If you’re happy and you know it / Si estás feliz y lo sabes

La versión en español está después de la versíon en inglés.

I MENTIONED AT THE END of yesterday’s blog post that I was either going to explore some more or go to the beach. I didn’t do either. I had a sudden mood crash and took a very long siesta.

Today I met a new friend to give English lessons, which is also a great way for me to improve my Spanish. I thought we would spend an hour together. We spent 2-1/2. We could have gone on all day. What an absolute joy. And we’re meeting again Wednesday.

San Geraldo and I had a delightful lunch at home. I washed the dishes. And I crashed again. All I can do right now is go with the flow or maybe more appropriately, roll with the punches. Or as San Geraldo would say, “roll with the flow” and “go with the punches.” Either way, I get knocked down (but I’ll get up again).

To add to all the crap in the world currently getting me (and so many others) down, yesterday would have been my sister Dale’s 69th birthday. She died 39-1/2 years ago. Sometimes it still hurts.

Cristina recently taught 18-month old Maria the English song “If you’re happy and you know it (clap your hands).” I was a camper briefly during my childhood and I was a camp counselor for several years beginning when I was 15. I spent enough time singing that song to never want to hear it again. Or so I thought. But seeing the joy on Maria’s face when she heard the words brought the song new life for me. I hope she’ll perform it again when she’s back for a visit in October. Maybe I’m happy and I just don’t know it. Clap your hands and visit our terrace.

.

MENCIONÉ AL FINAL DE LA entrada de ayer que iba a explorar un poco más o ir a la playa. Yo tampoco lo hice. Tuve un repentino colapso de humor y tomé una siesta muy larga.

Hoy conocí a una nueva amiga para dar lecciones de inglés, lo que también es una excelente manera de mejorar mi español. Pensé que pasaríamos una hora juntos. Pasamos 2-1 / 2. Podríamos haber seguido todo el día. Qué alegría más absoluta. Y nos reuniremos de nuevo el miércoles.

San Geraldo y yo tuvimos un delicioso almuerzo en casa. Lave los platos. Y me estrellé de nuevo. Todo lo que puedo hacer ahora es seguir la corriente o tal vez más apropiadamente, rodar con los golpes. O como diría San Geraldo, “rodar con la corriente” y “ir con los golpes”. De cualquier manera, caigo noqueado (pero me vuelvo de levantar).

Para agregar a toda la basura del mundo que actualmente me está deprimiendo (y a muchos otros), ayer habría sido el cumpleaños número 69 de mi hermana Dale. Murió hace 39 años y medio. A veces todavía me duele.

Cristina le enseñó recientemente a María, de 18 meses, la canción en inglés “Si eres feliz y lo sabes (aplaude)”. Fui campista brevemente durante mi infancia y fui consejero de campamento durante varios años, comenzando cuando tenía 15 años. Pasé suficiente tiempo cantando esa canción como para no querer volver a escucharla nunca más. O eso pensé. Pero ver la alegría en el rostro de María cuando escuchó la letra me dio nueva vida a la canción. Espero que lo vuelva a interpretar cuando regrese de visita en octubre. Tal vez estoy feliz y simplemente no lo sé. Aplauda y visite nuestra terraza.

Dudo spotted a bug a half hour ago. I think he’s still out there.
Dudo detectó un error hace media hora. Creo que todavía está ahí fuera.
Like red velvet.
Como terciopelo rojo.
Clap your hands!
¡Aplaude!

.