Get your motor runnin’ / Pon el motor en marcha

La versión en español está después de la versión en inglés.

I FINALLY GOT BEHIND THE wheel of the car today and headed out on the highway. I drove the 15 minutes or so to the orthodontist’s office and felt like I was born to be wild. San Geraldo has always been kind and uncomplaining when he’s had to chauffeur me around, but I’ve always felt badly. It was so freeing to be able to do it myself. I still don’t have anything in writing from the stupid Department of Traffic. But they said I’m “apt” (click here), and I’m taking them at their [unreliable] word. This morning was fairly clear and then suddenly thick fog rolled in. It’s gone now, but these constant changes are doing numbers on our heads.

We bought an antique copper pole lamp in the ’80s. We brought it with us to Spain but converted it to a candle holder (since it needed to be rewired to work here). It got damaged in the move from California. We recently decided we could use the lamp and it was going to waste on the terrace. Besides, our former housekeeper — not Isabel — used to slosh water everywhere when she washed floors and the lamp base was rusted. So, our friend and restoration expert Marisa (remember the antique pub table and the old corbel) came by with her husband, our friend and contractor Santi, to pick up the lamp. It will be a few weeks, but we can’t wait to see what magic Marisa performs. Besides, any excuse to see the two of them is worth it. They remind us that there are truly exceptional people in the world.

Yesterday, San Geraldo went grocery shopping and asked if I needed chocolate. “Yes,” I said, “just one of those small dark chocolate Lindt bars.” He returned with four (two for him and two for me) and an entire box of dark chocolate truffles. He’s such a bad influence. And I love him for that.

PS: He just got up from a siesta and asked if I wanted a slice of chocolate chip banana bread. Guess how I responded.

.

POR FIN ME PUSE DETRÁS del volante del coche hoy y salí a la autopista. Conduje los 15 minutos aproximadamente hasta la oficina del orttodoncista y sentí que había nacido para ser salvaje. Libertad. San Geraldo siempre ha sido amable y no se ha quejado cuando tuvo que llevarme con chofer, pero siempre me he sentido mal. Fue tan liberador poder hacerlo yo mismo. Todavía no tengo nada por escrito del estúpido Departamento de Tráfico. Pero dijeron que soy “apto” (haz clic aquí), y les estoy tomando la palabra [poco confiable]. Esta mañana fue bastante despejada y de repente apareció una espesa niebla. Ya se ha ido, pero estos cambios constantes nos hacen doler la cabeza.

Compramos una lámpara de poste de cobre antigua en los años 80. Lo trajimos con nosotros a España, pero lo convertimos en un candelabro (ya que tenía que volver a cablearlo para que funcionara aquí). Se dañó en el traslado desde California. Recientemente decidimos que podíamos usar la lámpara y se desperdiciaría en la terraza. Además, nuestra antigua ama de llaves, no Isabel, solía derramar agua por todas partes cuando lavaba los pisos y la base de la lámpara estaba oxidada. Entonces, nuestra amiga y experta en restauración Marisa (recuerde la mesa del pub antiguo y la vieja ménsula) vino con su esposo, nuestro amigo y contratista Santi, a recoger la lámpara. Serán algunas semanas, pero estamos ansiosos por ver qué magia realiza Marisa. Además, cualquier excusa para verlos a los dos vale la pena. Nos recuerdan que hay personas verdaderamente excepcionales en el mundo.

Ayer, San Geraldo fue a hacer la compra y me preguntó si necesitaba chocolate. “Sí”, dije, “sólo una de esas pequeñas barras Lindt de chocolate negro”. Regresó con cuatro (dos para él y dos para mí) y una caja entera de trufas de chocolate negro. Es una mala influencia. Y lo amo por eso.

PD: Se acaba de levantar de una siesta y me preguntó si quería una rebanada de pan de plátano con chispas de chocolate. Adivina cómo respondí.

• Where I parked (underground).
• Donde estacioné (subterráneo).
• Waiting outside the orthodontist’s office.
• Esperando fuera de la oficina del ortodoncista.
• The finial was broken in the move. I put it someplace “safe,” so I can’t now find it. But it wasn’t original and I didn’t think it went well with the lamp, so Marisa will come up with something better.
• El remate se rompió en el movimiento. Lo puse en un lugar “seguro”, así que ahora no puedo encontrarlo. Pero no era original y no creía que fuera bien con la lámpara, así que a Marisa se le ocurrirá algo mejor.
• I’m so happy. They DO have a watermelon beach towel! I wish they all had them.
• Estoy tan feliz. ¡Tienen una toalla de playa de sandía! Desearía que todas las tuvieran.
• Sunday‘s New York Times crossword. I suppose it was in honor of PRIDE, but the traditional PRIDE flag doesn’t include indigo.
• Crucigrama del New York Times del domingo. Supongo que fue en honor a ORGULLO, pero la bandera tradicional ORGULLO no incluye índigo.
• A random fly won out over the catnip cube this morning. No contest.
• Una mosca al azar ganó sobre el cubo de hierba gatera. No contestar.

.