What a floor is for / Para que sirve un piso

La versión en español está después de la versión en inglés.

I WALKED INTO THE DINING room yesterday to find both Moose and Dudo on the table. That used to not be permitted — until we gave up. However, we rarely find a cat there and never together. How odd, I thought. But then I realized San Geraldo’s work had spread from his office onto the dining room table. And, since SG spreads his work all over his floor, I think the cats just couldn’t tell the difference.

Years ago, San Geraldo liked to use the kitchen floor for dirty dishes and pots and pans while he cooked (no matter how large the kitchen and how much counter space we had). That practice has been banned since the ’90s. I choose my battles.

The photos begin with Tuesday afternoon’s walk on the beach and are followed by Wednesday’s moonrise. Then, of course, there are the cats. Isabel was here this morning. It took a while for the boys to catch on that they were going to have to wait for their treats. They were quiet but they never let me out of their sight.

.

ENTRÉ AL COMEDOR AYER PARA encontrar a Moose y Dudo en la mesa. Eso solía estar prohibido — hasta nos dimos por vencidos. Sin embargo, rara vez encontramos un gato allí y nunca juntos. Qué extraño, pensé. Pero luego me di cuenta de que el trabajo de San Geraldo se había extendido desde su oficina a la mesa del comedor. Y dado que SG esparce su trabajo por todo el piso, creo que los gatos simplemente no pueden notar la diferencia.

Hace años, a San Geraldo le gustaba usar el piso de la cocina para platos sucios y ollas y sartenes mientras cocinaba (sin importar cuán grande fuera la cocina y cuánto espacio en el mostrador teníamos). Esa práctica está prohibida desde los años 90. Elijo mis batallas.

Las fotos comienzan con la caminata del martes por la tarde y son seguidas por la salida de la luna del miércoles. Luego, por supuesto, están los gatos. Isabel estuvo aquí esta mañana. A los chicos les tomó un tiempo darse cuenta de que iban a tener que esperar por sus aperitivos. Estaban callados pero nunca me perdían de vista.

• I understand their confusion. It eventually morphs into an obstacle course and I regularly trip over those size 48s (14s). Damned kids! (He did ask permission to use the dining room table.)
• Entiendo su confusión. Eventualmente se transforma en una carrera de obstáculos y regularmente tropiezo con esos tamaños 48 (14). Malditos niños! (Él pidió permiso para usar la mesa del comedor).
Dudo does the Funky Chicken (and keeps me from making the bed).
Dudo hace el Funky Chicken (y evita que yo haga la cama).

.

Tortilla Tornado

La versión español está después de la versión inglés.

ONE OF THE COMMENTS I hear most from San Geraldo when he cooks our dinner for two is, “I have enough _____ to feed an army.” Earlier this week he filled in the blank with potatoes.

I don’t eat a lot of potatoes. SG no longer eats very many either. He prepared breaded (in Special K) turkey filets. On the side, in addition to the potatoes, were Brussels sprouts (which I love). He sautéed the potatoes in the excess breading, as he usually does. After dinner, he put the leftover potatoes in a container in the refrigerator and said, “I have no idea what I’ll do with all these.”

The next night, he decided to use up the potatoes in his own version of a Spanish tortilla (which is nothing like a Mexican tortilla, as you’ll see below). He didn’t follow any recipe, and simply mixed up the buttery breaded potatoes with some of the other things he knew went into a traditional tortilla. He flipped the tortilla pan too soon and cooked a big portion directly on the cook top before scraping it off. It was delicious and worth the clean-up.

THE SEAS HAVE BEEN HIGH in recent days. That’s why many stretches of beach have been displaying yellow and even red flags (instead of green). Although sometimes my mask is in perfect harmony with the flag, at other times, it is not. Especially when the flag color changes as I walk. It all depends on the currents on that particular stretch of beach.

.

UNO DE LOS COMENTARIOS QUE más escucho de San Geraldo cuando prepara nuestra cena para dos es: “Tengo suficiente _____ para alimentar a un ejército”. A principios de esta semana llenó el espacio en blanco con patatas.

No como muchas patatas. SG ya no come muchos tampoco. Preparó filetes de pavo empanizados (en Special K cereal). Al lado, además de las patatas, había coles de Bruselas (que me encantan). Salteó las patatas en el exceso de empanado, como suele hacer. Después de la cena, puso las patatas sobrantes en un recipiente en el refrigerador y dijo: “No tengo idea de qué haré con todo esto”.

La noche siguiente, decidió usar las patatas en su propia versión de una tortilla española. No siguió ninguna receta, y simplemente mezcló las patatas empanizadas con algunas de las otras cosas que sabía que formaban parte de una tortilla tradicional. Volteó la tortilla demasiado pronto y cocinó una gran porción directamente sobre la estufa antes de rasparla. Estaba delicioso y valió la pena la limpieza.

LOS MARES HAN ESTADO ALTOS en los últimos días. Es por eso que muchos tramos de playa han estado mostrando banderas amarillas e incluso rojas (en lugar de verdes). Aunque a veces mi máscara está en perfecta armonía con la bandera, otras veces no lo está. Especialmente cuando el color de la bandera cambia mientras camino. Todo depende de las corrientes en ese tramo particular de playa.

Judy surprised me with this New York fabric. I love it.
Judy me sorprendió con esta tela de New York. Me encanta.
The rusty red in my mask didn’t go with the bright red of this flag.
El rojo óxido en la máscarilla no combinaba con el rojo brillante de la bandera.

And It Wasn’t My Fault / Y No Fue Mi Culpa

La versión español está después de la versión inglés.

SO, HERE I WAS, SITTING at my desk working on today’s blog post (it was about Fuengirola fashion) peacefully enjoying the first couple of sips from my oversized mug (beaker) of tea and having just finished breakfast and two slices of San Geraldo’s delicious banana bread. The cats nestled at my feet, making it impossible for me to move my chair, while they waited (not quietly) for their treats.

Suddenly, my oversized mug made a loud POP and I was left holding one piece of ceramic handle. The other piece and the mug were on the rug at my feet (the cats were gone). The tea (thankfully not scalding hot) was all over me (my face, my clothes), the desk, the rug, the floor, the chair next to the desk, the sandals sitting under the chair.

I threw my tea-covered clothes in a pile on the floor. Both cats had flown from the room in a blur before I even grasped what had happened. Dudo immediately returned to inspect (and walk through the puddles of tea). Moose nervously shook the tea off his paws, kept his distance, and watched me clean.

The splatter was even in the hall outside my office. And Dudo noticed it on the wall and closet door (thank you, Dudo).

After I finished cleaning (or so I thought), I discovered it had also flown over my head and behind me. I should have realized that. It was, after all, running down my back.

We have beautiful, normal-sized mugs (beakers) given to us by our friend Jessica. We love them. But in the morning we like A LOT of tea (coffee for San Geraldo) and I hate having to “cook” two cups for each of us. I spotted these mugs at Dunne’s Department Store last year and grabbed them. They were only €6.95 each. Microwave and dishwasher safe. How could I go wrong?

As my sister Dale always said, “You pay for what you get.” You’ve probably heard it as “You get what you pay for.” Well, either way.

And now, if you’ll excuse me, I’m going to shower. I feel kind of sticky and the milk in my beard is beginning to curdle.

.

ENTONCES, AQUÍ ME ESTABA SENTANDO en mi escritorio trabajando en mi blog de hoy (era sobre la moda de Fuengirola) disfrutando pacíficamente de los primeros sorbos de mi taza-de-gran-tamaño de té y acababa de terminar el desayuno y dos rebanadas del delicioso pan de plátano de San Geraldo.. Los gatos se acurrucaron a mis pies, por lo que me era imposible mover mi silla, mientras esperaban (no en silencio) sus aperetivos.

De repente, la taza hizo un fuerte POP y me quedé sosteniendo una pieza de mango de cerámica. La otra pieza y la taza estaban en la alfombra a mis pies (los gatos se habían ido). El té (afortunadamente no hirviendo) estaba sobre mí (mi cara, mi ropa), el escritorio, la alfombra, el suelo, la silla al lado del escritorio, las sandalias debajo de la silla.

Tiré mi ropa cubierta de té en una pila en el suelo. Ambos gatos habían salido volando de la habitación en un borrón incluso antes de que comprendiera lo que había sucedido. Dudo volvió inmediatamente a inspeccionar (y caminar a través de los charcos de té). Moose nerviosamente sacudió el té de sus patas, mantuvo su distancia, y me observó limpio.

La salpicadura estaba incluso en el pasillo fuera de mi oficina. Y Dudo lo notó en la pared y en la puerta del armario (gracias, Dudo).

Descubrí que también había volado sobre mi cabeza y detrás de mí. Debería haberme dado cuenta de eso. Después de todo, estaba corriendo por mi espalda.

Tenemos hermosas tazas de tamaño normal que nos dio nuestra amiga Jessica. Los amamos. Pero en la mañana nos gusta MUCHO té (café para San Geraldo) y odio tener que “cocinar” dos tazas para cada uno de nosotros. Vi estas tazas en el emporio de Dunne el año pasado y agarré eran solo 6,95 € cada uno. Aptos para microondas y lavavajillas. ¿Cómo podría salir mal?

Como mi hermana Dale siempre decía: “Pagas por lo que obtienes”. Probablemente lo hayas escuchado como: “Obtienes lo que pagas”. Bueno, de cualquier manera.

Y ahora, si me disculpan, me voy a duchar. Me siento un poco pegajosa y la leche en mi barba comienza a cuajarse.

Those Annoying Piles / Esas Pilas Molestas

La versión español está después de la versión inglés.

FUENGIROLA TAKES CARE of its unsightly piles. The beach was a mess after our most recent rain and wind storm (already weeks ago). The crews were out for days cleaning and stacking before hauling it all away. When they were done they smoothed out the sand (a job I would really enjoy). Unfortunately, someone always comes along and messes up my massive Zen garden with their footprints. Then again, I do like to walk on the beach and, if I arrive before anyone else has left a mark, I tend to be very hesitant to take that first step.

.

FUENGIROLA CUIDA SUS montones antiestéticos. La playa fue un desastre después de nuestra lluvia y tormenta de viento más recientes (hace ya unas semanas). Los equipos estuvieron fuera durante días limpiando y apilando antes de transportarlo todo. Cuando terminaron, alisaron la arena (un trabajo que realmente disfrutaría). Desafortunadamente, siempre viene alguien y arruina mi enorme jardín zen con sus huellas. Por otra parte, me gusta caminar por la playa y, si llego antes de que alguien más haya dejado una marca, tiendo a dudar mucho de dar ese primer paso.

NOTA:
En inglés, la palabra “piles” puede significar “pilas” o “hemorroides”.

The First Ice Cream Sandwich / El Primer Sándwich de Helado

I HAD THE privilege of taking care of my pal Luke for a couple of hours on Saturday. We walked to Bioparc Fuengirola (the zoo). I’m honored to be trusted with Luke’s care and we had a truly wonderful day. I probably shouldn’t have let him eat that entire ice cream sandwich, but it was his first and he really liked it. Can you remember your first ice cream sandwich? I didn’t like it because it made my fingers dirty. It took me years to get over that (well, I STILL haven’t actually gotten over that). Luke managed to eat the entire thing, by himself, without messing up his hands and face. I’m telling you, the kid is gifted. Even the gorilla got his snack all over himself.

.

TUVE EL PRIVILEGIO de cuidar a mi amigo Luke por unas pocas horas el sábado. Caminamos hasta Bioparc Fuengirola (el zoológico). Me siento honrado de que se me haya confiado el cuidado de Luke y tuvimos un día verdaderamente maravilloso. Probablemente no debería haberle dejado comer todo ese sándwich de helado, pero fue el primero y realmente le gustó. ¿Te acuerdas de tu primer sandwich de helado? No me gustó porque ensuciaba mis dedos. Me tomó años superar eso (bueno, TODAVÍA no lo he superado). Luke logró comerse todo, solo, sin arruinar sus manos y su cara. Te lo digo, el niño está dotado. Incluso el gorila tiene su merienda sobre sí mismo.