navidad habitual, pensé que era extraño. Ahora me pregunto si alguien lo arruinó y por error colocó el corazón en nuestra plaza dos meses antes.

Dije en ese momento que me gustaba el corazón, pero pensé que sería mejor para el Día de San Valentín. No estaba solo. Aún más extraño es que el corazón se desinstaló a mediados de enero solo para reaparecer dos semanas después. Como dice Celine, el corazón contiuará sin parar.

Y luego, el fin de semana pasado, algunos otros artículos se unieron al Corazón de Navidad en la plaza. Hay uno de nuestros bancos públicos, pintados de rojo y mal ubicados entre los viejos ficus. Los troncos de los árboles están mal envueltos en tela de gasa roja y, bueno, puedes ver en las fotos de abajo qué más se ha hecho en el banco. ¿Un lugar romántico para posar para una foto?

Corazones de madera se han unido a los postes de la lámpara. En ellas están las palabras estampadas “#FUENGIROLACONAMOR” (Fuengirola con amor).

Pero lo más destacado para mí es la puerta roja (con la cerca roja y los conos de tráfico naranja y blanco). La puerta no tiene manija y solo se abre en una dirección. También está impreso con #FUENGIROLACONAMOR.

Iba a incluir en esta entrada de blog — después de tomar algunos medicamentos fuertes — Celine Dionne cantando “Mi Corazón Continuará”. Pero luego tuve una mejor idea. ¡Vete ahora, vete! ¡Sal por la puerta!

The Christmas heart will go on.
La corazón de la Navidad continuará.

.

A Titanic Exhibit / Un Exposición Titánico

La versión español está después de la versión inglés.

WHEN THE BLOCKBUSTER film “Titanic” was released in 1997, San Geraldo’s mother Alice was visiting us in San Diego. It turned out to be one of my all-time, LEAST-liked films. OK. I thought the sets were exceptional but that was it. I hated the story line, the writing, even the acting. By the time the ship hit the iceberg I thought, “Oh, get on with it.” I felt about ready to explode. So, sitting between the tear-filled San Geraldo and Alice, clutching handkerchiefs to their eyes, was just too much for me. As the ship began its climb to vertical, I couldn’t take it anymore. I turned to San Geraldo and I muttered, “The ship DOES sink!” (And he let me live to tell the tale.)

You DO know, don’t you, that there was room on that floating door for 17-year-old Rose and Jack… both? Oh, and THEN 100-year-old Rose went and tossed that multi-million-dollar diamond into the ocean!

ANYWAY, I WENT THURSDAY with my pal Luke and his parents to see “Europe’s largest” Lego exhibit. Among the creative constructions, we found the Titanic — all 500,000 pieces. But not Rose’s diamond.

.

CUANDO LA PELÍCULA “Titanic” se estrenó en 1997, Alice, la madre de San Geraldo, nos visitaba en San Diego. Resultó ser una de mis películas menos favoritas. Pensé que los escenas eran excepcionales pero eso fue todo. Odiaba la trama, la escritura, incluso la actuación. Cuando el barco golpeó el iceberg, pensé: “Oh, sigue adelante”. Sentí que estaba a punto de explotar. Así que, sentarme entre las lágrimas de San Geraldo y Alice, apretando sus pañuelos a sus ojos, era demasiado para mí. Cuando el barco comenzó su ascenso a la vertical, no pude soportarlo más. Me dirigí a San Geraldo y murmuré: “¡El barco SE DETIENE!” (Y él me dejó vivir para contarlo).

Sabes, ¿verdad, que había espacio en la puerta flotante para los dos, Rose, de 17 años y Jack — los dos? ¡Ah, y ENTONCES Rose de 100 años arrojó ese diamante multimillonario al mar!

DE CUALQUIER MANERA, FUI el jueves con mi compadre Luke y sus padres para ver la exhibición de Lego “más grande de Europa”. Entre las construcciones creativas, encontramos el Titanic — todas las 500.000 piezas. Pero no el diamante de Rose.