Food, friends, and felines / Festín, familia, y felinos

La versión en español está después de la versión en inglés.

AS I MENTIONED A FEW days ago, our friends from Madrid, Alfonso and Cristina, were here for a long weekend with their daughter María. We met them at Mesón Salvador a year and a half ago when María was just a month old and we became immediate friends. We feel honoured they want to spend time with us whenever they visit. We met every morning at Mesón Salvador and then again one night for dinner. It’s become home away from home for them, as well. My mood crash Sunday could be explained by the fact that they went home.

There’s been a little book fair on the plaza near us and I picked up a couple of books in Spanish and English for María. I figured her parents could read stories to her from the books but she had a great time reading them herself, as you can see from the photos.

Dinner at Mesón Salvador was excellent as always. We have dinner at home most nights now and San Geraldo always makes me glad to follow after him in the kitchen for clean-up. My size 32s (42 Spanish) have gotten a bit snug, so it’s time to burn off about 5 pounds (2 kilos) of contentment.

Our 40 percent chance of rain yesterday brought us 12 seconds of drizzle. I didn’t see it. The current probability of rain is now 3 percent. That number will climb (slowly) as the week progresses. Maybe Friday’s 80 percent chance will come through.

The pilot light on our water heater won’t stay lit. It happens around the same time every year and just needs a simple cleaning. The plumber is on his way and the cats were driving me crazy because I wouldn’t give them their treats. If I did, they’d fly out of the kitchen when the doorbell rang. I tried explaining to them, but they just didn’t get it. So, I served them in SG’s office. And, of course, the plumber didn’t arrive. (But he’s here now, so excuse me while I welcome him.)

.

COMO HE MENCIONADO hace unos días, nuestros amigos de Madrid, Alfonso y Cristina, estuvieron aquí un fin de semana largo con su hija María. Los conocimos en Mesón Salvador hace un año y medio cuando María tenía apenas un mes y nos hicimos amigos de inmediato. Nos sentimos honrados de que quieran pasar tiempo con nosotros cada vez que nos visitan. Nos reuníamos todas las mañanas en Mesón Salvador y luego una noche para cenar. También se ha convertido en un hogar lejos del hogar para ellos. Mi crisis de humor el domingo podría explicarse por el hecho de que se fueron a casa.

Ha habido una pequeña feria del libro en la plaza cercana a nosotros y compré un par de libros en español e inglés para María. Supuse que sus padres podrían leerle historias de los libros, pero ella se lo pasó genial leyéndolas ella misma, como se puede ver en las fotos.

La cena en Mesón Salvador fue excelente como siempre. Ahora cenamos en casa la mayoría de las noches y San Geraldo siempre me alegra seguirlo en la cocina para limpiar. Mi talla 42 Levis (32 Americano) se ha ajustado un poco, así que es hora de quemar unos 2 kilos (5 libras) de satisfacción.

Nuestro 40 por ciento de probabilidad de lluvia ayer nos trajo 12 segundos de llovizna. No lo vi. La probabilidad actual de lluvia es ahora del 3 por ciento. Ese número aumentará (lentamente) a medida que avance la semana. Quizás el 80 por ciento de posibilidades del viernes se materialice.

La luz piloto de nuestro calentador de agua no permanece encendida. Ocurre aproximadamente en la misma época todos los años y solo necesita una limpieza simple. El fontanero está en camino y los gatos me estaban volviendo loco porque no les daría sus golosinas. Si lo hiciera, saldrían volando de la cocina cuando sonara el timbre. Intenté explicárselo, pero no lo entendieron. Entonces, les serví en la oficina de SG. Y, por supuesto, el fontanero no llegó mientras comían. (Pero él está aquí ahora, así que discúlpeme mientras le doy la bienvenida).

Saturday night, my Secreto Iberico at Mesón Salvador (a cut of Iberian pork).
La noche del sábado, mi Secreto Iberico en Mesón Salvador.
San Geraldo’s meaty ribs.
Carnosas costillas de San Geraldo.
Maria’s octopus croquettes.
Croquettas de pulpo de Maria.
The family’s bacalao salad.
Ensalada de bacalao de la familia.
Friday night: My tropical salad.
La noche de viernes: Mi ensalada tropical.
Pionono!
San Geraldo’s non-alcoholic chupito.
Chupito sin alcohol de San Geraldo.
Maria with the books I picked up.
María con los libros que recogí.
Two books at once… And one sideways!
Dos libros a la vez … ¡Y uno de lado!
These two stayed until dark last night.
Estos dos se quedaron anoche hasta que anocheció.
Stir-fry dinner at home.
Cena salteada en casa.
Dudo (front) and Moose are the only ones around here that actually sit at the dining room table.
Dudo (frente) y Moose son los únicos por aquí que realmente se sientan a la mesa del comedor.

Peacock and banana palm / Pavo real y palmera plátano

La versión en español está después de la versión en inglés.

WE HAD ROUGH SEAS FOR a couple of days with yellow flags flying. Late Tuesday afternoon while I was out walking, the flags were changed to red and lifeguards called random swimmers back in. Only the surfers remained. In one direction the sky was cloudy and blue. In the other, it looked threatening, but nothing came of it except the rough seas.

By Wednesday morning it was back to yellow flags and a late morning walk for me. I came upon a fruit-bearing banana palm on the beach. I wonder how long that will last before someone picks them.

My sciatica isn’t going away quietly; well, that’s not true. Although I’m still aware of it, I’m no longer moaning and whinging when I make a move. So things around here are much more quiet. I’m back to happily (as opposed to painfully) working out and stretching.

To add to my happiness today, Isabel has been here and the apartment is immaculate; she has joined Toastmasters and practiced her first presentation with me (beautifully written and presented — an inspiration); we have a dinner out this evening with friends Tynan and Elena; and adorable Maria is back in town for a few days from Madrid with her parents (click here). I’m sending my mail-in ballot tomorrow morning for President Biden and Vice President Harris, and I’m hoping I’ll live to see a better world.

.

TUVIMOS MAREJADA DURANTE UNO DÍAS días con banderas amarillas ondeando. A última hora de la tarde del martes, mientras caminaba, las banderas se cambiaron a rojas y los salvavidas llamaron nadadores al azar. Solo quedaron los surfistas. En una dirección el cielo estaba nublado y azul. En el otro, parecía amenazador, pero nada salió de él excepto el mar embravecido.

El miércoles por la mañana había vuelto a las banderas amarillas y una caminata matutina para mí. Me encontré con una palmera de plátano frutal en la playa. Me pregunto cuánto tiempo durará antes de que alguien los recoja.

Mi ciática no desaparece silenciosamente; bueno, eso no es cierto. Aunque todavía soy consciente de ello, ya no me quejo ni me quejo cuando hago un movimiento. Así que las cosas por aquí están mucho más tranquilas. He vuelto a hacer ejercicio y estirarme felizmente (en lugar de dolorosamente).

Para agregar a mi felicidad hoy, Isabel ha estado aquí y el piso está inmaculado; se ha unido a Toastmasters y practicó su primera presentación conmigo (bellamente escrita y presentada — una inspiración); tenemos una cena esta noche con los amigos Tynan y Elena; y la adorable María vuelve a la ciudad por unos días desde Madrid con sus padres (haz clic aquí). Mañana por la mañana enviaré mi boleta electoral por correo para el presidente Biden y la vicepresidente Harris, y espero vivir para ver un mundo mejor.

After her 6-hour drive.
Después de su viaje de 6 horas.

.

.

Tuesday afternoon, Tuesday evening, and today.
El martes por la tarde y más tarde, y hoy.

Maria Moonbeam / Maria Rayo de Luna

La versión en español está después de la versión en inglés.

ONE AND A HALF YEARS AGO, while enjoying our breakfast at Mesón Salvador, we met Cristina, Alfonso, and their one-month-old daughter, Maria, who were here on holiday from Madrid. They were seated at the table next to ours, we started talking, and immediately became friends. We spent a lot of time together during their next visit and then the pandemic put a wrench in their plans for an Easter visit. But, they were just back again and shared much of their time with us.

They arrived just in time, too, to help me with an attitude adjustment. Although this August is nowhere near as busy as a usual August, it’s still much busier here than we’d like it to be in the middle of a pandemic. I’ve been complaining — a lot — that I don’t like people. Alfonso and Cristina reminded me again of how much I do like some people.

And then there’s Maria. She is definitely not a problem. Adorable doesn’t begin to describe her. Curious, playful, observant, flirty, energetic, funny… San Geraldo and I are in love.

When they’re in town, they always have breakfast at Mesón Salvador, but they had never had lunch or dinner there. So we suggested it Thursday night. They are now hooked and they asked us to join them again Saturday night. Of course, both the meals and the service were perfection.

PEDRO AND KATHLEEN STOPPED by during the week to return the plastic container that held that big wedge of chocolate cake from San Geraldo (click here). Kathleen now believes (as did SG’s incomparable mother) that a container should never be returned empty. So, she and Luke put some freshly baked chocolate chip cookies inside. Six cookies were gone after lunch that day. And, man, were they ever delicious.

I WAS OUT OF the house at 7 this morning for a walk on the beach. I caught a beautiful sunrise and I had an invigorating hour-long walk before the heat and crowds of the day.

.

HACE UN AÑO Y MEDIO, mientras desayunábamos en Mesón Salvador, conocimos a Cristina, Alfonso y su hija de un mes, María, que estaban aquí de vacaciones desde Madrid. Estaban sentados en la mesa contigua a la nuestra, comenzamos a hablar e inmediatamente nos hicimos amigos. Pasamos mucho tiempo juntos durante su próxima visita y luego la pandemia puso un freno a sus planes para una visita de Pascua. Pero han vuelto y han compartido gran parte de su tiempo con nosotros.

También llegaron justo a tiempo para ayudarme con un ajuste de actitud. Aunque este agosto no está tan ocupado como un agosto habitual, todavía está mucho más ocupado aquí de lo que nos gustaría que estuviera en medio de una pandemia. Me he estado quejando, mucho, de que no me gusta la gente. Alfonso y Cristina me recordaron de nuevo lo mucho que me gustan algunas personas.

Y luego está María. Definitivamente no es un problema. Adorable no empieza a describirla. Curiosa, juguetona, observadora, coqueta, enérgica, divertida … San Geraldo y yo estamos enamorados.

Cuando están en la ciudad, siempre desayunan en el Mesón Salvador, pero nunca almorzaron ni cenaron allí. Así que lo sugerimos el jueves por la noche. Ahora están enganchados y nos pidieron que nos uniéramos a ellos nuevamente el sábado por la noche. Por supuesto, tanto las comidas como el servicio fueron perfectos. Salí de casa a las 7 esta mañana para dar un paseo por la playa.

PEDRO Y KATHLEEN PASARON por allí durante la semana para devolver el recipiente de plástico que contenía ese gran trozo de pastel de chocolate de San Geraldo (haz clic aquí). Kathleen ahora cree (al igual que la incomparable madre de SG) que un contenedor nunca debe devolverse vacío. Entonces, ella y Luke pusieron dentro unas galletas con chispas de chocolate recién horneadas. Ese día se acabaron seis galletas después del almuerzo. Y, hombre, fueron deliciosos.

SALÍ DE CASA A las 7 esta mañana para dar un paseo por la playa. Ví un hermoso amanecer y tuve una vigorizante caminata de una hora antes del calor y las multitudes del día.

Alfonso after a 12k run Saturday morning. Note the wound on his nose. He walks into things, too. It’s like we’re twins. Don’t you agree?
Alfonso después de una carrera de 12k el sábado por la mañana. Note la herida en su nariz. Él también entra en las cosas. Es como si fuéramos gemelos. ¿No estás de acuerdo?
Maria had just accidentally kicked her father in the head.
María acababa de patear accidentalmente a su padre en la cabeza.
Maria wouldn’t cooperate for a family photo.
María no quiso cooperar para una foto familiar.
David and Angel. / David y Angel.
Complementary caramel vodka shots. / Chupitos de vodka caramelo.
Adrián behind the bar.
Adrián detrás de la barra.

.

You want me to sit on what? / ¿Quieres qué me siente en qué?

La versión en español está después de la versión en inglés.

WE HAD THE PLEASURE OF being invited out last night to a family birthday dinner for Paula, Tynan and Elena’s exceptional daughter who has one more exam and will be finished with high school and moving onward to university. Paula’s brother, Alexander, and his girlfried, Maria were there as was Elena’s sister, Isa, godmother to Paula.

Tynan and Elena both had pints. However, in typical Spanish fashion, instead of una pinta (a pint), Elena asked for una pintita (a diminutive pint). I followed Elena’s lead by ordering a cañita (a diminutive small beer) instead of una caña (a small beer). They were the same size as our normal beers. They must have been out of cañita and pintita glasses. (Although a pint is still a pint, with or without an “ita”.)

It was a perfect evening. Lots of laughs and love, as always. But no hugging. We cuddled up for a photo, but that was about it. I had the camera and took a group photo. My appearance in that shot is just a figment of your imagination (or, perhaps, mine). Elena wanted a photo of me with San Geraldo. SG told me to sit on his lap. Seriously? I did, and nearly broke his legs. He’s got 30 pounds less cushion than he used to and he complained the entire time. Whose idea was it anyway?!?

I had not one but two small beers. Party! So I slept in until 10:00 this morning. The cats didn’t even wake me. I then met our friend Miguel for coffee at Mesón Salvador. These are the kinds of events that make me appreciate there actually are people in this world I like — other than all of you, of course.

I’m off for an afternoon walk on the beach. Tonight at midnight the mask requirement goes into effect in Andalucía. It appears it will soon be the norm all over Spain. We’re already wearing our masks no matter where we go… except on the beach, which I’m pretty sure will be excluded from the rule.

.

TUVIMOS EL PLACER DE SER invitados anoche a una cena familiar de cumpleaños para Paula, la hija excepcional de Tynan y Elena, que tiene un examen más y terminará la secundaria y pasará a la universidad. El hermano de Paula, Alexander, y su novia, María, estaban allí, al igual que la hermana de Elena, Isa, la madrina de Paula.

Tynan y Elena tenían pintas. Sin embargo, en la moda típica española, en lugar de una pinta, Elena pidió una pintita. Seguí el ejemplo de Elena ordenando una cañita en lugar de una caña. Curiosamente, eran del mismo tamaño que nuestras cervezas normales. Deben haber sido de vasos para cañitas y pintitas. (Aunque una pintita sigue siendo una pinta, con o sin “ita”).

Fue una noche perfecta. Muchas risas y amor, como siempre. Pero no abrazos. Nos acurrucamos para una foto, pero eso fue todo. Tenía la cámara y tomé una foto grupal. Mi aparición en esa toma es solo un producto de tu imaginación (o quizás la mía). Elena quería una foto de mi con San Geraldo. SG me dijo que me sentara en su regazo. ¿Seriamente? Lo hice, y casi le rompo las piernas. Tiene 30 libras menos de amortiguación de lo que solía y se quejó todo el tiempo. ¿De quién fue la idea?

No tuve una sino dos cañas. ¡Fiesta! Así que dormí hasta las 10:00 de esta mañana. Los gatos ni siquiera me despertaron. Luego conocí a nuestro amigo Miguel para tomar un café en Mesón Salvador. Estos son los tipos de eventos que me hacen apreciar que en realidad hay personas en este mundo que me gustan — además de todos ustedes, por supuesto.

Me voy a dar un paseo por la playa por la tarde. Esta noche a medianoche, el requisito de mascarilla entra en vigencia en Andalucía. Parece que pronto será la norma en toda España. Ya usamos nuestras mascarillas sin importar a dónde vayamos … excepto en la playa, que estoy bastante seguro de que quedará excluido de la regla.

San Geraldo smiles through the tears.
San Geraldo sonríe entre lágrimas.