Peacock and banana palm / Pavo real y palmera plátano

La versión en español está después de la versión en inglés.

WE HAD ROUGH SEAS FOR a couple of days with yellow flags flying. Late Tuesday afternoon while I was out walking, the flags were changed to red and lifeguards called random swimmers back in. Only the surfers remained. In one direction the sky was cloudy and blue. In the other, it looked threatening, but nothing came of it except the rough seas.

By Wednesday morning it was back to yellow flags and a late morning walk for me. I came upon a fruit-bearing banana palm on the beach. I wonder how long that will last before someone picks them.

My sciatica isn’t going away quietly; well, that’s not true. Although I’m still aware of it, I’m no longer moaning and whinging when I make a move. So things around here are much more quiet. I’m back to happily (as opposed to painfully) working out and stretching.

To add to my happiness today, Isabel has been here and the apartment is immaculate; she has joined Toastmasters and practiced her first presentation with me (beautifully written and presented — an inspiration); we have a dinner out this evening with friends Tynan and Elena; and adorable Maria is back in town for a few days from Madrid with her parents (click here). I’m sending my mail-in ballot tomorrow morning for President Biden and Vice President Harris, and I’m hoping I’ll live to see a better world.

.

TUVIMOS MAREJADA DURANTE UNO DÍAS días con banderas amarillas ondeando. A última hora de la tarde del martes, mientras caminaba, las banderas se cambiaron a rojas y los salvavidas llamaron nadadores al azar. Solo quedaron los surfistas. En una dirección el cielo estaba nublado y azul. En el otro, parecía amenazador, pero nada salió de él excepto el mar embravecido.

El miércoles por la mañana había vuelto a las banderas amarillas y una caminata matutina para mí. Me encontré con una palmera de plátano frutal en la playa. Me pregunto cuánto tiempo durará antes de que alguien los recoja.

Mi ciática no desaparece silenciosamente; bueno, eso no es cierto. Aunque todavía soy consciente de ello, ya no me quejo ni me quejo cuando hago un movimiento. Así que las cosas por aquí están mucho más tranquilas. He vuelto a hacer ejercicio y estirarme felizmente (en lugar de dolorosamente).

Para agregar a mi felicidad hoy, Isabel ha estado aquí y el piso está inmaculado; se ha unido a Toastmasters y practicó su primera presentación conmigo (bellamente escrita y presentada — una inspiración); tenemos una cena esta noche con los amigos Tynan y Elena; y la adorable María vuelve a la ciudad por unos días desde Madrid con sus padres (haz clic aquí). Mañana por la mañana enviaré mi boleta electoral por correo para el presidente Biden y la vicepresidente Harris, y espero vivir para ver un mundo mejor.

After her 6-hour drive.
Después de su viaje de 6 horas.

.

.

Tuesday afternoon, Tuesday evening, and today.
El martes por la tarde y más tarde, y hoy.

Lockdown Day 69: Rose-Colored Glasses / Encierro Día 69: Gafas de Color Rosa

La versión español está después de la versión inglés.

I HAVE SLEPT FOR THREE consecutive hours two nights in a row. When I was in pain and out of bed this morning at 5, the fact that I had just slept for three consecutive hours really didn’t seem like much to me. I was able to get back to sleep at 6:45 and slept until 8:09 when the drilling above my head (our neighbors’ renovations) woke me. I was not happy.

So, I went for a mostly pain-free walk on the beach, after which San Geraldo and I went out for coffee for the second consecutive day. Our wonderful housekeeper and godmother to the cats, Isabel, was back at work yesterday. So not only did we have the pleasure of seeing her again, but our apartment shines “like the top of the Chrysler Building.” Also, she gave the cats their treats while we were out.

By the time I returned at 11 to Physio Phenom Pedro (click here), my attitude had improved. At the moment, I feel great. Three hours is better than 30 minutes (as Pedro reminded me).

That’s all I’ve got for today. I’m off to organize something. I hope all your glasses are rose-colored.

.

HE DORMIDO DURANTE TRES HORAS consecutivas dos noches seguidas. Cuando tenía dolor y me levantaba de la cama esta mañana a las 5, el hecho de haber dormido durante tres horas consecutivas realmente no me pareció mucho. Pude volver a dormir a las 6:45 y dormí hasta las 8:09 cuando la perforación sobre mi cabeza (las renovaciones de nuestros vecinos) me despertó. No era feliz.

Entonces, fui a dar un paseo por la playa casi sin dolor, después de lo cual San Geraldo y yo salimos a tomar café por segundo día consecutivo. Nuestra maravillosa ama de llaves y madrina de los gatos, Isabel, regresó a trabajar ayer. Así que no solo tuvimos el placer de volver a verla, sino que nuestro piso brilla “como la parte superior del edificio Chrysler” (con su corona metálica en la ciudad de Nueva York). Además, ella les dio a los gatos sus aperetivos mientras estábamos fuera.

Cuando regresé a las 11 a Fenómeno Fisio Pedro (haz clic aquí), mi actitud había mejorado. Por el momento, me siento genial. Tres horas son mejores que 30 minutos (como me recordó Pedro).

Eso es todo lo que tengo por hoy. Me voy a organizar algo. Espero que todas vuestras gafas sean de color rosa.

.