“Laser” (“Láser”)

La versión en español está después de la versión en inglés.

THE PHYSICAL THERAPY SESSION FOR my sciatica went well yesterday, although there were a few hiccups. I started the day in a bit of pain and it was difficult for me to lie on my stomach on the treatment table. Physical therapist Susana quickly went to work on the problem using that alien machine I told you about last time (click here).

The machine is called the Physium System. According to the website, it’s a “non-invasive and multifocal device. Treatment is provided through controlled Pulsed Negative Pressure (PNP). Its pulsating vacuum system induces a soft tissue mobilization massage at adjustable depths. The stimulus is applied with anatomically designed treatment hands.”

So, it’s like an alien masseur sucking and un-sucking wherever the physical therapist moves the “treatment hands.” Susana began just above my left butt cheek, then moved to different locations on my back, as well as directly on my left butt cheek. It didn’t take long for the pain to ease significantly. As far as I’m concerned, it’s a brilliant invention.

Then it was back to electrical stimulation. Since I’m face down during the treatment, I thought it was done with needles last week. It turns out it only feels like needles. It’s really electrodes (sticky pads) that are connected to electrical current. What do I know?

After an hour with Susana, I was passed on to Sandra for laser treatment for the pain. I’ve read that early studies indicate laser treatment may be very effective for chronic pain, so I agreed to try it. When I laid down on the treatment table, again on my stomach, I had no pain. Sandra got called away momentarily, so Susana came in to get things set up for her.

Apparently, the small cushion beneath me wasn’t in the correct place to ensure I would be comfortable and with no pain (I had just left it where it was). Susana moved it. The pain returned. Then, no matter where we moved the cushion, I was in pain. Susana exclaimed, “¡Que raro!” She said it should have hurt where I had placed the cushion and it should not have hurt in some of the other locations. I agreed I was “raro.”

She told me to sit up for the treatment. I did and was perfectly comfortable, even though I had to sit for 40 minutes. I wore big red glasses (I wish I had a picture) and sat with my eyes closed the entire time. There really was nothing to it, from my perspective, just a nozzle of sorts placed up against my spine. I intend to go back for more aliens and electric shock treatments, but not every week. This could become expensive.

Meanwhile, I can squat and stand back up without holding onto anything and, I have my new custom insoles. What more could I ask for? Well, a lot. And I will. But, it’s quite an improvement. I hope to be cured completely, but I’m already a strong believer in both Physium and electrical stimulation (done by a certified professional).

.

LA SESIÓN DE TERAPIA FÍSICA PARA mi ciática fue bien ayer, aunque hubo algunos hipo. Comencé el día con un poco de dolor y era difícil para mí acostarme boca abajo en la mesa de tratamiento. La fisioterapeuta Susana rápidamente se puso a trabajar en el problema usando esa máquina alienígena de la que les hablé la última vez (haz clic aquí).

La máquina se llama Physium System. Según el sitio web, es un “dispositivo multifocal y no invasivo. El tratamiento se proporciona mediante presión negativa pulsada (PNP) controlada. Su sistema de vacío pulsante induce un masaje de movilización de tejidos blandos a profundidades ajustables. El estímulo se aplica con manos de tratamiento diseñadas anatómicamente ”.

Entonces, es como un masajista extraterrestre chupando y sin-chupando donde el fisioterapeuta mueve las “manos de tratamiento”. Susana comenzó justo encima de mi nalga izquierda, luego se trasladó a diferentes lugares en mi espalda, así como directamente en mi nalga izquierda. No pasó mucho tiempo para que el dolor se aliviara significativamente. En lo que a mí respecta, es un invento brillante.

Luego volvió a la estimulación eléctrica. Como estaba boca abajo durante el tratamiento, pensé que se hizo con agujas la semana pasada. Resulta que solo se siente como agujas. Es realmente electrodos (almohadillas adhesivas) que están conectados a la corriente eléctrica. ¿Que sé yo?

Después de una hora con Susana, me pasaron a Sandra para que me tratara el dolor con láser. He leído que los primeros estudios indican que el tratamiento con láser puede ser muy eficaz para el dolor crónico, así que acepté probarlo. Cuando me acosté en la mesa de tratamiento, nuevamente boca abajo, no sentí dolor. A Sandra la llamaron momentáneamente, por lo que Susana entró para arreglar las cosas para ella.

Aparentemente, el pequeño cojín debajo de mí no estaba en el lugar correcto para asegurarme de que estuviera cómodo y sin dolor (lo acababa de dejar donde estaba). Susana lo movió. El dolor regresó. Entonces, no importaba dónde moviéramos el cojín, sentí dolor. Susana exclamó: “¡Que raro!” Dijo que debería haber dolido donde había colocado el cojín y que no debería haber dolido en algunos de los otros lugares. Estuve de acuerdo en que yo era “raro”.

Me dijo que me sentara para el tratamiento. Lo hice y me sentí perfectamente cómodo, aunque tuve que sentarme durante 40 minutos. Llevaba anteojos rojos grandes (desearía tener una foto) y me senté con los ojos cerrados todo el tiempo. Realmente no había nada, desde mi perspectiva, solo una especie de boquilla colocada contra mi columna vertebral. Tengo la intención de volver por más extraterrestres y tratamientos de descargas eléctricas, pero no todas las semanas. Esto podría resultar caro.

Mientras tanto, puedo ponerme en cuclillas y volver a levantarme sin aferrarme a nada, y tengo mis nuevas plantillas personalizadas. ¿Qué más puedo pedir? Bueno, mucho. Y lo haré. Pero es una gran mejora. Espero curarme, pero ya creo firmemente tanto en Physium como en la estimulación eléctrica (realizada por un profesional certificado).

Jacaranda and tiles along the way.
Jacarandá y azulejos por el camino.
Plaza de la Hispanidad.
Not me. / Yo no.
Prepara el “láser”.

Happy Feet

La versión en español está después de la versión en inglés.

MY FEET (AND HIP) REMAIN happy today and I keep reminding myself to sit, stand, and step freely. I had no idea how tentative I’d become (except when it comes to jumping off walls — click here). The sciatica still reminds me it’s there, but I might never have noticed it in the first place had the discomfort been at this level. Physio Susana (whom I’ll see again next week) has filled me with hope — and with new stretches for my arsenal. Some of the stretches are ones I’ve done for years. But I can’t believe there are stretches I haven’t done yet.

I had a great walk yesterday afternoon and have shared below photos of some of the houses in the neighbourhood so you can get an idea of the look just minutes away from the beach. I danced off and onto every curb. The air has cooled, the breezes have arrived and the windows are open to take it all in. Even the cats are enjoying the fresher air. At top is Moose showing off his happy feet.

.

MIS PIES (Y CADERA) SIGUEN felices hoy y sigo recordándome que debo sentarme, estar de pie y caminar libremente. No tenía idea de lo indeciso que me habría vuelto (excepto cuando se trata de saltar de las paredes, haz clic aquí). La ciática todavía me recuerda que está ahí, pero es posible que nunca la hubiera noted si el malestar hubiera sido de este nivel. La fisioterapeuta Susana (a quien volveré a ver la semana que viene) me ha llenado de esperanza y de nuevos tramos para mi arsenal. Algunos de los estiramientos son los que he hecho durante años. Pero no puedo creer que haya tramos que no haya hecho todavía.

Ayer por la tarde tuve un gran paseo y he compartido a continuación las fotos de algunas de las casas del barrio para que puedas hacerte una idea del aspecto a pocos minutos de la playa. Bailé en cada bordillo. El aire se ha enfriado, ha llegado la brisa y las ventanas están abiertas para absorberlo todo. Hasta los gatos están disfrutando del aire fresco. En la parte superior está Moose mostrando sus pies felices.

Sunday’s moonrise.
Salida de la luna del domingo.
Monday’s moonrise.
Salida de la luna del lunes.
As the sky changed color.
Mientras el cielo cambiaba de color.

.

The Body Electric / El Cuerpo Eléctrico

La versión en español está después de la versión en inglés.

I WAS OUT OF BED at 7:30 this morning (and not to take pictures of the sunrise). I had an early appointment with my new physical therapist at the offices of my podiatrist.

After one hour with Susana, and for the first time in three years, I had no pain at all from my sciatica. She told me it would be back today or tomorrow, but we should be able to get rid of the problem with a few more treatments. She used a machine that looked liked something out of “Alien,” with multiple flexible arms that were suctioned to my body in various places. I don’t know what it’s called (I plan to ask next time), but I’m sure one of my more informed readers will be able to identify it. Susana knew exactly where and when I would feel pain and was able to show me where the problem originates. Then she performed electrical stimulation therapy. That was fascinating and, more importantly, effective.

Another interesting thing she mentioned is I’m going to have to relearn doing things without anticipating pain. And she’s right, I realized on my walk home I’ve become very cautious (except for when I have a brain fart and jump off a wall). For example, I noticed how gingerly I stepped off the first curb. I forced myself to relax and I walked happily home. I have every confidence that Susana is going to make me better and I look forward to going back same time next week.

Here are a couple of photos of Saturday’s sunrise reflected in our glass curtain followed by shots from this morning. And, if you’ll now excuse me, I’m headed for a walk on the beach to enjoy the cooler air, refreshing breeze, and pep in my step.

.

ESTABA FUERA DE LA CAMA a las 7:30 esta mañana (y no para tomar fotos del amanecer). Tuve una cita temprana con mi nueva fisioterapeuta en las oficinas de mi podólogo.

Después de una hora con Susana, y por primera vez en tres años, mi ciática no me dio ningún dolor. Me dijo que volvería hoy o mañana, pero que deberíamos poder solucionar el problema con algunos tratamientos más. Ella usó una máquina que parecía algo sacado de “Alien”, con múltiples brazos flexibles que fueron succionados a mi cuerpo en varios lugares. No sé cómo se llama (planeo preguntar la próxima vez), pero estoy seguro de que uno de mis lectores más informados podrá identificarlo. Susana sabía exactamente dónde y cuándo sentiría dolor y fue capaz de mostrarme dónde se origina el problema. Luego realizó una terapia de estimulación eléctrica. Fue fascinante y, lo que es más importante, eficaz.

Otra cosa interesante que mencionó es que tendré que volver a aprender a hacer cosas sin anticipar el dolor. Y ella tiene razón, me di cuenta en mi camino a casa que me había vuelto muy cauteloso (excepto cuando tengo un pedo cerebral y salto de una pared). Por ejemplo, noté con qué cautela bajé del primer bordillo. Me obligué a relajarme y caminé feliz a casa. Tengo confianza en que Susana me va a mejorar y espero volver a la misma hora la próxima semana.

Aquí hay unas fotos del amanecer del sábado reflejado en nuestra cortina de vidrio, seguidas de fotos de esta mañana. Y, si me disculpan, me dirijo a dar un paseo por la playa para disfrutar del aire más fresco, la brisa refrescante, y el ánimo en mi paso.

A surprisingly large and comfortable facility once you’re inside.
Una instalación sorprendentemente grande y cómoda una vez que estás dentro.
Alien.
• The previous patient. A little too much electricity.
• El paciente anterior. Demasiada electricidad.
• The physiotherapy center is located on Plaza de la Hispanidad, which has three fountains dedicated to the Niña, the Pinta, and the Santa Maria.
• El centro de fisioterapia está ubicado en la Plaza de la Hispanidad, que cuenta con tres fuentes dedicadas a la Niña, la Pinta y la Santa María.
• Wisteria with the Niña fountain in the background.
• Glicina con la fuente de la Niña al fondo.
• Walking through the empty fairgrounds. Memorial to bullfighter Alfonso Galen who was born in Córdoba but lived in Fuengirola from the age of 6. I’m not sure about the chair. Maybe he didn’t like to walk much.
• Caminando por el recinto ferial vacío. Monumento al torero Alfonso Galeno que nació en Córdoba pero vivió en Fuengirola desde los 6 años. No estoy seguro de la silla. Quizás no le gustaba caminar mucho.
• One of several flower kiosks within 10 minutes of home.
• Uno de los varios quioscos de flores a 10 minutos de casa.
• Our train station. I turned toward the beach at the next corner and was almost home.
• Nuestra estación de tren. Giré hacia la playa en la siguiente esquina y estaba casi en casa.

.

Caminando Feliz.

Banana boats / Barcos de plátano

La versión en español está después de la versión en inglés.

I RETURNED TO THE PODIATRIST, José, Monday afternoon. I love technology. I was surprised to learn how unevenly I walk. Most of the pressure of my steps land at the center of my left heel, as you can see from the red area in the first image below. José then showed me where that pressure goes. Surprise. Surprise. Directly to my left hip. My sciatica. My left knee gets twisted with each step, as I saw from the stop-action video. And, not surprisingly, that’s also where I sometimes have twinges of pain (I hadn’t mentioned those). José introduced me to his physiotherapist, Susana, and I’m going to see her next week to see what she can do to more quickly address the sciatica.

I wear a size 46 shoe (size 11 in the USA) so, given my height, I don’t have unusually large feet. And they’re nicely proportioned, too. San Geraldo on the other hand (other foot?) does have unusually large feet. He wears a size 48 (14 in the USA). His feet are wide and his arches are far forward, so it’s very difficult for him to find shoes that fit well (if he can even find his size in the first place). The only reason I mention San Geraldo’s feet is because he baked banana bread Monday evening. And that made me think of banana boats, which he has and I do not.

Banana-boat feet made me think of the ice cream parlour, Emack and Bolios, I used to visit on Newbury Street in Boston. They had what they called a banana barge (as opposed to a simple banana split). The photo at top is the only one I could find; it doesn’t do it justice. It was enough to share with a couple of friends. I didn’t share. And thinking of Emack and Bolio in Boston reminded me of my childhood after we moved to Brooklyn.

Jahn’s Ice Cream Parlor (and restaurant) on Nostrand Avenue had the best ice cream creations. My Mother the Dowager Duchess could have survived on ice cream alone. When she was dieting, if she did well in the first half of the day, she rewarded herself with a bowl of ice cream for lunch. When she wasn’t in the mood to cook, we had waffles and ice cream for dinner. It was the one thing she never limited. So, we would go to Jahn’s (not for the food, but for the ice cream) and I would order something from the menu that was described as being for two or even three people. And I wouldn’t share.

I always wanted to order “The Kitchen Sink,” whose ingredients were “everything but.” Once, when I was around 18, I went with a group of friends and finally ordered it. The Kitchen Sink was supposed to serve up to 6 people, although one waiter had suggested 8. Four of us shared. I ate half. I distinctly remember one friend, Bruce, saying he didn’t want nuts and I announced to the hardboiled waitress that I would eat his.

All this talk of bananas, reminded me of my banana drawings done with pen & ink and watercolour markers in May 1980 at my friend Mary’s apartment on Charles Street in Boston.

This stroll down Memory Lane is sponsored by José and the Centro Podólogo Fuengirola.

.

REGRESÉ AL PODÓLOGO, JOSÉ, EL lunes por la tarde. Amo la tecnología. Me sorprendió saber lo desigual que camino. La mayor parte de la presión de mis pasos aterriza en el centro de mi talón izquierdo, como puede ver en el área roja en la primera imagen a continuación. José luego me mostró a dónde va esa presión. Sorpresa. Sorpresa. Directamente a mi cadera izquierda. Mi ciática. Mi rodilla izquierda se tuerce con cada paso, como vi en el video de stop-action. Y, como era de esperar, ahí es también donde a veces tengo punzadas de dolor (no las había mencionado). José me presentó a su fisioterapeuta, Susana, y yo la veremos la semana que viene para ver qué puede hacer para abordar más rápidamente el dolor ciático.

Llevo un zapato de la talla 46 (talla 11 en los EE. UU.), Así que, dada mi altura, no tengo pies inusualmente grandes. Y también están bien proporcionados. San Geraldo por otro lado (¿otro pie?) Tiene pies inusualmente grandes. Lleva una talla 48 (14 en EE. UU.). Sus pies son anchos y sus arcos están muy hacia adelante, por lo que es muy difícil para él encontrar zapatos que le queden bien (si es que puede encontrar su talla en primer lugar). La única razón por la que menciono los pies de San Geraldo es porque horneó pan de plátano el lunes por la noche. Y eso me hizo pensar en los barcos de plátano, que él tiene y yo no.

Los pies de un barco de plátano me hicieron pensar en la heladería, Emack y Bolios, que solía visitar en Newbury Street en Boston. Tenían lo que llamaron una banana barge [barcaza banana]. La foto de arriba es la única que pude encontrar; no le hace justicia. Fue suficiente para compartir con un par de amigos. No lo compartí. Y pensar en Emack y Bolio en Boston me recordó mi infancia después de mudarnos a Brooklyn.

La heladería (y restaurante) Jahn’s tenía las mejores creaciones de helados. Mi Madre La Duquesa Viuda podría haber sobrevivido solo con helado. Cuando estaba a dieta, si la iba bien en la primera mitad del día, se recompensaba con un tazón de helado para el almuerzo. Cuando ella no estaba de humor para cocinar, cenamos gofres y helado. Era lo único que nunca limitó. Entonces, íbamos a Jahn’s (no por la comida, sino por el helado) y yo pedía algo del menú que se describía como para dos o incluso tres personas. Y no lo compartiría.

Siempre quise pedir “The Kitchen Sink” [el fregadero de la cocina], cuyos ingredientes eran “todo menos”. Una vez, cuando tenía alrededor de 18 años, fui con un grupo de amigos y finalmente lo pedí. Se suponía que el fregadero de la cocina serviría hasta 6 personas, aunque un camarero había sugerido 8. Cuatro de nosotros compartimos. Me comí la mitad. Recuerdo claramente a un amigo, Bruce, diciendo que no quería nueces y le anuncié a la camarera que me comería las suyas.

Toda esta charla sobre los plátanos me recordó a mis dibujos de plátanos hechos con boli y marcadores de acuarela en mayo de 1980 en el piso de mi amiga Mary en Charles Street en Boston.

Este paseo por El Mundo del Recuerdo está patrocinado por José y el Centro Podólogo Fuengirola.

My left foot. Notice the improvement?
Mi pie izquierdo. ¿Notas la mejora?